domingo, 30 de septiembre de 2012

VERRUGAS GENITALES. PERCY ZAPATA MENDO.

Verrugas genitales

Las verrugas genitales pueden ser protuberancias pequeñas, planas, del color de la piel, o protuberancias diminutas, similares al coliflor.
Las verrugas genitales son provocadas por el virus del papiloma humano (HPV, por sus siglas en inglés). Hay muchos tipos de HPV. No todos provocan verrugas genitales. El HPV está asociado con el cáncer de vulva, de ano y de pene. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la infección por el HPV no siempre produce cáncer.
Síntomas
En los hombres, las verrugas genitales pueden crecer en el pene, cerca del ano o entre el pene y el escroto. En las mujeres, las verrugas genitales pueden crecer en el área de la vulva y el perineo, en la vagina y en el cuello uterino (la abertura del útero o matriz). Las verrugas genitales varían de tamaño e, incluso, podrían ser tan pequeñas que no pudieran verse.
Causas y factores de riesgo
El HPV es una infección de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés). La forma más común de contraer el HPV es teniendo sexo oral, vaginal o anal con una persona que tiene la infección por el HPV. La única forma segura de prevenir las verrugas genitales es no tener relaciones sexuales. Si usted es sexualmente activo, tener relaciones sexuales solo con una pareja que no tiene la infección por el HPV y que solo tiene relaciones sexuales con usted reduce su riesgo de tener verrugas genitales.
Solo porque usted no pueda observar verrugas en su pareja no significa que no tenga el HPV. La infección puede tener un período de incubación prolongado. Esto significa que pueden transcurrir meses entre el momento en que una persona contrae la infección con el virus y el momento en que la persona advierte las verrugas genitales. A veces, las verrugas pueden tardar años en desarrollarse. En las mujeres, las verrugas pueden encontrarse en lugares donde no pueden verse: en el interior del cuerpo, en la superficie del cuello uterino.
El uso de condones puede prevenir el contagio del HPV de una persona que lo tiene. Sin embargo, los condones no siempre pueden cubrir toda la piel afectada.
Diagnóstico y pruebas
Si usted advierte la presencia de verrugas en el área genital, consulte a su médico. Es posible que su médico pueda diagnosticar las verrugas realizándole simplemente un examen. Para las mujeres, una prueba de Papanicolaou puede ayudar a detectar los cambios en el cuello uterino que son provocados por las verrugas genitales.
Tratamiento
Las verrugas genitales deben ser tratadas por su médico. No intente tratar las verrugas usted mismo.
Es posible eliminar las verrugas, pero la infección viral en sí no puede curarse. El virus continúa viviendo en el interior de la piel. Por este motivo, las verrugas a menudo reaparecen después de que se las ha extirpado. Es posible que deban ser extirpadas más de una vez.
Una forma de extirpar las verrugas es congelarlas. Esto se llama crioterapia. Las verrugas también pueden extraerse con láser.
Puede usarse un tratamiento que se llama procedimiento de escisión electro quirúrgica con asa (LEEP, por sus siglas en inglés) para extirpar las verrugas. Con este método de extirpación, se pasa un instrumento afilado en forma de asa por debajo de la verruga, para recortarla de la piel.
Pueden usarse sustancias químicas especiales para extirpar las verrugas. Estas sustancias químicas disuelven las verrugas en el área genital. Es posible que deban aplicarse al área varias veces durante un período de varias semanas antes de completarse el tratamiento.
Las sustancias químicas para eliminar verrugas que usted puede comprar en la tienda no deben usarse para las verrugas genitales. Pueden irritar mucho la piel del área de los genitales.
Complicaciones
Las verrugas genitales pueden crecer si no las trata. Si usted es sexualmente activo, también se arriesga a transmitir la infección a su pareja.
Determinados tipos de HPV pueden provocar el crecimiento de células anormales en el cuello uterino. A veces, estas células pueden volverse cancerosas si no se tratan. Otros tipos de HPV pueden provocar cáncer de vulva, de vagina, de ano o de pene.