¿EXISTE OTRA MANERA DE INFECTARSE CON EL HERPES GENITAL APARTE DEL SEXO…COMO SENTARSE EN EL WATER?

DOCTOR ZAPATA, ¿EXISTE OTRA MANERA DE INFECTARSE CON EL HERPES GENITAL APARTE DEL SEXO…COMO SENTARSE EN EL WATER?
(Absolviendo inquietudes del Inbox)

El herpes se transmite a través del contacto directo de piel a piel. Esto ocurre cuando el área infectada está en contacto con una membrana mucosa, como la que se encuentra presente en la boca y los genitales. La mayor parte de la piel del cuerpo es demasiado gruesa para que el virus la pueda penetrar.

Si una persona con el herpes oral practica el sexo oral, es posible que se lo transmita el herpes a su pareja. Si una persona con herpes genital tiene relaciones sexuales, es muy posible que se lo transmita el herpes genital a su pareja.

El herpes se puede transmitir aun cuando no existen síntomas. Existen varios días al año (llamados reactivación asintomática, o sea un período de infección asintomática o período de infección subclínica) cuando una persona está en una etapa de contagio sin tener síntomas.

No existen casos documentados de que una persona haya contraído el herpes genital por un objeto inanimado como la tapa de un sanitario, la tina o una toalla. El herpes es un virus muy frágil y no vive por mucho tiempo en cualquier superficie.

Síntomas

Los brotes del herpes genital pueden variar enormemente de persona a persona. Pueden ser moderados o severos. El primer brote de una persona puede durar de tres a cuatro semanas, pero los síntomas tienden a desaparecer entre dos a doce días. Dentro de los síntomas se pueden incluir:

·        Una o más llagas, úlceras, fuegos, ampollas, cortadas o sarpullido.
·        Picazón, ardor u hormigueo en el área genital - Dolores en el área genital.
·        Síntomas parecidos a la gripe (dolor de cabeza, fiebre, glándulas de los nódulos linfáticos inflamadas cerca de la ingle).
·        Dolor al orinar y flujo (vaginal o en el pene) son posibles síntomas, pero poco comunes, en el herpes genital.

Cuando una persona tiene herpes genital, el virus permanece inactivo (dormido) en los nervios que se encuentra en la base de la columna vertebral. Cuando el virus se activa (despierta), viaja a través de los nervios hacia la superficie de la piel, a veces causando un brote. Los nervios en los genitales, parte superior de los muslos y glúteos están conectados; de tal manera de que una persona puede experimentar brotes en cualquiera de estas áreas. Tales áreas incluyen:

·        Vagina
·        Vulva
·        Pene
·        Escroto o testículos
·        Ano
·        Glúteos
·        Muslos

La cantidad de brotes que alguien pueda tener varía de persona a persona. El número promedio de brotes por año es de cuatro a cinco. Generalmente, hay más brotes durante el primer año, y el primer brote tiende a ser el brote más extremo que una persona puede tener. Muchas personas descubren que las recurrencias tienden a ser menos severas y menos frecuentes con el tiempo.

Las enfermedades, pobre alimentación o estrés físico, fricción, traumas quirúrgicos y tratamientos con esteroides (tales como el tratamiento del asma) pueden acelerar un brote de herpes.

Reducir el riesgo

Cualquier persona activa sexualmente puede contraer el herpes genital. Las medidas que reducen el riesgo son las siguientes:

·        Si alguien tiene síntomas alrededor de la boca (el herpes oral), él o ella no debe practicar el sexo oral hasta que todos los síntomas hayan desaparecido.
·        Si alguien tiene signos o síntomas alrededor de la región genital (el herpes genital), él o ella no debe tener relaciones sexuales hasta que los síntomas hayan desaparecido.
·        Cuando no existen síntomas, el uso de los condones de látex para el contacto genital con genital puede reducir el riesgo de transmisión.
·        No se ha comprobado que los Espermicidas/Microbicidas reduzcan el riesgo de transmisión. Si se utilizan, debe hacerse con condones y no en lugar de ellos.
·        Comunicación con la pareja. Es muy importante que ambas partes se eduquen sobre el herpes y juntos tomen decisiones sobre las mejores precauciones a tomar.

El herpes y el embarazo
Es poco común que los recién nacidos contraigan herpes. Entre el 20% y el 25% de las mujeres embarazadas tienen herpes genital, pero menos del 0.1% de los recién nacidos contraen herpes genital. Las mujeres que adquieren herpes genital antes de quedar embarazadas tienen un bajo riesgo de transmitirle el virus al bebé. Una madre ayuda a su bebé al transmitirle sus anticuerpos durante el embarazo. Una mujer que contraiga el virus durante el tercer trimestre del embarazo tiene un alto riesgo de transmitirle el virus a su bebé ya que no ha tenido tiempo de producir anticuerpos del virus.

La mayoría de las madres con herpes genital tienen partos vaginales normales. El médico debe hacer un examen visual completo al final del parto. Si una mujer tiene síntomas al momento del parto, se recomienda hacer una cesárea

Si un recién nacido contrae herpes durante el parto, los síntomas tienden a aparecer dentro de las dos o tres semanas después del nacimiento. Después del nacimiento, un bebé puede contraer herpes al recibir un beso de una persona la cual tiene "fuego o úlceras" en la boca (el herpes oral).El herpes puede ser mortal para un recién nacido. Un tratamiento adecuado puede ayudar a prevenir o a reducir la duración de los síntomas en un recién nacido si es tratado a tiempo.

Si usted está embarazada y tiene herpes:

·        Hable con su médico.
·        Sea examinada al momento del parto para verificar si tiene algún síntoma.
·        Dígale al médico si tiene síntomas al momento del parto.

Si usted está embarazada y su pareja tiene herpes:

·        Es muy importante evitar contraer herpes durante el embarazo.

·        El uso de los condones para las relaciones sexuales y la ausencia de las mismas mientras los síntomas estén presentes reducirá el riesgo de transmisión.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CONDILOMAS (VERRUGAS GENITALES). PERCY ZAPATA MENDO.

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

HEMORROIDES