AMENORREA. PERCY ZAPATA MENDO.

Amenorrea
Amenorrea significa que una mujer en edad fértil no menstrúa.
Una mujer menstrúa normalmente cada 23 a 35 días. El ciclo es regulado por la parte del cerebro llamada hipotálamo, que también controla la temperatura corporal, el apetito y la presión arterial. El hipotálamo estimula la glándula hipófisis o pituitaria (ubicada cerca de la base del cerebro) para que libere dos hormonas que regulan el ciclo reproductivo femenino: la hormona luteinizante y la hormona folículo- estimulante. Estas hormonas influyen en la producción de las hormonas estrógeno y progesterona, que son responsables de los cambios cíclicos en el revestimiento (forro) del útero, incluyendo la menstruación. Para que los ciclos de una mujer sean regulares, el hipotálamo, la glándula pituitaria, los ovarios y el útero deben funcionar correctamente. La anatomía del cuello del útero (cérvix) y de la vagina también debe ser normal para permitir el paso de la sangre.
Hay dos tipos de amenorrea:
La amenorrea primaria ocurre cuando una mujer no ha tenido su primer ciclo menstrual (menarquia) a los 16 años. Esta condición, también denominada “menarquia tardía”, es más frecuente debido a la pubertad tardía, un hecho muy frecuente en adolescentes muy delgadas o muy atléticas. Comúnmente, estas jóvenes tienen bajo peso y sus cuerpos no experimentaron el aumento normal de grasa corporal relacionado con la pubertad que impulsa el comienzo de la menstruación. En otras niñas, el retraso de la menstruación puede deberse al síndrome de Turner, una alteración genética que involucra a los cromosomas sexuales, o a órganos reproductivos femeninos anormales.
La amenorrea secundaria sucede cuando una mujer que ya ha menstruado anteriormente no menstrúa durante tres meses. Las causas de la amenorrea secundaria pueden ser las siguientes:
  • embarazo (la causa más común)
  • amamantamiento (lactancia)
  • menopausia, final normal de la menstruación relacionado con la edad
  • falla ovárica prematura (menopausia antes de los 40 años)
  • histerectomía (extracción quirúrgica del útero)
  • suspensión de las píldoras para el control de la natalidad
  • uso de progesterona de acción prolongada, como la Depo-Provera, para el control de la natalidad
  • tumores en la glándula pituitaria, especialmente los prolactinomas
  • enfermedad de ovarios poliquísticos, una condición que causa niveles anormales de estrógeno, hormona luteinizante y otras hormonas
  • desórdenes endocrinos como el síndrome de Cushing, en donde los niveles de cortisol, una hormona suprarrenal, están muy altos; o hipertiroidismo, niveles anormalmente altos de la hormona tiroidea
  • estrés emocional o físico
  • pérdida de peso rápida
  • obesidad
  • ejercicios enérgicos frecuentes
  • enfermedad crónica (a largo plazo), como colitis, insuficiencia renal o fibrosis quística
  • quimioterapia para tratar el cáncer
  • quistes o tumores en los ovarios
La amenorrea afecta a entre el 2 y 5% de todas las mujeres en edad fértil en los Estados Unidos. Las atletas, especialmente las mujeres jóvenes, pueden ser más propensas a padecer amenorrea. Si bien el ejercicio o la actividad física no causan por sí mismos la amenorrea, es más probable que ocurra en aquellas mujeres que se ejercitan muy intensamente o que aumentan la intensidad de los ejercicios con rapidez. Las mujeres que practican deportes relacionados con un peso corporal bajo, como ballet clásico o gimnasia, son más propensas a desarrollar amenorrea que aquellas que practican otros deportes.
Síntomas
La amenorrea en si es un síntoma. Cualquier síntoma asociado dependerá del problema que causa la ausencia de los períodos menstruales. Por ejemplo, varias formas de desequilibrio hormonal pueden causar amenorrea, además de exceso de vello corporal y facial, acné, disminución de la voz, deseo sexual alterado, secreciones de leche materna, aumento de peso, varios o todos estos síntomas.
Diagnóstico
Su médico le preguntará acerca de:  la fecha de su último período menstrual
  • si es sexualmente activa
  • sus métodos de control de la natalidad
  • sus antecedentes de embarazo
  • sus hábitos de alimentación, cambios rápido de peso, obesidad o bajo peso extremo
  • sus patrones menstruales mensuales típicos (ciclos regulares o irregulares)
  • la edad en la que su madre entró en la menopausia (muchas madres e hijas entran en la menopausia aproximadamente a la misma edad)
  • cuánto estrés hay en su vida y cómo lo maneja
  • su régimen de ejercicios
  • los tipos de medicamentos que toma
Si a su médico le preocupa una causa específica de amenorrea, como una anormalidad hormonal, le hará otras preguntas acerca de síntomas específicos relacionados con las hormonas, como si tiene acné, aumento de vello corporal, sensibilidad extrema a temperaturas bajas, piel seca, estreñimiento, pérdida del cabello o secreciones inusuales del seno. Si usted es atleta, especialmente una corredora, su médico le pedirá que describa su programa de entrenamiento, en particular si la grasa corporal de su cuerpo es inferior al 22% o si su peso es inferior al 80% del ideal.
Luego, revisará su historia clínica, le realizará un examen físico general y un examen pélvico completo. Una vez que determine que no está embarazada, intentará identificar la causa fundamental de la ausencia de sus períodos. En muchos casos, se puede realizar con las siguientes pruebas sencillas:
  • Análisis de sangre y orina: pueden detectar desequilibrios de las hormonas femeninas causados por problemas de la glándula pituitaria o los ovarios. Si se encuentran problemas, se pueden realizar otras pruebas para verificar si los niveles de las hormonas de la tiroides y de las suprarrenales son normales.
  • Ultrasonido pélvico: esta prueba,  que no duele, utiliza ondas de sonido para detectar problemas en la estructura del útero y de los ovarios.
  • Prueba de provocación a la progesterona: su médico podría tratarla con la hormona progesterona durante algunos días para ver si esta causa que tenga su período menstrual. Si se produce el sangrado menstrual, es probable que la amenorrea esté relacionada con una condición denominada anovulación, lo que significa que no se libera un óvulo maduro en la mitad de su ciclo menstrual. Si el sangrado no se produce, su médico le indicará que se realice análisis de sangre para verificar los niveles de la hormona folículo-estimulante. Estos niveles pueden ayudar a determinar si el problema proviene de los ovarios o del hipotálamo.
Si estas pruebas no logran detectar la causa de la ausencia de sus períodos, será necesario realizar más pruebas especializadas. A veces, el diagnosticar la amenorrea puede ser bastante complicado, ya que existen muchas causas.
Duración
En muchas adolescentes con amenorrea primaria, la pubertad es tardía, pero no hay un problema permanente. En el caso de las mujeres con amenorrea secundaria, la duración de la enfermedad depende de la causa. Por ejemplo, el embarazo detiene los períodos menstruales de una mujer hasta el nacimiento del bebé, mientras que una mujer que deja de tomar las píldoras anticonceptivas puede no tener un período durante tres meses o todo un año. El estrés emocional o físico puede bloquear la liberación de la hormona luteinizante y hacer que la amenorrea dure mientras permanezca la fuente del estrés. La pérdida o el aumento de peso rápido, los medicamentos y las enfermedades crónicas también pueden provocar la ausencia de uno o más períodos menstruales. La amenorrea es permanente luego del comienzo de la menopausia o luego de una histerectomía.
Prevención
En muchos casos, las adolescentes pueden ayudar a prevenir la amenorrea primaria mediante un programa de ejercicios razonables y el mantenimiento de un peso normal para la altura y la edad. La amenorrea primaria causada por anormalidades anatómicas del tracto reproductivo no puede prevenirse. Para prevenir la amenorrea secundaria relacionada con la dieta, el exceso de ejercicio o el estrés, puede seguir estos pasos:
  • Lleve una dieta baja en grasas que llene los requerimientos nutritivos diarios recomendados.
  • Ejercítese moderadamente, pero no excesivamente, para mantener un peso corporal y un tono muscular ideales.
  • Encuentre salidas saludables para el estrés emocional y los conflictos diarios.
  • Balancee el trabajo, la recreación y el descanso.
  • Evite el consumo excesivo del alcohol y el tabaco.
Tratamiento
No es necesario tratar la amenorrea primaria causada por la pubertad tardía ya que desaparece sola. En el caso de la amenorrea primaria causada por ciertas anormalidades genéticas (hereditarias), el tratamiento depende del problema. Por ejemplo, en el caso de que un defecto genético impida que los ovarios de una joven funcionen adecuadamente, se pueden recetar hormonas ováricas complementarias para que la joven desarrolle características sexuales secundarias normales (desarrollo de los pechos, bello púbico) y para prevenir la osteoporosis (enfermedad que adelgaza los huesos), que puede ser causada por los niveles bajos de estrógeno. Si la causa de la amenorrea es un problema estructural, por ejemplo si la vagina tiene una forma inusual o no tiene una apertura, por lo general es necesario realizar una cirugía.
Si tiene amenorrea secundaria debido a la menopausia o a una histerectomía, su médico le recetará medicamentos para prevenir la osteoporosis y otras complicaciones de los niveles bajos de estrógeno. En el caso de otras formas de amenorrea secundaria, el tipo de tratamiento depende de la causa:
  • Estrés: si el estrés emocional es el problema, es probable que su médico le recomiende que se inscriba en un curso para aprender a manejarlo.
  • Obesidad: si la obesidad es el desencadenante de esta condición, su médico le indicará una dieta y un programa de ejercicios para ayudarla a perder peso y mejorar su estado físico general.
  • Entrenamiento físico excesivo: si la intensidad del entrenamiento está interrumpiendo su ciclo menstrual, su médico le recomendará un programa más moderado. Esto ayudará a que la menstruación normal comience nuevamente. También disminuirá el riesgo de desarrollar otras condiciones relacionadas con los niveles bajos de estrógeno, como osteoporosis, enfermedad del corazón, infertilidad y adelgazamiento de los tejidos que revisten la vagina.
  • Desequilibrio hormonal: si los niveles hormonales alterados están impidiendo la ovulación (liberación de un óvulo del ovario), es probable que su médico le recete hormonas suplementarias.
  • Tumores o quistes en los ovarios, el útero o la glándula pituitaria: si la causa de la amenorrea son quistes o tumores, el tratamiento depende del tipo y de la localización. A veces es necesario realizar una cirugía.
Pronóstico
En muy raras ocasiones, la causa de la amenorrea es una condición que pone en riesgo la vida. En la mayoría de los casos, los síntomas y las condiciones relacionadas con esta enfermedad son reversibles y se pueden tratar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CONDILOMAS (VERRUGAS GENITALES). PERCY ZAPATA MENDO.

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

DERMATITIS DEL PAÑAL (ESCALDADURA EN EL BEBÉ). PERCY ZAPATA MENDO.