ENFERMEDAD DIARREICA

ENFERMEDAD DIARREICA


Se define diarrea como un aumento en la frecuencia de las deposiciones (más de tres al día) acompañada de una disminución de la consistencia de las mismas. En ocasiones, la diarrea puede contener sangre, moco, pus y alimentos no digeridos. La diarrea puede ser aguda (dura menos de 2-3 semanas) o crónica (de al menos 4 semanas de duración).

Causas de diarrea

Existen muchas causas de diarrea. La causa más frecuente de diarrea aguda es la infecciosa, que puede ser producida por bacterias que viven en la comida o el agua, y por tanto adquirida por intoxicación alimentaria, aunque también pueden ser producidas por virus (es la denominada gastroenteritis vírica, de carácter leve y que desaparece espontáneamente en unos días) o por parásitos. Los virus son la causa más frecuente de diarrea en niños.

La diarrea secundaria a intoxicación alimentaria provoca síntomas entre 30 minutos y 6 horas tras la ingesta, siendo generalmente los alimentos relacionados con la misma (por tanto, potencialmente contaminados) la mahonesa, pastas y dulces de crema, o carne picada, sobre todo si no se conservan en el frigorífico. Por todo esto, es muy importante conocer si hay alguien más en la familia o el círculo de relaciones del paciente que tenga los mismos síntomas, así como saber si han comido algo que pueda ser responsable de los síntomas. Es frecuente la llamada diarrea del viajero que aparece en personas que han viajado a otros países.

Existen otras causas de diarrea además de las infecciones: efectos secundarios de algunas medicinas (quimioterapia, laxantes que contengan magnesio,…), diarreas tras tratamientos con antibióticos (incluso si el tratamiento fue realizado hasta 4-6 semanas antes), problemas de digestión de ciertos alimentos (intolerancia a la lactosa) y síndromes de malabsorción, enfermedad celíaca, enfermedades de otros órganos (por ejemplo, hipertiroidismo), cirugías previas y enfermedades digestivas de distinta gravedad como el síndrome de intestino irritable, la enfermedad inflamatoria intestinal y la insuficiencia pancreática, entre otras.

Síntomas

El síntoma fundamental es el aumento en el número de deposiciones y la disminución de la consistencia de las mismas, pero es frecuente que se asocien otros síntomas como dolor abdominal (“retortijones”), náuseas o vómitos, y en ocasiones y dependiendo de la causa, fiebre. Si la diarrea es muy abundante, puede producirse deshidratación por pérdida de líquidos, reconocible mediante los siguientes síntomas y signos: cansancio extremo, sed, boca o lengua seca, calambres musculares, mareo, orina muy concentrada o no tener necesidad de orinar por más de 5 horas.

Diagnóstico

En la mayoría de los casos de diarrea infecciosa, y si la situación del paciente no es grave, no suele ser necesario realizar ninguna exploración para confirmar el diagnóstico, siendo importante conocer el contexto del paciente: antecedente de consumo de alimentos que pudieran estar en mal estado o la presencia de varias personas afectas que han participado en una misma comida.

Sin embargo, si existe deterioro del estado general o signos de deshidratación, puede ser conveniente realizar estudios complementarios y valorar la necesitad de tratamientos específicos.

Si no parece probable una causa infecciosa, es necesario realizar estudios más completos, si:

• La diarrea empeora o no mejora en 48 h
• Presenta más de 6 deposiciones al día, sangre o pus en las heces o heces negras.
• Presenta dolor abdominal importante que no desaparece después de una defecación.
• Tiene síntomas de deshidratación (sed, vértigo o mareo).
• Tiene diarrea con fiebre por encima de 38º C.
• Ha viajado recientemente a un país extranjero.
• Tiene más de 65 años.

Tratamiento

El tratamiento depende de la causa de la diarrea y de su gravedad. Si es leve basta con administrar abundantes líquidos en el propio domicilio del paciente. Si la diarrea es grave y se acompaña de deshidratación es necesario tratar al paciente en el hospital para administrar líquidos por vía endovenosa. Las diarreas de causa no infecciosa habitualmente requieren tratamientos específicos según el tipo de enfermedad. Como norma general no es aconsejable utilizar sin indicación del médico fármacos antidiarreicos, ya que pueden complicar la evolución de la diarrea.

Prevención

Hay ciertas cosas que puede probar en su casa:

- Beber gran cantidad de líquidos que tengan agua, sales y azúcar, como los sueros que venden en las farmacias, o en su defecto, agua de gelatina. Si está ingiriendo suficientes líquidos, su orina será de un color amarillo claro, casi transparente.

- Intente ingerir una dieta sin fibra. Puede probar con arroz blanco, patata o zanahorias cocidas, pescado hervido, carne a la plancha, e ir introduciendo, de forma progresiva y a medida que se vaya encontrando mejor, otros alimentos suaves.

Hay ciertas conductas que pueden prevenir la diarrea aguda de causa infecciosa:

- Lavado de manos antes y después de cocinar y comer, y después de ir al baño, cambiar pañales, sacar la basura, tocar animales, o estornudar o sonarse la nariz.

- Intentar no propagar la enfermedad quedándose en casa hasta que los síntomas mejoren.

- Tener cuidado con la seguridad de los alimentos:

·        No tomar leche por cuatro días o alimentos hechos con ella
·        Lavar bien la fruta y vegetales antes de comerlos.
·        Cocinar bien los huevos y la carne antes de comerlos.
·        Mantener limpias las superficies y utensilios de trabajo en la cocina.


Referencia: cmed.es/actualidad/diarrea-causas-sintomas-y-prevencion_133.html.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CONDILOMAS (VERRUGAS GENITALES). PERCY ZAPATA MENDO.

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

DERMATITIS DEL PAÑAL (ESCALDADURA EN EL BEBÉ). PERCY ZAPATA MENDO.