Cólicos en el bebé


Cólicos en el bebé

Los cólicos en el bebé son bastante frecuentes a partir de la segunda semana de vida, debido a la inmadurez propia de su intestino. Para atenuar estas molestias intestinales, puede seguir los siguientes consejos:

  • ·        Friccione suavemente en movimientos circulares la barriguita del bebé;
  • ·        Caliente el abdomen con una bolsa de agua caliente, teniendo cuidado que ésta no esté muy caliente y pueda provocar quemaduras, por lo que se sugiere, además, envolver la bolsa con un paño de algodón;
  • ·        Con el bebé acostado de espalda, flexione suavemente sus piernas en dirección a su barriguita y en repetidas ocasiones, o bien puede imitar los movimientos de bicicleta con las extremidades inferiores de su bebé;
  • ·        Erguir a su bebé después de cada mamada y recuéstele sobre uno de sus hombros, palmee suavemente su baja espalda, eso le hará eructar.


Si estas técnicas no funcionan, evite dar medicamentos sin consultar primero con su médico de confianza.

Remedios caseros

Un remedio tradicional para tratar esos cólicos del bebé que ya no mama pecho es dar pequeñas dosis de anisado, esta planta tiene un efecto antiespasmódico que alivia los cólicos y disminuye la producción de gases.

En el caso de los bebés que maman exclusivamente el pecho, la mejor solución puede ser que la madre beba el anís, pues sus propiedades pasan a través de la leche, pudiendo aliviar los cólicos.

Qué alimentos la madre debe evitar

La alimentación de la madre puede provocar cólicos en el bebé y es por eso que es importante estar atenta para tratar de identificar los alimentos que le provocan gases al bebé. Algunos de los alimentos más conocidos por provocar este tipo de efectos son:

  1. Brócoli, coliflor, pimentón, pepino y nabo;
  2. Granos como los frijoles, vainitas o habas, lentejas y guisantes.

Generalmente los mismos alimentos que provocan gases en la madre también son los que provocan en el bebé y para saber cómo el bebé está reaccionando hay que estar atento a algunas señales después de la lactancia como, por ejemplo: barriga hinchada, llanto, irritación o dificultad para dormir. Si estas señales son evidentes, la madre debe reducir la cantidad de alimentos y fraccionar entre las comidas el consumo de estos alimentos, de esta forma podemos aliviar los cólicos en el bebé.

La madre debe dejar de consumir estos alimentos por lo menos en los primeros 3 meses de la lactancia, para después volver a introducirlos más tarde en pequeñas cantidades, probando la reacción del bebé.

Fuente: Tuasaude.

Comentarios

Entradas populares de este blog

HEMORROIDES

CAUSAS DEL FLUJO VAGINAL

¿ES POSIBLE CONTAGIARSE DE HERPES GENITAL SIN TENER SEXO?