jueves, 28 de octubre de 2010

CANCER PULMONAR / CANCER AL PULMÓN . PERCY ZAPATA MENDO.

Cáncer pulmonar


Es un tipo de cáncer que comienza en los pulmones, los dos órganos que se encuentran en el tórax y que ayudan a respirar.


Los pulmones están compuestos de áreas llamadas lóbulos. El pulmón derecho tiene tres lóbulos y el izquierdo tiene dos, de tal manera que hay espacio para el corazón. Cuando uno respira, el aire pasa a través de la nariz, baja por la tráquea y llega hasta los pulmones donde se disemina a través de conductos llamados bronquios. La mayoría de los cánceres pulmonares comienzan en las células que recubren estos conductos.


Existen dos tipos de cáncer pulmonar:


• Cáncer pulmonar de células no pequeñas (CPCNP) que es el tipo más común de cáncer pulmonar.


• Cáncer pulmonar de células pequeñas que compone aproximadamente el 20% de todos los carcinomas broncopulmonares.


Si el cáncer pulmonar está compuesto de ambos tipos, se denomina cáncer mixto de células grandes/células pequeñas.


Si el cáncer comenzó en otro lugar del cuerpo y se diseminó a los pulmones, se denomina cáncer metastásico al pulmón.


Causas


El cáncer pulmonar es el tipo de cáncer más mortífero tanto para hombres como para mujeres. De hecho, cada año mueren más personas de cáncer en el pulmón que de cáncer de mama, de colon y de próstata combinados.


El cáncer pulmonar es más común en adultos mayores y es poco común en personas menores de 45 años.


El consumo de cigarrillo es la principal causa de este tipo de cáncer.


Cuantos más cigarrillos fume usted al día y cuanto más temprano haya comenzado a fumar, mayor será el riesgo de padecer cáncer pulmonar. No existe evidencia de que fumar cigarrillos bajos en alquitrán disminuya el riesgo.


Sin embargo, el cáncer pulmonar se ha presentado en personas que nunca han fumado.


El tabaquismo pasivo (inhalar el humo de otros) incrementa el riesgo de cáncer pulmonar. De acuerdo con la Sociedad Estadounidense de Oncología (American Cancer Society ), un estimado de 3,000 adultos no fumadores morirán cada año de cáncer pulmonar relacionado con el tabaquismo pasivo.


Los siguientes factores también pueden incrementar el riesgo de uno de padecer cáncer pulmonar:


• Altos niveles de contaminación del aire


• Altos niveles de arsénico en el agua potable


• Gas radón


• Asbestos


• Antecedentes familiares de cáncer pulmonar


• Radioterapia en los pulmones


• Exposición a químicos cancerígenos, como el uranio, el berilio, el cloruro de vinilo, los cromatos de niquel, los productos del carbón, el gas mostaza, los éteres clorometílicos, la gasolina y los productos de la combustión del diesel.


Síntomas


El cáncer pulmonar precoz puede no causar ningún síntoma y muchas veces se encuentra cuando se lleva a cabo una radiografía por otra razón.


Los síntomas dependen del tipo específico de cáncer que usted tenga, pero pueden abarcar:


• Tos que no desaparece


• Tos con sangre


• Dificultad para respirar


• Sibilancias


• Dolor torácico


• Inapetencia


• Pérdida de peso involuntaria


• Fatiga


Los síntomas adicionales que también se pueden presentar con el cáncer pulmonar son:


• Debilidad


• Dificultad para deglutir


• Anomalías ungueales


• Dolor articular


• Ronquera o cambio de la voz


• Hinchazón de la cara


• Parálisis facial


• Párpado caído


• Dolor o sensibilidad en los huesos


Estos síntomas también pueden deberse a otras afecciones menos graves, por lo que es importante consultar con el médico.

Pruebas y exámenes


El médico llevará a cabo un examen y hará preguntas acerca de la historia clínica. Le preguntarán si fuma y, de ser así, por cuánto tiempo lo ha hecho.


Al escuchar el tórax con un estetoscopio, el médico algunas veces puede oír un líquido alrededor de los pulmones, que podría sugerir, aunque no siempre, la presencia de cáncer.


Los exámenes que se pueden llevar a cabo comprenden:


• Radiografía del tórax


• Cultivo de esputo


• Análisis de sangre


• Tomografía computarizada del tórax


• Resonancia magnética del tórax


• Tomografía por emisión de positrones (TEP)


En algunos casos, es posible que el médico necesite extraer un pedazo de tejido de los pulmones para su análisis bajo el microscopio, lo cual se denomina biopsia. Existen varias formas de hacer esto:


• Broncoscopia combinada con biopsia


• Biopsia pleural


• Biopsia por punción dirigida por tomografía computarizada


• Mediastinoscopia con biopsia


• Biopsia de pulmón a cielo abierto


Para obtener más información, ver:


• Cáncer pulmonar de células pequeñas


• Cáncer pulmonar de células no pequeñas


Tratamiento


El tratamiento depende del tipo específico de cáncer pulmonar y cada tipo se trata de manera diferente. Es posible que se necesite quimioterapia, radioterapia y cirugía.



Pronóstico


El pronóstico del paciente depende de lo siguiente:


• Tipo de cáncer pulmonar


• Si el cáncer se ha diseminado o no


• Su edad


• Su salud general


• Qué tan bien responde usted al tratamiento


Cuanto más temprano se encuentre en cáncer, mayores serán las probabilidades de supervivencia. El cáncer pulmonar es una enfermedad mortal y casi el 60% de las personas que lo padecen mueren en un período de un año; sin embargo, algunas personas se curan y continúan viviendo muchos años.


Posibles complicaciones


El cáncer se puede diseminar a otras partes del cuerpo (metástasis) y su tratamiento puede causar efectos secundarios significativos.


Cuándo contactar a un profesional médico


Consulte con el médico si presenta síntomas de cáncer pulmonar, particularmente si usted fuma.


Prevención


Si fuma, deje de hacerlo. Nunca es demasiado tarde para dejar de fumar. Usted debe evitar la inhalación del humo proveniente de los cigarrillos, cigarros o pipas de otras personas.


El hecho de consumir una dieta rica en frutas y verduras puede ayudar a prevenir algunos casos de cáncer pulmonar.


Nombres alternativos


Cáncer de pulmón (carcinoma broncopulmonar)


Referencias


Alberg AJ, Ford JG, Samet JM; American College of Chest Physicians. Epidemiology of lung cancer: ACCP evidence-based clinical practice guidelines (2nd edition). Chest. 2007;132:29S-55S.


Bach PB, Silvestri GA, Hanger M, Jett JR. Screening for lung cancer: ACCP evidence-based clinical practice guidelines (2nd edition). Chest. 2007;132:69S-77S.


National Cancer Institute. Lung Cancer Home Page. Bethesda, MD: U.S. National Institutes of Health. Accessed August 3, 2008


Jett JR, Schild SE, Keith RL, Kesler KA. Treatment of non-small cell lung cancer, stage IIIB: ACCP evidence-based clinical practice guidelines (2nd edition). Chest. 2007;132:266S-276S.


Johnson DH, Blot WJ, Carbone DP, et al. Cancer of the lung_ Non-small cell lung cancer and small cell lung cancer. In: Abeloff MD, Armitage JO, Niederhuber JE, Kastan MB, McKena WG. Clinical Oncology. 4th ed. Philadelphia, Pa: Churchill Livingstone Elsevier; 2008:chap 76.

CANCER GÁSTRICO / CANCER DE ESTÓMAGO . PERCY ZAPATA MENDO.

Cáncer gástrico


Es el cáncer que comienza en el estómago.


Causas


Hay diferentes tipos de cáncer que pueden ocurrir en el estómago. El más común se denomina adenocarcinoma, el cual comienza a partir de uno de los tipos comunes de células en el revestimiento del estómago y del cual hay varios tipos. Debido a que otras formas de cáncer gástrico se presentan con menos frecuencia, este artículo se centra en el adenocarcinoma del estómago.


El adenocarcinoma del estómago es un cáncer común del tubo digestivo que se presenta en todo el mundo, aunque es relativamente raro en los Estados Unidos. Ocurre con mayor frecuencia en hombres mayores de 40 años y es un tipo de cáncer gástrico extremadamente común en Japón, Chile e Islandia. En los Estados Unidos, la tasa de la mayoría de los tipos de adenocarcinomas gástricos ha disminuido con el pasar de los años. Los expertos piensan que la disminución puede estar relacionada con la reducción de la ingesta de alimentos curados, salados y ahumados. El adenocarcinoma gástrico ocurre con mayor frecuencia en hombres de 40 años.


El diagnóstico de este tipo de cáncer a menudo se retrasa debido a que pueden no presentarse síntomas en las etapas tempranas de la enfermedad o porque los pacientes se tratan ellos mismos los síntomas que pueden ser comunes a otros trastornos gastrointestinales menos serios (distensión, gases, acidez gástrica y sensación de llenura).


Los factores de riesgo asociados con el cáncer gástrico son: antecedente familiar de esta enfermedad, infección por Helicobacter pylori, grupo sanguíneo tipo A, tabaquismo, antecedentes de anemia perniciosa, antecedentes de gastritis atrófica crónica y antecedentes previos de un pólipo gástrico adenomatoso de un tamaño mayor a dos centímetros.


Síntomas


• Dolor abdominal


• Heces negras


• Dificultad para deglutir, en particular cuando se incrementa con el tiempo


• Eructos excesivos


• Deterioro de la salud en general


• Inapetencia


• Náuseas y vómitos


• Llenura abdominal prematura después de las comidas


• Pérdida involuntaria de peso


• Llenura abdominal vaga


• Vómitos con sangre


• Debilidad o fatiga


Pruebas y exámenes


Los siguientes exámenes pueden ayudar a diagnosticar el cáncer gástrico:


• Conteo sanguíneo completo (CSC) para verificar si hay anemia


• Esofagogastroduodenoscopia (EGD) con biopsia


• Examen coprológico para ver si hay sangre en las heces


• Tránsito esofagogastroduodenal


Tratamiento


La extirpación quirúrgica del estómago (gastrectomía) es el único tratamiento curativo. La radioterapia y la quimioterapia pueden traer beneficios. Un estudio reciente mostró que para muchos pacientes, la radioterapia y la quimioterapia administradas después de la cirugía mejoran las posibilidades de una curación.


Para los pacientes en quienes la cirugía no es una opción, la quimioterapia o la radioterapia puede mejorar los síntomas y puede prolongar la superviviencia, pero probablemente no curará el cáncer. Para algunos pacientes, un procedimiento de derivación (bypass) quirúrgica puede brindar alivio de los síntomas.


Pronóstico


El pronóstico varía ampliamente. Los tumores en la parte inferior del estómago suelen curarse más a menudo que los tumores en el área superior (cardias gástrico o la unión gastroesofágica). La profundidad a la cual el tumor invade la pared estomacal y si hay compromiso de los ganglios linfáticos influencian las probabilidades de cura.


En circunstancias en las cuales el tumor se ha diseminado por fuera del estómago, la cura no es posible y el tratamiento está dirigido hacia el mejoramiento de los síntomas.


Posibles complicaciones


• Acumulación de líquido en el área abdominal (ascitis)


• Sangrado gastrointestinal


• Diseminación del cáncer a otros órganos o tejidos


• Pérdida de peso
Prevención


Los programas de detección masivos han tenido éxito en la identificación de la enfermedad en las etapas tempranas en Japón, donde el riesgo de cáncer gástrico es muy alto. El valor de los exámenes de detección en los Estados Unidos y en otros países con tasas más bajas de cáncer gástrico no es claro.


Lo siguiente puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer gástrico:


• No fumar


• Consumir una alimentación saludable y balanceada rica en frutas y verduras


• Tomar un medicamento para tratar la enfermedad por reflujo, si se presenta


Nombres alternativos


Cáncer del estómago; Cáncer estomacal; Carcinoma gástrico; Adenocarcinoma del estómago


Referencias


Rustgi AK. Neoplasms of the stomach. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 202.

CANCER DE ENDOMETRIO. PERCY ZAPATA MENDO.

Cáncer endometrial


Es un cáncer que comienza en el endometrio, el revestimiento del útero (matriz).


Causas, incidencia y factores de riesgo


El endometrial es el tipo más común de cáncer uterino. Aunque no se conoce su causa exacta, el aumento de los niveles de estrógeno parece jugar un papel. El estrógeno ayuda a estimular la formación del revestimiento del útero. Los estudios han mostrado que los altos niveles de estrógeno en animales producen crecimiento endometrial excesivo y cáncer.


La mayoría de los casos de cáncer endometrial ocurre entre las edades de 60 y 70 años, pero unos cuantos casos pueden presentarse antes de los 40 años.


Los siguientes factores incrementan el riesgo de padecer cáncer endometrial:


• Diabetes


• Estrogenoterapia restitutiva sin el uso de progesterona


• Antecedentes de pólipos endometriales u otros tumores benignos del revestimiento uterino


• Esterilidad (incapacidad para quedar embarazada)


• Períodos menstruales infrecuentes


• Tamoxifeno, un fármaco para el tratamiento del cáncer de mama


• Nunca haber estado en embarazo


• Obesidad


• Síndrome del ovario poliquístico (SOP)


• Inicio de la menstruación a temprana edad (antes de los 12 años)


• Comenzar la menopausia después de los 50 años


Las afecciones asociadas abarcan las siguientes:


• Cáncer de colon o de mama


• Colecistopatía


• Hipertensión arterial


• Poliquistosis ovárica


Síntomas


• Sangrado uterino anormal, períodos menstruales anormales


o sangrado entre períodos normales en mujeres premenopáusicas


o sangrado vaginal o manchas de sangre en mujeres posmenopáusicas


• Episodios de sangrado vaginal frecuentes, fuertes y extremadamente prolongados después de los 40 años


• Dolor abdominal bajo o calambres pélvicos


• Flujo vaginal ligeramente blanco o claro después de la menopausia


Signos y exámenes


Un examen de pelvis suele ser normal, especialmente en las primeras etapas de la enfermedad. Cuando la enfermedad está más avanzada, pueden verse cambios en el tamaño, la forma o la palpación del útero o de sus estructuras circundantes.


Los exámenes que se pueden hacer abarcan:


• Aspiración o biopsia endometrial


• Dilatación y legrado (D y C)


• Citología vaginal (puede suscitar una sospecha de cáncer endometrial, pero no lo diagnostica)


Si se descubre el cáncer, se pueden llevar a cabo otros exámenes para determinar su grado de diseminación y si se ha propagado o no a otras partes del cuerpo. Esto se denomina estadificación.


Etapas del cáncer endometrial:


1. El cáncer está sólo en el útero.


2. El cáncer está en el útero y en el cuello uterino.


3. El cáncer se ha diseminado por fuera del útero, pero no más allá de la pelvis verdadera, y puede comprometer los ganglios linfáticos en la pelvis o cerca de la aorta (la principal arteria en el abdomen).


4. El cáncer se ha diseminado hacia la superficie interior del intestino, la vejiga, el abdomen u otros órganos.


El cáncer también se describe como grado 1, 2 y 3. El grado 1 es el menos agresivo y el grado 3 es el más agresivo.


Tratamiento


Las opciones de tratamiento consisten en cirugía, radioterapia y quimioterapia.


Una histerectomía se puede llevar a cabo en mujeres con la enfermedad en etapa 1 y generalmente se recomienda la extirpación de las trompas y de los ovarios (salpingo-ooforectomía bilateral).


La histerectomía abdominal se recomienda más que la histerectomía vaginal. Este tipo de histerectomía le permite al cirujano observar el interior del área abdominal y extraer tejido para una biopsia.


La cirugía combinada con radioterapia a menudo se utiliza para tratar a las mujeres con la enfermedad en etapa 1 que tiene una alta posibilidad de retornar, que se ha diseminado a los ganglios linfáticos o es grado 2 ó 3. También se emplea para tratar a mujeres con enfermedad en etapa 2.


La quimioterapia se puede considerar en algunos casos, especialmente para aquellas personas con la enfermedad en las etapas 3 y 4.


Expectativas (pronóstico)


El cáncer endometrial suele ser diagnosticado en una etapa inicial y la tasa de supervivencia a 1 año es aproximadamente del 92%.


La tasa de supervivencia a 5 años para este cáncer que no se ha diseminado es del 95%, pero si el cáncer se ha diseminado a órganos distantes, esta tasa de supervivencia cae al 23%.


Complicaciones


Las complicaciones pueden incluir anemia a causa de la pérdida de sangre. Asimismo, se puede presentar una perforación (orificio) en el útero durante una dilatación y legrado o durante una biopsia endometrial.


Igualmente, puede haber complicaciones a raíz de la histerectomía, la radioterapia y la quimioterapia.


Situaciones que requieren asistencia médica


Consulte con el médico si tiene sangrado vaginal anormal o cualquier otro síntoma de cáncer endometrial. Esto es particularmente importante si usted tiene cualquier tipo de factores de riesgo asociados o si no se ha sometido a exámenes pélvicos de rutina.


Cualquiera de los siguientes síntomas se le debe informar inmediatamente al médico:


• Sangrado o manchado después de una relación sexual o una ducha vaginal


• Sangrado que dura más de 7 días


• Períodos que ocurren cada 21 días o más


• Sangrado o manchado después de 6 meses o más de no presentarse ninguna hemorragia


Prevención


Todas las mujeres deben hacerse exámenes pélvicos con regularidad, desde el inicio de su actividad sexual (o a la edad de 21 años, si no son sexualmente activas), para ayudar a detectar los signos de infección de desarrollo anormal. Las mujeres deben hacerse citologías vaginales comenzando tres años después de haberse convertido en sexualmente activas.


A las mujeres con cualquiera de los factores de riesgo para el cáncer endometrial se les deben hacer controles más estrictos por parte de sus médicos. Se deben realizar exámenes pélvicos y pruebas de detección frecuentes, como una citología vaginal y una biopsia endometrial.


Las mujeres que están tomando una estrogenoterapia restitutiva deben hacerse exámenes pélvicos y citologías vaginales regulares.


Nombres alternativos


Adenocarcinoma endometrial; Adenocarcinoma uterino; Cáncer uterino; Adenocarcinoma del endometrio; Adenocarcinoma del útero; Cáncer del útero; Cáncer endometrial; Cáncer del cuerpo uterino


Referencias


American Cancer Society. Cancer Facts and Figures 2009. Atlanta, Ga: American Cancer Society; 2009.


Park CK, Apte S, Acs G, Harris EER. Cancer of the endometrium. In: Abeloff MD, Armitage JO, Niederhuber JE, Kastan MB, McKenna WG, eds. Abeloff’s Clinical Oncology. 4th ed. Philadelphia, Pa: Elsevier Churchill Livingstone; 2008:chap 92.


Lu K, Slomovitz BM. Neoplastic diseases of the uterus: Endometrial hyperplasia, endometrial carcinoma, sarcoma: Diagnosis and management. In: Katz VL, Lentz GM, Lobo RA, Gershenson DM, eds. Comprehensive Gynecology. 5th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2007:chap 32.


Hernandez E, American College of Obstericians and Gynecologists. ACOG practice bulletin number 65: management of endometrial cancer. Obstet Gynecol. 2006;107(4):952.

CANCER DE PROSTATA. PERCY ZAPATA MENDO.

Cáncer de próstata


Es el cáncer que empieza en la glándula prostática. La próstata es una pequeña estructura del tamaño de una nuez que forma parte del aparato reproductor masculino y rodea la uretra, el conducto que transporta la orina fuera del cuerpo.


Causas


La causa del cáncer de próstata se desconoce. Algunos estudios han mostrado una relación entre una alta ingesta de grasa en la dieta y el incremento en los niveles de testosterona.


No existe una relación conocida con un agrandamiento de la próstata o hiperplasia prostática benigna (HPB).


El cáncer de próstata es la tercera causa más común de muerte por cáncer en hombres de todas las edades y la causa más común de las muertes por cáncer en hombres mayores de 75 años de edad. Este tipo de cáncer rara vez se encuentra en hombres menores de 40 años de edad.


Las personas que están en riesgo abarcan:


• Hombres de raza negra


• Hombres mayores de 60 años


• Granjeros


• Trabajadores en plantas de llantas


• Pintores


• Hombres que han estado expuestos al cadmio


El menor número de casos ocurre en los japoneses y en aquéllos que no comen carne (vegetarianos).


Síntomas


Gracias a la prueba del antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés), la mayoría de los cánceres de próstata ahora se detectan antes de que ocasionen síntomas. Aunque la mayoría de los síntomas abajo citados pueden ocurrir con el cáncer de próstata, tienen más probabilidad de estar asociados con afecciones no cancerosas.


• Dificultad para comenzar a orinar (retraso o comienzo lento del chorro urinario)


• Goteo posmiccional, en especial, inmediatamente después de orinar


• Retención urinaria


• Dolor al orinar


• Dolor al eyacular


• Lumbago


• Dolor con la defecación


Otros síntomas que pueden ocurrir con esta enfermedad:


• Micción excesiva en la noche


• Escape de orina (incontinencia)


• Dolor o sensibilidad en los huesos


• Sangre en la orina (hematuria)


• Dolor abdominal


• Bajo conteo de glóbulos rojos (anemia)


• Pérdida de peso involuntaria


• Letargo


Pruebas y exámenes


Un tacto rectal generalmente revela la superficie dura e irregular de una próstata agrandada.


Se pueden llevar a cabo muchos exámenes para diagnosticar el cáncer de próstata.


• El examen del antígeno prostático específico (puede estar elevado, aunque el agrandamiento no canceroso de la próstata también puede incrementar los niveles de PSA).


• PSA libre (puede ayudar a diferenciar entre la HPB y el cáncer de próstata).


• AMACR (un examen más nuevo que es más sensible que el examen del PSA para determinar el cáncer de próstata)


• Análisis de orina (puede revelar sangre en la orina).


• Examen del líquido prostático o de la orina (puede revelar células atípicas).


La biopsia de la próstata es el único examen que puede confirmar el diagnóstico.


Se pueden hacer los siguientes exámenes para determinar si el cáncer se ha diseminado:


• Tomografía computarizada


• Gammagrafía ósea


• Radiografía del tórax


Los médicos usan un sistema llamado estadificación para describir qué tan lejos ha llegado el cáncer. El tamaño del tumor y qué tanto se haya propagado el cáncer por fuera de la próstata determinan la fase. Identificar la fase correcta puede ayudar al médico a recomendar el mejor tratamiento.


Hay varias maneras diferentes de clasificar los tumores, incluyendo:


• Sistema de estadificación (por tumor, ganglios, metástasis) TNM (más común)


• Sistema de estadificación A-B-C-D, también conocido como el sistema de Whitmore-Jewett


El grado de un tumor describe qué tan agresivo podría ser un cáncer. Cuanto más difieran las células tumorales del tejido normal, probablemente más rápido se multiplicarán dichas células. El sistema de clasificación para el cáncer de próstata se denomina grado o puntaje de Gleason. Los puntajes más altos generalmente son cánceres de crecimiento más rápido.


Tratamiento


El tratamiento apropiado para el cáncer de la próstata no está claro y las opciones varían dependiendo de la fase del tumor. En las primeras fases, hable con el médico acerca de las diversas opciones, como cirugía, radioterapia o, en pacientes de edad avanzada, vigilancia del cáncer sin tratamiento activo.


El cáncer de próstata que se ha diseminado se puede tratar con fármacos para reducir los niveles de testosterona, cirugía para extirpar los testículos o quimioterapia.


La cirugía, la radioterapia y la hormonoterapia pueden interferir con la libido o el desempeño sexual, ya sea de manera temporal o permanente, razón por la cual estas preocupaciones se deben discutir con el médico.


CIRUGÍA:


La cirugía generalmente se recomienda sólo después de una completa valoración y discusión de todas las opciones de tratamiento. Un hombre que se decida por esta cirugía debe estar consciente tanto de los beneficios como de los riesgos del procedimiento.


• La extirpación de la glándula prostática se recomienda generalmente para el tratamiento de cánceres prostáticos en fase A y B. Este es un procedimiento prolongado y es posible que haya complicaciones. Hay muchas opciones diferentes de cirugía. (Ver: prostatectomía radical y cirugía robótica).


• La orquiectomía altera la producción hormonal y se puede recomendar en caso de cáncer que se haya propagado a otras áreas del cuerpo. Puede presentarse algo de hematomas e hinchazón inmediatamente después de la cirugía, pero esto desaparecerá gradualmente. La pérdida de la producción de testosterona puede llevar a problemas con la función sexual, osteoporosis (adelgazamiento de los huesos) y pérdida de la masa muscular.


RADIOTERAPIA:


Se utiliza principalmente para tratar los cánceres de la próstata clasificados como fase A, B y C. El tema de si la radiación es tan buena como la extirpación de la próstata es debatible y la decisión acerca de cuál escoger puede ser difícil. En pacientes cuya salud hace que el riesgo de la cirugía sea demasiado alto, la mejor alternativa por lo general es la radioterapia. La radioterapia de la glándula prostática puede ser externa o interna.


• La radioterapia de haz externo se lleva a cabo en un centro de oncología radioterápica por parte de oncólogos con entrenamiento especial en radiación, por lo general en forma ambulatoria. Antes del tratamiento, el terapeuta marcará la parte del cuerpo que se va a tratar con un bolígrafo especial. La radiación se dirige a la glándula prostática utilizando un dispositivo que se parece a una máquina de rayos X normal. El tratamiento en sí es generalmente indoloro. Los efectos secundarios pueden abarcar impotencia, incontinencia, inapetencia, fatiga, reacciones de la piel como enrojecimiento e irritación, lesión o ardor en el recto, diarrea, inflamación de la vejiga ( cistitis) y sangre en la orina. La radioterapia de haz externo generalmente se realiza cinco días a la semana, durante seis a ocho semanas.


• La radiación interna o braquiterapia de la próstata consiste en colocar semillas radiactivas directamente en el interior de la próstata. Un cirujano introduce pequeñas agujas a través de la piel por detrás del escroto para inyectar las semillas, las cuales son tan pequeñas que no se sienten. Pueden ser temporales o permanentes. Debido a que la radioterapia interna está dirigida a la próstata, reduce el daño a los tejidos alrededor de esta glándula. La braquiterapia de la próstata se puede administrar para los cánceres prostáticos incipientes y de crecimiento lento. También se puede administrar con la radioterapia de haz externo para algunos pacientes con cáncer más avanzado. Los efectos secundarios pueden abarcar dolor, hinchazón o hematomas en el pene o el escroto, orina o semen de color rojo-marrón, impotencia, incontinencia y diarrea.


• La radiación se utiliza algunas veces para aliviar el dolor cuando el cáncer se ha diseminado al hueso.


MEDICAMENTOS:


Los medicamentos se pueden utilizar para ajustar los niveles de testosterona, lo cual se denomina manipulación hormonal. Debido a que los tumores prostáticos requieren de testosterona para crecer, la reducción de sus niveles generalmente funciona muy bien para evitar el crecimiento y posterior propagación del cáncer. La manipulación hormonal se utiliza principalmente para aliviar los síntomas en aquellos hombres cuyo cáncer se ha diseminado y también se puede hacer extirpando quirúrgicamente los testículos.


Para tratar el cáncer de próstata avanzado también se están utilizando los fármacos Lupron o Zoladex, los cuales bloquean la producción de testosterona. El procedimiento se denomina con frecuencia castración química, debido a que arroja los mismos resultados que la extirpación quirúrgica de los testículos; sin embargo, a diferencia de la cirugía, éste es reversible. Los medicamentos se tienen que inyectar, usualmente cada 3 a 6 meses. Los posibles efectos secundarios incluyen náuseas y vómitos, sofocos, anemia, letargo, osteoporosis, disminución de la libido e impotencia.


Otros medicamentos utilizados para la hormonoterapia son los fármacos bloqueadores de los andrógenos (como la flutamida), los cuales evitan que la testosterona se fije a las células prostáticas. Los posibles efectos secundarios incluyen la disfunción eréctil, pérdida de la libido, problemas hepáticos, diarrea y agrandamiento de las mamas.


La quimioterapia se utiliza con frecuencia para tratar los síntomas de cáncer de próstata que son resistentes a tratamientos hormonales. Por lo general, el oncólogo especializado recomienda un solo fármaco o una combinación de fármacos. Los medicamentos de quimioterapia que pueden utilizarse para tratar el cáncer prostático abarcan:


• Adriamicina


• Docetaxel


• Estramustina


• Mitoxantrona


• Paclitaxel


• Prednisona


Después de la primera ronda de quimioterapia, la mayoría de los hombres reciben dosis adicionales de manera ambulatoria en una clínica o en un consultorio médico. Los efectos secundarios dependen del fármaco, con qué frecuencia lo toma y durante cuánto tiempo. Algunos de los efectos secundarios para los fármacos quimioterapéuticos más comúnmente usados para tratar el cáncer de próstata comprenden:


• Coágulos de sangre


• Hematomas


• Resequedad de la piel


• Fatiga


• Retención de líquidos


• Pérdida del cabello


• Disminución de los glóbulos blancos, glóbulos rojos y las plaquetas


• Úlceras bucales


• Náuseas


• Hormigueo o entumecimiento en manos y pies


• Malestar estomacal


• Aumento de peso


MONITOREO:


A usted se le vigilará muy de cerca para constatar que el cáncer no se disemine, lo cual implica chequeos de rutina por parte del médico. El monitoreo puede incluir:


• Examen de sangre para antígeno prostático específico (PSA) seriado (generalmente cada 3 meses a un año).


• Tomografía computarizada o gammagrafía ósea para verificar si el cáncer se ha diseminado.


• Conteo sanguíneo completo (CSC) para vigilar los signos y síntomas de anemia.


• Monitoreo de otros signos y síntomas como fatiga, pérdida de peso, aumento del dolor, disminución de las funciones de la vejiga y de los intestinos y debilidad.


Pronóstico


El pronóstico varía mucho. Esto se da principalmente porque la enfermedad se encuentra en hombres mayores que pueden tener una variedad de otras enfermedades y afecciones, como cardiopatía o enfermedad respiratoria, o discapacidades. El pronóstico también está afectado por la etapa y el grado de la enfermedad en el momento del diagnóstico.


Posibles complicaciones


La impotencia es una posible complicación después de una prostatectomía o radioterapia. Los avances recientes en procedimientos quirúrgicos han hecho que esta complicación sea menos frecuente. La incontinencia urinaria es otra complicación posible. Los medicamentos pueden tener efectos secundarios que incluyen sofocos y pérdida de la libido.


Cuándo contactar a un profesional médico


Solicite una cita con el médico si usted es un hombre mayor de 40 años que:


• Nunca ha sido examinado para buscar cáncer de próstata (por medio de un tacto rectal y nivel del antígeno prostático específico).


• No ha tenido exámenes regulares anuales.


• Tiene antecedentes familiares de cáncer de próstata.


Discuta las ventajas y desventajas del examen del antígeno prostático específico (PSA) con el médico.


Prevención


No existe ninguna forma de prevención conocida del cáncer de próstata. Adoptar una dieta vegetariana, baja en grasa o una similar a la dieta japonesa tradicional puede disminuir los riesgos. La identificación temprana (distinta a la prevención) es ahora posible mediante el examen anual en los hombres de más de 40 años con un tacto rectal (TR) y un examen de sangre del antígeno prostático específico (PSA).


Sin embargo, existe controversia acerca de si se debe hacer o no el examen del PSA en todos los hombres, ya que existen varias desventajas potenciales del mismo. La primera es que los niveles PSA elevados no siempre indican que un paciente tenga cáncer de próstata. La segunda es que los médicos están detectando y tratando algunos cánceres de próstata en etapas muy tempranas que nunca le habrían causado ningún daño al paciente. La decisión acerca de si utilizar o no un examen del PSA para detectar cáncer de próstata se debe basar en un diálogo entre el paciente y el médico.


Nombres alternativos


Cáncer de la próstata


Referencias


Andriole GL, Crawford ED, Grubb RI 3rd, Buys SS, Chia D, Church TR, et al. Mortality results from a randomized prostate-cancer screening trial. N Engl J Med. 2009;360:1310-1319.


Babaian RJ, Donnelly B, Bahn D, Baust JG, Dineen M, Ellis D, et al. Best practice statement on cryosurgery for the treatment of localized prostate cancer. J Urol. 2008;180:1993-2004.


NCCN Clinical Practice Guidelines in Oncology: Prostate cancer. V.2.2009. Accessed June 2009.


Schröder FH, Hugosson J, Roobol MJ, Tammela TL, Ciatto S, Nelen V, et al. Screening and prostate-cancer mortality in a randomized European study. N Engl J Med. 2009;360:1320-1328.


Walsh PC, DeWeese TL, et al. Clinical practice: localized prostate cancer. N Engl J Med. 2007;357(26):2696-2705.


Wilt TJ, MacDonald R, et al. Systematic review: comparative effectiveness and harms of treatments for clinically localized prostate cancer. Ann Intern Med. 2008;148(6):435-448.