AFTAS

AFTAS

Las aftas son pequeñas lesiones superficiales que aparecen en los tejidos blandos de la boca o en la base de las encías. A diferencia del herpes labial, las aftas no aparecen en la superficie de los labios y no son contagiosas. Sin embargo, pueden ser dolorosas y causar problemas para comer y hablar.

1.   Síntomas

La mayoría de las aftas son redondas u ovaladas y tienen un centro blanco o amarillo y un borde rojo. Se forman dentro de la boca: encima o debajo de la lengua, dentro de las mejillas o labios, en la base de las encías o en el paladar blando. Es posible que sientas una sensación de hormigueo o ardor uno o dos días antes de la aparición efectiva de las aftas.

Existen distintos tipos de aftas, entre ellas, las aftas menores, mayores y herpetiformes.

Aftas menores

Las aftas menores son las más frecuentes y:

·        Suelen ser pequeñas.
·        Tienen forma ovalada y un borde rojo.
·        Se curan sin dejar cicatrices en una o dos semanas.

Aftas mayores

Las aftas mayores son menos frecuentes y:

·        Son más grandes y profundas que las aftas menores.
·        A menudo, son redondas y tienen bordes definidos, aunque estos pueden ser irregulares cuando las aftas son demasiado grandes.
·        Pueden ser extremadamente dolorosas.
·        Pueden demorar hasta seis semanas en curarse y dejar importantes cicatrices.

Aftas herpetiformes

Las aftas herpetiformes son poco frecuentes y suelen aparecer en personas de edad más avanzada, pero no se producen por la infección del virus del herpes. Estas aftas:

·        Son del tamaño de la cabeza de un alfiler.
·        A menudo, ocurren en grupos de 10 a 100 aftas, pero se pueden unir y formar una gran úlcera.
·        Tienen bordes irregulares.
·        Se curan sin dejar cicatrices en una o dos semanas.

2.   Causas

Si bien la causa precisa de las aftas sigue siendo poco clara, algunos investigadores sospechan que los brotes se producen por una combinación de factores, incluso en la misma persona.

Algunos posibles desencadenantes de las aftas son:

·        Una lesión leve en la boca por un trabajo dental, el cepillado excesivo de los dientes, accidentes deportivos o por morderse accidentalmente la mejilla
·        Dentífricos y enjuagues bucales que contienen lauril sulfato de sodio
·        Sensibilidad a algunos alimentos, en especial chocolate, café, fresas, huevo, frutos secos, queso y alimentos picantes o ácidos
·        Una dieta con falta de vitamina B12, cinc, folato (ácido fólico) o hierro
·        Una respuesta alérgica a determinadas bacterias de la boca
·        La helicobacter pylori, la misma bacteria que causa las úlceras pépticas
·        Cambios hormonales durante la menstruación
·        Estrés emocional

Las aftas también pueden aparecer por determinados trastornos y enfermedades, como:

·        Celiaquía, un trastorno intestinal grave causado por la sensibilidad al gluten, una proteína que se encuentra en la mayoría de los granos
·        Enfermedades intestinales inflamatorias, como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa
·        Enfermedad de Behcet, un trastorno grave que produce inflamación en todo el cuerpo, incluso en la boca
·        Un sistema inmunitario defectuoso que ataca las células saludables de la boca en lugar de los patógenos, como los virus y las bacterias
·        VIH/sida, que inhibe el sistema inmunitario
·        A diferencia del herpes labial, las aftas no están asociadas con infecciones por el virus del herpes.

3.   Tratamiento

Por lo general, no se necesita tratamiento para las aftas leves, ya que suelen desaparecer por su cuenta en una o dos semanas. Sin embargo, las aftas grandes o inusualmente dolorosas a menudo requieren atención médica. Existen varias opciones de tratamiento.

Enjuagues bucales

Si tienes varias aftas, es posible que el médico te recete un enjuague bucal que contenga el esteroide dexametasona para reducir el dolor y la inflamación, o lidocaína para reducir el dolor.

Productos tópicos

Algunos productos que se venden con y sin receta (pastas, cremas, geles o líquidos) pueden ayudar a aliviar el dolor y acelerar la curación si se aplican en las aftas individuales apenas aparecen. Algunos productos tienen ingredientes activos, como:

·        Benzocaína
·        Fluocinonida
·        Peróxido de hidrógeno

Medicamentos orales

Los medicamentos orales pueden usarse cuando las aftas son graves o no responden a los tratamientos tópicos. Estos pueden ser:

·        Medicamentos que no están diseñados específicamente para el tratamiento de aftas, como el sucralfato (Carafate), que se utiliza como agente protector para el tratamiento de úlceras intestinales, y la colchicina, que se usa normalmente para tratar la gota.
·        Medicamentos de esteroides orales, cuando las aftas graves no responden a otros tratamientos. Sin embargo, suelen ser el último recurso, debido a los efectos secundarios graves.

Cauterización de aftas

Durante la cauterización, se usa un instrumento o sustancia química para quemar, cauterizar o destruir el tejido.

El Debacterol es una solución tópica diseñada para tratar aftas y problemas de encías. Al cauterizar químicamente las aftas, este medicamento puede reducir el tiempo de curación a aproximadamente una semana.
Aunque aún no se ha demostrado que el nitrato de plata, que es otra opción para la cauterización química de las aftas, acelere su curación, puede ayudar a aliviar el dolor producido por ellas.

Suplementos nutricionales

Es posible que el médico te recete un suplemento nutricional si consume bajas cantidades de nutrientes importantes, como folato (ácido fólico), vitamina B6, vitamina B12 o cinc.

Referencia:

Clínica Mayo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

CAUSAS DEL FLUJO VAGINAL

DERMATITIS DEL PAÑAL (ESCALDADURA EN EL BEBÉ). PERCY ZAPATA MENDO.