jueves, 17 de diciembre de 2015

¿PORQUÉ NOS RESFRIAMOS MÁS EN INVIERNO?

¿PORQUÉ NOS RESFRIAMOS MÁS EN INVIERNO?

La propagación de virus que afectan las vías respiratorias se realiza principalmente mediante la emisión por parte de los enfermos de gotitas microscópicas  que contienen el virus al hablar, toser o estornudar y que se mantienen en el aire durante el tiempo suficiente para alcanzar la vía respiratoria (nariz o boca) o los ojos de las personas no infectadas. También es posible la transmisión mediante un contacto personal cercano con los infectados o con las superficies u objetos contaminados con secreciones del enfermo, como un celular, el teclado de la computadora, la manija de la puerta, etc.

Aunque es factible resfriarnos en cualquier época del año, la mayoría de casos ocurren en los meses más fríos del año, normalmente entre julio y diciembre, meses del año en que se presentan las condiciones climatológicas óptimas (bajas temperaturas y baja humedad relativa) que inducen a que las personas convivan durante más tiempo en lugares cerrados, cálidos y poco ventilados, facilitándose la transmisión de las infecciones respiratorias. Además la baja humedad ambiental de los espacios cerrados, favorece la sequedad de las fosas nasales haciendo a las personas más susceptibles al contagio.

Por lo tanto: El riesgo de infección es menor en lugares bien ventilados o al aire libre en presencia de las personas enfermas.

Referencia:

José María Molero García, médico de familia del Grupo de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Medicina de Familia.