domingo, 7 de abril de 2013

HELICOBACTER PYLORI. PERCY ZAPATA MENDO.


Helicobacter pylori

Helicobacter pylori o gastritis por Helicobacter pylori es la bacteria responsable de la mayoría de las úlceras y muchos casos de inflamación del estómago (gastritis crónica).
La bacteria puede debilitar la cubierta protectora del estómago, permitiendo que los jugos digestivos irriten el sensible revestimiento estomacal.
Las causas
La mitad de la población mundial está infectada con H. pylori. Las personas que viven en países en desarrollo o en condiciones de hacinamiento o insalubridad tienen la mayor probabilidad de contraer la bacteria, que se transmite de una persona a otra. La H. pylori sólo prolifera en los intestinos y generalmente se contrae durante la infancia.
Lo que es interesante es que muchas personas tienen este organismo en el estómago pero no desarrollan úlcera ni gastritis. Tomar café, fumar y consumir alcohol incrementan el riesgo de una úlcera a causa de H. pylori.
Los síntomas
Si usted es portador de H. pylori, es posible que no presente síntomas. Si tiene una úlcera o gastritis, puede experimentar algunos de los siguientes síntomas:
  • Dolor abdominal
  • Distensión y llenura
  • Dispepsia o indigestión
  • Sentir mucha hambre de 1 a 3 horas después de comer
  • Náuseas leves (que se pueden aliviar al vomitar)
Pruebas y exámenes
Pruebas simples de sangre, del aliento y los exámenes coprológicos pueden determinar si usted está infectado con H. pylori. Si tiene síntomas, el médico determinará si se le deben hacer estas pruebas de detección.
La forma más precisa de diagnosticar H. pylori es a través de una endoscopia digestiva alta del esófago, el estómago y el duodeno. Dado que este procedimiento es invasivo, generalmente sólo se hace en personas sospechosas de tener una úlcera o en alto riesgo de padecer úlceras u otras complicaciones por H. pylori, como cáncer del estómago.
Los factores de riesgo abarcan el hecho de tener más de 45 años o tener síntomas como:
  • Anemia
  • Dificultad para deglutir
  • Sangrado gastrointestinal
  • Pérdida de peso inexplicable
Después del tratamiento, con pruebas del aliento y exámenes coprológicos se puede determinar si usted se ha curado de la infección.
El tratamiento
Los pacientes con H. pylori que también tengan una úlcera son los que probablemente se beneficien más del tratamiento, mientras que los pacientes que sólo presenten acidez gástrica o reflujo de ácido y H. pylori tendrán menos probabilidad de tal beneficio. El tratamiento no funciona en todos los pacientes.
El tratamiento se debe tomar durante 10 a 14 días y los medicamentos pueden abarcar:
  • Dos antibióticos diferentes como claritromicina, amoxicilina, tetraciclina o metronidazol (Flagyl).
  • Inhibidores de la bomba de protones tales como omeprazol, lansoprazol o esomeprazol.
  • Subsalicilato de bismuto, en algunos casos
El pronóstico
Una vez que la bacteria H. pylori sale del cuerpo, la posibilidad de resultar infectado de nuevo es muy baja.
Posibles complicaciones
La infección por H. pylori está ligada a la úlcera y al cáncer del estómago.
Prevención
Un ambiente limpio y libre de gérmenes puede ayudar a disminuir el riesgo de contraer una infección por H. pylori.
Referencias
Chey WD, Wong BC. American College of Gastroenterology guideline on the management of Helicobacter pylori infection. Am J Gastroenterol. 2007;102(8):1808-1825.
Ables AZ, Simon I, Melton ER. Update on Helicobacter pylori treatment. Am Fam Physician. 2007;75(3):351-358.