HERPES. PERCY ZAPATA MENDO.

Herpes

Herpes es el nombre de un grupo de virus que provocan ampollas y llagas dolorosas. Un tipo de herpes (el virus del herpes simple [HSV, por sus siglas en inglés]) provoca tanto herpes labial en la zona alrededor de la boca como herpes genital (herpes en la zona alrededor de los órganos sexuales). El herpes zóster es otro tipo de herpes y puede provocar varicela y culebrilla.

Es común sentirse culpable o avergonzado cuando se recibe un diagnóstico de herpes. Es posible que sienta que su vida sexual está arruinada o que alguien en quien pensaba que podía confiar lo ha lastimado. Podría sentirse triste o disgustado.

Tenga en cuenta que usted es una de las millones de personas que tienen herpes. El herpes podría volverse menos grave a medida que pasa el tiempo, y usted puede ayudar a proteger a su pareja sexual no teniendo relaciones sexuales durante los brotes y usando condones el resto del tiempo. Hable con su médico de familia sobre lo que siente.

Consejos sobre cómo manejar el herpes

• Hable con su médico si piensa que podría tener herpes.

• Recuerde que no está solo. Hay millones de personas que tienen herpes.

• Manténgase saludable y limite el estrés.

• No se toque las llagas.

• Informe a su pareja sexual y use condones.

Síntomas

Los síntomas pueden incluir llagas dolorosas en el área genital, comezón, dolor al orinar, flujo vaginal y bultos sensibles al tacto en la ingle. Durante el primer brote (que se llama herpes primario), algunas personas experimentan síntomas parecidos a los de la gripe, como dolores por todo el cuerpo, fiebre y dolor de cabeza. La mayoría de las personas que tienen la infección por herpes tendrán brotes de llagas y síntomas cada tanto. Algunas mujeres solo tienen herpes en el cuello uterino. En este caso, los brotes podrían causar pocos síntomas o ninguno.

Una vez que usted contrae la infección por el virus, atraviesa distintas etapas de infección. En las siguientes secciones, se explican todas las etapas.

Etapa primaria

Esta etapa, por lo general, comienza 2 a 8 días después de que usted contrae la infección, pero puede tardar mucho más tiempo en comenzar. Por lo general, la infección provoca la aparición de grupos de ampollas pequeñas y dolorosas. El líquido dentro de las ampollas podría ser cristalino o turbio. El área debajo de las ampollas puede estar roja. Las ampollas se abren con tanta facilidad que rápidamente se convierten en llagas abiertas. Es posible que usted jamás advierta la presencia de las ampollas.

Además de tener ampollas o llagas sensibles al tacto en el área genital, podría sentir dolor al orinar. Es posible que levante fiebre, se sienta adolorido y que tenga otros síntomas parecidos a los de la gripe.

Mientras que la mayoría de las personas tienen una etapa primaria de infección que es dolorosa, algunas no tienen ningún síntoma e, incluso, podrían ignorar que tienen la infección.

Etapa latente

Durante esta etapa, no hay ampollas, llagas ni otros síntomas. En este punto, el virus está viajando de la piel a los nervios cerca de la columna vertebral.

Etapa de diseminación

En la etapa de diseminación, el virus comienza a multiplicarse en las terminaciones nerviosas. Si las terminaciones nerviosas afectadas se encuentran en áreas del cuerpo que producen líquidos corporales o que están en contacto con estos, el virus puede introducirse en esos líquidos corporales (como la saliva, el semen o los fluidos vaginales). En esta etapa, no hay síntomas, pero durante este tiempo, el virus puede propagarse.

Causas y factores de riesgo

El herpes genital, por lo general, se propaga de una persona a otra al tener relaciones sexuales, incluido el sexo oral, con una persona que tiene la infección. El virus puede ingresar en el cuerpo a través de una herida en la piel o a través de la piel de la boca, el pene o la vagina, la abertura del tracto urinario, el cuello uterino o el ano. El herpes se propaga con mayor facilidad cuando las ampollas o las llagas son visibles en la persona que tiene la infección. Pero puede propagarse en cualquier momento, incluso cuando la persona que tiene herpes no está experimentando ningún síntoma.

El herpes también puede propagarse de un lugar a otro del cuerpo, como de los genitales a los dedos, de los ojos a otras partes del cuerpo.

¿Puede una mujer embarazada transmitir el herpes a su bebé por nacer?

Sí. Una mujer embarazada debe comunicar a su médico si ha tenido herpes genital o si alguna vez ha tenido relaciones sexuales con alguna persona que lo haya tenido. Los bebés nacidos de madres que tienen una infección activa de herpes genital al momento del parto o cerca de esa fecha pueden contraer la infección. Esto puede provocar daño cerebral, ceguera o incluso la muerte en los recién nacidos.

Por lo general, el bebé está a salvo dentro del útero. Cuando el bebé atraviesa el canal de parto, podría entrar en contacto con las llagas y contraer la infección por el virus del herpes. Si tiene herpes o si ha tenido relaciones sexuales con una persona que lo haya tenido, su médico podría realizar una cesárea si usted tiene un brote al momento de entrar en trabajo de parto, de modo que el bebé no tenga que atravesar el canal de parto.

Tratamiento

Consulte a su médico lo antes posible. El herpes es más fácil de diagnosticar cuando hay llagas. Puede comenzar antes el tratamiento y, tal vez, sentir menos dolor a causa de la infección.

¿Hay cura para el herpes?

No. Pero los medicamentos pueden ayudar. El medicamento aciclovir puede hacer más rápida la curación y puede disminuir el dolor del herpes en muchas personas.

Las píldoras de aciclovir pueden tratar el herpes primario o recurrente y pueden detener las recurrencias o disminuir su cantidad. El aciclovir también viene en forma de crema para aplicar sobre las llagas durante la etapa primaria o durante las recurrencias.

El famciclovir y el valaciclovir son otros medicamentos que se usan para tratar el herpes genital recurrente y para prevenir las recurrencias.

Consejos para aliviar el dolor

• Tome aspirina, acetaminofén (una marca: Tylenol) o ibuprofeno (algunas marcas: Advil, Motrin, Nuprin).

• Coloque paños tibios o fríos sobre el lugar de la llaga.

• Tome baños tibios. (Una mujer podría orinar en la tina al final del baño si está teniendo dolor al orinar: esto podría ayudar a diluir la orina, de modo que no cause tanto ardor en las llagas).

• Mantenga el área seca y limpia.

• Use ropa interior de algodón.

• Use ropa holgada.

¿Qué sucede si tengo herpes y quedo embarazada?

Si tiene herpes genital y está considerando la posibilidad de quedar embarazada o si está embarazada, asegúrese de informar a su médico. Es posible que le dé un medicamento antiviral, de modo que tenga menos probabilidades de tener un brote de herpes al momento de dar a luz a su bebé o cerca de esa fecha. Si usted tiene efectivamente un brote de herpes genital al momento del parto, su médico probablemente haga nacer a su bebé mediante una cesárea. Con una cesárea, el riesgo de transmitir el herpes a su bebé es bajo.

¿Qué sucede si contraigo el herpes durante el embarazo?

Si tiene su primer brote de herpes genital durante el embarazo, debe informar a su médico. Es posible que su médico desee tratarla con un medicamento antiviral. El riesgo de que su bebé contraiga el herpes es mucho más alto si usted tiene su primer brote de herpes genital cerca del momento del parto.

Es importante evitar contraer herpes durante el embarazo. Si su pareja tiene herpes y usted no, asegúrese de usar condones durante las relaciones sexuales en todo momento. Su pareja podría transmitirle la infección incluso si no está experimentando un brote en esos momentos. Si hay llagas visibles, evite tener relaciones sexuales por completo hasta que las llagas se hayan curado.

Complicaciones

Muchas personas tienen ampollas y llagas que reaparecen después de que desaparece el primer ataque de herpes. Esto se llama recurrencia. Por lo general, los síntomas son tan intensos como durante el primer ataque.

El estrés, una enfermedad o el cansancio pueden dar inicio a una recurrencia. Estar al sol o tener el periodo menstrual también pueden causar una recurrencia. Usted sabe cuándo está por producirse una recurrencia porque siente comezón, hormigueo o dolor en los lugares en los cuales tuvo la infección por primera vez.

Prevención

No hay ningún momento del todo seguro, debido a que es difícil saber con certeza cuándo puede usted propagar el herpes. Debe informar a su pareja sexual que tiene herpes.

Debe evitar tener relaciones sexuales si tiene alguna llaga. El herpes puede propagarse de una persona a otra con mucha facilidad cuando las llagas están presentes. Otro motivo para evitar las relaciones sexuales cuando las llagas están presentes es que estas hacen que sea más fácil contraer la infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), el virus que provoca el SIDA.

Debe usar condones de látex cada vez que tiene relaciones sexuales. Los condones solo pueden ayudar a reducir el riesgo de propagar el herpes si cubren toda la piel infectada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

CONDILOMAS (VERRUGAS GENITALES). PERCY ZAPATA MENDO.

DERMATITIS DEL PAÑAL (ESCALDADURA EN EL BEBÉ). PERCY ZAPATA MENDO.