DIABETES. PERCY ZAPATA MENDO, JAIME ZAPATA MENDO.

DIABETES

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad que se produce cuando el cuerpo de una persona no produce una cantidad suficiente de la hormona insulina o no puede usarla en forma adecuada. Hay 2 tipos de diabetes. La diabetes tipo 1 se produce cuando el páncreas de nuestro organismo no produce insulina. La diabetes tipo 2 se produce cuando el páncreas no produce cantidad suficiente de insulina o las células del cuerpo ignoran la insulina. En este grupo de personas se encuentran entre el 90% y el 95% de las personas diagnosticadas con diabetes.

La diabetes tipo 1 también se llama diabetes insulinodependiente. A veces, se llama diabetes juvenil porque, por lo general, se descubre en los niños y en los adolescentes. Sin embargo, los adultos también pueden tenerla. Asimismo en el pasado, los médicos pensaban que solo los adultos tenían riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Sin embargo, está comenzando a diagnosticarse la enfermedad a una cantidad creciente de niños. Los médicos pensamos que este aumento se debe principalmente a que hay más niños con sobrepeso u obesidad y a que los niños que realizan menos actividad física.

¿Qué es la prediabetes?

La prediabetes se produce cuando los niveles de azúcar en la sangre son más altos de lo que deberían ser, pero no tan altos como para determinar que usted tiene diabetes.

La buena noticia es que usted puede tomar medidas para evitar o demorar la aparición de la verdadera diabetes tipo 2 realizando cambios en el estilo de vida, como seguir una dieta saludable, alcanzar y mantener un peso adecuado y hacer ejercicio en forma regular.

Síntomas

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes?

Los síntomas varían de una persona a otra. Las primeras etapas de la diabetes presentan muy pocos síntomas, de modo que es posible que usted no sepa que tiene la enfermedad. Pero es posible que esta ya esté causando daño a los ojos, a los riñones y al sistema cardiovascular incluso antes de que usted advierta los síntomas. Entre los síntomas comunes, se incluyen los siguientes:

• Hambre excesiva.

• Sed intensa.

• Orinar con frecuencia.

• Pérdida de peso de origen desconocido.

• Fatiga o somnolencia.

• Visión borrosa.

• Heridas, llagas o moretones que tardan en curarse.

• Piel seca y comezón en la piel.

• Entumecimiento u hormigueo en las manos o en los pies.

• Infecciones de la piel, las encías o la vejiga o candidiasis vaginal frecuentes o recurrentes.

Las personas que tienen diabetes tipo 2 también podrían mostrar signos de resistencia a la insulina, como oscurecimiento de la piel de alrededor del cuello o de las axilas, presión arterial alta, problemas de colesterol, infección por hongos y falta de periodos en mujeres adolescentes y adultas.

Acuda a su médico si:

• Comienza a tener mucha sed y a orinar más a menudo que lo habitual.

• Siente náuseas o vomita más de una vez.

• Baja una cantidad significativa de peso.

• Comienza a tener respiraciones más profundas y más rápidas.

• Tiene aliento con olor a quitaesmalte.

• Comienza a temblar, a sentirse débil y somnoliento y, luego, se siente confundido o mareado, o la visión se vuelve borrosa.

• Se siente descoordinado.

• Tiene una llaga, ampolla o herida (en especial en los pies) que no se curan.

Si los niveles de azúcar en la sangre se vuelven muy altos sin tratamiento, podría desarrollarse una afección que se llama cetoacidosis diabética. Si esto sucede, los síntomas podrían incluir falta de aire, dolor en el abdomen, vómitos, deshidratación e, incluso, coma y la muerte si no se trata.

Causas y factores de riesgo

¿Cuál es la causa de la diabetes?

Cuando usted digiere los alimentos, el cuerpo convierte la mayor parte de ellos en glucosa (una forma de azúcar). Una hormona que se llama insulina permite que esta glucosa ingrese en las células del cuerpo y se use como energía. La insulina es producida por el páncreas. Si una persona tiene diabetes tipo 2, el páncreas no produce una cantidad suficiente de insulina o las células del cuerpo no pueden usar la insulina en forma adecuada (esto se llama resistencia a la insulina). Esto hace que la glucosa se acumule en la sangre, en lugar de ingresar en las células. Una cantidad excesiva de glucosa en la sangre puede provocar problemas de salud graves, que podrían causar daños en los vasos sanguíneos, los nervios, el corazón, los ojos y los riñones.

¿Cuáles son los factores de riesgo de diabetes tipo 2?

Peso

La obesidad es el factor de riesgo más importante para la diabetes tipo 2. Cuanto mayor sea el sobrepeso, mayor será la resistencia del cuerpo a la insulina.

Edad

El riesgo de tener diabetes tipo 2 aumenta con la edad, en especial después de los 45 años. Aunque usted no puede cambiar su edad, puede intervenir en los otros factores de riesgo para reducir el riesgo.

Antecedentes familiares

Es importante que usted y su médico sepan si hay diabetes en su familia. Su riesgo de tener diabetes es más alto si su madre, su padre o sus hermanos tienen diabetes.

Raza/origen étnico

Algunos grupos raciales tienen un riesgo más alto de tener diabetes que otros. Usted tiene un riesgo más alto si pertenece a uno de estos grupos:

• Nativos americanos.

• Hispanoamericanos.

• Afroamericanos.

• Habitantes de las Islas del Pacífico.

Haga ejercicio

Hacer ejercicio y mantener un peso saludable puede reducir su riesgo de tener diabetes. Cualquier tipo de ejercicio es mejor que nada, pero intente hecerlo durante 30 a 60 minutos la mayoría de los días de la semana.

Dieta

Una dieta alta en grasas, calorías y colesterol aumenta su riesgo de tener diabetes. Además, puede provocar obesidad (otro factor de riesgo de la diabetes) y otros problemas de salud.

Diabetes gestacional

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que solo se produce durante el embarazo. Se produce en alrededor del 4% de las mujeres embarazadas. Aunque la diabetes gestacional desaparece después del embarazo, del 40% al 60% de las mujeres que han tenido diabetes gestacional reciben un diagnóstico de diabetes tipo 2 en el término de 15 años.

Incluso si no tienen diabetes gestacional, las mujeres que dan a luz a bebés que pesan 4 kilos o más tienen más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 más adelante.

Síndrome de ovario poliquístico

El síndrome de ovario poliquístico (PCOS, por sus siglas en inglés) es una afección que se produce cuando un desequilibrio de los niveles hormonales del cuerpo de una mujer hace que se formen quistes en los ovarios. Las mujeres con PCOS tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo se diagnostica la diabetes?

Su médico puede indicarle una serie de pruebas de detección de diabetes si sospecha que usted tiene riesgo de desarrollarla. Para revisar si tiene diabetes, su médico puede solicitar las siguientes pruebas:

• Prueba de azúcar en la sangre en ayunas. Esta prueba, por lo general, se realiza por la mañana, después de 8 horas de ayuno. Al terminar el ayuno, el laboratorista mide la cantidad de glucosa en la sangre. Si su nivel de azúcar en la sangre es de 126 miligramos por decilitro (mg/dl) o más, es probable que su médico recomiende repetir la prueba. Un nivel de azúcar en la sangre de 126 miligramos por decilitro (mg/dl) o más obtenido en 2 ocasiones indica diabetes. Los resultados de la prueba entre 100 mg/dl y 125 mg/dl sugieren prediabetes.

• Prueba de tolerancia a la glucosa oral. Durante esta prueba, usted deberá tomar una bebida que contiene 75 gramos de glucosa disuelta en agua. Dos horas después, el laboratorista le medirá la cantidad de glucosa en la sangre. Un nivel de azúcar en la sangre de 200 mg/dl o más indica diabetes.

• Prueba de azúcar en la sangre aleatoria. Esta prueba mide el nivel de glucosa en la sangre en cualquier momento del día, independientemente de cuándo haya comido usted por última vez. En combinación con síntomas de diabetes, un nivel de glucosa en la sangre de 200 mg/dl o más indica diabetes.

Tratamiento

¿Cómo puedo ayudarme a permanecer saludable si tengo diabetes?

Aunque no se puede curar la diabetes, usted todavía puede vivir una vida larga y saludable. Lo más importante de todo lo que puede hacer es controlar su nivel de azúcar en la sangre. Puede hacerlo llevando una alimentación adecuada, haciendo ejercicio, manteniendo un peso saludable y, si es necesario, tomando medicamentos orales o aplicándose insulina.

Siga una dieta saludable. La dieta recomendada para muchas personas que tienen diabetes es muy similar a la que se sugiere a todas las personas: baja en grasa, baja en colesterol, baja en sal y baja en azúcar agregada. Su dieta debe incluir pan integral, frutas, ensaladas, menestras y verduras. Este tipo de dieta lo ayudará a controlar su nivel de azúcar en la sangre, como también su presión arterial y los niveles de colesterol. También es importante que esté atento al tamaño de las porciones de lo que va a ingerir, de modo que pueda controlar su nivel de azúcar en la sangre y mantener un peso saludable.

Consejos para una alimentación adecuada

• Coma, aproximadamente, a la misma hora, todos los días. Esto ayuda a mantener constantes los niveles de insulina o de medicamentos y los niveles de azúcar.

• Trate de comer 3 veces al día. Tome un refrigerio a la hora de acostarse si está tomando medicamentos o aplicándose insulina. Evite tomar otros refrigerios, a menos que esté haciendo ejercicio o tratando la hipoglucemia.

• Si tiene sobrepeso, baje de peso. Incluso bajar de 3 a 10 kilos, puede reducir los niveles de azúcar en la sangre.

• Coma abundante cantidad de fibra. Las verduras de hojas verdes, los granos enteros y las frutas son buenas opciones. La fibra ayuda a que usted se sienta lleno y le ayuda en la digestión.

• No consuma azúcar, grasa, y alcohol.

Haga ejercicio. Hacer ejercicio ayudará a su cuerpo a usar la insulina y a reducir su nivel de azúcar en la sangre. También lo ayuda a controlar el peso, le brinda más energía y es bueno para su estado de salud general. El ejercicio también es bueno para el corazón, los niveles de colesterol, la presión arterial y el peso: todos factores que pueden afectar su riesgo de tener ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.

Mantenga un peso saludable. Bajar el peso que tenga en exceso y mantener un peso corporal saludable lo ayudará de 2 maneras. Primero, ayuda a que la insulina actúe mejor en el cuerpo. Segundo, reduce la presión arterial y disminuye su riesgo de tener una enfermedad cardíaca.

Tome los medicamentos. Si la diabetes no puede controlarse con dieta, ejercicio y control del peso, es posible que su médico recomiende medicamentos o insulina. Los medicamentos orales (tomados por boca) pueden hacer que el cuerpo produzca más insulina o ayudar al cuerpo a usar en forma más eficiente la insulina que produce. Algunas personas necesitan agregar insulina al cuerpo mediante inyecciones de insulina, plumas de insulina o bombas de insulina. Tome siempre los medicamentos exactamente como se lo indique su médico.

¿Qué medicamentos se encuentran disponibles para tratar la diabetes?

Hay varios tipos de medicamentos que pueden ayudarlo a controlar su nivel de azúcar en la sangre. Algunos medicamentos son píldoras que usted toma por boca (por vía oral). La mayoría de las personas que tienen diabetes tipo 2 comienzan por tomar medicamentos orales. Sin embargo, los medicamentos orales no funcionan para todas las personas. No son eficaces para el tratamiento de la diabetes tipo 1. La terapia con insulina es necesaria para todas las personas que tienen diabetes tipo 1 y algunas personas que tienen diabetes tipo 2. Si necesita insulina, deberá aplicarse una inyección usted mismo (ya sea con una jeringa o con una pluma de insulina). Su médico le indicará qué tipo de medicamento debe tomar y por qué.

¿Qué pruebas debo usar para examinar mi nivel de azúcar en la sangre?

Existen 2 análisis de sangre que pueden ayudarlo a manejar la diabetes. Una de estas pruebas se llama prueba de A1c (hemoglobina glicosilada): esta refleja su control del nivel de azúcar en la sangre durante los últimos 2 a 3 meses. Realizarse una prueba del nivel de A1c cada 3 meses es la mejor manera de que usted y su médico entiendan cuán bien están controlándose los niveles de azúcar en la sangre. La otra prueba se llama auto monitoreo de la glucosa en la sangre (SMBG, por sus siglas en inglés). Usar un monitor de glucosa en la sangre para realizar las pruebas de auto monitoreo puede ayudarle a mejorar el control de los niveles de azúcar en la sangre.

¿Qué sucede si mi nivel de azúcar en la sangre baja demasiado?

Hay veces en que el nivel de azúcar en la sangre de las personas que tienen diabetes es demasiado bajo. Un nivel bajo de azúcar en la sangre se llama hipoglucemia. Entre los signos de hipoglucemia, se incluyen los siguientes:

• Sentirse muy cansado.

• Bostezar con frecuencia.

• No poder hablar o pensar con claridad.

• Pérdida de coordinación muscular.

• Sudoración

• Contracciones espasmódicas.

• Convulsiones.

• Sentir, en forma repentina, que uno está por desmayarse.

• Ponerse muy pálido.

• Pérdida del conocimiento.

Los siguientes son ejemplos de recursos de energía rápida que pueden aliviar los síntomas de hipoglucemia:

• Gaseosa de cualquier marca, no dietética, de ¾ a 1 vaso de ella.

• Jugo de frutas, ½ vaso.

• Dos raciones de Frutas o 2 cucharadas de uvas pasas.

• Caramelo, 5 unidades.

Si no se siente mejor 15 minutos después o si el monitoreo indica que el nivel de azúcar en la sangre es todavía demasiado bajo, tome otra dosis de los recursos mencionados anteriormente.

¿Qué sucede con el hábito de fumar y el alcohol?

Debe dejar el hábito de fumar lo antes posible. Probablemente resulte aceptable beber un poco de alcohol en una comida, pero solo debe consumir 1 porción al día. Una porción es ½ vaso con vino, 1 vaso con cerveza. Si usted bebe con el estómago vacío, se arriesga a provocar una disminución del nivel de azúcar en la sangre.

¿Cómo sabré si mi nivel de azúcar en la sangre es demasiado alto?

Puede producirse un nivel alto de azúcar en la sangre (que también se llama hiperglucemia) incluso si usted está teniendo una alimentación adecuada y está aplicándose insulina en forma correcta. Comer una gran cantidad de alimentos en una comida, enfermarse, tener cambios hormonales y sentirse estresado pueden afectar el nivel de azúcar en la sangre.

Entre los síntomas de hiperglucemia, se incluyen los siguientes:

• Orinar con frecuencia.

• Sed extrema.

• Visión borrosa.

• Sentirse muy cansado.

¿Qué debo hacer si mi nivel de azúcar en la sangre es demasiado alto?

Si su nivel de azúcar en la sangre es más alto de lo que debería ser, es posible que necesite aplicarse una dosis adicional de insulina de acción rápida o de acción corta para que el nivel de azúcar en la sangre regrese al rango de valores normales. Su médico puede informarle qué cantidad de insulina necesita tomar para reducir el nivel de azúcar en la sangre.

Complicaciones

¿Qué son las complicaciones de la diabetes?

Una cantidad excesiva de glucosa en la sangre puede provocar problemas de salud graves, que incluyen enfermedades cardíacas y daños en los nervios y los riñones. Estos se conocen como complicaciones de la diabetes.

Neuropatía diabética (daño en los nervios)

La neuropatía diabética hace que sea difícil para los nervios enviar mensajes al cerebro y a otras partes del cuerpo. Si usted tiene daño en los nervios, puede perder la sensibilidad en algunas partes del cuerpo o tener una sensación de dolor, hormigueo o ardor.

A menudo, la neuropatía afecta los pies y las piernas. Si usted tiene neuropatía, es posible que no pueda sentir que tiene una llaga en el pie. La llaga puede infectarse y, en casos graves, es posible que deba amputarse el pie (extirparse). Las personas que tienen neuropatía pueden continuar caminando sobre un pie cuyas articulaciones o huesos están dañados. Esto puede provocar una afección que se llama pie de Charcot, que provoca hinchazón e inestabilidad en el pie lesionado. También puede hacer que el pie se deforme.

Si usted tiene diabetes, examínese los pies todos los días. Si observa hinchazón, enrojecimiento y siente calor en el pie, consulte a su médico de inmediato. Estos pueden ser signos del pie de Charcot. Su médico también debe examinarle los pies con frecuencia.

Signos de advertencia de daño en los nervios

Llame a su médico si tiene:

• Entumecimiento, hormigueo o sensación de ardor en los dedos de la mano, los dedos de los pies, las manos y/o los pies.

• Dolor agudo que empeora por la noche.

• Cortes, llagas o ampollas en los pies que no duelen tanto como usted creería, y que también se curan muy lentamente.

• Debilidad muscular y dificultad para caminar.

• Disfunción eréctil (en los hombres) y sequedad vaginal (en las mujeres).

Retinopatía diabética (problemas en los ojos)

La retina es la parte del ojo que es sensible a la luz y envía mensajes al cerebro sobre lo que ve. La diabetes puede dañar y debilitar los pequeños vasos sanguíneos de la retina. Este daño se llama retinopatía diabética.

Cuando se dañan los vasos sanguíneos de la retina, estos pueden secretar líquido, que provoca hinchazón en la mácula. La mácula es la parte central de la retina y le permite tener una visión aguda y clara. La hinchazón y el líquido pueden provocar visión borrosa y dificultarle la visión. Si la retinopatía empeora, puede provocar ceguera.

La cirugía con láser, a menudo, puede usarse para tratar o retrasar la aparición de la retinopatía, en especial si el problema se descubre en forma temprana. Las personas que tienen diabetes deben realizarse un examen de la visión una vez al año.

Signos de advertencia de problemas en los ojos

Llame a su médico si tiene:

• Visión borrosa durante más de 2 días.

• Pérdida repentina de la visión en 1 ojo o en los 2 ojos.

• Manchas negras o grises, telas de araña o hilos que se mueven o desplazan cuando mueve los ojos (que se llaman moscas volantes).

• Destellos de luz en la visión que no existen realmente.

• Dolor o presión en el (los) ojo(s).

Nefropatía diabética (daño en los riñones)

La diabetes también puede dañar los vasos sanguíneos en los riñones, de modo que no pueden filtrar los desechos. Este daño se llama nefropatía diabética. En última instancia, algunas personas que tienen nefropatía necesitarán diálisis (un tratamiento que elimina los desechos de la sangre) o un trasplante de riñón.

El riesgo de tener nefropatía aumenta si usted tiene tanto diabetes como presión arterial alta, de modo que es importante controlar ambas afecciones.

La presencia de proteína en la orina es, por lo general, el primer signo de nefropatía. Esto debe examinarse en forma anual.

Enfermedades cardíacas y accidente cerebrovascular

Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de tener enfermedades cardíacas y accidente cerebrovascular. El riesgo es incluso mayor para las personas que tienen diabetes y que fuman o tienen presión arterial alta, antecedentes familiares de enfermedades cardíacas o sobrepeso.

Las enfermedades cardíacas son más fáciles de tratar cuando se detectan en forma temprana. Es muy importante que consulte a su médico en forma regular. Este puede realizar pruebas para detectar signos tempranos de enfermedades cardíacas.

¿Qué puedo hacer para prevenir o demorar las complicaciones de la diabetes?

Para prevenir problemas, mantenga su nivel de azúcar en la sangre lo más cercano posible a los valores normales y siga las instrucciones de su médico. A continuación, se incluyen algunos consejos:

• Evite los alimentos que sean altos en grasa, colesterol, sal y azúcar agregada.

• Mantenga un peso saludable. Si tiene sobrepeso, su médico puede brindarle asesoramiento sobre cómo bajar de peso en forma segura.

• Mantenga la presión arterial en un nivel saludable (por debajo de 130/80 mm Hg).

• Mantenga un nivel de colesterol saludable (por debajo de 200 mg).

• Sea físicamente activo en forma regular.

• Deje de fumar.

• Cuídese los pies y examínelos todos los días para detectar signos de lesión e infección.

• Realícese un examen de la visión todos los años para revisar la visión.

• Visite a su dentista dos veces al año para examinarse los dientes y encías.

• Mantenga sus inmunizaciones al día. Reciba una vacuna contra la gripe todos los años y un refuerzo de la vacuna antitetánica cada 10 años.

• Maneje su estrés.

• Consulte a su médico en forma periódica, incluso cuando se sienta bien. Su médico lo examinará para detectar signos tempranos de complicaciones.

• Llame a su médico de inmediato si tiene alguno de los signos de advertencia mencionados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CONDILOMAS (VERRUGAS GENITALES). PERCY ZAPATA MENDO.

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

DERMATITIS DEL PAÑAL (ESCALDADURA EN EL BEBÉ). PERCY ZAPATA MENDO.