viernes, 2 de marzo de 2012

MONONUCLEOSIS. PERCY ZAPATA MENDO.

Mononucleosis

La mononucleosis es una infección provocada por el virus de Epstein-Barr.

Síntomas

Los síntomas de la mononucleosis incluyen:

• Fiebre.

• Dolor de garganta.

• Fatiga.

• Debilidad.

• Glándulas hinchadas en el cuello y las axilas.

• Pérdida del apetito.

• Sudoración nocturna.

Por lo general, los síntomas en los niños pequeños son leves, mientras que los síntomas en los adolescentes y en los adultos jóvenes tienden a ser más graves.

Causas y factores de riesgo

La mononucleosis no se propaga con tanta facilidad como otros virus, como el resfriado común. El virus de la mononucleosis se encuentra en la saliva y la mucosidad. Por lo general, se transmite de una persona a otra a través del beso, es por eso que a menudo se la llama la enfermedad del beso. Sin embargo, la mononucleosis también puede transmitirse a través de la exposición a la tos, al estornudo, o al compartir utensilios para comer (como vasos, cucharas y tenedores) con alguien que tiene mononucleosis. Los signos de la mononucleosis, por lo general, se desarrollan de 4 a 6 semanas después de que usted ha estado expuesto al virus. Por lo general, las personas solo tienen mononucleosis una vez. Es más común entre las personas de 15 a 35 años.

Diagnóstico y pruebas

Es probable que su médico primero le haga algunas preguntas sobre sus síntomas y que luego le realice análisis de sangre para confirmar el diagnóstico. Una prueba común utilizada para diagnosticar la mononucleosis se llama prueba rápida de mononucleosis. A veces, se necesitan otros análisis de sangre si los resultados de la prueba rápida de mononucleosis no son claros.

Tratamiento

¿Puede curarse la mononucleosis?

No, no existe una cura para la mononucleosis. Pero el virus desaparecerá por sí solo. Los síntomas, por lo general, duran alrededor de 4 semanas.

¿Cómo se trata la mononucleosis?

La meta principal del tratamiento es aliviar los síntomas. La siguiente lista incluye consejos sobre el tratamiento:

• Descanse. Dormir ayuda al cuerpo a combatir la infección.

• Beba abundante cantidad de líquido. Ayuda a evitar la deshidratación.

• Si usted tiene dolor de garganta, haga gárgaras con agua salada o chupe pastillas para la garganta, caramelos duros o postres congelados saborizados (como Popsicles).

• Podría convenirle tomar acetaminofén (una marca: Tylenol) o ibuprofeno (algunas marcas: Advil, Motrin, Nuprin) para aliviar el dolor y la fiebre. No dé aspirinas a los niños. La aspirina debe evitarse porque ha sido asociada con una enfermedad que se llama síndrome de Reye en los niños. El síndrome de Reye es una enfermedad grave que puede provocar la muerte.

¿Necesito un antibiótico?

Los antibióticos no son eficaces contra la mononucleosis. La mononucleosis está provocada por un virus, y los antibióticos no combaten los virus. Si usted tiene una infección bacteriana además de la mononucleosis (como la infección de la garganta por estreptococos), es posible que su médico le dé un antibiótico para tratar la infección.

¿Qué sucede con los deportes y el ejercicio?

Evite los deportes, las actividades físicas y el ejercicio de cualquier tipo hasta que su médico le informe que es seguro. Moverse demasiado lo pone en riesgo de que se rompa el bazo, en especial, si está agrandado. Debe evitar las actividades físicas y los deportes de contacto por alrededor de 3 a 4 semanas después de que ha tenido mononucleosis.

Complicaciones

A veces. La complicación principal en la mononucleosis es el agrandamiento del bazo. El bazo es similar a una glándula grande. Está ubicado en la parte superior del abdomen, en el lado izquierdo. Ayuda a filtrar la sangre. En casos graves de mononucleosis, el bazo puede romperse (abrirse).

Si bien es poco frecuente que se rompa un bazo en las personas que tienen mononucleosis, es prudente estar atento a los signos, y llame a su médico de inmediato si nota alguno de ellos. Los signos de un bazo roto incluyen dolor agudo en la parte superior izquierda del abdomen (debajo de la parte izquierda del pecho), sensación de aturdimiento, sensación de confusión, visión borrosa y desmayos.