miércoles, 23 de marzo de 2011

Diferencias entre el género masculino y femenino. Percy Zapata Mendo, Jaime Zapata Mendo, Percy Junior Torres Zapata.

Diferencias entre el género masculino y femenino.

Una diferencia de género es una distinción de características biológicas o fisiológicas típicamente asociadas tanto con hembras o machos de una especie en general. En el estudio de humanos emergen cuestiones socio-políticas al clasificar si una diferencia sexual es resultado de la biología de género. Este artículo se enfoca en diferencias cuantitativas que están basadas en un gradiente e involucran diferentes promedios. Por ejemplo, los hombres son más altos que las mujeres en promedio, pero una mujer individual puede ser más alta que un hombre individual.

Otros artículos describen diferencias que claramente representan una división binaria macho/hembra, como la reproducción humana.

Aunque algunas diferencias sexuales son controversiales, no debe confundírseles con estereotipos sexistas.

Posibles causas: algunas teorías

La existencia de una diferencia de género no necesariamente identifica si el rasgo se debe a la naturaleza o al ambiente. Algunos rasgos son obviamente innatos (por ejemplo, los órganos reproductores), otros son obviamente ambientales (por ejemplo, los nombres dados), mientras que para otros la relación es o multicausal o desconocida.

Desde el punto de vista de la psicología evolucionista (abogada por David Buss, Steven Pinker, Desmond Morris, Daniel Dennett, y otros) los humanos modernos hemos heredado rasgos naturales que eran adaptativos en un ambiente prehistórico, incluyendo rasgos que han tenido diferentes ventajas para los machos frente a las hembras (véase Selección sexual). La teoría de los Estudios de Género y Alice Eagly proclaman que los niños y las niñas aprenden el comportamiento apropiado y las actitudes de la familia y la cultura circundante con las que crecen, y así las diferencias de género no físicas son producto de la socialización. Éstas no son teorías mutuamente excluyentes en su totalidad: es posible que las diferencias de género sean parcialmente innatas pero que luego sean reforzadas y exageradas por el ambiente.

Algunas feministas ven las diferencias de género como producto del patriarcado o la discriminación, aunque el feminismo de la diferencia aboga por una aceptación de las diferencias de género. El masculinismo tradicional tiende a ver las diferencias de género como hereditarias en la naturaleza humana, mientras que los masculinistas liberales podrían desafiar los roles tradicionales.

Las religiones abrahámicas tradicionales ven las diferencias de género como creación de Dios: “Cuando Dios creó al hombre, lo creó parecido a Dios mismo; hombre y mujer los creó...” (Génesis 1:27).

Psicología

En un estudio de gran escala, la mayoría de las habilidades cognitivas y rasgos psicológicos mostraron poca o no diferencia promedio entre los sexos[1]. Donde las diferencias sexuales existen, suele haber un solapamiento considerable entre los sexos[2]; además, no está claro cómo muchas de estas diferencias se mantienen a través de diferentes culturas. Sin embargo, ciertas tendencias suelen ser encontradas.

Toma de riesgos

En muchas situaciones, los hombres son más proclives a tomar riesgos[3].

Pruebas de personalidad

• En los cinco grandes rasgos de personalidad, las mujeres puntúan más alto en Amabilidad (tendencia a ser compasivo y cooperador) y neuroticismo (tendencia a sentir ansiedad, ira y depresión).

• Patrones demográficos de encuestas del MBTI muestran que 60-75% de las mujeres prefieren sentir y 55-80% de los hombres prefieren pensar(4)(5).

Agresión

Los machos son generalmente más agresivos que las hembras (Coi & Dodge, 1997; Maccoby & Jacklin, 1974; Buss, 2005). No hay evidencia de que los machos agredan más rápido (Frey et al., 2003) y más probable que expresen su agresión físicamente que las mujeres (Bjorkqvist et al., 1994). No obstante, algunos investigadores (como Rachel Simmons) han sugerido que las hembras no son necesariamente menos agresivas, pero que tienden a mostrar su agresión de forma menos evidente, en menos manifestaciones físicas (Bjorkqvist et al., 1994; Hines & Saudino, 2003). Por ejemplo, las hembras tienden a desplegar agresión más verbal y relacional, como el rechazo social.

Sistematización y empatía

Las hembras puntúan más alto en escalas de autoreporte de empatía, en muestras con rangos desde niños en edad escolar hasta adultos. Las escalas de empatía incluyen mediciones de toma de perspectiva, orientación hacia otra persona, preocupación empática y angustia personal. No obstante, tales mediciones son subjetivas y la empatía puede estar más relacionada con roles de género que con el sexo.

La teoría EQ SQ (empathizing quotient y systemizing quotient) de Simon Baron-Cohen afirma que, en general, los hombres son mejores sistematizando (el deseo de analizar y explorar sistemas y reglas) y que las mujeres son mejor empatizando (la habilidad para identificarse con los sentimientos de otras personas). Más hombres que mujeres son diagnosticados con autismo y síndrome de Asperger. Según Baron-Cohen, ya que los individuos autistas y Asperger salen alto en sistematización, aunque usualmente de tal manera en que se “hyperconcentran”, y puede que simplifiquen excesivamente sistemas más coplejos por obviar ciertos detalles, y muy bajos en emptatizar, son ejemplos de un “cerebro extremadamente masculino” [4].

Inteligencia

La mayoría de los estudios muestran una diferencia significativa en el CI promedio para hombres y mujeres. El CI de los hombres es 2-5% mayor que el de la mujer promedio[5]. Sin embargo, en promedio los hombres se desempeñan mejor en pruebas de habilidad matemática y espacial, mientras que las mujeres se desempeñan mejor en tests de habilidad verbal y memoria. También, el CI de los hombres tiene mayor varianza, o sea, hay más hombres que mujeres en los grupos de CI muy altos y muy bajos, estando los puntajes de las mujeres más concentrados alrededor de la media.

Comunicación

Los estudios de Deborah Tannen encontraron estas diferencias de género en estilos comunicacionales[6]:

• Los hombres tienden a hablar más que las mujeres en situaciones públicas, pero las mujeres tienden a hablar más que los hombres en casa.

• Las mujeres son más proclives a verse frente a frente la una a la otra y hacer contacto visual al hablar, mientras que es más probable que los hombres aparten la mirada el uno del otro.

• Las niñas y las mujeres tienden a hablar extensivamente sobre un tema, pero los niños y los hombres tienden a brincar de un tema a otro.

• Al escuchar, las mujeres hacen más ruidos como “mm-hmm” y “ajá”, mientras que los hombres tienden a escuchar en silencio.

• Las mujeres se inclinan por expresar acuerdo y apoyo, mientras los hombres se inclinan más por debatir.

Aun así, no todas las investigaciones apoyan estas afirmaciones. Un estudio de Erina MacGeorge encontró una diferencia de sólo 2% en los estilos conversacionales de hombres y mujeres, y reportó que en general ambos sexos se comunicaron de forma similar(9). Críticos, incluyendo a Suzette Haden Elgin, han sugerido que los hallazgos de Tannen pueden aplicarse más a mujeres de ciertos grupos culturales y económicos específicos que a las mujeres en general. No hay evidencia que apoye la creencia de que las mujeres digan muchas más palabras que los hombres al hablar.[7][8][9]

Felicidad

Un comentario publicado por el Pew Research Center se refirió a algunas preguntas acerca de la manera en que los hombres y la mujeres ven sus vidas[10]:

• En general, las mujeres afirman estar más felices que los hombres con sus vidas, y reportaron más a menudo que habían progresado personalmente en los últimos cinco años.

• Las mujeres muestran mayor preocupación a los problemas familiares y de la vida del hogar, mientras que los hombres expresan más preocupación acerca de problemas políticos. Los hombres están más felices con su vida familiar y más optimistas acerca de su futuro personal y el de sus hijos e hijas.

Problemas con las investigaciones

Los estudios de diferencias de género psicológicas son controversiales y están sujetos a error. Muchos estudios a pequeña escala reportan diferencias que no se replican en estudios mayores. Los cuestionarios de autorreporte están sujetos a sesgos, particularmente si a los sujetos se les dice que el cuestionario se usa para probar roles de género. Es posible también que los comentaristas puedan exagerar o minimizar diferencias por razones ideológicas.

Economía

Ingresos

En muchos países, hay una brecha de ingreso en cuanto a género que favorece a los hombres en el mercado laboral. Por ejemplo, el salario medio para las mujeres estadounidenses es 76% el de los hombres estadounidenses Noviembre de 2007[cita requerida]; sin embargo, estudios han encontrado que las mujeres estadounidenses ganan 98% de lo que los hombres reciben cuando se les controla por experiencia, educación y número de años en el puesto. Thomas Sowell, en su libro Knowledge and Decisions explica que esta diferencia se debe a que las mujeres no tomen empleos debido a embarazo matrimonial. Comparando a hombres y mujeres que han estado empleados continuamente desde la universidad, las mujeres ganan ligeramente más. La brecha del ingreso en otros países varía desde 53% en Botsuana a 92% en Malta. Existe debate en cuanto hasta qué punto esto es el resultado de diferencias de género, decisiones sobre el estilo de vida, o discriminación.

Empleo

Según un reporte de 2004 del Departamento de Trabajo de Estados Unidos[11]:

• 52.9% de las mujeres estadounidenses forma parte del mercado laboral frente a 73.3% de los hombres.

• 70.7% de mujeres cuyos hijos/hijas menores de 18 años están en el mercado laboral (arriba de 47% en 1975), comparado con 94% de hombres con hijos/hijas menores de 18.

• Aproximadamente 26 por ciento de las mujeres empleadas usualmente trabajan a tiempo parcial, comparado con cerca del 11 por ciento de los hombres empleados.

• 5.6% de las mujeres empleadas y 8% de hombres son trabajadores autónomos.

• Las mujeres en industrias no agrícolas trabajan 35.9 horas por semana frente a 41.6 horas para los hombres.

• Las mujeres cuentan por más de la mitad de todos los trabajadores en las siguientes industrias: actividades financieras, servicios educativos, asistencia sanitaria, ocio y hotelería, y apoyo administrativo y de oficina.

• Las mujeres son mucho más proclives que los hombres a ser trabajadoras sociales, pasantes y asistentes legales, maestras, enfermeras, patólogas del lenguaje, higienista dental, amas de llaves y criadas, y puericulturistas.

• Más hombres que mujeres trabajan en las siguientes industrias: minería, construcción, transporte y servicios, agricultura y ganadería, ocupaciones de informática y matemáticas, ingeniería y arquitectura. Los hombre son mucho más proclives que las mujeres a ser ejecutivos en jefe, bomberos, patrullas y oficiales de policía, electricistas, dentistas y cirujanos.

Muerte profesional

La mayoría de las muertes ocupacionales ocurren entre hombres. En un estudio en EE.UU., 93% de las muertes en el empleo involucraron hombres, con un índice de mortalidad aproximadamente 11 veces mayor que en mujeres. Las industrias con los mayores índices de mortalidad son: la minería, la agricultura/silvicultura/pesca y la construcción, todas las cuales tienden a emplear naturalmente más hombre que mujeres debido a requerimientos físicos[12].

Baja por maternidad

Muchos países, incluyendo México, la India, Alemania, Brasil y Australia exigen a las empresas a otorgar baja por maternidad de 12 semanas con paga completa a las mujeres que trabajan. La baja por paternidad no está disponible en la misma media, aunque en Israel por ejemplo, los padres pueden usar esta baja por maternidad como les parezca, dividiendo las 12 semanas entre ellos mismos si es necesario sin importar el sexo. Otro ejemplo es Suecia, donde hay iguales derechos para tomar bajas por maternidad/paternidad. La duración es de 18 meses por bebé con 80% del salario total. Cada padre debe estar en casa mínimo 60 días para calificar por el salario total.

Seguros

Las compañías de seguro suelen cobrar diferentes primas a hombres y mujeres:

• El seguro médico es menos costoso para los hombres jóvenes y de mediana edad.

• Las compañías de seguros de automóviles cobran más por adolescentes varones que sus contrapartes femeninas.

• Los seguros de vida son más caros para los hombres que para las mujeres.

Conducta de consumo

La discriminación de precios puede favorecer tanto a hombres o mujeres. Por ejemplo, algunos clubes nocturnos ofrecen descuentos o entradas gratis a mujeres, mientras que algunos peluqueros ofrecen cortes de cabello más baratos para los hombres.

De acuerdo a un informe del 2000, las mujeres compran o influencia la compra del 80% de todos los bienes de consumo e influencian el 80% de las decisiones del cuidado de la salud[13].

Educación

Mundialmente, los hombres son más propensos a saber leer y escribir, con 100 hombres considerados letrados por cada 88 mujeres. En algunos países, la diferencia es incluso mayor; por ejemplo, en Bangladesh, sólo 62 mujeres por cada 100 hombres son letradas[14].

En un estudio de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) de 43 países desarrollados, los niños de 15 años de edad aventajaban a las niñas en destrezas de lecto-escritura y estaban más confiados que las niñas acerca de la obtención de trabajos de ingresos altos[15].

En cuanto a octubre de 2005, las mujeres sumaban el 57% de todos los estudiantes universitarios en EE.UU.[16]. Esto se repite en otros países; por ejemplo, las mujeres conforman el 58% de las admisiones en el Reino Unido[17] y 60% en Iran[18].



Suicidio

En países occidentales, los varones son mucho más propensos a morir por suicidio que las mujeres (usualmente por un factor de 3-4:1); 69 de 74 países no occidentales encontraron un exceso en la mortalidad masculina por suicidio.

Mientras hay más suicidios de hombres completados que de mujeres, éstas son más propensas a intentar suicidarse. Una posible explicación es que los hombres tienden a usar métodos más inmediatamente letales que las mujeres. Otra teoría es que las mujeres sean más proclives a infligirse daño a sí mismas como pedido de auxilio o atención, mientras que los hombres son más propensos a genuinamente querer acabar con sus vidas.

Los varones entre edades de 20-24 años tienen un promedio de 7 veces mayor índice de suicido. En 2003, un estudio mostró que entre los varones de 20-24 años de edad, 202,500 cometieron suicidio. Comparado con féminas entre las edades de 20-24, quienes fueron significativamente menos, a 34,000.1

Crimen

Los hombres son mucho más propensos a ser encarcelados que las mujeres, aunque las mujeres son un grupo de rápido crecimiento demográfico en prisión.[19] . Los hombre son más propensos a asesinar que las mujeres [20]. Los hombres son también mucho más propensos a ser víctimas de crímenes violentos que las mujeres[21].

Temas de Internet

Uso de Internet

En un estudio estadounidense, el porcentaje de hombres que usa la Internet era mayor que el porcentaje de mujeres, aunque esta diferencia desaparecía en personas en sus primeros 30 años.

Los hombres se conectan a Internet más a menudo, pasan más tiempo en línea, y es más probable que sean usuarios de banda ancha. Las mujeres son más propensas a enviar correos electrónicos a amigos y familiares acerca de una variedad de temas. Los hombres son más propensos a usar la Internet para pagar cuentas, participar en subastas, y para recreación, como bajar música y videos. Los hombres y mujeres son igual de propensos a usar la Internet para compras y banca.[22].



Preferencias relacionadas con el género en el diseño de páginas web

Se realizó un estudio en la Universidad de Maryland en 2007[cita requerida] que fue diseñado para determinar diferencias de género en la preferencia de los diversos aspectos del diseño de los sitios Web. Estudios anteriores, en particular uno realizado en la Universidad de Glamorgan http://www.glam.ac.uk/news/releases/003056.php, Key website research highlights gender bias], indicó diferencias mensurables entre hombres y mujeres, con cada género tendiendo a preferir las páginas web diseñadas por su propio género. Las mujeres mostraron una preferencia por las páginas con más color en el fondo y tipo de letra, y formas más redondeadas. Las mujeres también favorecieron las fotografías informales por encima de las que involucran posar. Los hombres respondieron mejor a los colores oscuros y a un diseño más lineal. Ellos también se encontraron más satisfechos por un apecto tridimensional e imágenes “autopropulsadas” que por objetos inmóviles. El estudio de Maryland buscó confirmar estas diferencias.

Se les dio a los sujetos pares de páginas web para visitar y se les pidió que llenaran un cuestionario breve inmediatamente después. Los cuestionarios hacían preguntas simples acerca de sus reacciones a los colores, gráficos, organización del sitio así como una pregunta abierta en la que se les pedía que describieran sus impresiones subjetivas de las páginas. Los sitios web fueron seleccionados para presentar similaridades de diseño significativas a fin de evaluar diferencias en las preferencias de los diseños de las páginas. Un par fue específicamente seleccionado porque los sitios mismos estaban dirigidos a usuarios masculinos y femeninos respectivamente.

Los resultados apoyaron en general las investigaciones anteriores. Las mujeres mostraron una preferencia distinta por más colores y gráficos. Además, mientras las puntuaciones objeto para las páginas dirigidas a hombres y mujeres no eran significativamente diferentes, las mujeres mostraron una preferencia significativamente mayor por los sitios dirigidos a mujeres. No obstante, de las respuestas a las preguntas abiertas resulta claro que el contenido del sitio fue un factor significativo para determinar la preferencia de un sitio sobre otro. Es por eso sugerido que en ningún estudio futuro se usen sitios web reales, en vez de ello, páginas con contenido neutral deben ser diseñadas con variaciones de estilo para eliminar el sesgo introducido por el contenido del sitio.

Matrimonio y sexualidad

Las costumbres matrimoniales y de citas románticas dependen de la cultura y difieren enormemente entre países e incluso en subculturas dentro del mismo país. Por ejemplo, muchos matrimonios en la India son arreglados, mientras que en el Mundo Occidental la mayoría de la gente escoge a sus propias parejas. En la mayoría de las sociedades, se espera que los hombres tengan un papel más activo en las primeras etapas del cortejo, por ejemplo, en proponer a la mujer una cita.

Edad al primer matrimonio

Los hombres son más viejos, en promedio, al casarse. Mundialmente, y en la actualidad, el primer matrimonio suele darse a los 28.7 años de edad en los hombres, y a los 26.8 años en las mujeres. La mayor diferencia nacional promedio de edades se da en Níger: 33.9 año los hombres y 17.6 las mujeres.

Orientación sexual

La demografía de la orientación sexual en cualquier población es difícil de establecer con razonable precisión. Sin embargo, la mayoría de las encuestas encuentra que una mayor proporción de hombres que de mujeres reporta ser exclusivamente homosexual, mientras que más mujeres que hombres reportan ser bisexuales. En la mayoría de las sociedades, las mujeres homosexuales y bisexuales son más ampliamente aceptadas que sus contrapartes hombres.

Estudios han demostrado que los hombres heterosexuales sólo son estimulados por imágenes de mujeres. Mientras que las mujeres heterosexuales son estimuladas por imágenes tanto de hombres como de mujeres.2 No obstante, esto puede ser resultado de diferencias en cuanto a cómo es medida la excitación sexual, ya que se requieren diversos métodos para la anatomía de un hombre frente a la de una mujer.

Cantidad de gente no casada

En los EE.UU. la cantidad de hombres solteros es bastante superada por aquella de mujeres solteras en una proporción de 100 mujeres solteras por cada 86 hombres solteros[23]. Esto depende mucho del grupo de edad, con 118 hombres solteros por 100 mujeres solteras en sus 20s, frente a 33 hombres solteros frente a 100 mujeres solteras mayores de 65.[24]

Los números son diferentes en otros países. Por ejemplo, China tiene muchos más hombres jóvenes que mujeres jóvenes, y se espera que esta disparidad aumente[25]. En regiones en conflicto reciente como Chechenia, el número de mujeres puede superar por mucho el de hombres[26].

Online dating

Aún hay más hombres que mujeres en las páginas web para “ligar” o sitios web de online dating. De acuerdo a un estudio de noviembre de 2003 hecho por Jupiter Research, los hombres son cuatro veces más propensos que las mujeres a suscribirse a un sitio web de online dating y el doble de propensos a hojear, publicar o responder a un anuncio[27].

Escoger pareja

En un estudio transcultural por David Buss, se pidió a hombres y mujeres que calificaran ciertos rasgos en orden de importancia en una pareja de largo plazo. Tanto hombres como mujeres clasificaron bondad e inteligencia como los dos factores más importantes. Los hombres valoraron belleza y juventud más alto que las mujeres, mientras que ellas valoraron la situación financiera y social por encima que los hombres.[28]

Orgasmo

• El orgasmo del hombre es esencial para la reproducción, mientras que el de la mujer no lo es. Se creía que el orgasmo femenino no tenía otra función obvia más que la de ser placentero, aunque evicencia reciente sugiere que pudo haber evolucionado como una ventaja discriminatoria con respecto a la selección de pareja Psychology Today, The Orgasm Wars

• Las contracciones orgásmicas típicas de los hombres no duran más que un par de segundos, mientras que en las mujeres, se conoce de tales contracciones que duran más de un minuto.

• Según Kinsey, para alrededor del 75% de todos los hombres, es posible conseguir el orgasmo entre los dos primeros minutos después de iniciado el acto sexual. Para las mujeres, el tiempo promedio para lograr el orgasmo es entre 10 y 20 minutos. La velocidad del sistema masculino virtualmente garantiza orgasmos culminantes para los hombres, pero usualmente es muy veloz como para darle a la mujer un orgasmo inducido por penetración. Sin embargo, el tiempo promedio para el orgasmo de la mujer mediante la masturbación es significativamente menos, a los 4 minutos [cita requerida] (esas dos citas no contienen nada acerca del tiempo promedio de orgasmo en la masturbación)[29] [30].

• La circuncisión (remoción del prepucio) no impide la habilidad de orgasmo, pero la ablación de clítoris usualmente lo hace. Aun así, los dos procedimientos no son directamente comparables; en particular, la frase “mutilación genital femenina” es usada para referirse a una amplia variedad de diferentes prácticas, desde cortes rituales menores a los labios (genitales) (lo cual es mucho menos probable que impida el orgasmo) hasta una completa escisión del clítoris.

Ropa

En la mayoría de las culturas, diferentes tipos de ropas se consideran apropiados para hombres y mujeres.

• En las sociedades occidentales, las faldas, los vestidos y los zapatos de tacón alto son usualmente vistos como ropa de mujer, mientras que las corbatas suelen ser usadas por hombres. Los pantalones se solían ver como ropa exclusivamente masculina, hoy son usados hoy día por ambos sexos (mujeres usando pantalones). La ropa de hombre suele ser más práctica (o sea, que funcionan bien en una amplia variedad de situaciones), pero una mayor variedad de estilos de ropa está disponible para las mujeres. A los hombres se les es típicamente permitido llevar el pecho descubierto en una mayor variedad de lugares públicos. Es generalmente aceptable, hasta cierto grado, que una mujer lleve puesta ropa tradicionalmente masculina, pero no lo contrario.

• En algunas culturas, leyes suntuarias regulan lo que a los hombres y mujeres se les exige vestir.

• El Islam requiere que ambos sexos usen hiyab, o ropa modesta. Lo que califica como “modesto” varía en diferentes sociedades musulmanas; no obstante, se les suele requerir a las mujeres que cubran más de sus cuerpos que a los hombres. Las prendas de vestir usadas por musulmanas con propósito de modestia varían desde la pañoleta al burka.

• Los hombres escoceses pueden escoger vestir kilts en ocasiones ceremoniales. El kilt se solían usar como ropa normal por los hombres. Hombres de ascendencia no escocesa están usando kilts cada vez más en la actualidad.

• Comparada a la ropa de hombre, la ropa de mujer tiende a conseguir ser vista. En el Oeste moderno, es más probable que las mujeres usen maquillajes, joyas y ropa colorida, mientras que en culturas muy tradicionales se protege a las mujeres de las miradas de los hombres mediante vestidos modestos.

Miscelánea

• Los hombres tienen más responsabilidades y presencia en muchas religiones u organizaciones religiosas. Por ejemplo, la Iglesia Católica prohíbe a las mujeres convertirse en sacerdotisas, si bien esta actitud está siendo actualmente reconsiderada.3

• Las mujeres parecen más sensibles a la apreciación del arte y la belleza. Hay estudios que han demostrado que, mientras un hombre sólo emplea el hemisferio derecho de su cerebro al contemplar una obra artística, las mujeres emplean las dos. Una teoría evolutiva propone que el hombre, antiguo cazador, sólo habría desarrollado sus aptitudes espaciales mientras que la mujer tenía que distinguir tipos de frutos y raíces, reconocer paisajes y establecer las relaciones personales y sociales de la tribu aptas para no desencadenar conflictos.4

• Algunas sociedades ponen restricciones a las mujeres durante su ciclo menstrual.

• Los hombres y niños participan en más deportes.

• Las mujeres y niñas participan en más aficiones artísticas, relacionadas con la danza, el baile, la canción, la música y la estética (pintura, escultura, etc.) en todas sus facetas.

• Las niñas suelen ser mejores estudiantes, y hay más universitarias que estudiantes varones en la universidad.

• Las mujeres toman casi el doble del tiempo que toman los hombres en usar el baño.

• Típicamente, las mujeres invierten más tiempo que los hombres en el cuidado infantil y las tareas domésticas (véase ama de casa).

• En general, las mujeres están más involucradas que los hombres con los infantes.

• Generalmente, los hombres se interesan más por los videojuegos que las mujeres, aunque ciertos géneros tienen un gran número de jugadoras femeninas también.

Referencias

1. Gender-related features of skin Procter & Gamble Haircare Research Centre 1997

2. Bren, Linda (2005) Does Sex Make a Difference? FDA Consumer magazine, July-August 2005 Issue

3. Marano, Hara Estroff (2003) The New Sex Scorecard Psychology Today Magazine, Publication Date: Jul/Aug 2003, Last Reviewed: 9 Sep 2005

4. Harasty J, Double KL, Halliday GM, Kril JJ, McRitchie DA. (1997) Language-associated cortical regions are proportionally larger in the female brain Archives of Neurology 1997 Feb;54(2):171-6.

5. Frederikse ME, Lu A, Aylward E, Barta P, Pearlson G. (1999) Sex differences in the inferior parietal lobe Cerebral Cortex. 1999 Dec;9(8):896-901

6. Baron-Cohen S (2002). "The extreme male brain theory of autism". Trends in cognitive sciences 6 (6): 248–254. PMID 12039606

7. WHO Countries A list that provides links to statistics on various countries, including life expectancy.

8. Lifestyle 'hits life length gap' BBC September 16, 2005

9. A Country of Widows Viktor Perevedentsev, New Times, May 2006

10. Gender, women, and health Reports from WHO 2002-2005

11. Hyde, J. S. (2005) The Gender Similarities HypothesisPDF (129 KiB) American Psychologist, Vol. 60, No. 6, pp. 581-592. See also: Men and Women: No Big Difference on the APA-sponsored website, www.psychologymatters.org.

12. Young, Cathy (1999) Sex and Sensibility Reason, March 1999

13. Larkin, Judith E. (2003) Gender and risk in public performance Sex Roles: A Journal of Research

14. Estimated Frequencies of the Types in the United States Population

15. Gender differences in the distribution of types in AustraliaPDF (52.1 KiB)

16. Rachel Karniol, Rivi Gabay, Yael Ochion, Yael Harari (1998) Is gender or gender-role orientation a better predictor of empathy in adolescence? Sex Roles: A Journal of Research, July, 1998

17. Baron-Cohen, Simon (2003) 'They just can't help it' The Guardian April 17, 2003

18. Tannen, Deborah (1990) Sex, Lies and Conversation; Why Is It So Hard for Men and Women to Talk to Each Other? The Washington Post, June 24, 1990

19. MacGeorge, Erina (2004) Purdue study shows men, women share same planet Purdue News, February 17, 2004

20. Liberman, Mark (2006) Sex-Linked Lexical Budgets Language Log, August 06, 2006

21. Hyde, Janet Shibley and Linn, Marcia C. (1988) "Gender Differences in Verbal Ability: A Meta-Analysis", Psychological Bulletin, 104:1 53-69

22. James, Deborah and Drakich, Janice (1993) "Understanding Gender Differences in Amount of Talk: A Critical Review of Research", in D. Tannen, (ed.) Gender and Conversational Interaction. Oxford University Press: New York and Oxford.

23. Global Gender Gaps: Women Like Their Lives Better Pew Research Center October 29, 2003

24. Women in the Labor Force: A DatabookPDF (630 KiB) US Dept of Labor 2005

25. Are Teens in Low-Income and Welfare Families Working Too Much? Robert I. Lerman, Urban Institute, November 01, 2000

26. Fatal Occupational Injuries - United States, 1980-1997 MMWR Weekly, April 27, 2001

27. Popcorn, Faith and Hyperion, Lys Marigold (2000) EVEolution – The Eight Truths of Marketing to Women New York. (ISBN 0-7868-6523-7)

28. Illiteracy 'hinders world's poor' BBC November 09, 2005

29. 'Girls top of the class worldwide' BBC September 16, 2003

30. College gender gap USA Today October 19, 2005

31. 'Where have all the young men gone? ' The Guardian May 18, 2004

32. 'In Iran, More Women Leaving Nest for University' The New York Times July 22, 2000

33. Prevalence of Imprisonment in the U.S. Population, 1974-2001 U.S. Department of Justice Special Report, August 2003, NCJ 197976.

34. Most victims and perpetrators in homicides are male U.S. Department of Justice • Office of Justice Programs Bureau of Justice Statistics, 2004

35. Sex Differences in Violent Victimization U.S. Department of Justice Special Report September 1997, NCJ-164508.

36. How men and women use the Internet Pew Research Center December 28, 2005

37. 'Men hold the edge on gender gap odds' Oakland Tribune October 21, 2003

38. Facts for features: Valentine’s Day U.S. Census Bureau Report February 7, 2006

39. '40m Bachelors And No Women' The Guardian March 09, 2004

40. 'Polygamy Proposal for Chechen Men' BBC January 13, 2006

41. Scott, Kenneth (2005) 'Why Online Dating is So Tough For Men' solveyourproblem.com February 3, 2005

42. Buss, D. M. (2003). The evolution of desire: Strategies of human mating. New York: Basic Books. (ISBN 0-465-02143-3)

43. Sexual Averages 1997-2003 Holodyne, Inc.

44. The story of Ohh! The Guardian 28 April 2004

Notas

1. http://www.faculty.fairfield.edu/.../youthsuicide.htm

2. Pas de Deux of Sexuality Is Written in the Genes

3. El sacerdocio femenino está abierto en la iglesia católica, dice un portavoz episcopal, El País, 13 de noviembre de 1992.

4. Les neurociències desxifren l’origen de la creativitat artística, El Periódico, 12 de abril de 2010.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. SE LE AGRADECE ENCARECIDAMENTE, SEÑORITA NADIA. CUÍDESE MUCHO, CARIÑOS A LA DISTANCIA.

      Eliminar