CHINCHES

CHINCHES

Las chinches (nombre científico del chinche: Cimex lectularius, que es el tipo de chinche que suele entrar en contacto con los seres humanos) son unos pequeños insectos que miden entre 4 y 7 milímetros de longitud, son de forma oval y aplanada, que se pueden encontrar en cualquier parte del mundo, y que salen de sus escondrijos por la noche para picar a las personas mientras duermen. Los especialistas explican que su presencia no tiene nada que ver con la falta de higiene, por lo que hasta los hoteles más lujosos y los hogares más limpios y cuidados pueden estar infestados.

Estos desagradables bichitos, que se alimentan exclusivamente de sangre humana, causan muchas molestias con sus picaduras, que pueden llegar a provocar reacciones alérgicas y, en algunos países, también son vectores de enfermedades. Se esconden en lugares como colchones, somieres, almohadas y ropa de cama, cabeceros, mesillas, sofás, rodapiés, o armarios, entre otros, y son difíciles de detectar.

Consejos para prevenir la infestación por chinches

1.      Cuando las chinches anidan suele ser muy complicado eliminarlas porque son muy resistentes a la mayoría de los insecticidas, y generalmente es necesario recurrir a empresas especializadas en su erradicación. Por ello, lo mejor es que sigas estos consejos para prevenir la infestación.
2.      Cuando viajes, y durante tu estancia en hoteles o apartamentos, no dejes la maleta en contacto con el suelo, ni junto a la cama o a muebles tapizados, y mantenla cerrada.
3.      Revisa cuidadosamente la cama, las almohadas, y las costuras del colchón. Si encuentras pequeños puntos negros podrían ser un rastro de chinches, por lo que debes informar al personal de recepción y solicitar que te cambien de habitación.
4.      En tu hogar, limpia diariamente las habitaciones, y utiliza con frecuencia el aspirador, tanto sobre el suelo como en los huecos, rodapiés, etcétera.
5.      Rellena las grietas en paredes, suelos y techos, y sella los huecos entre las paredes y los rodapiés o cualquier otro recubrimiento.
6.      Comprueba si hay restos de sangre o pequeñas manchas en las sábanas y, en caso afirmativo, examina el colchón, el somier, el cabecero, las almohadas y la ropa de cama, aunque pueden esconderse en cualquier lugar de la habitación, lo más frecuente es que estén cerca de la cama porque se alimentan de sangre.
7.      Si al despertar tienes pequeñas marcas rojizas con poco espacio entre ellas, y que se localizan sobre todo en el cuello o los brazos, puede tratarse de picaduras de chinche. Consulta con el dermatólogo y no te rasques, porque se podrían infectar.

8.      Ante la sospecha de anidación, es necesario que laves la ropa de cama, toallas, cortinas, o cualquier prenda donde se sospeche la presencia de los insectos con agua muy caliente (al menos a 60ºC). Gracias por el consejillo Luis Castillo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CONDILOMAS (VERRUGAS GENITALES). PERCY ZAPATA MENDO.

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

HEMORROIDES