HIPOTIROIDISMO. PERCY ZAPATA MENDO.

HIPOTIROIDISMO

Definición

El hipotiroidismo es una situación en la que se produce un déficit de hormonas tiroideas tiroxina (T4) y triyodotironina (T3). En estas circunstancias, la tiroides produce muy pocas hormonas tiroideas como para cubrir las necesidades del cuerpo.
Los médicos diferencian dos manifestaciones de hipotiroidismo:
·        Hipotiroidismo subclínico o latente: la concentración de las hormonas tiroideas es normal, pero el valor basal de la TSH (hormona estimulante de la tiroides) es elevado.
·        Hipotiroidismo manifiesto: el nivel de concentración de la llamada tiroxina libre en sangre es bajo, mientras la de la TSH es elevado.
Dependiendo del momento en que se manifiesta, los médicos diferencian entre hipotiroidismo congénito y adquirido. Además, también es importante el modo en que se produce la hipofunción de la tiroides.

Incidencia

El hipotiroidismo está entre las enfermedades hormonales más frecuentes. Alrededor del 0,5 al 1 por ciento de la población padece una hipofunción de la tiroides, aumentado esta frecuencia con la edad. Uno de cada 5.000 recién nacidos padece de hipotiroidismo en el momento de nacer.

Anatomía de la tiroides

En términos médicos, a la tiroides se la denomina glándula tiroidea (del latín glandula y del griego thyreos = escudo) y se encuentra debajo de la laringe.
Posee una estructura similar a una mariposa y es la glándula endocrina de mayor tamaño del ser humano, con un peso medio de 25 a 30 gramos. Consta de dos lóbulos unidos entre sí por el istmo tiroideo. La tiroides se halla en la parte delantera de la garganta, debajo de la laringe. Los lóbulos tiroideos se encuentran normalmente a ambos lados de la tráquea.
La tiroides es una glándula que produce hormonas. Forma las hormonas tiroideas tiroxina (T4; tetrayodotironina) y triyodotironina (T3) a partir del aminoácido del cuerpo tirosina y de yodo. Las hormonas tiroideas influyen prácticamente en todos los procesos metabólicos del ser humano. Son importantes para el desarrollo físico, el crecimiento de los huesos, la musculatura y el metabolismo energético. Además, la tiroides produce la hormona calcitonina, que actúa en la regulación del metabolismo del calcio.
El yodo es un oligoelemento necesario para la vida, y ha de tomarse junto con la alimentación. La cantidad necesaria de yodo diaria asciende a 200 microgramos. Con el consumo regular de pescado y sal yodada se cubren fácilmente las necesidades diarias de yodo. El yodo llega a la tiroides junto con la sangre a través del conducto gastrointestinal, y allí se incorpora en la hormona tiroidea tras pasar por varios pasos intermedios. Posteriormente, las hormonas se envían a la sangre.
Los centros supraordinados en el cerebro, el hipotálamo y la hipófisis, controlan la formación de la hormona tiroidea. Si el nivel de las hormonas tiroideas en sangre desciende, en el cerebro se liberan hormonas (la hormona liberadora de tirotropina o TRH y la hormona estimulante de la tiroides o TSH), que llegan a la tiroides a través de la sangre, y allí estimulan la producción de hormonas tiroideas.
Valores normales de las hormonas tiroideas
Nombre                    Abreviatura                     Valor normal inferior                Valor normal superior
Triyodotironina libre      T3L                                    2,2 pg/ml                              5,5 pg/ml
Tiroxina libre                    T4L                                     0,6 ng/dl                               1,8 ng/dl
Hormona estimulante de la tiroides       TSH      0,4 mU/l                                4 mU/l

Causas

El hipotiroidismo puede deberse a diferentes causas. Si se ha perturbado la función de la propia tiroides, se habla de hipotiroidismo primario. Es, con diferencia, la forma más común de hipotiroidismo. En el menos común, que es el hipotiroidismo secundario, la hipófisis (centro de control de muchas glándulas) produce una cantidad excesivamente reducida de hormonas, por lo que no estimula la tiroides.
La perturbación de la función del hipotálamo es extraordinariamente rara. El hipotálamo es una parte del diencéfalo que controla la hipófisis como centro supraordinado. La denominación científica del hipotiroidismo producido por alteraciones del hipotálamo es hipotiroidismo terciario.

Hipotiroidismo primario
Cuando un defecto de la tiroides provoca una hipofunción, se trata de un hipotiroidismo primario. La causa se halla en el propio órgano.
Un hipotiroidismo puede ser congénito, como cuando la tiroides está ausente o es demasiado pequeña. Un hipotiroidismo congénito también puede originarse por una alteración de los valores de yodo condicionada genéticamente, es decir, el cuerpo dispone de suficiente yodo, pero es incapaz de incorporarlo en la hormona tiroidea.
El hipotiroidismo adquirido durante el periodo de vida es mucho más frecuente. En la mayoría de los casos se debe a una pérdida o destrucción de tejido tiroideo que inicialmente era eficaz debido, por ejemplo, a:
·        Infecciones de la tiroides (tiroiditis), especialmente a causa de una enfermedad autoinmune (tiroiditis de Hashimoto), en la cual el cuerpo utiliza sus defensas contra el tejido de la tiroides y lo destruye.
·        Las operaciones de tiroides, por ejemplo, debido a un (hipertiroidismo).
·        Radiación aplicada a la tiroides.
·        La ingesta de determinados medicamentos (por ejemplo, anti tiroideos).
·        Una radioterapia.
Para tratar el hipertiroidismo se usa la radioterapia. Mediante la radiación se destruye demasiado tejido productor de hormonas. En algunos casos, esto provoca hipotiroidismo.
El hipotiroidismo también puede causarlo, en casos aislados, un déficit extremo del oligoelemento yodo, esencial para la vida. España ha sido siempre incluida en la lista de deficiencias de yodo en la alimentación, esta tendencia se está corrigiendo, principalmente con la yodación de la sal común. Pero aun así persiste una tasa superior al 5% de bocio en la población española.

Hipotiroidismo secundario
El hipotiroidismo secundario se produce cuando, debido a alteraciones de la hipófisis, por tumores, por ejemplo, se produce un suministro insuficiente por parte de la tiroides de la hormona estimulante de la tiroides (TSH). No obstante, la propia tiroides, por su parte, está perfectamente sana. Esta variedad de hipotiroidismo es más bien rara.

Hipotiroidismo terciario
En el hipotiroidismo terciario se da una alteración del hipotálamo que no produce suficiente hormona liberadora de tirotropina (TRH). En consecuencia, el círculo de regulación entre el cerebro y la tiroides queda interrumpido, y no se estimula a la tiroides para que produzca hormonas tiroideas. Las causas pueden ser defectos en el sistema esquelético-muscular, tumores o infecciones. Esta alteración es extremadamente rara.

Síntomas

Los síntomas que se manifiestan en un hipotiroidismo son distintos según la edad del afectado.
Recién nacidos
Debido al hipotiroidismo, se retrasa su desarrollo tanto físico como mental. Los neonatos con hipotiroidismo presentan los siguientes síntomas tras el parto:
·        Beben poco
·        Llanto ronco
·        Sufren de estreñimiento
·        Se mueven poco
·        Su piel está teñida de un color amarillento durante un largo periodo de tiempo (ictericia prolongada).
Las hormonas tiroideas que faltan deben suplirse con comprimidos para equilibrar el hipotiroidismo. Los síntomas desaparecen generalmente transcurridos algunos meses tras la ingesta de dichos comprimidos. Sin embargo, debe tomarse medicación durante toda la vida para mantener el equilibrio del nivel hormonal.
Niños
Los niños pueden presentar los siguientes síntomas a causa de un hipotiroidismo:

·        Hiposomía con estructura corporal compacta
·        Capacidad de lenguaje alterada
·        Retraso de la pubertad
·        Inteligencia baja
·        Sordera
·        Trastornos en la fonación
·        Extremadamente raro: cretinismo
         Adultos
         En edad adulta, el hipotiroidismo se desarrolla normalmente de forma lenta. Los            síntomas suelen aparecer en caso de una intensa hipofunción; inicialmente, el                afectado no nota ninguna molestia, o nota molestias muy leves. Los síntomas                típicos de un hipotiroidismo son:
·        Menor rendimiento: cansancio y mayor necesidad de sueño
·        Desánimo
·        Ralentización de los movimientos
·        Dificultad para concentrarse
·        Falta de interés
·        Sensibilidad al frío
·        Falta de apetito
·        Estreñimiento
·        Mayor propensión a infecciones
·        Piel fría, seca, escamosa, de color amarillento y pálido
·        Color quebradizo y pajizo
·        Uñas quebradizas
·        Voz ronca, carrasposa
·        Aumento de peso (metabolismo basal reducido)
·        Ritmo cardiaco ralentizado (bradicardia)
·        Arteriosclerosis precoz causada por el aumento de los niveles del colesterol
·        Trastornos menstruales (en mujeres)
·        Trastornos de la fertilidad, libido y facultad creadora
·        Reflejos musculares mermados

Precisamente, en las personas ancianas con hipotiroidismo solo son comunes algunos de estos síntomas. Por ello, las formas menos complejas de hipotiroidismo suelen pasar desapercibidas. En las personas ancianas debe descartarse un hipotiroidismo realizando un análisis de laboratorio (valor TSH) si su estado físico y mental no se corresponde con su edad o si hay depresiones y trastornos de la memoria.
Como consecuencia de la acumulación de determinadas sustancias (compuestos proteínicos-glúcidos-ácidos) en el tejido subcutáneo, la piel de las personas con hipotiroidismo suele estar flácida (lo que se denomina mixedema). Los síntomas se manifiestan con frecuencia en la zona de los ojos y del dorso de las manos. Debido a mixedemas de las cuerdas vocales y de la lengua, la voz puede sonar ronca y con poca claridad.
Una forma grave y muy poco común del mixedema es el coma mixedematoso. Puede producirse cuando el hipotiroidismo se prolonga en el tiempo sin aplicarse un tratamiento o si no se reconoce y existen otros factores que debilitan al paciente (como una infección o una operación). Los síntomas del coma mixedematoso son debilidad, inmovilidad, tensión arterial baja (hipotonía), temperatura corporal muy baja, así como respiración lenta o demasiado superficial (hipo ventilación). Debe tratarse a los afectados de forma intensiva.

Diagnóstico

Hoy día, el diagnóstico de hipotiroidismo congénito suele obtenerse muy pronto gracias a la existencia de una disposición legal. Entre el tercer y el quinto día tras el parto, un médico efectúa en todos los recién nacidos la prueba del talón, del que extrae unas gotas de sangre (es lo que se llama screening neonatal). Así se determina el valor de la hormona TSH, la hormona estimulante de la tiroides. Esta es segregada por la hipófisis y es una parte importante del círculo de regulación entre el cerebro y la tiroides.
Si existe sospecha de una hipofunción de la tiroides en edad juvenil o adulta, será necesario determinar el nivel de hormonas tiroideas en sangre. Un valor TSH normal descarta alteraciones de la tiroides (hipotiroidismo primario). Un valor bajo de la tiroxina libre (T4L) confirma un hipotiroidismo. El nivel de concentración de la hormona tiroidea T4 no es tan relevante en el diagnóstico, debido a que el valor no desciende si no se trata de un hipotiroidismo muy avanzado.
Dado que a menudo una infección de la tiroides, la llamada tiroiditis de Hashimoto, suele ser la causante de una hipofunción de la glándula, deberá examinarse una muestra de sangre para confirmar la existencia de anticuerpos específicos. Estos se forman en el marco de esta enfermedad autoinmune y se llaman anticuerpos anti-TPO y anticuerpos antitiroglobulina. Atacan al tejido sano del propio cuerpo que, en consecuencia, pierde su función.
En un hipotiroidismo, el valor de la hormona estimulante de la tiroides (TSH) habría aumentado, mientras que en un hipertiroidismo su valor habría descendido.
El hipotiroidismo secundario es una hipofunción de la tiroides debida a alteraciones de la hipófisis. Como consecuencia, se da un déficit de la hormona estimulante de la tiroides (TSH) que estimula la producción de hormonas tiroideas. El resultado de esta ausencia es el hipotiroidismo. Para diagnosticar un hipotiroidismo secundario y terciario debe averiguarse el valor de la hormona liberadora de tirotropina (TRH) y de la hormona estimulante de la tiroides (TSH).
Con ayuda de una ecografía, el médico examina también el estado de la tiroides y observa si hay nódulos. Ahora bien, de este modo no puede obtenerse ninguna conclusión determinante sobre la funcionalidad de la tiroides.

Tratamiento

En el caso del hipotiroidismo, el tratamiento consiste en la toma de medicamentos. Estos sustituyen las hormonas tiroideas de las que se carece: la tiroxina (T4; tetrayodotironina) y la triyodotironina (T3). Las hormonas tiroideas T3 y T4 contienen yodo y estimulan, entre otros, el metabolismo celular, y son necesarias para que el cuerpo crezca con normalidad. Una sustancia que se utiliza habitualmente en el tratamiento del hipotiroidismo es la levotiroxina (L-tiroxina). La hormona verdaderamente eficaz es la triyodotironina, que se forma en la sangre a partir de la L-tiroxina de la que se disocia un átomo de yodo.
En caso de que exista hipotiroidismo congénito, las hormonas que falten habrán de sustituirse inmediatamente para no perjudicar el desarrollo del cerebro y de otros órganos. Gracias al screening neonatal, hoy día los médicos pueden detectar las formas congénitas de hipotiroidismo en los primeros días tras el parto, por lo que el tratamiento puede comenzar de inmediato. Los afectados deberán tomar las hormonas durante toda su vida.
Los adultos con un hipotiroidismo (manifiesto) marcado deben tomar hormonas tiroideas de forma regular y permanente para obtener una concentración suficiente. Aquellos que tomen medicamentos contra el hipotiroidismo deberán llevar un control periódico de su estado hormonal durante el tratamiento mediante análisis de sangre. Con las dosis adecuadas no se producen efectos secundarios.
Aviso importante: las personas con un hipotiroidismo grave deberán iniciar el tratamiento de forma lenta y con una dosificación baja. Por lo general, el tratamiento se inicia con dosis bajas que van aumentando gradualmente.
En casos aislados, un hipotiroidismo puede evolucionar hasta el llamado coma mixedematoso si no se trata. En tal caso, es necesaria una intervención médica intensiva: el afectado deberá recibir apoyo en la respiración y se le administrarán también sustancias activas como la levotiroxina y hormonas esteroides (glucocorticoides).

Evolución

Si el tratamiento hormonal se efectúa correctamente y se toman los medicamentos de forma regular, cabe esperar una evolución sin complicaciones del hipotiroidismo. Ni el rendimiento ni la calidad de vida se verán afectados a causa de este tratamiento.

Complicaciones

Un hipotiroidismo congénito puede provocar complicaciones si no se trata adecuadamente.
Los niños con hipotiroidismo congénito sin tratamiento presentan un desarrollo mental retrasado y pueden desarrollar un trastorno del desarrollo (el llamado cretinismo). Los efectos típicos de un hipotiroidismo en la infancia son:
·        Alteraciones del habla
·        Retraso en el crecimiento (tamaño corporal menor)
·        Retraso en la madurez (edad de huesos y dientes)
·        Retraso mental y psíquico (retraso en la evolución de los niños)
·        Sordera
·        Alteraciones del habla
Si un hipotiroidismo se trata a tiempo con medicamentos, el desarrollo del bebé no se verá afectado.
Un hipotiroidismo no diagnosticado o con un tratamiento insuficiente puede provocar, en casos aislados, el denominado coma mixedematoso, cuyas características son:
·        Debilidad
·        Inmovilidad
·        Tensión arterial baja (hipotonía)
·        Hipotermia
·        Una respiración ralentizada o demasiado superficial (hipo ventilación)
En estos casos se precisa una intervención médica intensiva. Esta incluye: asistencia en la respiración, administración de glucocorticosteroides, una infusión de glucosa, regulación del equilibrio hídrico y electrolítico, administración de levotiroxina y, eventualmente, un recalentamiento.

Prevención

Por lo general, y según la causa, no es posible prevenir del hipotiroidismo. Para evitar una recaída (recidiva), deberá seguirse el tratamiento hormonal durante toda la vida.
Si el hipotiroidismo se debe a un déficit extremo de yodo, puede mejorarse con el uso constante de sales de mesa yodadas. Se recomienda comer dos veces por semana pescado de mar, ya que contiene mucho yodo. Para asegurarse de que se cubren las necesidades diarias de este mineral, puede consultar a su médico si además necesita ingerir preparados de yodo.
Necesidades de yodo
Grupo de edad       Ración diaria de yodo recomendada en microgramos (µg)
Lactantes                                                     110
Niños                                                           90-120
Adolescentes, adultos                                   150
Mujeres embarazadas                                    230

Mujeres durante la lactancia                           260

Comentarios

Entradas populares de este blog

CAUSAS DEL FLUJO VAGINAL

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

DERMATITIS DEL PAÑAL (ESCALDADURA EN EL BEBÉ). PERCY ZAPATA MENDO.