jueves, 17 de marzo de 2016

SIGNOS DE ALARMA EN CASO DE GOLPES EN LA CABEZA (TRAUMATISMO ENCÉFALO CRANEANO)

SIGNOS DE ALARMA EN CASO DE GOLPES EN LA CABEZA (TRAUMATISMO ENCÉFALO CRANEANO)

Por las siguientes 24 a 48 horas de haberse provocado en la cabeza, debemos vigilar los siguientes signos de alarma que requieren tratamiento médico de inmediato:

·        Dolor de cabeza intenso
·        Somnolencia, tendencia al sueño
·        Vómitos
·        Cambios en el carácter, irritabilidad
·        Sangrado por nariz, oído y boca
·        Movimientos anormales de ojos y/o convulsiones
·        Desigualdad en el tamaño de las pupilas
·        Visión borrosa o doble
·        Pulso inferior a 60 por minutos


Si el estado del afectado se lo permite, evaluar el estado de conciencia cada dos o tres horas preguntándole: Su nombre, la fecha, el lugar donde se encuentra. Una desorientación en cualquiera de ellos, es igualmente un signo de alarma.

CÁLCULOS A LA VESÍCULA O LITIASIS VESICULAR

CÁLCULOS A LA VESÍCULA O LITIASIS VESICULAR

Los cálculos biliares son partículas sólidas que se desarrollan dentro de la vesícula biliar. Se forman a partir de la precipitación y endurecimiento de la bilis, un fluido producido por el hígado y secretado dentro del intestino a través de los ductos biliares para ayudar a digerir las grasas.

Algunos cálculos biliares no producen síntomas detectables. Sin embargo, si el cálculo biliar causa el bloqueo de la vesícula biliar o del ducto biliar (estructuras tubulares que atraviesan el hígado y que transportan bilis hacia la vesicular biliar y hacia el intestino delgado en donde se utiliza para ayudar a digerir las grasas), puede causar inflamación y dolor en la parte superior derecha del abdomen, el hombro derecho o entre los omóplatos, que puede durar desde unos pocos minutos hasta varias horas.

Otros síntomas incluyen: náusea y vómitos, fiebre y escalofríos.

La inflamación de la vesícula biliar se denomina colecistitis.

Diagnóstico:

Algunos tipos de exámenes por imágenes que su médico podría ordenar incluyen:

Ecografía abdominal: el ultrasonido produce imágenes de la vesícula biliar y los ductos biliares. Identifica signos de inflamación o evidencias de que existe un bloqueo del flujo de la bilis. La ecografía es el examen más utilizado para evaluar anormalidades en la vesícula biliar.

TAC abdominal: la TAC produce rápidamente imágenes detalladas de la vesícula biliar y de los ductos biliares, para buscar señales de inflamación o evidencia de que existe un bloqueo en el flujo de la bilis.

Colangiopancreatografia por resonancia magnética (CPRM): la CPRM es un examen por RMN que produce imágenes detalladas del hígado, vesícula biliar, ductos biliares, páncreas y ductos pancreáticos. Identifica cálculos biliares y puede identificar inflamación o bloqueo de la vesícula biliar o los ductos biliares.

Tratamiento:

El tratamiento estándar consiste en la extirpación quirúrgica de la vesícula biliar (colecistectomía). En la mayoría de los casos, su cirujano realizará una colecistectomía laparoscópica (con endoscopios insertados a través de pequeñas incisiones en su abdomen).

Si los cálculos biliares también han causado el bloqueo de los ductos biliares, se podrían realizar otros procedimientos que incluyen:

Colangiopancreatografia endoscópica retrograda (CPER): la CPER se usa para examinar los ductos biliares utilizando un endoscopio, un tubo flexible que se pasa por la boca a través del estómago hacia adentro del duodeno. Para localizar los cálculos biliares que podrían estar causando el bloqueo, se inyecta material de contraste con yodo dentro de los ductos biliares. Algunas piedras podrían ser removidas durante la CPER.

Colangiografia hepática percutánea (CTHP): la CTHP se lleva a cabo haciendo una pequeña incisión sobre la piel, e introduciendo una aguja dentro de los conductos biliares. Para localizar los cálculos biliares que podrían estar causando el bloqueo, se inserta un material de contraste con yodo dentro de los ductos biliares. Algunas piedras podrían ser removidas durante la CTHP, y otras podrían ser desviadas dejando un catéter o tubo pequeño en el lugar.

Si su médico determina que usted está muy enfermo para ser sometido a una cirugía, existen otros procedimientos que se podrían utilizar hasta que se pueda llevar a cabo la cirugía.


Colocación del tubo de colecistostomía: un tubo de colecistostomía es un tubo pequeño de plástico (catéter) colocado dentro de la vesícula biliar a través de una incisión en la piel. El objetivo de este procedimiento es descomprimir la vesícula que está distendida, bloqueada e inflamada, mediante el vaciado de la bilis acumulada bajo presión, hacia afuera del cuerpo en una bolsa que está conectada al tubo. Esto permite reducir el dolor y la inflamación en la vesícula biliar, y le da tiempo a los antibióticos para que actúen, y a la cirugía para que llegue el momento adecuado. Sin embargo, no trata la causa subyacente (las piedras).