TRASTORNOS DEL SUEÑO EN LOS ANCIANOS. PERCY ZAPATA MENDO.

Trastornos del sueño en los ancianos

Es cualquier patrón de interrupción del sueño tales como problemas para quedarse y permanecer dormido, sueño excesivo o comportamientos anormales relacionados con el sueño.

Causas, incidencia y factores de riesgo

Es común que las personas mayores o ancianos sufran problemas de sueño. En general, necesitan dormir menos y también tienen un sueño menos profundo que las personas jóvenes. Algunas causas y factores que contribuyen a que se presenten trastornos del sueño en los adultos mayores son, entre otros, los siguientes:

• Necesidad de orinar con frecuencia en la noche

• Dolor crónico debido a enfermedades como la artritis

o Enfermedades crónicas tales como la insuficiencia cardíaca congestiva

o Depresión (la depresión es una causa común de problemas de sueño en personas de todas las edades)

o Afecciones neurológicas:

o Enfermedad de Alzheimer

o Síndrome psicorgánico

• Medicamentos recetados, drogas psicoactivas o alcohol

o Estilo de vida sedentario

o Estimulantes como la cafeína

Síntomas

• Dificultad para quedarse dormido

• Dificultad para diferenciar entre el día y la noche

• Despertar temprano en la mañana

• Despertar frecuentemente durante la noche

Signos y exámenes

El médico llevará a cabo un examen físico para descartar causas médicas. El diagnóstico también se basa en los antecedentes de perturbaciones del sueño del paciente y otros factores contribuyentes.

Tratamiento

El alivio del dolor crónico y el control de las afecciones médicas subyacentes, como la micción frecuente, pueden mejorar el sueño en algunas personas. Igualmente, el tratamiento efectivo de la depresión puede ayudar a mejorar el sueño.

Las intervenciones que estimulen el sueño, tales como un ambiente tranquilo para dormir y un vaso de leche caliente antes de acostarse, pueden mejorar los síntomas. Otras formas de estimular el sueño abarcan el hecho de llevar un estilo de vida saludable y las siguientes medidas:

• Evitar las comidas pesadas poco antes de acostarse

• Evitar los estimulantes como la cafeína

• Hacer ejercicio en las primeras horas del día

• Acostarse y despertarse a la misma hora todos los días (no hacer siestas)

• Utilizar la cama únicamente para dormir o para la actividad sexual

Si no puede conciliar el sueño después de 20 minutos, levántese de la cama y realice una actividad tranquila como leer o escuchar música.

Se debe evitar en lo posible el uso de pastillas para dormir por largos períodos de tiempo, ya que pueden producir dependencia y llevar al empeoramiento de los problemas de sueño, con el tiempo si no se usan correctamente.

• Si se necesitan, pastillas para dormir como Ambien y Lunesta son relativamente seguras cuando se utilizan de manera apropiada.

• Es mejor NO tomar pastillas para dormir en días consecutivos o por más de dos a cuatro días a la semana.

• El alcohol puede empeorar los efectos secundarios de las pastillas para dormir y se debe evitar.

ADVERTENCIA: La FDA le ha solicitado a los fabricantes de medicamentos sedantes e hipnóticos para conciliar el sueño poner etiquetas de advertencia más fuertes en sus productos, de tal manera que los consumidores sean más conscientes de los riesgos potenciales. Los posibles riesgos de tomar tales medicamentos comprenden reacciones alérgicas severas y trastornos peligrosos relacionados con el sueño, incluyendo quedarse dormido al conducir. Pregúntele al médico acerca de estos riesgos.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de las personas observa una mejoría en los trastornos del sueño con tratamientos o intervenciones; sin embargo, otras pueden continuar teniendo alteraciones persistentes en este aspecto.

Complicaciones

Una complicación es el consumo de alcohol o de drogas con la intención de mejorar el sueño.

Situaciones que requieren asistencia médica

Solicite una cita con el médico si la falta de sueño o el exceso de éste está interfiriendo con su vida diaria.

Prevención

La eliminación de la mayor cantidad de causas perturbadoras del sueño posibles y el fomento del ejercicio regular pueden ayudar a controlar los problemas del sueño.

Referencias

Mahowald MW. Disorders of sleep. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 429.

Kamel NS, Gammack JK. Insomnia in the elderly: cause, approach, and treatment. Am J Med. 2006 Jun;119(6):463-9.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

CONDILOMAS (VERRUGAS GENITALES). PERCY ZAPATA MENDO.

DERMATITIS DEL PAÑAL (ESCALDADURA EN EL BEBÉ). PERCY ZAPATA MENDO.