viernes, 24 de febrero de 2012

Insuficiencia cardíaca. Percy Zapata Mendo.

Insuficiencia cardíaca

A pesar de cómo suena, el término "insuficiencia cardíaca" simplemente significa que el corazón no está bombeando sangre tan bien como debería. La insuficiencia cardíaca no significa que el corazón ha dejado de funcionar ni que usted tiene un ataque cardíaco (aunque, a menudo, las personas que tienen insuficiencia cardíaca han tenido un ataque cardíaco en el pasado). La insuficiencia cardíaca también se llama insuficiencia cardíaca congestiva (CHF, por sus siglas en inglés). "Congestiva" significa que se acumula líquido en el cuerpo dado que el corazón no está bombeando correctamente.

Síntomas

Algunas personas que tienen insuficiencia cardíaca tienen pocos problemas o síntomas, mientras que otras tienen muchos síntomas. A continuación, hay una lista de los síntomas que podrían experimentar las personas que tienen insuficiencia cardíaca:

• Falta de aire (tal vez al caminar, subir escaleras o hacer actividad física).

• Falta de aire cuando están acostadas.

• Falta de apetito.

• Despertarse por la noche, en forma repentina, con dificultad para respirar.

• Cansancio o debilidad generales, que incluyen la reducción de la capacidad para hacer ejercicio.

• Hinchazón de las piernas, los pies o los tobillos.

• Hinchazón del abdomen.

• Latidos cardíacos rápidos o irregulares.

• Aumento rápido de peso (1 ó 2 libras al día, durante 3 días consecutivos).

• Tos o respiración sibilante crónicas.

• Náuseas.

Llame a su médico si tiene alguno de estos síntomas, en especial, si ha tenido problemas cardíacos con anterioridad.

Causas y factores de riesgo

La insuficiencia cardíaca tiene muchas causas diferentes. A veces, no se puede determinar la causa exacta. Las causas más comunes de insuficiencia cardíaca se indican a continuación:

• Enfermedad de las arterias coronarias (cuando el suministro de sangre que se dirige al corazón está obstruido en forma parcial o total); con o sin un ataque cardíaco en el pasado.

• Problemas en el músculo cardíaco (miocardiopatía).

• Presión arterial alta (hipertensión).

• Problemas en alguna de las válvulas cardíacas.

• Ritmos cardíacos anormales (arritmia).

• El uso de sustancias tóxicas (como el consumo de alcohol o abuso de drogas).

• Defecto cardíaco congénito (un problema cardíaco de nacimiento).

• Diabetes.

• Problemas de la tiroides.

Diagnóstico y pruebas

Su médico le hará preguntas sobre sus antecedentes médicos y sus síntomas. Le realizará un examen físico y es posible que solicite algunas de las siguientes pruebas:

• Análisis de sangre.

• Análisis de orina.

• Radiografía de tórax.

• Electrocardiograma (que también se llama ECG).

• Ecocardiograma.

• Ventriculogammagrafía.

Un electrocardiograma registra la actividad eléctrica del corazón. Puede ayudar a diagnosticar problemas de ritmo cardíaco o daños al corazón. Un ecocardiograma es una prueba que envía ondas sonoras que permiten a su médico ver imágenes del corazón. Las imágenes muestran a su médico cuán bien bombea el corazón.

La ventriculogammagrafía implica inyectar en la sangre una cantidad muy pequeña de una sustancia radiactiva. Esta sustancia llega hasta el corazón. Una cámara especial o escáner usa la sustancia radiactiva para producir imágenes que muestren a su médico cuán bien bombea el corazón. La sustancia radiactiva es segura y se elimina por completo del cuerpo después de terminarse la prueba.

Tratamiento

El tratamiento puede mejorar cuán bien bombea el corazón y puede ayudar a aliviar sus síntomas, pero la insuficiencia cardíaca no puede curarse por completo. Una parte importante del tratamiento es atender cualquier problema subyacente, como reducir la presión arterial alta o reparar una válvula cardíaca. El tratamiento también incluye cambios en el estilo de vida y medicamentos.

¿Qué medicamentos necesitaré tomar?

Se usan muchos medicamentos diferentes para tratar la insuficiencia cardíaca. Es posible que necesite uno o más medicamentos, según sus síntomas. Su médico le hablará sobre estos medicamentos. Es posible que lleve un tiempo encontrar el mejor tipo de medicamento y la mejor dosificación (cantidad) de medicamento para usted.

Comúnmente, se usan varios tipos de medicamentos para tratar la insuficiencia cardíaca:

• Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ACE, por sus siglas en inglés). Los inhibidores de la ACE ayudan a abrir (dilatar) las arterias y a reducir la presión arterial y, de este modo, mejoran el flujo de sangre.

• Diuréticos. A menudo, los diuréticos se llaman "píldoras para orinar" dado que hacen que una persona orine más a menudo y ayudan a evitar que se acumule líquido en el cuerpo. También pueden disminuir el líquido que se acumula en los pulmones. Esto lo ayudará a respirar con mayor facilidad.

• Betabloqueantes. Los betabloqueantes pueden reducir la presión arterial y enlentecer los latidos cardíacos rápidos. Es posible que también ayuden a prevenir algunos problemas de ritmo cardíaco.

• Digoxina. La digoxina (que también se llama digitalis) ayuda a que el corazón bombee mejor fortaleciendo las contracciones musculares del corazón.

Usted podría necesitar tomar otros medicamentos si tiene otros problemas o si experimenta efectos secundarios con alguno de estos medicamentos.

Cuando tome un medicamento para la insuficiencia cardíaca, también deberá realizarse análisis de sangre para examinar el nivel de potasio y la función renal. La frecuencia con que debe realizarse análisis de sangre depende del tipo y de la concentración del medicamento que esté tomando. Muchos pacientes toman medicamentos para la insuficiencia cardíaca sin ningún problema. Sin embargo, si tiene inquietudes sobre el medicamento o cree que podría estar teniendo efectos secundarios, debe hablar con su médico. Es muy importante que tome el medicamento exactamente como le indique su médico.

¿Con qué frecuencia necesitaré ver a mi médico?

Si recientemente ha estado en el hospital por una insuficiencia cardíaca, asegúrese de realizar un seguimiento con su médico en el término de la primera semana de haber regresado su hogar. Al principio, es posible que deba ser examinado cada semana para ver cómo responde al medicamento. Una vez que su médico haya ajustado su medicamento y usted se sienta mejor, es posible que deban verlo con menos frecuencia.

¿Cuándo debo llamar a mi médico?

Hable con su médico si tiene alguno de los siguientes síntomas:

• Falta de aire que empeora.

• Aumento de peso de más de 5 libras en una semana.

• Hinchazón de piernas que antes no tenía.

• Tos o respiración sibilante por la noche, o necesidad de dormir reclinado o sentado.

• Dolor de pecho o una fuerte sensación en el pecho.

• Efectos secundarios provocados por el medicamento.

• Incapacidad para bajar de peso aunque tome más píldoras para orinar.

También debe llamar a su médico si tiene alguna pregunta sobre su afección o medicamento.

¿Qué puedo hacer para ayudar a tratar mi CHF?

Evite comer demasiada sal o demasiados alimentos salados (como sopas o verduras enlatadas, papas fritas y pizza). Los alimentos salados y altos en sodio pueden hacer que el cuerpo retenga agua. Hable con su médico antes de usar sustitutos de la sal dado que, a menudo, contienen potasio y es posible que tampoco sean buenos para su salud. Esto dependerá de su función renal y de los medicamentos que esté tomando. Algunas personas necesitan potasio adicional, pero otras no.

Aunque beber una pequeña cantidad de alcohol (un trago al día) parezca ser útil para algunas personas que tienen una enfermedad cardíaca, beber demasiada cantidad puede provocar insuficiencia cardíaca e interferir en la acción de los medicamentos. Pregunte a su médico si alguna cantidad de alcohol es segura para usted.

Mantenga su presión arterial controlada. La presión arterial alta impone un esfuerzo al corazón y lo debilita aún más.

Estará más sano si hace ejercicio. Pida a su médico que le recomiende un programa de ejercicios. Intente reducir el estrés en su vida y duerma mucho. Si fuma, ¡deje de hacerlo! Si tiene sobrepeso, hable con su médico sobre cómo bajar de peso en forma segura.

También hable con su médico antes de tomar algún medicamento. Los medicamentos comunes para la artritis, como naproxeno (una marca: Aleve) e ibuprofeno (una marca: Advil), pueden provocar retención de líquido.

La retención de líquido y el aumento de peso son una señal de que su CHF puede no estar bien controlada. Pésese diariamente a la misma hora del día e informe a su médico cualquier cambio de origen desconocido.

INSOMNIO. PERCY ZAPATA MENDO, RITA MENDO DE ZAPATA, JULIO ZAPATA LUNA VICTORIA.

Insomnio

El insomnio es un trastorno del sueño. Es posible que las personas que tienen insomnio no puedan dormirse. Es posible que se despierten durante la noche y que no puedan volver a dormirse, o es posible que se despierten demasiado temprano por la mañana. Muchas personas tienen insomnio. El insomnio crónico es cuando su problema para dormir dura 4 semanas o más.

¿El insomnio es un problema grave?

Dormir lo suficiente es una parte importante de un estilo de vida saludable. El insomnio puede afectarlo mental y físicamente. Puede hacerlo sentir cansado, deprimido e irritable. También puede dificultarle concentrarse o realizar tareas durante el día. Si tiene insomnio, es posible que también le preocupe su capacidad para dormir. Si no duerme lo suficiente en forma regular, tiene un mayor riesgo de tener enfermedades como presión arterial alta, enfermedad cardíaca y diabetes.

¿Cuántas horas de sueño necesito?

La mayoría de los adultos necesitan alrededor de 7 a 8 horas de sueño por noche. Usted sabe si duerme lo suficiente si se siente somnoliento durante el día. La cantidad de horas de sueño que necesita se mantiene aproximadamente igual durante toda la adultez. Sin embargo, los patrones de sueño pueden cambiar a medida que envejece. Por ejemplo, las personas mayores pueden dormir menos por la noche y dormir siestas durante el día.

Causas y factores de riesgo

El insomnio es la manera que tiene el cuerpo de decir que algo no está bien. Los factores que pueden provocar insomnio incluyen:

• Estrés.

• Ansiedad.

• Depresión.

• Demasiada cafeína, alcohol o nicotina.

• Dolor por afecciones médicas, como artritis .
• Cambios en los turnos de trabajo.

• Malos hábitos del sueño, como un cronograma del sueño irregular.

• Preocuparse demasiado por no poder dormir.

Algunas afecciones médicas (como depresión) y determinados medicamentos (como los medicamentos para el corazón y la presión arterial, los medicamentos para la alergia y los corticosteroides) también pueden provocar insomnio.

Diagnóstico y pruebas

Su médico de familia puede hacerle algunas preguntas sobre sus hábitos del sueño (como cuándo se va a dormir y cuándo se levanta), qué medicamentos toma y su consumo de cafeína y alcohol. También es posible que su médico le pregunte si fuma.

Su médico puede preguntar durante cuánto tiempo ha tenido insomnio y si tiene algún dolor (como a causa de la artritis). Si duerme con otra persona, es posible que su médico le pregunte si usted ronca mientras duerme. También es posible que su médico pregunte sobre eventos o problemas en su vida que le puedan estar molestando y dificultando dormir.

¿Qué es un registro del sueño?

Si la causa del insomnio no es clara, su médico puede sugerir que complete un registro del sueño. El registro lo ayudará a llevar un registro de cuándo se va a dormir, cuánto tiempo está en la cama antes de dormirse, con qué frecuencia se despierta durante la noche, cuándo se levanta por la mañana y cuán bien duerme. Es posible que un registro del sueño ayude a usted y a su médico a identificar los patrones y las afecciones que están afectando su sueño.

Tratamiento

Aprender buenos hábitos del sueño puede ayudar a tratar el insomnio. La terapia conductual puede enseñarle buenos hábitos del sueño y, a menudo, es tan eficaz como los medicamentos para dormir de venta con receta. La terapia conductual para el sueño, por lo general, incluye aprender maneras de relajarse y no preocuparse tanto por el sueño. Usted también puede aprender técnicas de relajación muscular y respiración profunda para que lo ayuden a relajarse.

Si un medicamento le está provocando insomnio, es posible que su médico pueda recetar un medicamento diferente para su afección, a fin de ayudarlo a dormir mejor.

¿Una ayuda para dormir de venta libre o un suplemento ayudan?

Si bien no necesita la receta médica de un médico para obtener una ayuda para dormir de venta libre (OTC, por sus siglas en inglés), es recomendable que consulte con su médico antes de probar una, en especial, si toma cualquier otro medicamento. Las ayudas para dormir OTC no están pensadas para ser usadas durante un período prolongado. Asegúrese de seguir cuidadosamente las instrucciones de la etiqueta. No beba alcohol mientras esté usando una ayuda para dormir OTC.

Determinados suplementos (melatonina  y la valeriana) se venden como tratamientos para el insomnio. Sin embargo, existe poca evidencia científica sobre cuán bien actúan estos productos o cuáles son los efectos a largo plazo de usarlos. Hable con su médico antes de probar uno de estos productos.

¿Las píldoras para dormir de venta con receta ayudarán?

En algunos casos, es posible que su médico recete medicamentos para ayudarlo a dormir y permanecer dormido. Las píldoras para dormir de venta con receta, como eszopiclona, zolpidem y zaleplón, pueden ayudarlo a dormir mejor. Sin embargo, estos medicamentos también pueden tener efectos secundarios, y algunos pueden ser graves. Los efectos secundarios de las píldoras para dormir de venta con receta pueden incluir somnolencia excesiva, problemas para pensar con claridad y problemas en el equilibrio. Los efectos secundarios poco frecuentes, pero graves, incluyen hinchazón facial, reacciones alérgicas graves y conducta inusual cuando está dormido (como conducir o comer alimentos). Por lo general, los médicos no recomiendan usar medicamentos para dormir de venta con receta durante períodos prolongados.

Las píldoras para dormir de venta con receta no son una cura para el insomnio. Si bien pueden ayudar en algunos casos, son solo una forma temporal de alivio. El uso regular puede provocar insomnio de rebote. Esto sucede cuando una persona deja de tomar píldoras para dormir y su insomnio reaparece incluso peor que antes.

Las píldoras para dormir pueden ser inseguras si usted tiene determinados problemas de salud. Pregunte a su médico si las píldoras para dormir serían útiles para usted.

¿Qué puedo hacer para ayudarme a mejorar el sueño?

Tenga en cuenta que es posible que necesite menos horas de sueño a medida que envejece. Algunas personas necesitan solo entre 5 y 6 horas de sueño por noche, pero la mayoría de las personas se sienten mejor con 7 a 8 horas. Por lo general, el sueño se produce en ciclos de 3 horas, por lo tanto, es importante dormir al menos 3 horas ininterrumpidas de sueño.

Estos consejos pueden ayudarlo a desarrollar mejores hábitos del sueño:

• Vaya a dormir solo cuando se sienta cansado.

• Evite leer, mirar televisión o preocuparse en la cama. Estos factores pueden hacer que el cuerpo y el cerebro asocien la cama con estas actividades, y no con dormir.

• Desarrolle una rutina para acostarse. Haga lo mismo todas las noches antes de irse a dormir. Por ejemplo, tome un baño tibio y, luego, lea durante 10 minutos todas las noches antes de irse a dormir. Pronto, conectará estas actividades con dormir, y hacerlas lo ayudará a tener sueño.

• Use el dormitorio solo para dormir y tener actividad sexual.

• Si no puede dormirse después de 15 minutos, vaya a otra habitación y regrese a su cama solo cuando se sienta cansado. Puede repetir esto tan a menudo como sea necesario, durante la noche.

• Vaya a dormir y despiértese a la misma hora cada día, incluso los fines de semana. Esto ayuda al cuerpo a desarrollar un cronograma del sueño.

• Evite o limite las siestas, dado que puede perturbar su ritmo normal del sueño. Si debe tomar una siesta, solo descanse durante 30 minutos, y no tome siestas después de las 3:00 p. m.

• Evite el consumo de la cafeína del café y los refrescos, y la nicotina de los cigarrillos, en especial, tarde en el día.

• Evite comer comidas abundantes o beber mucha agua por la tarde.

• Mantenga su dormitorio a una temperatura cómoda y tan oscuro como sea posible.

• Asegúrese de que su dormitorio esté tranquilo y oscuro. Si el ruido es un problema, use un ventilador para disimular el ruido o tapones para los oídos. Si debe dormir durante el día, coloque persianas oscuras en las ventanas o use una máscara para los ojos.

• Intente comer un refrigerio liviano antes de irse a dormir, pero no coma demasiado inmediatamente antes de acostarse. Es posible que un vaso con leche tibia o un poco de queso y galletas sea todo lo que necesite.

• Haga ejercicio en forma regular, pero no haga ejercicio algunas horas antes de irse a dormir.

• Reserve un poco de tiempo para relajarse antes de irse a dormir. Por ejemplo, dedique 30 minutos después de cenar para escribir qué cosas le preocupan y qué puede hacer al respecto.

Otra buena manera de relajarse es concentrarse en su respiración, respirando en forma lenta y profunda mientras cuenta hasta 5. Luego, escuche el sonido de su respiración a medida que exhala. También puede intentar tensionar y relajar los grupos de músculos del cuerpo, comenzando por los pies y terminando en los músculos de la cara. Un terapeuta capacitado puede enseñarle otras maneras de relajarse. Los CD o las grabaciones de relajación también pueden ayudarlo a relajarse.