ALCOHOLISMO. PERCY ZAPATA MENDO.

Alcoholismo y abuso del alcohol


El alcoholismo (dependencia del alcohol) y el abuso del alcohol son dos formas diferentes del problema con la bebida.


El alcoholismo ocurre cuando una persona muestra signos de adicción física al alcohol (por ejemplo, tolerancia y abstinencia) y continúa bebiendo, a pesar de los problemas con la salud física, la salud mental y las responsabilidades sociales, familiares o laborales. El alcohol puede llegar a dominar la vida y relaciones de la persona.


En el abuso del alcohol, el hecho de beber lleva a una persona a problemas, pero no a la adicción física.


Causas, incidencia y factores de riesgo


No existe una causa común conocida del abuso del alcohol y del alcoholismo. La razón por la cual algunas personas beben de manera responsable y nunca pierden control de sus vidas mientras que otras son incapaces de controlar la bebida no está clara.


Algunas personas pueden ganar control sobre su abuso del alcohol antes de que progrese a dependencia, mientras que otras no son capaces. Nadie sabe cuáles bebedores empedernidos podrán recobrar el control y cuáles no, pero la cantidad de alcohol que uno bebe puede influir en la probabilidad de volverse dependiente. Aquellas personas en riesgo de desarrollar alcoholismo abarcan:


• Hombres que tomen 15 o más tragos a la semana


• Mujeres que tomen 12 o más tragos a la semana


• Cualquier persona que tome cinco o más tragos por ocasión al menos una vez por semana


Una copa o trago se define como una botella de cerveza de 12 onzas, un vaso de vino de 5 onzas o una 1 ½ onzas de un trago de licor.


Se han identificado algunos otros factores de riesgo para el abuso y dependencia del alcohol. Por ejemplo, una persona que tenga un padre alcohólico es más propenso a volverse alcohólico que una persona sin alcoholismo en la familia inmediata.


Otras personas que pueden ser más propensas a abusar del alcohol o volverse dependientes abarcan aquéllas que:


• Están bajo la presión de compañeros, sobre todo adolescentes y estudiantes universitarios


• Tengan depresión, trastorno bipolar, trastornos de ansiedad o esquizofrenia


• Tengan acceso fácil al alcohol


• Tengan baja autoestima o problemas con las relaciones interpersonales


• Lleven un estilo de vida estresante


• Vivan en una cultura donde haya alta aceptación social del consumo de alcohol


La investigación sugiere que ciertos genes pueden aumentar el riesgo de alcoholismo, pero no se sabe qué genes o cómo funcionan.


La prevalencia del consumo de alcohol y problemas conexos está aumentando. Los datos indican que alrededor del 15% de las personas en los Estados Unidos son bebedores problema y aproximadamente del 5 al 10% de los hombres bebedores y del 3 al 5% de las mujeres bebedoras podrían diagnosticarse como dependientes del alcohol.


Síntomas


Los signos de dependencia física abarcan:


• Enfermedades relacionadas con el alcohol


• Una necesidad de cantidades de alcohol cada vez mayores para alcanzar la embriaguez o lograr el efecto deseado (tolerancia)


• Lapsus de memoria (lagunas o amnesia alcohólica) después de beber compulsivamente


• Síntomas de abstinencia cuando se suspende el consumo de alcohol


Algunos de los síntomas y comportamientos del alcoholismo abarcan:


• Seguir bebiendo, aun cuando se le esté causando daño a la salud, el trabajo o a la familia


• Dolor abdominal


• Beber solo


• Episodios de violencia con el consumo de alcohol


• Hostilidad al ser confrontado con relación a la bebida


• Falta de control sobre la bebida, con incapacidad para suspender o reducir el consumo del alcohol


• Inventar excusas para beber


• Faltar al trabajo o al colegio o una disminución en el desempeño


• No volver a tomar parte en actividades debido al alcohol


• Necesidad de consumo diario o regular de alcohol para funcionar


• Descuido para comer


• Descuido en la apariencia personal


• Comportamiento reservado para ocultar el consumo de alcohol


• Temblor en las mañanas


Para los síntomas físicos del abuso del alcohol, ver también:


• Hepatopatía alcohólica


• Cirrosis


La abstinencia del alcohol se desarrolla debido a que el cerebro se adapta al alcohol y no puede funcionar bien sin la droga. Ver también: abstinencia alcohólica


Signos y exámenes


Todos los médicos deben interrogar a sus pacientes acerca de la bebida. El médico puede obtener una historia de la familia si la persona afectada no desea o es incapaz de responder a las preguntas. Se realiza un examen físico para identificar los problemas físicos relacionados con el consumo del alcohol.


Las siguientes preguntas las utiliza el National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism (Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo) para evaluar el abuso o dependencia del alcohol:


• ¿Alguna vez maneja cuando ha estado bebiendo?


• ¿Tiene que beber más que antes para embriagarse o sentir el efecto deseado?


• ¿Ha sentido que debe dejar de beber?


• ¿Ha tenido alguna vez lagunas después de beber?


• ¿Se ha ausentado alguna vez del trabajo o ha perdido un trabajo a causa de la bebida?


• ¿Existe alguien en su familia preocupado por su forma de beber?


Los exámenes para el abuso del alcohol abarcan:


• Un examen toxicológico o un examen de alcoholemia (éste puede decir si alguien ha estado bebiendo alcohol recientemente, pero no necesariamente confirma el alcoholismo)


• Conteo sanguíneo completo (CSC)


• Nivel de folato


• Pruebas de la función hepática


• Magnesio en suero


• Proteína total


• Ácido úrico


Tratamiento


La abstinencia se define como evitar el consumo de alcohol por completo.


La abstinencia total y el hecho de evitar las situaciones de alto riesgo donde el alcohol está presente son las metas ideales para las personas con alcoholismo. Una red social fuerte y el apoyo de la familia son importantes para lograr esto.


Algunos bebedores problema pueden tener éxito simplemente reduciendo la cantidad que beben (moderación). Si la moderación tiene éxito, el problema se resuelve; de lo contrario, la persona debe tratar de lograr la abstinencia.


Suspender por completo la ingesta de alcohol y luego permanecer abstemio es difícil para muchos alcohólicos. Algunos profesionales, aunque no todos, optan por tratar el alcoholismo como una enfermedad crónica. En otras palabras, los pacientes deben esperar y aceptar recaídas, pero deben procurar lograr un período sin beber tan largo como sea posible.


INTERVENCIÓN


Muchas personas con problemas de alcohol no reconocen cuando la bebida se les sale de las manos. Anteriormente, los médicos tratantes creían que los alcohólicos debían ser confrontados acerca de los problemas con la bebida, pero ahora la investigación ha demostrado que la compasión y la comprensión son más efectivas.


El método ideal es ayudar a las personas a darse cuenta de cuánto daño le está haciendo el consumo de alcohol a su vida y a las vidas de aquéllos que los rodean. Ellos pueden aspirar a una meta personal de llevar una vida más realizada y sobria.


Los estudios comprueban que más personas ingresan a tratamiento si los miembros de su familia o los empleadores son honestos con ellos acerca de sus preocupaciones y tratan de ayudarlos para hacerles ver que la bebida les está impidiendo alcanzar sus metas.


ABSTINENCIA


La abstinencia del alcohol se realiza mejor en un escenario controlado y supervisado en el cual los medicamentos alivian los síntomas. Esta abstinencia supervisada, también conocida como desintoxicación, por lo general toma de 4 a 7 días.


Es necesario realizar una evaluación para buscar otros problemas médicos; por ejemplo, los problemas hepáticos y de coagulación sanguínea son comunes en personas con alcoholismo.


Se pueden presentar complicaciones con la abstinencia del alcohol no supervisada, como delirium tremens (DT), que podrían ser mortales.


La depresión u otros trastornos de ansiedad o del estado de ánimo se pueden manifestar una vez que la persona ya no esté tomando alcohol y se deben tratar oportunamente.

RECUPERACIÓN A LARGO PLAZO


Después de la desintoxicación, los programas de recuperación o de rehabilitación del alcoholismo pueden ayudar a las personas a permanecer lejos de la bebida. Estos programas generalmente ofrecen asesoría, apoyo en salud mental, asistencia y cuidados médicos. La terapia involucra educación acerca del alcoholismo y sus efectos.


Muchos de los miembros del personal en los centros de rehabilitación son alcohólicos en proceso de recuperación que sirven como modelos. Los programas pueden darse como paciente hospitalizado, donde los pacientes viven en los centros durante el tratamiento, o como paciente ambulatorio, donde los pacientes asisten al programa pero viven en sus casas.


La terapia cognitiva conductual (TCC) emplea un método de enseñanza estructurado y puede ayudar a las personas con alcoholismo. A los pacientes les dan instrucciones y asignación de tareas para la casa con el fin de mejorar su capacidad para hacerle frente a las situaciones básicas de la vida, controlar su comportamiento y cambiar la forma como piensan respecto a la bebida.


En algunas ocasiones, se prescriben medicamentos para evitar las recaídas. Con frecuencia, se utilizan junto con la terapia cognitiva conductual o un programa de recuperación continua.


• Acomprosate es un medicamento que ha demostrado que disminuye las tasas de recaídas en aquellas personas que son dependientes del alcohol.


• El disulfiram (Antabuse) produce efectos secundarios muy desagradables incluso si usted toma una cantidad pequeña de alcohol en un período de 2 semanas después de tomar el medicamento.


• La naltrexona (Vivitrol) disminuye el deseo vehemente por el alcohol y está disponible en forma de inyección.


Usted no puede tomar estos medicamentos si está embarazada o padece ciertas enfermedades. A menudo, es necesario el tratamiento a largo plazo con asesoría o grupos de apoyo. La efectividad de los medicamentos y de la asesoría varía.


Es importante que el paciente tenga una situación de vida que le sirva de apoyo para mantenerse sobrio. Algunas áreas tienen alojamiento que brinda un ambiente de apoyo para aquellas personas que están tratando de permanecer sobrias.


Expectativas (pronóstico)


Únicamente el 15% de las personas con dependencia del alcohol busca tratamiento para esta enfermedad. Beber de nuevo después del tratamiento es común, por lo que es importante mantener sistemas de apoyo con el fin de hacerle frente a cualquier desliz y asegurarse de que no se conviertan en retrocesos totales.


Los programas de tratamiento tienen tasas de éxito variables, pero muchas personas con dependencia del alcohol son capaces de mantenerse abstemios.


Los pacientes que logran la abstinencia total tienen mejores tasas de supervivencia, mejor salud mental y mejores relaciones matrimoniales. También son padres y empleados más responsables que las personas que continúan bebiendo o recaen.


El alcoholismo es un problema mayor a nivel social, económico y de salud pública. El alcohol está involucrado en más de la mitad de todas las muertes accidentales y casi la mitad de todas las muertes en accidentes de tránsito. Un porcentaje alto de suicidios involucra el consumo de alcohol, junto con otras sustancias.


Las personas que abusan o son dependientes del alcohol son más propensas a estar desempleadas, a estar involucradas en violencia doméstica y a tener problemas legales (como beber y conducir).


Complicaciones


• Complicaciones del cerebro y el sistema nervioso:


o degeneración cerebral y demencia


o depresión y suicidio


o pérdida grave de la memoria


o síndrome de Wernicke-Korsakoff


• Cáncer de laringe, esófago, hígado y colon


• Delirium tremens (DT)


• Trastornos del tubo digestivo:


o sangrado esofágico


o enfermedad hepática (hepatitis alcohólica y cirrosis del hígado)


o pancreatitis


o desnutrición debido a que las vitaminas no son absorbidas apropiadamente


• Otras complicaciones:


o daño al miocardio


o hipertensión arterial


o insomnio


o problemas para lograr una erección (en los hombres)


• Enfermedades de transmisión sexual


• Violencia


El consumo de alcohol durante el embarazo puede ocasionar anomalías congénitas severas, de las cuales la más grave es el síndrome de alcoholismo fetal que puede conducir a retardo mental y problemas de comportamiento. Una forma más leve de la afección que aún puede producir daño de por vida se denomina efectos del alcoholismo fetal.


Situaciones que requieren asistencia médica


Si usted o alguien que usted conoce tiene dependencia del alcohol y desarrolla confusión, convulsiones, sangrado u otros problemas de salud graves, acuda a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias (el 911 en los Estados Unidos).


Prevención


Los programas educativos y las recomendaciones médicas acerca del alcoholismo pueden ayudar a disminuir el consumo de alcohol y sus problemas. La dependencia del alcohol requiere un manejo más intensivo.


El Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo (National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism ) recomienda que las mujeres no tomen más de una copa o trago y los hombres no más de dos por día. Una copa o trago se define como una botella de cerveza de 12 onzas, un vaso de vino de 5 onzas o una 1 ½ onzas de un trago de licor.


Nombres alternativos


Dependencia del alcohol; Abuso del alcohol (consumo excesivo de alcohol); Problemas con la bebida; El problema de la bebida


Referencias


Kleber HD, Weiss RD, Anton RF Jr., George TP, Greenfield SF, Kosten TR, et al. Work Group on Substance Use Disorders; American Psychiatric Association; Steering Committee on Practice Guidelines. Treatment of patients with substance use disorders, second edition. Am J Psychiatry. 2007;164:5-123.


[No authors listed] In the clinic. Alcohol use. Ann Intern Med. 2009;150:ITC3-1-ITC3-15.


O'Connor PG. Alcohol abuse and dependence. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 31.


Schuckit MA. Alcohol-use disorders. Lancet. 2009;373:492-501.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

CONDILOMAS (VERRUGAS GENITALES). PERCY ZAPATA MENDO.

CAUSAS DEL FLUJO VAGINAL