Rabia

Rabia


Es una enfermedad que es producida por un virus mortal que se transmite a las personas mediante la saliva de animales infectados. Por lo general, el virus de la rabia se transmite a través de una mordida.

Una vez que una persona comienza a mostrar los signos y síntomas de la rabia, la enfermedad casi siempre tiene un desenlace fatal. Por este motivo, cualquiera que esté en riesgo de contraer rabia debe recibir vacunas como protección.

1.   Síntomas

Los primeros síntomas de la rabia pueden ser muy similares a los de la gripe y durar varios días. Los signos y síntomas posteriores pueden incluir lo siguiente:

·        Fiebre
·        Dolor de cabeza
·        Náuseas
·        Vómitos
·        Nerviosismo
·        Ansiedad
·        Confusión
·        Hiperactividad
·        Dificultad para tragar
·        Salivación excesiva
·        Temor al agua (hidrofobia) debido a la dificultad para tragar
·        Alucinaciones
·        Insomnio
·        Parálisis parcial

Cualquier mamífero (animal que amamanta a sus crías) puede transmitir el virus de la rabia. Entre los animales que pueden transmitir el virus de la rabia a las personas se pueden citar:

Mascotas y animales de granja

·        Gatos
·        Vacas
·        Perros
·        Hurones
·        Cabras
·        Caballos

Animales salvajes

·        Murciélagos
·        Castores
·        Coyotes
·        Zorros
·        Monos
·        Mapaches
·        Zorrinos
·        Marmotas

En raras ocasiones, el virus se ha transmitido a receptores de trasplante de órganos y tejido a partir de un órgano infectado.

Los factores que aumentan el riesgo de contraer rabia incluyen:

·        Viajar a países en vías de desarrollo donde la rabia es más frecuente, por ejemplo, países de África o del Sudeste Asiático, o vivir en esos lugares
·        Actividades que probablemente te pongan en contacto con animales salvajes que puedan tener rabia, como explorar cuevas donde viven murciélagos o acampar sin tomar precauciones para mantener a los animales salvajes lejos del campamento
·        Trabajar en un laboratorio con el virus de la rabia
·        Heridas en la cabeza, que pueden ayudar a que el virus de la rabia llegue al cerebro con mayor rapidez

2.   Diagnóstico

Las herramientas diagnósticas actuales no permiten detectar la rabia antes del inicio de la fase clínica y, a menos que haya signos específicos de hidrofobia o aerofobia, el diagnóstico clínico puede ser difícil de establecer. La rabia en el ser humano se puede confirmar en vida y post mortem mediante diferentes técnicas que permiten detectar virus enteros, antígenos víricos o ácidos nucleicos presentes en los tejidos infectados (cerebro, piel, orina o saliva).

3.   Tratamiento

Una vez establecida una infección de rabia, no hay tratamiento eficaz. Aunque un pequeño número de personas han sobrevivido a la rabia, la enfermedad suele ser mortal. Por esa razón, si crees que estuviste expuesto a la rabia, debes recibir una serie de inyecciones para evitar contraer la infección.

Tratamiento para personas mordidas por animales con rabia

Si te mordió un animal que, según se sabe, está infectado con rabia, recibirás una serie de inyecciones para evitar que te infectes con el virus de la rabia. Si no se puede encontrar al animal que te mordió, lo más seguro sería suponer que el animal tiene rabia. Pero esto depende de varios factores, como el tipo de animal y la situación donde se produjo la mordida.

Las inyecciones para la rabia incluyen:

·        Una inyección de acción rápida (inmunoglobulina contra la rabia) para evitar que te infectes con el virus. Parte de esta inyección se coloca cerca del área donde te mordió el animal, si es posible, y tan pronto como sea posible después de la mordida.
·        Una serie de vacunas contra la rabia para ayudar a que el cuerpo aprenda a identificar y combatir el virus de la rabia. Las vacunas contra la rabia se administran como inyecciones en el brazo. Recibirás 4 inyecciones en un periodo de 14 días.

Cómo determinar si el animal que te mordió tiene rabia

En algunos casos, es posible determinar que el animal que te mordió tiene rabia antes de comenzar con la serie de inyecciones para la rabia. De esa manera, si se determina que el animal está sano, no necesitarás las inyecciones.

Los procedimientos para determinar si un animal tiene rabia varían según la situación. Por ejemplo:

·        Mascotas y animales de granja. Si te mordió un gato, un perro o un hurón, se puede observar al animal durante 10 días para ver si muestra signos y síntomas de rabia. Si el animal que te mordió permanece sano durante el período de observación, quiere decir que no tiene rabia y no necesitas las inyecciones. Otros tipos de mascotas y los animales de granja se analizan caso por caso. Habla con el médico y con los funcionarios de salud pública de tu zona para determinar si debes recibir las inyecciones para la rabia.
·        Animales salvajes que se pueden atrapar. A los animales salvajes que se pueden atrapar y capturar, como un murciélago que entró en tu casa, se los puede matar y analizar para determinar si tienen rabia. Los análisis realizados en el cerebro del animal pueden revelar la presencia del virus de la rabia. Si el animal no tiene rabia, no necesitarás las inyecciones.
·        Animales que no se pueden encontrar. Si no es posible encontrar al animal que te mordió, habla sobre la situación con el médico y con el departamento de salud local. En ciertos casos, lo más seguro es suponer que el animal tenía rabia y seguir adelante con las inyecciones para prevenir la rabia. En algunos casos, puede que sea poco probable que el animal que te mordió tenga rabia y tal vez se determine que las inyecciones no son necesarias.


Fuente: Clínica Mayo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

HEMORROIDES

¿ES POSIBLE CONTAGIARSE DE HERPES GENITAL SIN TENER SEXO?

CAUSAS DEL FLUJO VAGINAL