viernes, 6 de febrero de 2015

SOPLOS CARDÍACOS.

SOPLOS CARDÍACOS

El soplo cardíaco es un sonido anormal ocasionado por un flujo sanguíneo turbulento. Algunos adultos y muchos niños tienen soplos cardíacos fortuitos que son inofensivos y no son causados por anomalías en el corazón. Algunos investigadores refieren que hasta el 30% de los niños tendrán un soplo del corazón inofensivo en alguna etapa de su niñez. Sin embargo, algunos soplos cardíacos pueden ser señal de un problema cardíaco subyacente.

El soplo “benigno” puede aparecer y desaparecer con el tiempo. Algunos factores que pueden acrecentar el flujo sanguíneo y hacer que se escuche un soplo cardíaco benigno incluyen:

·        Ejercicio
·        Gestación
·        Ansiedad extrema
·        Anemia
·        Fiebre
·        Hipertiroidismo

Los soplos cardíacos anormales pueden ser causados por:

·        Anomalías estructurales de las válvulas cardíacas, que es la causa más común, y es posible que estén presentes desde el nacimiento – congénitas. Las anomalías estructurales también pueden adquirirse más adelante en la vida debido a determinadas afecciones, como: Aterosclerosis, Fiebre reumática, Estenosis mitral, Regurgitación mitral, Estenosis aórtica, Regurgitación aórtica, Estenosis tricuspídea, Regurgitación tricuspídea, Estenosis pulmonar.

·        Orificios anormales en la estructura del corazón que persisten después del nacimiento: Defectos septales: conexión entre las cámaras del corazón; Conducto arterial persistente: conexión entre la aorta y las venas cerca del corazón.

·        Anormalidades estructurales del músculo del corazón: Defectos congénitos (p. ej., miocardiopatía hipertrófica ); Adquiridos (p. ej., infarto, insuficiencia cardíaca , hipertensión arterial persistente)

·        Otros problemas cardíacos congénitos, como: Estrechamiento aórtico, Síndrome del corazón izquierdo hipoplásico, Anomalía de Ebstein, Tetralogía de Fallot.

·        Endocarditis: infección del recubrimiento interno de las válvulas y cámaras del corazón (endocardio).

·        Mixoma cardiaco: un tumor benigno dentro del corazón (infrecuente)

Factores de riesgo 

Los factores de riesgo para los soplos cardíacos normales incluyen:

·        Edad: entre 3 y 7 años
·        En la gestación

Los factores de riesgo en los soplos cardíacos anormales son:

·        Fiebre Reumática
·        Aterosclerosis
·        Presión arterial elevada
·        Trastorno autoinmunes
·        Defectos o enfermedades congénitas del corazón

Síntomas 

Los soplos cardíacos benignos generalmente no causan síntomas. Los pacientes con prolapso de la válvula mitral refieren un poco de molestia en el pecho y otros síntomas. No es claro hasta dónde la anormalidad valvular causa estos síntomas.

Los signos y síntomas de soplos cardíacos anormales pueden incluir:

·        Respiración acelerada o dificultad para respirar
·        Labios azules (cianosis)
·        Aturdimiento
·        Dolor en el pecho
·        Palpitaciones (sentir los latidos cardíacos rápidos o irregulares)
·        Intolerancia al ejercicio
·        Retraso en el desarrollo en niños

Diagnóstico 

La mayoría de los soplos cardíacos benignos son diagnosticados durante el curso de una exploración física de rutina con un estetoscopio. Algunos soplos anormales también son diagnosticados de esta forma. Los restantes son descubiertos inicialmente por sus síntomas.

Las pruebas pueden incluir:

·        Electrocardiograma: un examen que registra la actividad eléctrica del corazón mediante electrodos conectados a la superficie del pecho. Esto no diagnostica la causa del soplo, pero puede proporcionar otra información útil sobre el estado del corazón.
·        Radiografía de tórax: una radiografía que determina la forma y el tamaño aproximados del corazón y la presencia de inflamación pulmonar (edema pulmonar) relacionada
·        Ecocardiograma: una prueba en la que se utilizan ondas sonoras de alta frecuencia (ultrasonido) para examinar el tamaño, la forma y el movimiento del corazón
·        Cateterización cardíaca: un tubo que se inserta en el corazón a través de una arteria (con frecuencia, en la ingle) para detectar problemas en la estructura, la función y la irrigación sanguínea del corazón
·        Exámenes sanguíneos: para detectar signos de un ataque cardiaco recurrente u otras enfermedades que pueden afectar el corazón (por ejemplo, enfermedad renal, infecciones y enfermedades autoinmunes)

Tratamiento 

Los soplos benignos no requieren de tratamiento. El tratamiento para otros soplos cardíacos depende de la causa subyacente y la extensión del problema.

Los tratamientos incluyen:

Medicamentos 

Los medicamentos pueden tratar la causa de la anomalía del corazón asociada con el soplo o ayudar a compensar su disfunción:

·        Diuréticos, inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, digitalis: para tratar la insuficiencia cardiaca
·        Antibióticos: para prevenir o tratar la endocarditis

Cirugía 

Con frecuencia la cirugía es necesaria para tratar anormalidades severas:

·        Reemplazar las válvulas defectuosas del corazón por unas artificiales
·        Corrección de los defectos cardíacos congénitos
·        Remoción de los tumores cardíacos

Prevención 

No es necesario prevenir los soplos cardíacos benignos. Para ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar un soplo cardíaco anormal:

Sométase a análisis y reciba tratamiento de inmediato para la faringitis estreptocócica a fin de prevenir la fiebre reumática.

Reducir su riesgo de ateroesclerosis para ayudar a prevenir la enfermedad valvular del corazón. Para lograr esto:
·        Siga una dieta saludable con gran cantidad de frutas y verduras.
·        Realice ejercicio regularmente.
·        Deje de fumar, si tiene ese hábito.
·        Si tiene diabetes o hipertensión arterial, siga el plan de tratamiento.
·        Si bien no se recomienda rutinariamente para todos los tipos de soplos cardíacos, posiblemente deba tomar antibióticos antes y después de algunos procedimientos dentales o médicos con los que pueden entrar bacterias en el torrente circulatorio. Pregunte a su médico si debe tomar antibióticos preventivos (p. ej., si tiene una afección de alto riesgo).


Fuente:

Med.nyu.edu

LA TUBERCULOSIS. ABSOLVIENDO PREGUNTAS DEL INBOX

LA TUBERCULOSIS
ABSOLVIENDO PREGUNTAS DEL INBOX

La tuberculosis es una enfermedad causada por Mycobacterium tuberculosis, una bacteria que casi siempre afecta a los pulmones, aunque puede afectar otros órganos como los riñones, intestino, huesos, entre otros. Vale resaltar que esta enfermedad es curable y prevenible.

La tuberculosis se transmite de persona a persona a través del aire. Cuando un enfermo de tuberculosis pulmonar tose, estornuda o escupe, expulsa bacilos tuberculosos al aire. Basta con que una persona inhale unos pocos bacilos para quedar infectada.

Se calcula que una tercera parte de la población mundial tiene tuberculosis latente; es decir, esas personas están infectadas por el bacilo pero aún no han desarrollado la enfermedad ni pueden transmitir la infección.

Las personas infectadas con el bacilo tuberculoso tienen a lo largo de su vida un riesgo de enfermar de tuberculosis de un 10%. Sin embargo, este riesgo es mucho mayor para las personas cuyo sistema inmunitario está dañado, como ocurre en casos de infección por el VIH, malnutrición o diabetes, o en quienes fuma tabaco o ingieren con regularidad alcohol.

Cuando la forma activa de la enfermedad se presenta, los síntomas como la tos, fiebre, sudores nocturnos, pérdida de peso, etc. pueden ser leves durante muchos meses. Como resultado de ello, en ocasiones los pacientes tardan en buscar atención médica y transmiten la bacteria a otras personas. A lo largo de un año, un enfermo tuberculoso puede infectar a unas 10 a 15 personas por contacto estrecho. Si no reciben el tratamiento adecuado, hasta dos terceras partes de los enfermos tuberculosos mueren.


La forma activa de la enfermedad que es sensible a los antibióticos se trata administrando durante seis meses una combinación estándar de cuatro medicamentos antimicrobianos, junto con la facilitación de información, supervisión y apoyo al paciente por un trabajador sanitario o un voluntario capacitado. La gran mayoría de los enfermos tuberculosos pueden curarse a condición de que los medicamentos se suministren y se tomen correctamente.