ASESINOS EN SERIE. PERCY ZAPATA MENDO.


ASESINOS EN SERIE

Son personas que matan por lo menos en tres ocasiones, con un cierto intervalo entre cada asesinato. Los crímenes cometidos son resultado de una compulsión, que puede tener sus orígenes en la juventud o en desajustes psicopatológicos del asesino, contrariamente a aquellos que están motivados por ganancias monetarias (por ejemplo, asesinos a sueldo) o los que tienen motivaciones ideológicas o políticas (por ejemplo, terroristas, genocidas).
Los hermanos William y Joan Mc Cord, en su libro “Psicopatía y Delincuente”, describen las siguientes características del asesino serial: escaso o ningún sentimiento de culpa, perturbada capacidad de amar (cuando tienen alguna relación afectiva, es escasa, de corta duración y tendiente a la satisfacción de sus propios deseos), conducta anti social, necesidad de excitación, impulsividad y agresión.
Las víctimas aparte de ser personas vulnerables o en situación de desventaja resultan tener un cierto valor “simbólico.” El asesino es sádico en extremo, tortura sus víctimas hasta la muerte e incluso es capaz de resucitarlas para continuar con el tormento. Necesitan dominar, controlar y sentir que el otro les pertenezca, en el amplio sentido de la palabra. Muerta la víctima, regresan a su enorme soledad, a la furia y el odio contra sí mismos. Este ciclo infernal termina con su muerte o cuando son capturados.
CARACTERISTICAS DE UN ASESINO SERIAL
Antes de mencionar las características generales de un asesino seria, establezcamos una diferencia entre este y los demás tipos de asesinos, por ejemplo:
El asesino en masa: ataca personas en lugares públicos para luego suicidarse todo en un lapso de tiempo.
El asesino a sueldo: mata por dinero (su nombre lo indica) y  por encargo.

En la tesis de doctorado “Personalidad Psicopática Perversa Post-traumática”, escrita por el Dr. Antonio Bruno, en el año 1958, resume en cinco términos la sintomatología de este cuadro. Ellas son: Desafecto, amoralidad, impulsividad, inadaptabilidad e incorregibilidad. Analizaremos cada una de ellas:
1) Desafecto: Desde niño se observa el desapego y el carácter disimulado. No manifiesta inclinación por nadie, permanece indiferente al afecto que se le brinda. Se observa en el perverso una completa pérdida de la afectividad que une a los hijos con los padres y a los hombres con sus semejantes. No como el afecto y no sólo es indiferente, sino que se burla cínicamente de ello. No hay en estos enfermos atisbos de reacciones emocionales. La frialdad emocional es su signo.
2) Amoralidad: Padecen los perversos una insensibilidad moral más o menos completa, una falta de juicio moral y de noción de ética. Cabe mencionar aquí el llamado “Síntoma de Lombroso”, por De Sanctis, consistente en la relación que habitualmente se encuentra entre la hipoalgesia de los tejidos o escasa sensibilidad al dolor físico y grave insensibilidad moral que llega hasta la inmoralidad.
3) Impulsividad: Además de la ausencia de sentimientos éticos altruistas, se aprecia como disturbio final afectivo una gran irritabilidad, que unido a la falta de sentimientos morales, lo impulsan a cometer las más grandes brutalidades y crueldades, llegando fácilmente a actos agresivos (homicidios, lesiones).
4) Inadaptabilidad: Aparece tempranamente en el medio familiar, se sienten molestos a la autoridad de sus progenitores. Durante el período escolar es un alumno problemático, incapaz de observar los reglamentos escolares. Por su mentalidad, no tiene estabilidad en un oficio o empleo. Por ello su vida comienza a desenvolverse al margen de la ley y de la sociedad. Son constantemente detenidos y alojados en la cárcel, puestos en libertad vuelven a lo mismo, es imposible corregirlos.
5) Incorregibilidad: estas personas no pueden recibir los beneficios de la reeducación, pues son incapaces de alcanzar las posibilidades de una readaptación social siendo insensibles al castigo o al premio. Gisbert Calabuyg y Sánchez Blanque refieren que Birbaun fue el primero que estableció características generales de las personalidades antisociales que serían las siguientes:
a) Desproporción entre los estímulos recibidos y las respuestas emitidas, es decir, el sujeto responde en forma exagerada ante un estímulo mínimo, mientras que otras muestran una falta evidente de reacción ante estímulos importantes.
b) Desarmonía entre los elementos que integran el carácter; con esto se quiere decir que el sujeto no mantiene un equilibrio entre su inteligencia, su afectividad, su vida pasional y su voluntad. Según estos autores, las fantasías no resaltan controladas por la crítica racional, la voluntad cede ante la presión impulsiva, la afectividad está unas veces embotada y otras veces exaltada y a menudo es lábil, bruscamente cambiante o inconsistente.
c) Intolerancia psicofísica, es decir, son sujetos que se quejan de todo, por incapacidad para soportar desde las pequeñas incomodidades, hasta el dolor, o fenómenos naturales como los cambios climáticos.
d) Inadaptabilidad a la vida, ésta es la resultante de las características expuestas y que resulta de extrema importancia. En efecto, el sujeto no se encuentra a gusto en ninguna parte, empezando como lo destacan los autores citados, porque no se sienten bien consigo mismos. O bien se infravaloran o se sobrevaloran, o bien se idealizan a los demás o desean intensamente estar con ellos para que los apoyen o admiren, o bien rechazan bruscamente, los desestiman, los desprecian o los agreden. De allí el permanente malestar, la disforia, las discusiones con los demás, los muy frecuentes cambios de empleo, lugar de residencia, amistades y pareja.
e) Conducta antisocial. Aquí Birbaun se refiere a la conducta antisocial de cualquier personalidad psicopática y no a la que se denomina trastorno antisocial de personalidad, es decir, al hecho en que el sujeto por su falta de control, su desarmonía personal, su intolerancia psicofísica, su impulsividad, etc., entra en frecuentes conflictos con los demás.
¿QUÉ LES IMPULSA A MATAR?
Los especialistas tienen muy claro que el abuso infantil, de cualquier tipo y en cualquier grado, no es la causa en la formación de un futuro asesino. Sabemos que mucha gente padece en la niñez, pero entonces el mundo tendría que estar repleto de criminales. La gran mayoría de los asesinos culpan a sus padres y madres. Exageran cuando describen los abusos y el maltrato. Muchos quieren creerles y provocan que éstos declaren más de la cuenta, así ganan simpatía frente al público y en no pocos impartidores de justicia.
De todos modos, aunque existe exageración, también hay testigos que corroboran las historias. Consideremos también que hay familias que poseen una facha de normalidad y que dentro del seno familiar no es más que una farsa; reforzando el patrón Dr. Jeckyll-Mr. Hyde en sus integrantes.
La mayoría de los asesinos en serie tienen antecedentes enfermizos. Se sabe que, frecuentemente, fueron víctimas de abusos durante su infancia, ya sea física, sexual o psicológicamente, toda vez que existe una correlación entre los abusos de su infancia y los crímenes que cometen.
El elemento de fantasía en el desarrollo de los asesinos en serie es extremadamente importante. A menudo fantasean acerca de asesinar durante y aun después de la adolescencia. Sueñan despiertos de manera compulsiva sobre dominación, sometimiento y asesinato, usualmente con elementos muy específicos de sus fantasías que después aparecen en sus crímenes reales. Otros disfrutan leyendo historias de sadismo, llenos de violación, tortura y homicidio. En algunos casos, estos rasgos no están presentes.
Algunos asesinos en serie, presentan uno o más signos de alerta en su niñez de lo que se conoce como el “Conjunto MacDonald“. Estos son:
Ø Comenzar incendios, invariablemente sólo por la emoción de destruir cosas.
Ø Crueldad a los animales (relacionado con el “zoosadismo“). Muchos niños pueden ser crueles con los animales, tal como cortarles las patas a las arañas, pero los futuros asesinos en serie con frecuencia matan animales más grandes, como perros y gatos, y comúnmente para su propio deleite, más aun de sólo impresionar a sus amigos.
Ø Enuresis más allá de la edad en que los niños normalmente superan tal comportamiento.
Cabría hacer una aclaración, que recientemente esta tríada, desarrollada en 1963, ha sido cuestionada por otros investigadores.
Muchos expertos han afirmado que una vez que el asesino serial comienza con sus actos delictivos no puede parar (o solo en contadas veces). Algunos sostienen la opinión de que aquellos que no son capaces de controlar sus impulsos homicidas son más fáciles de atrapar.
SEGÚN LOS MOTIVOS POR LOS QUE ASESINAN
Los patrones organizado y desorganizado, están relacionados con los métodos de los asesinos. En consideración a los motivos, pueden ser ubicados dentro de cinco categorías diferentes:
·        Videntes
Contrariamente a la opinión popular, rara vez los asesinos seriales son dementes o están motivados por alucinaciones y/o voces en sus cabezas. Muchos pretenden ser exculpados por la razón de la locura. Sin embargo existen, unos cuantos casos genuinos de asesinos en serie, que fueron tratados según tal concepción.
·        Misioneros
Los llamados asesinos apostólicos creen que sus actos están justificados toda vez que ellos se deshacen de cierto tipo de personas indeseables, (prostitutas o miembros de cierto grupo étnico), haciéndole un favor a la sociedad.
·        Hedonistas
Este tipo asesina por el simple placer de hacerlo, aunque las características que ellos disfrutan pueden diferir. Algunos pueden deleitarse con la “búsqueda” de perseguir y encontrar una víctima más que cualquier otra cosa, mientras otros pueden estar principalmente motivados por los actos de tortura y abuso de la víctima mientras está viva. A pesar de eso, otros pueden asesinar al perjudicado rápidamente, casi como rutina y después gratificarse en actos de necrofilia o canibalismo. Usualmente existe un fuerte rasgo sexual en los crímenes, aun cuando puede que no sea inmediatamente obvio.
·        Motivados por el beneficio
La mayoría de los criminales que cometen asesinatos múltiples por fines materiales (tales como los asesinos a sueldo), no son clasificados como asesinos seriales, porque están motivados por el afán de lucro o algún tipo de ganancia económica, en lugar de estarlo por una compulsión psicopatológica. Aun así, existe una delgada línea que separa a ambos tipos de asesinos. Por ejemplo, Marcel Petiot, quien operaba en la Francia ocupada por los Nazis, podría clasificarse como asesino serial. Se hacía pasar como un miembro de la resistencia francesa y atraía con engaños a opulentos judíos a su casa, haciéndoles creer que él podía hacerlos salir clandestinamente del país. En lugar de eso, los asesinaba y robaba sus pertenencias, matando a 63 personas antes de que fuera finalmente atrapado. Aunque la principal motivación de Petiot era material, pocos pueden negar que un hombre deseoso de matar a tanta gente, simplemente por adquirir unas pocas docenas de maletas con ropas y joyería, fue un asesino compulsivo y un psicópata.
·        Poder / control
Este es el asesino serial más común. Su principal objetivo para matar es obtener y ejercer poder sobre su víctima. Muchos asesinos de este tipo abusan sexualmente de sus víctimas, pero difieren de los asesinos hedonistas en que la violación no es motivada por lujuria, sino por otra forma de dominación sobre el martirizado.
Algunos asesinos en serie, puede que tengan características de más de uno de los tipos mencionados. Por ejemplo, el asesino británico Peter Sutcliffe, parece ser un asesino vidente y a la vez misionero, toda vez que afirmó que escuchaba voces que le ordenaban que limpiara las calles de prostitutas.
Alternativamente, otra escuela de pensadores clasifica los motivos por: necesidad, afán de lucro o poder.
GENÉTICA DE UN ASESINO SERIAL
Las pruebas indican que el sistema nervioso del psicópata es distinto. Experimenta menos miedo y ansiedad que el común de las personas. Con dos grupos de personas, unos normales y otros psicópatas, se realizó un estudio el cual consistía en hacer aprender cuál de cuatro palancas encendía un cierto foco verde. Sin embargo al jalar la palanca equivocada ocurría una penalización (choque eléctrico). Ambos grupos cometieron el mismo número de errores, pero el grupo sano aprendió rápidamente evitando los choques, mientras que a los sociópatas les tomó mucho más tiempo lograrlo.
Justamente es esta necesidad por emociones fuertes, la que provoca que el psicópata busque situaciones peligrosas. También por este motivo se cree que varios criminales seriales buscaron enrolarse en la policía, probablemente por lo intenso y riesgoso de la profesión.
La genética y la fisiología son factores decisivos en el desarrollo de un asesino serial; sin embargo no son capaces de explicar todo. Los factores ambientales pueden crear o destruir por completo una personalidad psicópata. Mediante el un estudio de EEG se ha descubierto que de 30-38% de los psicópatas tienen un patrón anormal de ondas cerebrales. Los infantes y los niños tienen baja actividad en sus ondas cerebrales pero esta se incrementa con la edad, no así con los asesinos seriales, en quienes la maduración toma un largo periodo de tiempo.
Las ondas anormales provienen de los lóbulos temporales y del sistema límbico del cerebro, áreas que controlan la memoria y las emociones. Cuando el desarrollo de estas partes del cerebro esta frenado por causas genéticas y los padres del infante son abusivos, irresponsables o manipuladores, el escenario esta puesto para un desastre.
¿EXISTE TRATAMIENTO PARA UN PSICÓPATA?
La respuesta de los psiquiatras es: “NO”. La terapia a partir de choques eléctricos no surte efecto; las drogas tampoco dan resultados favorables; y la psicoterapia, que implica una relación con el terapeuta esta fuera de toda consideración, porque el psicópata es incapaz de abrirse a otras personas. Ellos no quieren cambiar y la mayoría termina en prisiones, en vez de hospitales psiquiátricos.
Dentro de la mente psicópata
De acuerdo al Dr. J. Reid Meloy, autor del libro: The Psychopathic Mind Origins, Dynamics and Treatment, el psicópata es solo capaz de desarrollar relaciones sadomasoquistas basadas en el poder, no el apego afectivo. Ellos se identifican con el rol agresivo, como el de un padre abusivo, y atacan al débil (ellos mismos) proyectándose en otras personas.
Según el Dr. Meloy, en la tierna infancia del psicópata, ocurre una separación de la personalidad: uno es el “yo” (vulnerable por dentro) y el “otro” (que es intruso y agresivo), esto debido a cualquier experiencia desagradable. Entonces el infante supone que toda experiencia “externa” sea dolorosa, por lo que se retrae a sí mismo. Este mecanismo de autoprotección construye una “armadura del carácter” que desconfía de todo y no permite el paso hacia adentro. El niño se rehúsa a identificarse con sus padres a quienes toma por malévolos extraños.
Pronto, el niño ya no sentirá simpatía por nadie. El muro ha sido terminado y durará para siempre. Si no lo creen, lean a continuación las palabras de John Haigh: “La naturaleza humana es una molestia, me llena de irritación. De vez en cuando alguien debe desaparecer.”
En el desarrollo normal, el chico crea lazos amorosos con su madre. Pero para el psicópata, la madre es tomada como un “predador agresivo, o un extraño.” En el caso de psicópatas violentos, asesinos seriales incluidos, los lazos son de sadomasoquismo o agresión. De acuerdo a Meloy “este perverso y agresivo individuo depredará a otros reproduciendo los actos cometidos contra el en otros tiempos.”
TIPOS DE ASESINOS SERIALES
Asesinos organizados, Usualmente son poseedores de un coeficiente intelectual por encima de la media (105 en adelante), planifican sus crímenes muy metódicamente por lo cual pueden tardar años en realizar un asesinato, a veces son llevados a realizar sus asesinatos por despechos o trastornos e involucran a otras personas en su planificación para encubrirse, por lo común secuestran a las víctimas, después de ganar su confianza matándolas en un lugar y deshaciéndose de ellas en otro. (A veces este tipo de persona busca entre su pasado a personas que formaron parte de su vida, y que la marcaron de alguna manera, actúan engañando de muchas maneras y si hay personas extrañas en medio de su objetivo, las estudia y llegan a crear toda una cantidad de circunstancias que hacen confundirlas en contra de su objetivo para liberar su camino a su objetivo, puede a veces tardar años entre separar a su objetivo de su obstáculo, una vez realizado este propósito se acercan de forma pasiva y con muchas mentiras y engaños a la persona de su pasado, así muy minuciosamente comete su objetivo, que es hacerle daño de maneras que pueden ser, matar a su objetivo directo o buscar darle más sufrimiento, como por ejemplo hacerle daño a un ser querido o amado, a su entorno ya sea familia directa del objetivo o ser querido actual, y luego como último se ensaña con su objetivo inicial). Por ejemplo, Bundy se ponía en el brazo un molde de yeso falso, pidiendo a las mujeres que le ayudaran a llevar unos libros hasta su vehículo, donde las golpeaba duramente hasta dejarlas inconscientes. Otros tienen como objetivo específico a las prostitutas, quienes tal vez van voluntariamente con el asesino serial, creyendo que es un cliente cualquiera. Estos tipos de asesinos, tienen un alto grado de control sobre la escena del crimen, y generalmente conocen bien la ciencia forense que los habilita para cubrir sus huellas, tal como enterrar el cuerpo o cargarlo hasta un río para hundirlo. Ellos siguen escrupulosamente sus crímenes en los medios de comunicación, y muchas veces se enorgullecen de sus acciones, como si fuesen grandiosos proyectos. El asesino organizado es habitualmente muy sociable y tiene amigos y amantes, muy a menudo hasta esposa e hijos. Es el tipo de persona que cuando son capturados, son descritos por los conocidos como “un tipo agradable” quien “no podría ni lastimar a una mosca.” Algunos asesinos en serie se esfuerzan por hacer sus crímenes difíciles de descubrir, como por ejemplo falsificando notas de suicidio. El caso de Harold Shipman, un médico de cabecera británico, es ligeramente inusitado, en el que su posición social y ocupación eran tal que le permitía simular las muertes de sus víctimas, considerando que morían por causas naturales; entre 1971 y 1998 mató por lo menos a 250 de sus pacientes más viejos; y hasta muy poco antes de ser descubierto aún no se sospechaba que cualquiera de sus crímenes haya sido premeditado.
Asesinos desorganizados, carentes de un coeficiente intelectual alto (entre 80 y 95), cometen sus crímenes impulsivamente. Mientras que el asesino organizado saldrá específicamente a cazar a la víctima, el desorganizado matará a alguien cuandoquiera que la oportunidad surja, contadas veces se molestará en deshacerse del cuerpo, dejándolo en el mismo lugar en que encontró a la víctima. Usualmente llevan a cabo ataques “sorpresa”, saltando sobre sus víctimas sin previo aviso, y típicamente ejecutarán ritos que creen necesarios hacer, una vez que la víctima está muerta (por ejemplo, necrofilia, mutilación, canibalismo, etc.). A menudo no son sociales, teniendo pocos amigos y pueden tener un historial de problemas mentales y ser referidos por sus conocidos como excéntricos o hasta “un poco extraño.” Tienen poca consciencia sobre sus crímenes y puede que bloqueen los recuerdos de sus asesinatos.
Un número significante de asesinos seriales muestran ciertos aspectos de los dos tipos mencionados, aunque las características de un tipo dominan. El comportamiento de algunos asesinos declina de ser organizado a desorganizado, según sus homicidios continúan. Complementan cuidadosa y metódicamente los asesinatos al principio, pero conforme su compulsión se sale de control, dejan de dominarse volviéndose descuidados e impulsivos.
Algunos asesinos sufren de personalidad múltiple (Trastorno de identidad disociativo) lo que los lleva a cometer asesinatos tanto organizados como desorganizados. Aunque varios psicólogos han citado a la personalidad múltiple como una de las mayores causas de asesinatos, está comprobado que solo la mínoria de los asesinos seriales sufren este trauma.

ORGANIZADOS                                           DESORGANIZADOS
IQ: 105 a 120 (normal)                                      IQ: 80 a 95 (debajo del promedio)
Adecuados Socialmente                                      Socialmente Inadecuados
Casados, viven con su pareja o salen             Viven solos, no salen con nadie
con alguien 
Figura paterna estable                                        Padre abusivo o ausente
Abuso físico en la familia                                     Abuso emocional en la familia
Se mueve geográficamente y                           Vive y trabaja cerca de las
en sus empleos                                                      escenas de los crímenes
Sigue las noticias                                                   No le interesan las noticias
Educado                                                                  Abandona la escuela
Buena higiene y aseo del hogar                                    Pobre higiene y sin habilidades domésticas
No tiene un lugar dónde esconderse                          Tiene un lugar escondido en su en casa
Diurno                                                                     Nocturno
Conduce un buen auto                                        Conduce un auto destartalado, o
Pick-up
Regresa a la escena del crimen para               Regresa a la escena del crimen observar el trabajo de la policía                       para revivir el crimen
Contacta a la policía para jugar con ellos       Contacta a la familia de la víctima para jugar con ellos
Fan de la policía o aspirante a policía              No se interesa en el trabajo policiaco
No se interesa en los programas                      Se interesa en los programas de
de autoayuda                                                        autoayuda
Mata en un lugar y dispone de los                   Mata y deja los cadáveres en el
cadáveres en otro                                                mismo lugar
Puede desmembrar los cuerpos                       No desmembra los cuerpos
Usa la seducción para mantener                      Ataca en una ráfaga violenta
a su víctima cerca 
Conversa con sus víctimas                                  Despersonaliza a las víctimas,
piensa en ellas como “cosas”
Deja una escena del crimen ordenada           Deja una escena del crimen
caótica
Deja poca evidencia física                                  Deja abundante evidencia física
Responde mejor a una entrevista directa      Responde mejor a una entrevista con un consejero o psicólogo
La mayoría de los asesinos seriales identificados hasta el momento son organizados y siguen algunos otros patrones. Más del 80 por ciento son varones, blancos, en sus 20s o sus 30s. Los asesinos seriales generalmente son inteligentes y suelen matar mujeres blancas, no hay manera de reconocer a un asesino serial por su apariencia (la mayor parte se parecen a cualquier otra persona). Ted Bundy, quien fue condenado por 30 asesinatos, era frecuentemente descrito como atractivo, carismático y elocuente. John Wayne Gacy era una figura popular en su comunidad y actuaba como payaso en las fiestas de su cuadra. Se entrevistó con la primera dama norteamericana Rosalynn Carter cuando fue capitán de su distrito en el Partido Democrático local. Fue condenado por las muertes de 33 personas, entre niños y adultos.
Frecuentemente, los asesinos seriales exhiben tres comportamientos en la infancia conocidos como “la triada de MacDonald”: Mojar la cama, incendios y crueldad hacia los animales. Frecuentemente provienen de hogares disueltos y han sido objeto de abuso y negligencia por parte de sus padres o cuidadores. Aunque algunos son tímidos e introvertidos, otros pueden ser gregarios y exitosos pero de hecho se sienten muy aislados.
La mayoría de los asesinos seriales identificados hasta el momento son organizados y siguen algunos otros patrones. Más del 80 por ciento son varones, blancos, en sus 20s o sus 30s. Los asesinos seriales generalmente son inteligentes y suelen matar mujeres blancas, No hay manera de reconocer a un asesino serial por su apariencia (la mayor parte se parecen a cualquier otra persona). Ted Bundy, quien fue condenado por 30 asesinatos, era frecuentemente descrito como atractivo, carismático y elocuente. John Wayne Gacy era una figura popular en su comunidad y actuaba como payaso en las fiestas de su cuadra. Se entrevistó con la primera dama norteamericana Rosalynn Carter cuando fue capitán de su distrito en el Partido Democrático local. Fue condenado por las muertes de 33 personas, entre niños y adultos.
Frecuentemente, los asesinos seriales exhiben tres comportamientos en la infancia conocidos como “la triada de MacDonald”: Mojar la cama, incendios y crueldad hacia los animales. Frecuentemente provienen de hogares disueltos y han sido objeto de abuso y negligencia por parte de sus padres o cuidadores. Aunque algunos son tímidos e introvertidos, otros pueden ser gregarios y exitosos pero de hecho se sienten muy aislados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

CONDILOMAS (VERRUGAS GENITALES). PERCY ZAPATA MENDO.

CAUSAS DEL FLUJO VAGINAL