miércoles, 3 de noviembre de 2010

ABUSO SEXUAL EN NIÑOS. PERCY ZAPATA MENDO.

Abuso sexual de niños


El abuso sexual de niños es la exposición deliberada de niños menores a la actividad sexual. Esto significa que el niño es forzado o persuadido por otra persona al sexo o a las actividades sexuales. Este abuso incluye:


• Sexo oral


• Pornografía


• Tener relaciones sexuales


• Tocar (acariciar)


Causas


La sociedad era renuente a hacerle frente al abuso sexual infantil hace algunas décadas. En la actualidad, se considera un asunto serio.


Es difícil determinar qué tan común es el abuso sexual de niños, dado que es más secreto que el maltrato físico. Con frecuencia, los niños temen comentarle a alguien el hecho y muchos casos de abuso no se denuncian.


Los abusadores generalmente son hombres que con frecuencia conocen a la persona de la que están abusando. Dado que el abusador viola la confianza de la persona más joven, esto hace que el abuso sexual sea aún más devastador.


El abuso sexual de niños ocurre en todas las clases socioeconómicas y tiene el mismo tipo de factores de riesgo que el maltrato físico infantil, incluyendo:


• Consumo excesivo de alcohol y drogas


• Problemas familiares


• Pobreza


Los abusadores con frecuencia tienen antecedentes como víctimas de maltrato físico o abuso sexual.


Un pequeño grupo de abusadores repetitivos sufre del trastorno psiquiátrico llamado pedofilia, en el cual el contacto sexual preferido es con niños.


Síntomas


Los síntomas del abuso sexual de niños son similares a los síntomas que se observan en la depresión o en la ansiedad severa y el nerviosismo, y pueden abarcar los siguientes:


• Trastornos intestinales, como ensuciarse o incontinencia fecal (encopresis)


• Trastornos alimentarios, como la anorexia nerviosa


• Síntomas rectales o genitales, como dolor con la micción o las deposiciones, o prurito o secreción vaginal


• Dolores de cabeza repetitivos


• Problemas para dormir


• Dolores de estómago (dolencia vaga)


Los niños abusados pueden:


• Mostrar comportamientos perturbadores, tales como consumir alcohol y drogas psicoactivas o involucrarse en comportamientos sexuales de alto riesgo


• Tener un rendimiento escolar deficiente


• Tener miedos excesivos


• Apartarse de las actividades normales


Pruebas y exámenes


Si se sospecha que un niño ha sido abusado sexualmente, éste debe ser examinado lo más pronto posible por un profesional médico capacitado. La mayoría de los pediatras, muchos médicos de familia y la mayoría de los médicos emergenciólogos tienen entrenamiento para examinar casos que involucren abuso sexual.


No demore el examen por parte de un médico por ninguna razón, dado que muchos signos de lesiones relacionadas con el abuso sexual son temporales. El examen debe hacerse dentro de las 72 horas después del hecho o de su descubrimiento.


Siempre se debe practicar un examen físico completo, de tal manera que el examinador pueda buscar cualquier tipo de signos de maltrato físico o abuso sexual, ya que las dos formas de abuso pueden coexistir.


Las áreas afectadas pueden abarcar la boca, la garganta, el pene, el ano y la vagina, incluyendo el himen, una delgada pieza de tejido que cubre la abertura de la vagina que puede ser afectada por el abuso sexual.


El médico también puede ordenar exámenes de sangre para verificar la presencia de enfermedades de transmisión sexual, como sífilis y VIH, y verificar si hay embarazo en las mujeres. Estos exámenes pueden ayudar a determinar el tratamiento.


Las fotografías de las lesiones pueden ayudar a establecer lo que sucedió. Es sumamente importante anotar los síntomas debido a cualquier forma de maltrato infantil.


Cuando se le reporta a la policía o a los servicios de protección infantil un presunto abuso sexual de un niño, automáticamente se programa un examen. Después del primero, se programa un segundo examen con un experto en este campo. A través del programa de servicios de protección infantil en cualquier parte de los Estados Unidos, se puede encontrar un médico o enfermero especializado.


Tratamiento


El tratamiento para cualquier tipo de signos físicos de abuso sexual es el mismo que para cualquier tipo de cortaduras, hematomas o raspaduras. El paciente puede necesitar medicamentos para prevenir o tratar enfermedades de transmisión sexual y las mujeres mayores pueden recibir medicamentos para prevenir el embarazo.


Todos los niños que hayan sido abusados y traumatizados sexualmente en cualquier forma deben recibir asesoría en salud mental.


Cualquier sospecha de abuso sexual de niños se le debe informar a los servicios de protección infantil y a la policía. A los profesionales médicos, profesores y profesionales en cuidado infantil se les exige por ley presentar un informe.


Una vez que se ha notificado un caso, las agencias de protección infantil y la policía tienen que investigar. Si la afirmación resulta cierta, el niño debe ser protegido de abuso posterior y es posible que se le ubique con el padre o madre que no sea abusador(a), otro familiar o un hogar sustituto.


Expectativas (pronóstico)


El asunto principal es la salud mental del niño. El pronóstico depende:


• El apoyo social y familiar


• La personalidad del niño


• El tiempo durante el cual el niño fue abusado y del tipo de abuso


• La terapia


Posibles complicaciones


• Trastornos de ansiedad


• Depresión


• Trastornos alimentarios


• Trastorno de estrés postraumático (PTSD)


• Trastornos del sueño


• Participación en actividades sexuales inseguras


Las personas que hayan sido abusadas cuando eran niños tienen un mayor riesgo de convertirse en abusadores cuando lleguen a la vida adulta.


Cuándo contactar a un profesional médico


Si sospecha de maltrato infantil en cualquier forma, llame inmediatamente al médico, a los servicios de protección infantil o a la policía.


Prevención


La prevención implica enseñarles a los niños a nunca mantener secretos y la diferencia entre las caricias “buenas” y las “malas”. Es necesario que los padres inicien esta labor en el hogar. La mayoría de las escuelas ahora tienen programas para enseñarles a los niños pequeños en edad escolar acerca del abuso sexual y su prevención.


Los adolescentes también necesitan educación acerca de cómo evitar una violación intempestiva y una violación en una cita.


La supervisión y vigilancia constantes por parte de los adultos es esencial para prevenir todas las formas de maltrato infantil.


Nombres alternativos


Abuso sexual infantil


Referencias


Johnson CF. Abuse and neglect of children. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 18th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier;2007:chap 36.

DROGADICCION. PERCY ZAPATA MENDO.

Drogadicción


Es el uso de drogas ilícitas o la utilización indebida de fármacos de venta libre o de venta con receta durante al menos un año con consecuencias negativas.


Información


MARIHUANA (también llamada "hierba", "marijuana", "chaquetón", "cigarrillo de marihuana", "hachís", "mala hierba", "cannabis", "Mary Jane", mariguana)


Alrededor de 2 de cada 5 estadounidenses ha consumido marihuana por lo menos una vez y aproximadamente el 10% de la población la usa de manera regular.


Su fuente es la planta de cáñamo o marihuana (Cannabis sativa) y sus ingredientes activos son el THC (delta-9-tetrahidrocanabinol) y otros canabinoides que se encuentran en las hojas y retoños de las flores.


El hachís es una sustancia tomada de la parte superior de las plantas hembra, las cuales contienen la mayor concentración de THC.


La dosis de droga en la marihuana varía enormemente dependiendo de la forma como se prepara.


Los efectos de la marihuana se pueden sentir en cuestión de segundos a varios minutos después de haber inhalado el humo (en cigarro o pipa), o al cabo de 30 a 60 minutos después de comer alimentos que la contengan como los "pasteles de hachís").


• Los efectos principales de la marihuana se dan en el comportamiento, debido a que la droga actúa sobre el sistema nervioso central (SNC). La marihuana se volvió popular debido a que le brinda a las personas una sensación de gozo (euforia), relajación y aumento de la visión, la audición y el gusto con dosis de bajas a moderadas.


• La mayoría de los consumidores también expresan un aumento en su apetito ("comer golosamente entre comidas").


Entre los efectos desagradables que se pueden presentar están:


• Reacciones de pánico agudas o paranoia grave


• Cambios en la imagen corporal


• Desorientación


• Dificultad para diferenciarse de los demás


Otros efectos secundarios problemáticos pueden abarcar:


• También se han reportado casos graves de delirio, ver y oír cosas que no existen (alucinaciones) y violencia. En tales casos, se puede haber usado marihuana junto con otra droga, como la PCP.


• La marihuana tiene efectos específicos que pueden disminuir su capacidad para realizar tareas que requieran mucha coordinación, como conducir un vehículo. Asimismo, afecta la orientación visual y prolonga el sentido del tiempo. También disminuye el deseo de completar tareas.


• La droga puede afectar el aprendizaje debido a que puede disminuir su capacidad para concentrarse y prestar atención.


Otros efectos de la marihuana pueden abarcar:


• Irritación de las vías respiratorias (bronquial) que lleva a su estrechamiento (broncoconstricción) o espasmos (broncoespasmo)


• Ojos inyectados en sangre


• Aumento de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial


• Faringitis, sinusitis, bronquitis y asma en los grandes consumidores


• Posibles efectos graves en el sistema inmunitario


• Dilatación de las vías respiratorias (broncodilatación)


Los consumidores regulares, cuando suspenden el consumo de marihuana, pueden experimentar efectos de abstinencia, como:


• Agitación


• Ansiedad


• Insomnio


• Irritabilidad


Debido a que la sustancia que se forma cuando el cuerpo descompone la marihuana se puede almacenar en los tejidos grasos del organismo, los consumidores compulsivos pueden mostrar evidencia de dicha droga en los exámenes de orina hasta un mes después de suspender su consumo.


Se cree que la sustancia activa del cannabis tiene propiedades medicinales, lo cual abarca:


• Aliviar el dolor crónico y la espasticidad


• Estimula el apetito en pacientes con SIDA o que se han sometido a quimioterapia


• Tratar el glaucoma


• Tratar las náuseas causadas por quimioterapia en pacientes con cáncer


El THC ha sido aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos para estos propósitos.


El uso de la marihuana en general sigue siendo muy polémico. Más de 13 estados tienen leyes para impartir una sanción legal para el uso médico de la marihuana. El gobierno federal aún considera que la marihuana en general es una sustancia regulada que es ilegal, incluso para el uso médico.


FENCICLIDINA (PCP, "polvo de ángel")


Es difícil estimar el consumo real de fenciclidina en los Estados Unidos, debido a que muchas personas no saben que la han tomado. Esta droga se mezcla a menudo con otras sustancias ilegales, como la marihuana, sin que el consumidor sea consciente de ello.


La fenciclidina se puede preparar fácilmente y sin mucho gasto por parte de alguien con conocimientos de química orgánica. Esto la convierte en una droga de primera categoría para la industria de las drogas ilícitas. Está disponible ilegalmente en forma de un polvo blanco que se puede disolver en agua o en alcohol.


La fenciclidina se puede tomar de diferentes formas. La rapidez con que afecta al consumidor depende de cómo se tome.


• En caso de ser disuelta, se puede tomar por vía intravenosa (“inyectada”) y los efectos comienzan en cuestión de segundos.


• Cuando es rociada o asperjada sobre hojas secas de orégano, perejil o marihuana, se puede fumar y los efectos comienzan en dos a cinco minutos, con un pico máximo a los 15 a 30 minutos.


• Si se toma por vía oral, en forma de pastillas o mezclada con alimentos o bebidas, los efectos usualmente comienzan al cabo de 30 minutos y tienden a alcanzar su pico máximo en aproximadamente 2 a 5 horas.


Las diferentes dosis de fenciclidina causarán diferentes efectos:


• Las dosis más bajas de esta droga normalmente producen sensaciones de gozo (euforia) y menos inhibición, similar a lo que ocurre con la embriaguez.


• Las dosis más altas producen insensibilidad en todo el cuerpo y cambios en la percepción que pueden llevar a ansiedad y violencia extremas.


• Las dosis grandes pueden ocasionar paranoia, “escuchar voces” (alucinaciones auditivas) y psicosis similar a la esquizofrenia.


• Las dosis masivas, por lo regular a causa de tomar la droga por vía oral, pueden provocar insuficiencia renal aguda, arritmias cardíacas, rigidez muscular, crisis epilépticas e incluso la muerte


Debido a las propiedades de la fenciclidina para aliviar el dolor ( analgésicas) , es posible que los consumidores que sufren lesiones serias no sientan ningún dolor.


Muchas otras drogas de clubes se han vuelto populares y disponibles en años recientes:


• La ketamina, una sustancia relacionada con la fenciclidina, se llama comúnmente Special K (K especial).


• MDMA o "éxtasis" (3,4-metilenodioximetanfetamina )


• Gamma hidroxibutirato (GHB) y Rohypnol se conocen como "violación en una cita" "violación por un conocido" o "asaltos con ayuda de drogas".


OTROS ALUCINÓGENOS


Además de la fenciclidina, otros alucinógenos que se consumen comúnmente son la LSD (Dietilamida del ácido lisérgico o lisergida), la psilocibina (hongos alucinógenos) y el peyote (un cacto que contiene el ingrediente activo mezcalina).


La mayoría de los alucinógenos se utilizan sólo una o unas cuantas veces por año.


Las alucinaciones relacionadas con estas drogas tienden a consistir en ver cosas y pueden incluir patrones o halos alrededor de las luces. Las personas que tienen tales alucinaciones visuales después de tomar drogas por lo regular saben que su percepción está distorsionada.


Signos y síntomas del consumo de LSD:


• Ansiedad


• Visión borrosa


• Pupilas dilatadas


• Imágenes aterradoras de cosas que no existen (alucinaciones)


• Delirios paranoicos


• Temblores


La LSD es un alucinógeno muy potente y sólo se requieren dosis pequeñísimas para producir efectos. Comparada con la LSD, la psilocibina es de 100 a 200 veces más suave y la mezcalina (peyote) es más o menos 4.000 veces más suave.


Los alucinógenos pueden llevar a ansiedad extrema y ausencia de contacto con la realidad en el punto máximo de la experiencia con la droga ("malos viajes"). Estas experiencias pueden recurrir como una “reviviscencia”, incluso sin utilizar la droga de nuevo. Dichas experiencias se presentan típicamente en el transcurso de situaciones de aumento del estrés y tienden a disminuir en frecuencia e intensidad después de suspender las drogas.


COCAÍNA


La adicción a la cocaína se incrementó sensiblemente hacia fines de los 80 y a principios de los 90, pero ahora está disminuyendo. Otros nombres para describir diferentes formas de cocaína abarcan "speed", "crack", "coca", "nieve", "chute".


• La cocaína se puede inhalar ("aspirar").


• Se puede disolver en agua y administrarse por vía intravenosa.


• Cuando se mezcla con heroína para uso intravenoso, la combinación se conoce como "chute".


• A través de un simple procedimiento químico, la cocaína se puede convertir en una forma para fumar conocida como base libre o crack.


Fumar cocaína produce una euforia (sensación de gozo) instantánea e intensa que es atractiva para los adictos. Otros efectos abarcan:


• Sentimientos de mayor confianza y vigor


• Menos inhibición


• Insensibilidad local


• Estimulación potente del sistema nervioso central


El aumento del consumo y de la dependencia de la cocaína probablemente ocurre debido a que produce un estímulo extremadamente gratificante de muy corta duración. Esto estimula al consumidor a utilizarla con más frecuencia y regularidad para obtener los efectos deseados.


Tanto la necesidad de usar cantidades mayores de drogas para conseguir el mismo efecto (tolerancia) como la dependencia pueden ocurrir con el uso regular de la cocaína. Los consumidores habituales pueden experimentar:


• Depresión


• Pérdida del interés por el estudio, el trabajo, la familia y los amigos


• Pérdida de la memoria


• Fluctuaciones en el estado anímico


• Problemas de sueño


• Aislamiento social


Debido a que el alto consumo puede causar paranoia, los consumidores de cocaína se pueden tornar violentos.


ANFETAMINAS


Otros nombres usados para describir las anfetaminas o metanfetaminas son, entre otros: "cristal", "go", "crank" y "cross-tops".


Durante los años 50 y 60, las anfetaminas se recetaban con frecuencia para afecciones como la fatiga, la obesidad y la depresión leve. Su uso en este sentido ha cesado debido a que son muy adictivas y ahora son sustancias reguladas.


Con frecuencia, se abusa de fármacos de venta libre semejantes a las anfetaminas. Estas drogas contienen por lo general cafeína y otros estimulantes y se venden como anorexígenos o como ayudas para mantener a la persona en vigilia y despierta.


Signos y síntomas del consumo de estimulantes:


• Dilatación de las pupilas


• Sensación exagerada de bienestar (euforia)


• Frecuencia cardíaca rápida


• Inquietud e hiperactividad


• Enrojecimiento de la piel


• Alteraciones en el sueño


• Temblores


• Pérdida de peso


INHALANTES


El consumo de inhalantes se volvió popular entre los adolescentes jóvenes en la década de los sesenta con la "inhalación de pegamentos". Desde entonces, una mayor variedad de inhalantes se han vuelto populares. El uso de inhalantes involucra particularmente a adolescentes jóvenes o niños en edad escolar. Los grupos de niños emplean estas sustancias generalmente como un experimento.


Los inhalantes más utilizados son, entre otros:


• Aerosoles para desodorantes o aerosoles para el cabello


• Líquidos para la limpieza


• Gasolina


• Líquido corrector de mecanografía


• Pegamentos para maquetas


• Pinturas en aerosol


Los químicos se vierten en una bolsa plástica o se impregnan en algún pedazo de tela y luego se inhalan. Las drogas son absorbidas a través de las vías respiratorias y causan una alteración en el estado mental al cabo de 5 a 15 minutos.


Los efectos negativos del abuso de inhalantes abarcan:


• Daño cerebral


• Convulsiones


• Daño renal o hepático


• Daño nervioso ( neuropatía periférica)


• Muerte súbita


El mayor consumo de inhalantes ocurre entre adolescentes o preadolescentes que no tienen acceso a drogas ilícitas ni al alcohol.


OPIÁCEOS, OPIOIDES Y NARCÓTICOS


Los opiáceos provienen de la adormidera o amapola del opio y comprenden la morfina y la codeína. Los opioides son sustancias artificiales que tienen el mismo efecto que la morfina y la codeína. El término "narcótico" se refiere a cualquier tipo de droga.


Los opiáceos y los narcóticos son analgésicos potentes que causan somnolencia (sedación) y, algunas veces, sensaciones de euforia.


Estas drogas abarcan:


• Codeína


• Heroína


• Hidromorfona (Dilaudid)


• Metadona


• Meperidina (Demerol)


• Opio


• Oxicodona (Percocet u Oxycontin)


Signos y síntomas del consumo de narcóticos:


• Coma, depresión respiratoria que lleva a coma, y muerte en altas dosis


• Marcas de agujas sobre la piel ("huellas") si el consumo de drogas es por inyección


• Frecuencia cardíaca rápida


• Estado relajado o eufórico


• Cicatrices de los abscesos en la piel si el consumo de drogas es por inyección


• Pupilas puntiformes y pequeñas


Ya que la heroína frecuentemente se inyecta a través de una vena (uso intravenoso), hay preocupaciones médicas acerca del hecho de compartir agujas contaminadas entre consumidores de drogas intravenosas. Las complicaciones por compartir estas agujas contaminadas comprenden hepatitis, infección por VIH y SIDA.


DEPRESORES DEL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL


Estas sustancias producen un efecto sedante y reductor de la ansiedad que puede llevar a dependencia.


Estos tipos de fármacos abarcan:


• Alcohol


• Barbitúricos (amobarbital, pentobarbital, secobarbital), también llamados "yellow jackets"


• Benzodiazepinas (Valium, Ativan, Xanax)


• Hidrato de cloral


• Paraldehído


Signos y síntomas del consumo de alcohol u otros depresores:


• Disminución del período de atención


• Deterioro de la capacidad de discernimiento


• Falta de coordinación


• Mala articulación del lenguaje


Nombres alternativos


Abuso o consumo de sustancias; Consumo de drogas ilícitas o psicoactivas; Consumo de narcóticos; Consumo de alucinógenos


Referencias


Samet JH. Drug abuse and dependence. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier;2007:chap 32.

ALCOHOLISMO. PERCY ZAPATA MENDO.

Alcoholismo y abuso del alcohol


El alcoholismo (dependencia del alcohol) y el abuso del alcohol son dos formas diferentes del problema con la bebida.


El alcoholismo ocurre cuando una persona muestra signos de adicción física al alcohol (por ejemplo, tolerancia y abstinencia) y continúa bebiendo, a pesar de los problemas con la salud física, la salud mental y las responsabilidades sociales, familiares o laborales. El alcohol puede llegar a dominar la vida y relaciones de la persona.


En el abuso del alcohol, el hecho de beber lleva a una persona a problemas, pero no a la adicción física.


Causas, incidencia y factores de riesgo


No existe una causa común conocida del abuso del alcohol y del alcoholismo. La razón por la cual algunas personas beben de manera responsable y nunca pierden control de sus vidas mientras que otras son incapaces de controlar la bebida no está clara.


Algunas personas pueden ganar control sobre su abuso del alcohol antes de que progrese a dependencia, mientras que otras no son capaces. Nadie sabe cuáles bebedores empedernidos podrán recobrar el control y cuáles no, pero la cantidad de alcohol que uno bebe puede influir en la probabilidad de volverse dependiente. Aquellas personas en riesgo de desarrollar alcoholismo abarcan:


• Hombres que tomen 15 o más tragos a la semana


• Mujeres que tomen 12 o más tragos a la semana


• Cualquier persona que tome cinco o más tragos por ocasión al menos una vez por semana


Una copa o trago se define como una botella de cerveza de 12 onzas, un vaso de vino de 5 onzas o una 1 ½ onzas de un trago de licor.


Se han identificado algunos otros factores de riesgo para el abuso y dependencia del alcohol. Por ejemplo, una persona que tenga un padre alcohólico es más propenso a volverse alcohólico que una persona sin alcoholismo en la familia inmediata.


Otras personas que pueden ser más propensas a abusar del alcohol o volverse dependientes abarcan aquéllas que:


• Están bajo la presión de compañeros, sobre todo adolescentes y estudiantes universitarios


• Tengan depresión, trastorno bipolar, trastornos de ansiedad o esquizofrenia


• Tengan acceso fácil al alcohol


• Tengan baja autoestima o problemas con las relaciones interpersonales


• Lleven un estilo de vida estresante


• Vivan en una cultura donde haya alta aceptación social del consumo de alcohol


La investigación sugiere que ciertos genes pueden aumentar el riesgo de alcoholismo, pero no se sabe qué genes o cómo funcionan.


La prevalencia del consumo de alcohol y problemas conexos está aumentando. Los datos indican que alrededor del 15% de las personas en los Estados Unidos son bebedores problema y aproximadamente del 5 al 10% de los hombres bebedores y del 3 al 5% de las mujeres bebedoras podrían diagnosticarse como dependientes del alcohol.


Síntomas


Los signos de dependencia física abarcan:


• Enfermedades relacionadas con el alcohol


• Una necesidad de cantidades de alcohol cada vez mayores para alcanzar la embriaguez o lograr el efecto deseado (tolerancia)


• Lapsus de memoria (lagunas o amnesia alcohólica) después de beber compulsivamente


• Síntomas de abstinencia cuando se suspende el consumo de alcohol


Algunos de los síntomas y comportamientos del alcoholismo abarcan:


• Seguir bebiendo, aun cuando se le esté causando daño a la salud, el trabajo o a la familia


• Dolor abdominal


• Beber solo


• Episodios de violencia con el consumo de alcohol


• Hostilidad al ser confrontado con relación a la bebida


• Falta de control sobre la bebida, con incapacidad para suspender o reducir el consumo del alcohol


• Inventar excusas para beber


• Faltar al trabajo o al colegio o una disminución en el desempeño


• No volver a tomar parte en actividades debido al alcohol


• Necesidad de consumo diario o regular de alcohol para funcionar


• Descuido para comer


• Descuido en la apariencia personal


• Comportamiento reservado para ocultar el consumo de alcohol


• Temblor en las mañanas


Para los síntomas físicos del abuso del alcohol, ver también:


• Hepatopatía alcohólica


• Cirrosis


La abstinencia del alcohol se desarrolla debido a que el cerebro se adapta al alcohol y no puede funcionar bien sin la droga. Ver también: abstinencia alcohólica


Signos y exámenes


Todos los médicos deben interrogar a sus pacientes acerca de la bebida. El médico puede obtener una historia de la familia si la persona afectada no desea o es incapaz de responder a las preguntas. Se realiza un examen físico para identificar los problemas físicos relacionados con el consumo del alcohol.


Las siguientes preguntas las utiliza el National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism (Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo) para evaluar el abuso o dependencia del alcohol:


• ¿Alguna vez maneja cuando ha estado bebiendo?


• ¿Tiene que beber más que antes para embriagarse o sentir el efecto deseado?


• ¿Ha sentido que debe dejar de beber?


• ¿Ha tenido alguna vez lagunas después de beber?


• ¿Se ha ausentado alguna vez del trabajo o ha perdido un trabajo a causa de la bebida?


• ¿Existe alguien en su familia preocupado por su forma de beber?


Los exámenes para el abuso del alcohol abarcan:


• Un examen toxicológico o un examen de alcoholemia (éste puede decir si alguien ha estado bebiendo alcohol recientemente, pero no necesariamente confirma el alcoholismo)


• Conteo sanguíneo completo (CSC)


• Nivel de folato


• Pruebas de la función hepática


• Magnesio en suero


• Proteína total


• Ácido úrico


Tratamiento


La abstinencia se define como evitar el consumo de alcohol por completo.


La abstinencia total y el hecho de evitar las situaciones de alto riesgo donde el alcohol está presente son las metas ideales para las personas con alcoholismo. Una red social fuerte y el apoyo de la familia son importantes para lograr esto.


Algunos bebedores problema pueden tener éxito simplemente reduciendo la cantidad que beben (moderación). Si la moderación tiene éxito, el problema se resuelve; de lo contrario, la persona debe tratar de lograr la abstinencia.


Suspender por completo la ingesta de alcohol y luego permanecer abstemio es difícil para muchos alcohólicos. Algunos profesionales, aunque no todos, optan por tratar el alcoholismo como una enfermedad crónica. En otras palabras, los pacientes deben esperar y aceptar recaídas, pero deben procurar lograr un período sin beber tan largo como sea posible.


INTERVENCIÓN


Muchas personas con problemas de alcohol no reconocen cuando la bebida se les sale de las manos. Anteriormente, los médicos tratantes creían que los alcohólicos debían ser confrontados acerca de los problemas con la bebida, pero ahora la investigación ha demostrado que la compasión y la comprensión son más efectivas.


El método ideal es ayudar a las personas a darse cuenta de cuánto daño le está haciendo el consumo de alcohol a su vida y a las vidas de aquéllos que los rodean. Ellos pueden aspirar a una meta personal de llevar una vida más realizada y sobria.


Los estudios comprueban que más personas ingresan a tratamiento si los miembros de su familia o los empleadores son honestos con ellos acerca de sus preocupaciones y tratan de ayudarlos para hacerles ver que la bebida les está impidiendo alcanzar sus metas.


ABSTINENCIA


La abstinencia del alcohol se realiza mejor en un escenario controlado y supervisado en el cual los medicamentos alivian los síntomas. Esta abstinencia supervisada, también conocida como desintoxicación, por lo general toma de 4 a 7 días.


Es necesario realizar una evaluación para buscar otros problemas médicos; por ejemplo, los problemas hepáticos y de coagulación sanguínea son comunes en personas con alcoholismo.


Se pueden presentar complicaciones con la abstinencia del alcohol no supervisada, como delirium tremens (DT), que podrían ser mortales.


La depresión u otros trastornos de ansiedad o del estado de ánimo se pueden manifestar una vez que la persona ya no esté tomando alcohol y se deben tratar oportunamente.

RECUPERACIÓN A LARGO PLAZO


Después de la desintoxicación, los programas de recuperación o de rehabilitación del alcoholismo pueden ayudar a las personas a permanecer lejos de la bebida. Estos programas generalmente ofrecen asesoría, apoyo en salud mental, asistencia y cuidados médicos. La terapia involucra educación acerca del alcoholismo y sus efectos.


Muchos de los miembros del personal en los centros de rehabilitación son alcohólicos en proceso de recuperación que sirven como modelos. Los programas pueden darse como paciente hospitalizado, donde los pacientes viven en los centros durante el tratamiento, o como paciente ambulatorio, donde los pacientes asisten al programa pero viven en sus casas.


La terapia cognitiva conductual (TCC) emplea un método de enseñanza estructurado y puede ayudar a las personas con alcoholismo. A los pacientes les dan instrucciones y asignación de tareas para la casa con el fin de mejorar su capacidad para hacerle frente a las situaciones básicas de la vida, controlar su comportamiento y cambiar la forma como piensan respecto a la bebida.


En algunas ocasiones, se prescriben medicamentos para evitar las recaídas. Con frecuencia, se utilizan junto con la terapia cognitiva conductual o un programa de recuperación continua.


• Acomprosate es un medicamento que ha demostrado que disminuye las tasas de recaídas en aquellas personas que son dependientes del alcohol.


• El disulfiram (Antabuse) produce efectos secundarios muy desagradables incluso si usted toma una cantidad pequeña de alcohol en un período de 2 semanas después de tomar el medicamento.


• La naltrexona (Vivitrol) disminuye el deseo vehemente por el alcohol y está disponible en forma de inyección.


Usted no puede tomar estos medicamentos si está embarazada o padece ciertas enfermedades. A menudo, es necesario el tratamiento a largo plazo con asesoría o grupos de apoyo. La efectividad de los medicamentos y de la asesoría varía.


Es importante que el paciente tenga una situación de vida que le sirva de apoyo para mantenerse sobrio. Algunas áreas tienen alojamiento que brinda un ambiente de apoyo para aquellas personas que están tratando de permanecer sobrias.


Expectativas (pronóstico)


Únicamente el 15% de las personas con dependencia del alcohol busca tratamiento para esta enfermedad. Beber de nuevo después del tratamiento es común, por lo que es importante mantener sistemas de apoyo con el fin de hacerle frente a cualquier desliz y asegurarse de que no se conviertan en retrocesos totales.


Los programas de tratamiento tienen tasas de éxito variables, pero muchas personas con dependencia del alcohol son capaces de mantenerse abstemios.


Los pacientes que logran la abstinencia total tienen mejores tasas de supervivencia, mejor salud mental y mejores relaciones matrimoniales. También son padres y empleados más responsables que las personas que continúan bebiendo o recaen.


El alcoholismo es un problema mayor a nivel social, económico y de salud pública. El alcohol está involucrado en más de la mitad de todas las muertes accidentales y casi la mitad de todas las muertes en accidentes de tránsito. Un porcentaje alto de suicidios involucra el consumo de alcohol, junto con otras sustancias.


Las personas que abusan o son dependientes del alcohol son más propensas a estar desempleadas, a estar involucradas en violencia doméstica y a tener problemas legales (como beber y conducir).


Complicaciones


• Complicaciones del cerebro y el sistema nervioso:


o degeneración cerebral y demencia


o depresión y suicidio


o pérdida grave de la memoria


o síndrome de Wernicke-Korsakoff


• Cáncer de laringe, esófago, hígado y colon


• Delirium tremens (DT)


• Trastornos del tubo digestivo:


o sangrado esofágico


o enfermedad hepática (hepatitis alcohólica y cirrosis del hígado)


o pancreatitis


o desnutrición debido a que las vitaminas no son absorbidas apropiadamente


• Otras complicaciones:


o daño al miocardio


o hipertensión arterial


o insomnio


o problemas para lograr una erección (en los hombres)


• Enfermedades de transmisión sexual


• Violencia


El consumo de alcohol durante el embarazo puede ocasionar anomalías congénitas severas, de las cuales la más grave es el síndrome de alcoholismo fetal que puede conducir a retardo mental y problemas de comportamiento. Una forma más leve de la afección que aún puede producir daño de por vida se denomina efectos del alcoholismo fetal.


Situaciones que requieren asistencia médica


Si usted o alguien que usted conoce tiene dependencia del alcohol y desarrolla confusión, convulsiones, sangrado u otros problemas de salud graves, acuda a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias (el 911 en los Estados Unidos).


Prevención


Los programas educativos y las recomendaciones médicas acerca del alcoholismo pueden ayudar a disminuir el consumo de alcohol y sus problemas. La dependencia del alcohol requiere un manejo más intensivo.


El Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo (National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism ) recomienda que las mujeres no tomen más de una copa o trago y los hombres no más de dos por día. Una copa o trago se define como una botella de cerveza de 12 onzas, un vaso de vino de 5 onzas o una 1 ½ onzas de un trago de licor.


Nombres alternativos


Dependencia del alcohol; Abuso del alcohol (consumo excesivo de alcohol); Problemas con la bebida; El problema de la bebida


Referencias


Kleber HD, Weiss RD, Anton RF Jr., George TP, Greenfield SF, Kosten TR, et al. Work Group on Substance Use Disorders; American Psychiatric Association; Steering Committee on Practice Guidelines. Treatment of patients with substance use disorders, second edition. Am J Psychiatry. 2007;164:5-123.


[No authors listed] In the clinic. Alcohol use. Ann Intern Med. 2009;150:ITC3-1-ITC3-15.


O'Connor PG. Alcohol abuse and dependence. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 31.


Schuckit MA. Alcohol-use disorders. Lancet. 2009;373:492-501.