EMERGENCIA Y URGENCIA

EMERGENCIA Y URGENCIA

¿QUÉ ES UNA EMERGENCIA MÉDICA?
Aquella situación que pone en peligro inmediato la vida del paciente o la función de algún órgano si es que no es tratado en el lapso de una hora. El paciente presenta alteración súbita y crítica del estado de salud, con riesgo inminente de muerte y que requiere de atención inmediata.
Al final de este texto,  detallaré qué casos se consideran emergencias – disculpen la terminología médica, pero explicar cada una de ellas sería larguísimo y engorroso, sólo menciono las enfermedades que se vinculan a la categoría de emergencia -.

¿QUÉ ES UNA URGENCIA DE SEGUNDA PRIORIDAD?

Contempla problemas de salud que de acuerdo con la evolución de su gravedad podrían poner en peligro, en tiempo mediato (menos de 24 horas) la vida del paciente.


¿QUÉ ES UNA URGENCIA MENOR O DE TERCERA PRIORIDAD?

Enfermedad que por el curso de su evolución no pondría en peligro la vida del paciente en tiempo inmediato ni mediato, por lo que pudiera esperarse el curso de 24-48 h para ser tratados por su médico de familia o por consultorios externos.


¿QUÉ ACTITUD TOMO COMO PADRE?

Es difícil en calidad de padre hacer este tipo de evaluaciones sin tener un título de médico. Usted no querrá llevar a su hijo a toda prisa a un servicio de emergencia o urgencias hospitalarias si no se trata realmente de un caso delicado y puede esperar a pedir consulta con su pediatra.

Por otro lado, tampoco querrá dudar y perder un tiempo precioso para solicitar atención médica si su hijo necesita un tratamiento inmediato. Si tiene dudas, lo mejor que puede hacer es llamar al pediatra del niño. A medida que su hijo vaya creciendo —e inevitablemente vaya contrayendo más enfermedades y teniendo más accidentes— usted aprenderá a confiar en sí mismo a la hora de decidir cuándo se trata de una urgencia médica y cuándo no.

Recuerde que en aquellos casos en que usted sepa que el problema de su hijo es leve, es mejor que vaya a por consultorios externos de algún centro de salud o trate el problema en casa, en vez de llevarlo al servicio de urgencias de un hospital porque, cuanta más gente acude a estos servicios por problemas médicos que no son urgentes, más tiempo tiene que esperar todo el mundo para ser atendido.

Recuerde, si usted duda sobre si el problema de salud de su hijo es o no una urgencia médica, llame al pediatra. He aquí algunos ejemplos de cuándo debería llevar a su hijo a un servicio de emergencias hospitalarias:

·        Tiene dificultades para respirar o le falta el aliento
·        Se ha producido un cambio en su estado mental, por ejemplo, se ha puesto anormalmente soñoliento de repente, no hay forma de despertarlo o parece desorientado o confundido.
·        Se ha hecho un corte u otra herida en la piel y no hay forma de cortar la hemorragia
·        Presenta rigidez de nuca acompañada de fiebre
·        Respira muy deprisa y su frecuencia cardiaca no baja
·        Ha ingerido accidentalmente alguna sustancia venenosa o una dosis excesiva de un medicamento
·        Está sangrando profusamente o ha sufrido un traumatismo craneoencefálico.



Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

CONDILOMAS (VERRUGAS GENITALES). PERCY ZAPATA MENDO.

DERMATITIS DEL PAÑAL (ESCALDADURA EN EL BEBÉ). PERCY ZAPATA MENDO.