ESTREÑIMIENTO. PERCY ZAPATA MENDO.

Estreñimiento

El estreñimiento es un problema digestivo común que le dificulta evacuar el intestino. Es posible que las evacuaciones del intestino sean poco frecuentes. Es posible que las heces sean muy duras, lo que hace que sea tan difícil evacuar, que tiene que hacer fuerza. O es posible que sienta que todavía necesita evacuar el intestino incluso después de que lo ha hecho.

Síntomas

No todos evacuan el intestino una vez al día. No es cierto que usted deba evacuar el intestino todos los días para que se lo considere "regular". Un rango normal se encuentra entre 3 veces al día y 3 veces a la semana. Es posible que usted se esté estriñendo si empieza a evacuar el intestino con mucha menos frecuencia con la que, por lo general, lo hace.

Es posible que su hijo esté estreñido si una o más de las siguientes afirmaciones son ciertas:

• Su hijo tiene menos de 3 evacuaciones del intestino a la semana.

• Las heces son duras, secas e inusualmente grandes.

• Las heces son difíciles de evacuar.

Para algunos niños, es normal evacuar las heces con tan poca frecuencia como cada algunos días. El hecho de que su hijo esté estreñido o no depende de la frecuencia con que normalmente evacua las heces y cuán fácil le es hacerlo. Si las heces son blandas y fáciles de evacuar, las heces menos frecuentes no son un problema. Si son duras y difíciles de evacuar, es probable que su hijo esté estreñido. Si su hijo está teniendo problemas con el estreñimiento por más de 2 semanas, esto se llama estreñimiento crónico.

Causas y factores de riesgo

A medida que los alimentos que usted come atraviesan el tubo digestivo, el cuerpo toma los nutrientes y el agua de ellos. Este proceso crea heces, las cuales se mueven a través de los intestinos por medio de contracciones musculares (movimientos de compresión).

Una serie de cosas puede hacer que las heces se muevan en forma más lenta a través de los intestinos, lo que provoca estreñimiento. Usted puede afectar el proceso si no va al baño cuando tiene la necesidad de evacuar el intestino, si no bebe una suficiente cantidad de líquido, si no hace el suficiente ejercicio o si no come la suficiente fibra, y si toma determinados medicamentos o usa laxantes en forma regular. El estreñimiento también es común en mujeres embarazadas.

En los niños, el estreñimiento es provocado por muchas de las mismas cosas que hacen que los adultos lo tengan. Por ejemplo, es probable que se produzca cuando su hijo no bebe la suficiente cantidad de agua, leche u otros líquidos, o si su hijo no sigue una dieta saludable que incluya la suficiente fibra. La fibra está presente en alimentos como cereales, granos, frutas y verduras. Si su hijo sigue una dieta alta en grasa y en azúcares refinados (golosinas y postres), es probable que no esté obteniendo la suficiente fibra, lo que podría provocar estreñimiento.

Es posible que el estreñimiento también comience cuando su bebé pasa de tomar leche materna o leche de fórmula a leche de vaca entera, y cuando su bebé pasa de comer alimentos para bebés a alimentos sólidos. A veces, el estreñimiento se produce después de que su hijo ha estado enfermo o ha tomado determinados medicamentos. Usted no debería preocuparse si su hijo está estreñido por un período breve. El estreñimiento es común en niños y, por lo general, desaparece por sí solo.

Los niños pequeños que tienen estreñimiento crónico, a menudo, ignoran la necesidad de evacuar el intestino. Es posible que su hijo no quiera interrumpir el juego, o tenga miedo o vergüenza de pedirle a un maestro o de utilizar un baño público. Cuando un niño evita las evacuaciones del intestino, las heces se acumulan en el intestino grueso. Las heces se agrandan y se endurecen. El paso de las heces puede ser doloroso y hace que los niños quieran evitar evacuar el intestino aún más.

Diagnóstico y pruebas

Su médico le preguntará acerca del patrón de las evacuaciones del intestino de su hijo. Usted puede ayudar a su médico llevando un registro diario de las evacuaciones del intestino de su hijo. Usted debería incluir:

• Cuándo su hijo se sentó en el inodoro.

• Por cuánto tiempo su hijo se sentó en el inodoro.

• Qué aspecto tenían las heces de su hijo.

• Si su hijo tiene alguna mancha en la ropa interior.

También es importante notar cambios inusuales en las heces o la conducta de su hijo. Algunas cosas a las que debe prestar atención incluyen:

• Heces de diámetro grande.

• Heces muy duras.

• Pequeñas cantidades de sangre de color rojo vivo en el papel higiénico después de que su hijo evacua el intestino.

• Dolor de estómago y abotagamiento.

• Pérdida del apetito.

• Llanto o gritos durante las evacuaciones del intestino.

• Evitar el inodoro o resistirse al entrenamiento para aprender a usar el inodoro.

Su médico examinará a su hijo. El examen físico podría incluir un examen del recto de su hijo. Es posible que el médico indique la realización de una radiografía del abdomen de su hijo.

Tratamiento

Comer suficiente fibra y beber suficiente cantidad de líquido son esenciales para tratar el estreñimiento. Estos ayudan a que las heces se muevan a través de los intestinos aumentando la masa de las heces y ablandándolas. Aumentar la frecuencia con la que hace ejercicio también ayudará.

Hable con su médico de familia si:

• El estreñimiento es nuevo e inusual para usted.

• Tiene estreñimiento durante 3 semanas o más a pesar del tratamiento en el hogar (como cambios en la dieta).

• Tiene dolor abdominal.

• Nota algo de sangre en las heces.

• Baja de peso sin ningún motivo.


Se sugiere que los hombres de 50 años o menos consuman, al menos, 38 gramos de fibra por día, mientras que las mujeres de 50 años o menos deberían consumir, al menos, 25 gramos por día. Para agregar fibra a la dieta, coma, al menos, 2 tazas de frutas y 2 1/2 tazas de verduras por día. También intente comer cereales que contengan salvado o agregar salvado como cobertura de las frutas o cereales.

Si usted está agregando fibra a la dieta, empiece en forma lenta y aumente la cantidad en forma gradual. Esto ayudará a reducir los gases y el abotagamiento. También, asegúrese de beber abundante cantidad de agua.

Alimentos ricos en fibra

• Salvado de trigo sin procesar.

• Cereales para el desayuno sin refinar.

• Pan y arroz integral.

• Frutas frescas.

• Frutas secas (como ciruelas pasas, albaricoques e higos).

• Verduras.

• Frijoles (como frijoles de semilla blanca, frijoles rojos y frijoles pintos).

¿Debo usar laxantes?

En general, intente evitar los laxantes. No están diseñados para un uso a largo plazo. Una excepción a esto son los laxantes formadores de masa.

Los laxantes formadores de masa funcionan en forma natural para agregar masa y agua a las heces, a fin de que puedan atravesar con más facilidad los intestinos. Los laxantes formadores de masa se pueden utilizar todos los días. Estos incluyen salvado de avena, psilio (una marca: Metamucil), policarbofila (una marca: FiberCon) y metilcelulosa (una marca: Citrucel).

¿Cómo se utilizan los laxantes formadores de masa?

Usted debe utilizar los laxantes formadores de masa en forma diaria para que funcionen. Siga las instrucciones de la etiqueta. Empiece en forma lenta y beba abundante cantidad de líquido. Aumente en forma gradual la cantidad que utiliza cada 3 a 5 días (a medida que el cuerpo se acostumbra) hasta que las heces estén más blandas y sean más fáciles de evacuar.

Usted puede ayudar a que los laxantes formadores de masa tengan un mejor gusto mezclándolos con jugo de fruta.

¿Tienen efectos secundarios los laxantes formadores de masa?

Es posible que usted note algo de abotagamiento, gases o retortijones al principio, en especial, si empieza tomando demasiado o aumenta la cantidad que está tomando demasiado rápido. Estos síntomas deberían desaparecer en algunas semanas o antes.

¿Es un buen laxante el aceite mineral?

En general, solo utilice aceite mineral cuando su médico se lo recomiende, por ejemplo si recién se ha sometido a una cirugía y no debería hacer fuerza para evacuar el intestino. El aceite mineral no debería utilizarse en forma regular. Si se lo utiliza en forma regular, puede provocar deficiencias de las vitaminas A, D, E y K.

¿Debería probar con enemas?

Por lo general, los enemas no son necesarios para aliviar el estreñimiento. Es mejor dejar que el cuerpo funcione en forma natural.

¿Qué sucede si he estado utilizando enemas o laxantes durante mucho tiempo?

Si usted ha utilizado laxantes y enemas durante mucho tiempo, es posible que su médico de familia le sugiera que reduzca en forma gradual el uso de ellos para darle al cuerpo una oportunidad de regresar a la normalidad. Es posible que tenga que volver a entrenar el cuerpo para evacuar el intestino sin laxantes o enemas. Esto implica comer abundante cantidad de fibra, posiblemente utilizar un laxante formador de masa, beber abundante cantidad de agua, hacer ejercicio y aprender a darse tiempo para evacuar el intestino. Tenga paciencia. Es posible que los intestinos tarden muchos meses en volver a la normalidad. Hable con su médico de familia acerca de cualquier inquietud que tenga.

¿Qué puedo hacer si mi hijo está estreñido?

Existen muchas medidas que puede tomar para ayudar a su hijo:

Dieta. Usted puede empezar aumentando la cantidad de líquido que su hijo bebe cada día. Si su bebé está comiendo cereales, puede intentar agregarles un poco de jugo de ciruelas pasas. Si usted tiene un niño mayor, asegúrese de que beba abundante cantidad de agua. Usted también puede darle a su hijo jugo de ciruelas pasas, cereales de salvado, frutas y verduras para aumentar la cantidad de fibra en su dieta y ayudar a su hijo a evacuar las heces. Evite darle golosinas y azúcares refinados a su hijo.

Entrenamiento para el hábito de evacuar el intestino. Enseñe a su hijo a ir al baño cuando primero sienta la necesidad de evacuar el intestino. Usted puede ayudar a su hijo a establecer un hábito regular de evacuar el intestino pidiéndole que se siente en el inodoro durante, al menos, 10 minutos a alrededor de la misma hora cada día, preferentemente después de una comida. Asegúrese de que su hijo puede colocar los pies firmemente en el piso mientras se sienta en el inodoro. Si esto no es posible, coloque un taburete en frente del inodoro. Mientras que su hijo está sentado en el inodoro, usted podría dejar que lea un libro de cuentos o escuche la radio.

Medicamentos. Se encuentran disponibles muchos laxantes para tratar el estreñimiento en niños. La elección del laxante depende de la edad de su hijo y de cuán grave sea el estreñimiento. Pídale a su médico de familia que le sugiera una marca y le indique la cantidad que debe utilizar.

Empiece un programa de recompensas. Comience a recompensar a su hijo por el simple hecho de sentarse en el inodoro. Por ejemplo, si su hijo se sienta en el inodoro a la hora planificada, recompénselo con una actividad favorita. Si su hijo evacua el intestino, elógielo y recompénselo. Evite utilizar alimentos como recompensa. Es posible que a los niños pequeños les guste que los premien con adhesivos o estrellas en un cuadro. Es posible que a los niños mayores les guste sumar puntos para una recompensa más grande, como una salida al cine o al parque.

Si el estreñimiento de su hijo no mejora o si piensa que su hijo tiene estreñimiento crónico, llévelo a su médico de familia. A veces, el estreñimiento puede ser un signo de una afección médica más grave.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

CONDILOMAS (VERRUGAS GENITALES). PERCY ZAPATA MENDO.

CAUSAS DEL FLUJO VAGINAL