jueves, 7 de octubre de 2010

NIVELES DE COLESTEROL. PERCY ZAPATA MENDO.

¿Qué significan mis niveles de colesterol?




Muchos factores contribuyen al riesgo de enfermedad cardiovascular. Los niveles de C-LDL, C-HDL y triglicéridos, todos desempeñan papeles por separado pero relacionados para contribuir a este riesgo:


Los niveles altos de C-LDL se han relacionado directa y claramente con riesgo cardiovascular.1



Los niveles bajos de C-HDL están directamente relacionados con riesgo más alto de enfermedad cardiovascular, independientemente de los niveles C-LDL.1



Los niveles altos de triglicéridos pueden estar asociados con un riesgo mayor de enfermedad cardiovascular, independientemente de los niveles de C-HDL o C-LDL.2,3



Puede conocer sus niveles de colesterol y triglicéridos mediante una prueba de sangre. Conocer sus niveles de C-LDL, C-HDL y triglicéridos es importante para ayudar a conocer su riesgo de enfermedad cardiovascular. Su médico también considerará otros factores que pueden aumentar su riesgo. Estos factores incluyen su edad, antecedentes heredofamiliares, presión arterial, nivel de actividad física, y si tiene diabetes, sobrepeso, o es fumador.4,5


Los niveles de colesterol se reportan en milimoles por litros de sangre (mmol/L) o en miligramos por decilitro de sangre (mg/dL). Guías recientemente desarrolladas por un panel de médicos europeos son proporcionadas para darle una idea de los niveles recomendados de colesterol. Los médicos en E.U.A. han hecho recomendaciones similares.4,5


Nivel de Colesterol Total



Nivel de C-LDL



Nivel de C-HDL



Nivel de Triglicéridos



DiabetesNivel de colesterol total



Éste es la medición más común de colesterol en sangre. Representa la suma de todas las grasas en su sangre, lo que significa que esta medición incluye C-LDL, C-HDL y triglicéridos.6-8 Por este motivo, es importante centrarse en los tres niveles.


Su médico deberá interpretar sus cifras de colesterol basado en otros factores de riesgo como edad, sexo, antecedentes heredofamiliares, raza y si es fumador, físicamente inactivo, padece hipertensión o diabetes, u obesidad.


El nivel actual recomendado de colesterol total es menos de 5.0 mmol/L o 190 mg/dl en personas sanas.9



Nivel de C-LDL



Observar su nivel de C-LDL es la mejor manera de conocer su riesgo de enfermedad cardiovascular. Muchos estudios han mostrado que un C-LDL alto está directamente relacionado con un alto riesgo de enfermedad cardiovascular. Su riesgo de enfermedad cardiovascular y accidente vascular cerebral disminuye a medida que su nivel de C-LDL se reduce más.4,5


El nivel actual recomendado de C-LDL es personas sanas es menor de 3.0 mmol/L o 115 mg/dL.9



Nivel de C-HDL



Debido a que se piensa que el C-HDL protege contra enfermedad cardiovascular, es mejor un nivel más alto. Un nivel bajo de C-HDL está estrechamente relacionado con un alto riesgo de enfermedad cardiovascular. Aumentar sus niveles de C-HDL es una buena manera de reducir su probabilidad de presentar un infarto del miocardio o accidente vascular cerebral.4,5,10


El nivel actual recomendado de C-HDL para varones es más de 1.0 mmol/L ó ~40 mg/dL. Para mujeres se recomienda un nivel C-HDL de más de 1.2 mmol/L ó ~45 mg/dL.9



Nivel de triglicéridos



Un nivel alto de triglicéridos puede relacionarse con un riesgo mayor de enfermedad cardiovascular sin importar cuales son sus niveles de C-LDL o C-HDL. Los niveles altos de triglicéridos a menudo se acompañan de un C-LDL alto y C-HDL bajo. Todos estos factores desempeñan un papel para aumentar el riesgo de infarto del miocardio y accidente vascular cerebral.3-5


El nivel actual recomendado de triglicéridos para varones y mujeres es menor de 1.7 mmol/L ó ~150 mg/dL.9



Diabetes



La diabetes es un padecimiento que se presenta cuando el organismo es incapaz de utilizar el azúcar (también llamada glucosa) adecuadamente. Las personas con diabetes tienen demasiada glucosa en su sangre. La hormona insulina normalmente ayudar a que la glucosa entre en las células, en donde se convierte en energía. Las personas con diabetes no convierten la glucosa en combustible para energía.1


Existen dos tipos de diabetes: tipo 1 y tipo 2. Las personas con diabetes tipo 1 no producen insulina. La forma más común es la diabetes tipo 2; en ésta, no se produce suficiente insulina o las células pierden su capacidad para utilizar la insulina.11


La diabetes está estrechamente relacionada con enfermedad cardiovascular. Según la Asociación Estadounidense del Corazón, la enfermedad cardiovascular es la causa principal de muerte en personas con diabetes.2 El riesgo de infarto del miocardio o accidente vascular cerebral es el mismo para una persona con diabetes que para alguien que ya tiene enfermedad vardiovascular.11,13


En general, muchas personas con diabetes tienen niveles de colesterol dentro del rango recomendado. Sin embargo, existe la tendencia de que en general los niveles de C-HDL disminuyan ligeramente y que en general aumenten un poco los niveles de triglicéridos. Mientras que en general los niveles de C-HDL permanecen dentro del rango recomendado, las subfracciones de C-LDL cambian; lo cual es una situación común en personas con diabetes que contribuye al desarrollo de aterosclerosis, o acumulación de placa, dentro de las arterias.11-13


Si tiene diabetes, es importante conocer los factores de riesgo que aumentarán su probabilidad de desarrollar una enfermedad cardiovascular.



Referencias



1. Kannel WB. Status of risk factors and their consideration in antihypertensive therapy. Am J Cardiol. 1987;59:80A–90A.


2. Expert Panel on Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults. Executive summary of the third report of the National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults (Adult Treatment Panel III). JAMA. 2001;285:2486–2497.


3. Nordestgaard BG, Benn M, Schnohr P, Tybjærg-Hansen A. Nonfasting triglycerides and risk of myocardial infarction, ischemic heart disease, and death in men and women. JAMA. 2007;298:299–308.


4. What your cholesterol levels mean. American Heart Association Web site. www.americanheart.org/presenter.jhtml?identifier= 183. Published 2007.Consultado el 9 de agosto de 2007.


5. British Heart Foundation. Reducing Your Blood Cholesterol. London, England: British Heart Foundation; 2004. Heart Information Series No. 3.


6. Cholesterol levels: AHA recommendation. American Heart Association Web site. www.americanheart.org/presenter.jhtml?identifier= 4500. Published 2007. Consultado el 9 de agosto de 2007.


7. The cholesterol-heart disease connection: total blood cholesterol. National Heart, Lung and Blood Institute, National institutes of Health Web site. www.nhlbisupport.com/chd1/total.htm. Consultado el 9 de agosto de 2007..


8. Cholesterol. British Heart Foundation Web site. www.bhf.org.uk/keeping_your_heart_healthy/preventing_heart_disease/cholesterol.aspx. Consultado el 4 de septiembre de 2007.


9 Graham I, Atar D, Borch-Johnsen K, y cols. European guidelines on cardiovascular disease prevention in clinical practice: executive summary: Fourth Joint Task Force of the European Society of Cardiology and Other Societies on Cardiovascular Disease Prevention in Clinical Practice (constituted by representatives of nine societies and by invited experts). Eur Heart J. 2007;28:2375–2414.


10 Barter P, Gotto A, LaRosa J, y cols; for TNT Steering Committee and Investigators. On-treatment levels of C-HDL and the ratio of C-LDL/C-HDL as predictors of cardiovascular events in the Treating to New Targets (TNT) Study. Poster presented at: 55th Annual Scientific Session of the American College of Cardiology (ACC); March 13, 2006; Atlanta, Georgia, USA. Abstract 914-23.


11. British Heart Foundation. Diabetes and Your Heart. London, England: British Heart Foundation; 2005. Heart Information Series No. 22.


12. Diabetes and cardiovascular disease. American Heart Association Web site. www.americanheart.org/presenter.jhtml?identifier= 3044762. Published 2007. Consultado el 20 de agosto de 2007.


13. Diabetes and cholesterol. American Heart Association Web site. www.americanheart.org/presenter.jhtml?identifier= 3044764. Published 2007. Consultado el 9 de agosto de 2007.


FUENTE: msd.com

VARICELA. PERCY ZAPATA MENDO

Varicela

¿Qué es la varicela?



La varicela es una infección vírica contagiosa que produce una erupción característica con comezón y formada por grupos de manchas pequeñas, planas o elevadas, ampollas llenas de líquido y costras.


¿Cómo se contagia?



La varicela, que es muy contagiosa, se transmite por microgotas transportadas por el aire y que contienen el virus varicela zoster. Una persona con varicela es muy contagiosa en cuanto aparecen los síntomas y sigue siéndolo hasta que las últimas ampollas hayan formado costras. El periodo de incubación es de 14 a 21 días.


Una persona que ha tenido varicela desarrolla inmunidad y no puede contraerla de nuevo. Sin embargo, el virus de la varicela zoster permanece inactivo en el cuerpo tras la infección inicial de varicela y a veces se reactiva más tarde, causando herpes zoster.



¿Qué síntomas produce?



Los síntomas comienzan entre los 14 y los 21 días después de la infección. En los niños, la enfermedad empieza con un período de uno a cinco días de ligero malestar, con inflamación de ganglios del cuello y de la nuca y, en algunas ocasiones, dolor en las articulaciones.


La garganta no se inflama pero se pone roja al inicio de la enfermedad. En los adolescentes y adultos, estos síntomas precoces pueden ser muy leves o incluso no producirse en absoluto.


También aparece una erupción leve que dura aproximadamente tres días: empieza en la cara y el cuello y rápidamente se extiende hacia el tronco, los brazos y las piernas. A medida que aparece, la piel enrojece, particularmente en la cara. Aparecen manchas rosadas en el paladar, que después se funden hasta conformar una placa rojiza que se extiende hacia la parte posterior de la boca.


El diagnóstico se basa en estos síntomas típicos. Sin embargo, muchos casos de rubéola se diagnostican erróneamente o son leves y pasan inadvertidos.



¿Puede tener complicaciones?



Los niños habitualmente se recuperan de la varicela sin problemas, pero no es raro que un niño llegue a presentar de 250 a 500 ronchas, cualquiera de las cuales puede infectarse o dejar cicatrices permanentes. Cada vez más niños desarrollan infecciones graves de la piel causadas por estreptococos del grupo A, después de padecer varicela. Algunas de estas infecciones pueden tener consecuencias graves. Dentro de las complicaciones menos comunes en los niños se encuentran inflamación del cerebro, pérdida del equilibrio y neumonía.


Sin embargo, la varicela puede ser grave o incluso mortal en los adultos y sobre todo en personas (niños o adultos) con un sistema inmune deficiente. En los adultos, la neumonía es la complicación más común de la varicela y se presenta en casi el 20% de los adultos infectados.



Prevención y Tratamiento



Existen vacunas eficaces, seguras y bien toleradas que protegen contra la varicela. Su médico es quien mejor le puede orientar sobre la conveniencia y uso apropiado de estas vacunas.


Los casos de varicela leve sólo requieren un tratamiento de los síntomas. Colocar compresas húmedas sobre la piel alivia la comezón. Debido al riesgo de infección bacteriana, es importante lavar a menudo la piel con agua y jabón, mantener las manos limpias, las uñas cortas para minimizar el rascado y la ropa limpia y seca.

HAEMOPHILUS INFLUENZAE. PERCY ZAPATA MENDO.

HAEMOPHILUS INFLUENZAE
Hib

¿Qué es la la enfermedad por Hib?



Hib significa Haemophilus influenzae tipo b, una bacteria que puede causar infecciones serias en lactantes y niños. Una de las enfermedades más comunes y serias que puede causar Hib es la meningitis, una inflamación del tejido que cubre la médula espinal y el cerebro.


Haemophilus influenzae es la causa más frecuente de meningitis, bacteriemia, artritis septica, neumonía, traqueobronquitis, otitis media, conjuntivitis, sinusitis y epiglotitis aguda en los niños más pequeños. Estas infecciones, así como la endocarditis, también pueden aparecer en adultos, pero con mucha menor frecuencia.



¿Quién puede adquirir Hib?



La infección se presenta con mayor frecuencia en niños. En especial, los lactantes muy pequeños tienen mayor probabilidad de adquirir la enfermedad por Hib. La mayoría de los casos de enfermedad por Hib ocurren en bebés menores de un año de edad.



¿Puede tener complicaciones?



Incluso con antibióticos, la enfermedad por Hib puede ser difícil de tratar. Hasta un 30% de los niños que sobreviven a la meningitis por Hib, pueden tener serios problemas de por vida. Estos problemas incluyen retraso mental, problemas de comportamiento, retraso en el habla, problemas para caminar, convulsiones, parálisis y pérdida de la audición y de la vista.


Además de la meningitis, el Hib puede causar neumonía, artritis y otras infecciones.


Prevención y Tratamiento



Existen vacunas eficaces, seguras y bien toleradas que protegen contra la enfermedad causada por Hib. Su médico es quien mejor le puede orientar sobre la conveniencia y uso apropiado de estas vacunas.


El tratamiento de la enfermedad por Hib requiere de antibióticos, los cuales deberán ser indicados por un médico. La elección de los antibióticos depende mucho de la localización de la infección.

INFECCIONES NEUMOCOCICAS. PERCY ZAPATA MENDO.

Infecciones Neumocóccicas

¿Qué son las infecciones neumocóccicas?



Las infecciones neumocóccicas son causadas por una bacteria denominada Streptococcus pneumoniae, llamada, en términos generales, neumococo.


Son varias las infecciones incluidas en este grupo. Entre ellas se encuentran: neumonía neumocóccica (infección en los pulmones), bacteremia (presencia de neumococos en la sangre), meningitis bacteriana (inflamación de las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal).



Las infecciones neumocóccicas son la principal causa de enfermedad en la primera infancia. También pueden ser causa de enfermedades en la tercera edad y en personas que tienen otros trastornos o enfermedades.



¿Cómo se contagia?



El neumococo suele habitar en las vías respiratorias superiores de su huésped natural, particularmente durante el invierno y el comienzo de la primavera. A pesar de su localización, el neumococo sólo en algunas ocasiones causa neumonía. Debido a que la neumonía neumocóccica rara vez se transmite de persona a persona, quienes tengan la enfermedad no necesitan evitar el contacto con los demás.



Grupos de riesgo



Son varios los factores que permiten identificar a las personas que tienen mayor riesgo de padecer infecciones neumocóccicas. Entre éstos, se cuentan:



Edad mayor a 65 años



VIH/SIDA



Enfermedades crónicas, como diabetes, enfermedades, pulmonares o renales



Enfermedad hepática



Enfermedad de Hodgkin



Asplenia (falta de bazo) o bazo que no funciona



Antecedentes de alcoholismo



Personas con su sistema inmunitario comprometido



Personas que residen en asilos



Prevención y Tratamiento



Existe una vacuna que protege contra las cepas más comunes de neumococos. Quienes tengan alguno de los factores de riesgo deberían consultar con el médico la conveniencia de aplicársela.


La penicilina es el tratamiento de elección para la mayoría de las infecciones neumocóccicas. Sin embargo, en los años ´90 ciertos tipos de neumococos comenzaron a hacerse resistentes a algunos antibióticos, incluida la penicilina. A medida que estas bacterias sigan desarrollando resistencia, se volverán cada vez más difíciles de tratar.