viernes, 13 de septiembre de 2013

VERRUGAS GENITALES. PERCY ZAPATA MENDO.

VERRUGAS GENITALES


La verruga genital, también denominado condiloma acuminado, es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causada por el virus del papiloma humano (VPH).

El virus del papiloma humano es el nombre que se le da a un grupo de virus que incluye más de 100 tipos o cepas diferentes. Más de 30 de estos virus son transmitidos sexualmente y pueden infectar el área genital de hombres y mujeres, que incluyen la piel del pene, la vulva (área fuera de la vagina) o el ano y los revestimientos de la vagina, el cuello uterino o el recto. Un alto porcentaje de las personas que quedan infectadas por VPH no presentarán síntomas y la infección desaparecerá por sí sola.

La mayoría de personas que tienen infección genital por virus del papiloma humano (VPH) no saben que están infectadas. El virus vive en la piel o en las membranas mucosas y generalmente no causa síntomas. A ciertas personas les saldrán verrugas genitales visibles o presentarán cambios precancerosos en el cuello uterino, vulva, ano o pene. En estos últimos casos la infección por VPH puede causar cáncer anal o genital.

Las verrugas genitales, por lo común, son causadas por los tipos VPH-11 y VPH-16, virus de papiloma humano denominados virus de bajo riesgo dado que no evolucionan a cáncer. Estos tipos de VPH también pueden producir verrugas en el cuello del útero, en la vagina, la uretra y el ano.

¿QUÉ SON LAS VERRUGAS GENITALES?

Las verrugas genitales se presentan, por lo general, como elevaciones o masas suaves y húmedas, rosadas o de color de la piel, usualmente en el área genital. Las hay planas o elevadas, únicas o múltiples, pequeñas o grandes y, en ciertos casos, tener forma de coliflor.

Pueden desarrollarse en la vulva, la vagina o en el ano o alrededor de los mismos, en el cuello uterino y en el pene, en el escroto, en la ingle o los muslos. Las verrugas pueden aparecer semanas o meses después del contacto sexual con una persona infectada o puede que no aparezcan.

Por lo general no duelen, pueden ser abultados o chatos y pueden presentarse solos o en grupo. Las verrugas genitales se diagnostican por examen visual. Aún no se sabe por qué el VPH de bajo riesgo causa verrugas genitales en algunos casos, pero no en otros.

¿CÓMO SE ADQUIEREN LAS VERRUGAS GENITALES?

Los tipos de VPH que infectan el área de los genitales se propagan principalmente mediante el contacto genital. La mayoría de las infecciones por VPH no presentan signos ni síntomas; por esta razón, la mayoría de las personas que tienen la infección no se dan cuenta de que están infectadas, sin embargo sí pueden transmitir el virus a su pareja sexual. En muy contados casos, una mujer embarazada con verrugas en su vagina puede transmitir el VPH a su bebé durante el parto vaginal. A un bebé que está en contacto con el VPH muy pocas veces le salen verrugas en la garganta o en la laringe desarrollando una enfermedad denominada papilomatosis laríngea recurrente juvenil.

CLASIFICACIÓN DEL VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO

Los virus de papiloma humano se dividen en dos grandes grupos dependiendo del riesgo que tienen de provocar lesiones cancerígenas: alto y bajo riesgo.

Se denomina factor de riesgo a aquel factor asociado con el riesgo de desarrollo de una enfermedad. No obstante, usualmente es necesario la presencia de otros factores asociados para causar la enfermedad (en el caso del VPH otros factores son: conducta sexual, mala nutrición, tabaquismo, etc.).

VIRUS PAPILOMA HUMANO DE BAJO RIESGO

Virus de papiloma humano de bajo riesgo se les llama a aquellos cuyo riesgo de provocar cáncer es bajo y son el VPH 6, 11, 40, 42, 53, 54 y 57. Los VPH que provocan verrugas genitales, también llamado condiloma acuminado y cresta de gallo, están en este grupo.

Los tipos de VPH de bajo riesgo pueden causar cambios leves en el cuello del útero de una mujer. Estos cambios no conducen al cáncer. No son perjudiciales y desaparecen con el tiempo.

VIRUS PAPILOMA HUMANO DE ALTO RIESGO

Los virus de papiloma humano de alto riesgo son los que se encuentran con mayor frecuencia asociados en los casos de cáncer de cuello uterino e incluyen el VPH 16, 18, 31, 35, 39, 45, 51, 52, 56 y 58. De estos tipos el VPH 16 y el 18 son, sin duda, los más importantes dado que se encuentran con más frecuencia vinculados al cáncer cervicouterino.

PREVENCIÓN DE LAS VERRUGAS GENITALES

Actualmente existen dos vacunas aprobada por el FDA (Food and Drug Administration) que previenen el desarrollo de verrugas genitales ocasionadas por los serotipos 6 y 11 (los más comunes). La inmunización completa consta de 3 dosis y tiene una efectividad superior al 95%. La vacuna no cura verrugas ya existentes provocadas por los virus 6 y 11.

TRATAMIENTO DE LAS VERRUGAS

Las verrugas genitales visibles pueden ser eliminadas con medicamentes que se aplica el propio paciente o con un tratamiento realizado por su médico. Algunas personas deciden no hacerse tratamiento para ver si las verrugas desaparecen por sí solas. No hay un tratamiento para las verrugas genitales que sea mejor que el otro y no hay un tratamiento ideal para todos los casos.
Existen muchas opciones para el tratamiento de las verrugas genitales, pero aun después de tratarlas, el virus VPH genital puede permanecer y transmitirse. Por tal razón, no está totalmente claro si el tratamiento de las verrugas genitales reduce las probabilidades de que una persona transmita el VPH genital a su pareja. Sin un tratamiento, las verrugas genitales pueden desaparecer, permanecer incambiadas o aumentar en tamaño y número.

Los tratamientos de las verrugas genitales incluyen:

Tratamientos aplicados por el paciente:

1. Aplicación de podofilina al 0.5% en solución o gel.

Los pacientes deben aplicarse la solución de podofilina con un aplicador de algodón o el gel de podofilina con un dedo a las verrugas genitales dos veces al día por 3 días, seguidos de 4 días de no aplicación. Este ciclo de tratamiento puede ser repetido, si es necesario, hasta por cuatro ciclos.

2. Crema de Imiquimod al 5%.

Los pacientes deben aplicarse la crema de imiquimod una vez al día a la hora de acostarse, tres veces a la semana hasta por 16 semanas. El área de tratamiento debe ser lavada con jabón y agua de 6 a 10 horas después de la aplicación. No se recomienda este tratamiento a las mujeres en estado de embarazo.

Tratamientos aplicados por el médico:

1. Crioterapia con nitrógeno líquido

Repetir la aplicación cada uno o dos semanas si es necesario.

2. Ácido tricloroacético o ácido bicloroacético al 80-90%.

Una pequeña cantidad se aplica directamente en las verrugas y se deja secar. Si un exceso de ácido es aplicado al área tratada empolvar con talco; aplicar bicarbonato de sodio  o jabón líquido para eliminar el ácido. El tratamiento puede ser repetido cada semana si es necesario.

3. Remoción quirúrgica de las verrugas.

4. Aplicación de interferón intralesional


5. Remoción utilizando el láser.