CANCER DE PROSTATA. PERCY ZAPATA MENDO.


Cáncer de próstata
1
INTRODUCCIÓN
Cáncer de próstata, tumor maligno de la glándula prostática. La próstata es un órgano del tamaño de una nuez y forma de corazón de naipe francés, con un surco medio y dos lóbulos, que se localiza por debajo de la vejiga urinaria en los varones. Esta glándula rodea la uretra, el tubo por el que pasa la orina, desde la vejiga urinaria hasta el pene. El cáncer de próstata es la segunda causa de muerte por cáncer en los varones.
2
FACTORES DE RIESGO
Se desconocen los mecanismos específicos que provocan la aparición del cáncer de próstata, pero se han identificado algunos factores de riesgo. La incidencia aumenta con la edad, de modo que el cáncer de próstata es excepcional antes de los 40 años y afecta sobre todo a hombres mayores de 65 años. Es más frecuente en Norteamérica y noroeste de Europa y menos en Sudamérica, Oriente Próximo y África. La incidencia mundial más elevada corresponde a los hombres de raza negra, que en Estados Unidos presentan la enfermedad con una frecuencia superior en un 37% a los hombres blancos. Han aumentado los indicios que relacionan las dietas ricas en grasas animales con el cáncer de próstata. Se cree que las diferencias dietéticas podrían explicar por qué la incidencia de cáncer de próstata es 120 veces mayor en Estados Unidos que en China, donde la dieta habitual es pobre en grasas.
Parece que ciertos alimentos son protectores frente a esta enfermedad. Algunos estudios demuestran que los productos basados en el tomate protegen contra el cáncer de próstata, probablemente porque los tomates contienen abundante licopeno. El licopeno es un antioxidante, una sustancia química que inhibe o retrasa el proceso de oxidación celular. La oxidación celular en exceso puede resultar peligrosa para la salud ya que produce unas moléculas denominadas radicales libres que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer en algunos tejidos. El consumo a largo plazo de dosis moderadas de vitamina E, otro tipo de antioxidante, podría bloquear el avance de los tumores prostáticos. Los factores ambientales, como la exposición laboral al cadmio, pueden estar también relacionados con un riesgo mayor de sufrir cáncer de próstata.
Los antecedentes familiares también son importantes. Los hombres cuyos padres o hermanos desarrollan un cáncer de próstata tienen más probabilidades de presentar la enfermedad. Los investigadores están comenzando a identificar marcadores genéticos del cáncer de próstata. Por ejemplo, parece que el gen denominado cáncer de próstata hereditario 1 (HPC1) predispone de forma relevante a los hombres a sufrir cáncer de próstata cuando lo heredan con una mutación.
3
SÍNTOMAS Y DIAGNÓSTICO
El cáncer de próstata suele avanzar lentamente y no produce síntomas en las fases iniciales. Los signos de alarma pueden consistir en dificultad o dolor al orinar, micción frecuente sobre todo durante la noche y sangre en la orina o en el semen. El dolor en la zona lumbar baja, pelvis o zona superior de los muslos puede ser un signo de que las células cancerosas se han propagado a las costillas, pelvis y otros huesos. No obstante, todos estos síntomas pueden tener otras causas como una infección o una hipertrofia (aumento de tamaño) prostática, que son la consecuencia natural del proceso de envejecimiento.
Muchos médicos realizan pruebas de detección del cáncer de próstata durante las visitas de control para identificar la enfermedad en la fase más precoz (y con mayor probabilidad de curación). Se realiza un tacto rectal, introduciendo un dedo enguantado por el ano para palpar la superficie rectal interna. Si hay cáncer, el médico notará un nódulo u otra irregularidad prostática. Otra prueba de diagnóstico precoz, la prueba del antígeno prostático específico (PSA, en sus siglas en inglés), mide la concentración en la sangre de una proteína denominada antígeno prostático específico. Por lo general, si las pruebas de detección precoz indican la presencia de un cáncer, se realiza una biopsia en la que se obtiene una muestra de tejido de la próstata que se analiza al microscopio. La Sociedad Americana del Cáncer recomienda realizar un tacto rectal digital y una prueba de PSA anual en hombres de 50 años o más. Los hombres con riesgo elevado de padecer esta enfermedad (raza negra o aquellos con antecedente familiar de cáncer de próstata) deben consultar a su médico la necesidad de comenzar estas pruebas anuales a una edad más temprana.
4
TRATAMIENTO
Los cánceres localizados pueden tratarse con hormonas y quimioterapia que reducen el tamaño del tumor prostático y suprimen su capacidad de metastatizar (diseminarse al tejido circundante o a distancia). Ciertos medicamentos pueden ralentizar el crecimiento del cáncer después de que se haya propagado fuera de la próstata.
En muchos casos se realiza una prostatectomía (extirpación quirúrgica de la glándula prostática), combinada a menudo con radioterapia. No obstante, este tipo de cirugía puede causar impotencia e incontinencia urinaria. Otra opción es la braquiterapia intersticial en la que se introducen en la próstata fuentes de yodo radiactivas. La técnica, realizada bajo anestesia local, respeta el tejido vecino sano y parece ser tan efectiva como la cirugía en pacientes con cáncer de próstata en fase inicial.
En hombres mayores de 70 años la enfermedad suele progresar con tanta lentitud que el paciente fallece por otra causa antes de que aparezcan los síntomas del cáncer de próstata. Por esta razón, algunos médicos piensan que en muchos pacientes pertenecientes a este grupo de edad se puede evitar la cirugía y otros tratamientos siempre que se haga una revisión periódica de su estado, un tratamiento que recibe el nombre de espera expectante.
En la actualidad se están investigando varios tratamientos potenciales como la criocirugía, en la que las temperaturas de congelación destruyen las células cancerosas, y la terapia génica, que estimula las defensas del sistema inmunológico contra el cáncer.
5
PRONÓSTICO
Según la Sociedad Americana del Cáncer, el 92% de los hombres diagnosticados de cáncer de próstata sobreviven al menos 5 años después del diagnóstico y el 67% sobrevive diez años. Si cuando se hace el diagnóstico el cáncer permanece localizado, la tasa de supervivencia relativa a los 5 años es cercana al 100%. Aproximadamente el 97% de los cánceres de próstata se detectan en esta fase.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

CONDILOMAS (VERRUGAS GENITALES). PERCY ZAPATA MENDO.

DERMATITIS DEL PAÑAL (ESCALDADURA EN EL BEBÉ). PERCY ZAPATA MENDO.