EL ÉBOLA.

EL ÉBOLA

El Ébola es un virus de la familia de los filovirus que fue descubierto por primera vez en 1976 en la República Democrática del Congo. Los primeros casos se presentaron por el contacto con los órganos, sangre y desechos de animales como monos y antílopes infectados, aunque actualmente el reciente brote en África se debe también al contacto con fluidos de personas infectadas y a las pobres medidas sanitarias que existen en los hospitales africanos.

Los principales países que se han visto afectados por esta enfermedad son Sierra Leona, Guinea, Liberia, Nigeria y la República Democrática del Congo. Se trata de un virus con una elevada tasa de mortalidad que ronda entre el 50% y el 90%, y aunque se está intentando desarrollar un rápido tratamiento para esta condición actualmente no existe cura, la recuperación del paciente dependerá de su estado de salud previo y de la fortaleza de su sistema inmunológico para superar la acción del virus.

TIPO DE ÉBOLA

Desde su descubrimiento en 1976 hasta la fecha, se han detectado 5 tipos diferentes de cepas del Ébola que han sido catalogados según la zona en la que se han descubierto. Cuentan con diferentes tasas de mortalidad haciendo que la gravedad de su contagio varíe.

Los tipos de Ébola son:

·        Ébola - Zaire: esta cepa fue la primera en ser identificada en lo que actualmente es la República Democrática del Congo. Es también la cepa que ha producido el actual brote en África que se ha propagado a países como España y Estados Unidos, se trata de la más contagiosa y fatal, con una tasa de mortalidad que varía de 50% al 90% según cifras de la Organización Mundial de la Salud.

·        Ébola - Sudán: también descubierta en 1976, esta cuenta con una tasa de mortalidad que ronda el 53%.

·        Ébola - Reston: fue descubierta en 1989 en un grupo de macacos que fueron llevados desde Filipinas hasta Estados Unidos. La enfermedad ha sido identificada en varios animales, pero esta cepa no ha causado aún la muerte de ningún ser humano.

·        Ébola Tai-Forest: descubierta en 1994 en el bosque Thai de Costa de Marfil, esta cepa del virus ha sido responsable de matar varios chimpancés, sin embargo solo se conoce un caso en humanos, se trata de uno de los especialistas encargado de realizar la autopsia de los chimpancés, quien fue diagnosticado y tratado efectivamente.

·        Ébola Bundibugyo: descubierta en el 2007 en Uganda, es la cepa más reciente de este virus. Hasta la fecha se han detectado 127 casos que han acabado con la vida de 35 personas.

MORTALIDAD POR EL ÉBOLA

Una de las principales razones de por qué el Ébola es tan mortal en esta nueva epidemia reside en que la cepa que se ha propagado es la más contagiosa y letal de todas, produciendo una fiebre hemorrágica severa que resulta difícil de controlar. El contagio del virus en África se ha visto desatado por diversos factores, que aumentan aún más los índices de fatalidad ocasionados por esta enfermedad, entre ellos destacan:

Las pobres medidas sanitarias de los hospitales que atienden el brote de la enfermedad. La falta de recursos para aislar y tratar a los enfermos hace que sea difícil mantener aislado el virus. El contagio a través de materiales infectados como jeringas es también posible.

La relación de las poblaciones afectadas con los animales portadores del virus, resultando muy difícil impedir o concienciar a la población acerca del peligro de manipular órganos o consumir la carne de animales como monos y antílopes que pudieran estar infectados.

La falta de información y la baja propensión de los miembros de las poblaciones africanas afectadas de acudir al médico. No existe confianza o costumbre de acudir al personal sanitario ante una enfermedad.

Adicionalmente, se trata de un virus muy contagioso, motivo por el que los protocolos sanitarios para evitar su propagación son tremendamente estrictos y, de no seguirse de forma adecuada, podrían aumentar las posibilidades de contagio.

SÍNTOMAS

Una vez que el paciente entra en contacto con el virus del Ébola, el mismo se incuba en el cuerpo en un período que oscila entre 2 y 21 días. Sus síntomas son similares a los de otras enfermedades infeccionas como la fiebre tifoidea, el cólera y distintas fiebres hemorrágicas de carácter viral. Las señales más comunes de esta condición son:

  • ·        Fiebre repentina y superior a 38,6.
  • ·        Dolores musculares.
  • ·        Fatiga y debilidad.
  • ·        Dolor de cabeza.
  • ·        Dolor de garganta.
  • ·        Diarrea y vómitos.
  • ·        Erupciones rojizas en la piel.
  • ·        En algunos casos pueden presentarse hemorragias internas y externas.


PERIODO DE INCUBACIÓN

El virus del ébola es uno de los virus más letales que existen ya que su tasa de mortalidad puede elevarse hasta el 90%. Desde el momento en el que se ha estado en contacto con el virus hasta el momento en el que se perciben los primeros síntomas de la enfermedad se conoce como el periodo de incubación y, en el caso del ébola, se encuentra desde los 2 hasta los 21 días.

Durante el periodo de incubación del ébola se producen los primeros síntomas de la enfermedad donde el enfermo experimenta una primera fase de la enfermedad caracterizada por fiebres muy altas, dolores de cabeza, dolores en los músculos, una sensación de debilidad corporal y conjuntivitis. El signo más claro que aparece durante el periodo de incubación del ébola es la erupción en la cara o el cuello que se expande por todo el cuerpo; este síntoma suele aparecer al quinto día.

En la segunda fase del ébola, los síntomas son más graves y es cuando el enfermo tiene diarreas, vómitos y cuando puede aparecer una erupción cutánea, así como hemorragias internas y/o externas. Las hemorragias se originan, generalmente, desde el tubo gastrointestinal y hacen que el enfermo de Ébola pueda sangrar por el recto o por la boca; la pérdida de sangre suele ser la causa principal de la alta mortalidad del Ébola.

DETECCIÓN DEL VIRUS DEL ÉBOLA

Durante el periodo de incubación del Ébola es cuando los síntomas del virus empiezan a atacar a los pacientes y los médicos deben hacer un diagnóstico para saber si está o no contagiado por este virus tan mortal.
Entre los exámenes que suelen hacerse para diagnosticar el Ébola se encuentran:
  • ·        Exámenes en los que se estudia la coagulación de la sangre porque, tal y como hemos visto, el ébola provoca hemorragias tanto externas como internas.
  • ·        Estudios de los anticuerpos de los pacientes.
  • ·        Exámenes para detectar la presencia del Ébola en la sangre mediante el análisis del ARN genómico o subgenómico.
  • ·        Método ELISA: es la técnica más común que se usa para diagnosticar el Ébola y es un examen que analiza los anticuerpos IgM e IgG. Este método es una prueba inmunológica que detecta los anticuerpos que hay en el suero del paciente; los especialistas de fijan en la reacción de éstos anticuerpos cuando se le inserta una proteína del virus del Ébola.


PREVENCIÓN

1.      Esta enfermedad se transmite a humanos y primates a través de algunos animales salvajes, considerando a los murciélagos frugívoros (Pteropodidae) como los principales responsables de la aparición del Ébola.

2.      Los síntomas del Ébola son muy parecidos a los de otras patologías infecciosas como podrían ser el cólera, la fiebre tifoidea, etc. Asimismo, es importante saber que a día de hoy no existe tratamiento para curar el Ébola, así como tampoco ninguna vacuna para prevenir contraer esta infección, por lo que la prevención será fundamental.

3.      Si has viajado a alguna región africana, especialmente a países como la República Democrática del Congo, Sierra Leona, Guinea, Uganda o Liberia, deberás prestar una especial atención al posible contagio del Ébola. Es por ello que, en caso de padecer algún posible indicio, se deberá visitar a un médico.

4.      Asimismo, las personas que están o hayan estado en contacto con animales salvajes -sobre todo murciélagos y primates- deberán tener en cuenta que el riesgo de contagio es mayor. De esta forma, se deben usar guantes y demás elementos de protección a la hora de manipular animales.

5.      También será fundamental que productos como la carne y la sangre de dichos animales sean cocinados y estén bien cocidos antes de su consumo.

6.      También será necesario reducir el contacto físico con personas que han sido infectadas por el Ébola, así como tomar las medidas adecuadas a la hora de atender a estos enfermos, como el uso de guantes esterilizados. También es imprescindible lavarse las manos regularmente después de visitar a enfermos en el hospital o después de cuidarlos en el hogar.

7.      Asimismo, una de las formas de transmisión del Ébola es a través del contacto directo con la saliva, sangre, órganos, excrementos y demás fluidos corporales de la persona infectada; de modo que si algún familiar o tú pareja ha contraído la infección, deberás extremar las precauciones.
8.      Es importante destacar que el periodo de incubación de este virus es de dos a 21 días y en caso de haber mantenido relaciones sexuales con infectados por ébola, el periodo se extiende a siete semanas.

9.      El personal sanitario que atiende a posibles infectados o casos confirmados con EVE deberán prestar especial atención para prevenir el Ébola, especialmente al mantener un contacto estrecho -menos de un metro- y protegerse la cara con una mascarilla y gafas, usar bata limpia de manga larga y guantes.

10. Aun así, cabe destacar que el virus del Ébola no se transmite a través del aire, por lo que la posibilidad de que un viajero se contagie es casi remota. Aun así, durante los brotes, se recomienda evitar los traslados "no esenciales" a países africanos como Guinea, Liberia y Sierra Leona. Del mismo modo, para las personas que hayan podido estar expuestas a esta fiebre hemorrágica, es importante estar al día sobre cómo saber si tengo Ébola.

REFERENCIA:

http://salud.uncomo.com/

Comentarios

Entradas populares de este blog

CONDILOMAS (VERRUGAS GENITALES). PERCY ZAPATA MENDO.

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

DERMATITIS DEL PAÑAL (ESCALDADURA EN EL BEBÉ). PERCY ZAPATA MENDO.