Insuficiencia Renal. Percy Zapata Mendo, Jaime Zapata Mendo, Cesar Tanta Moreno, Erika Paredes Alcantara, Jomayra Zapata Paredes.

Insuficiencia Renal

Introducción

Los riñones filtran los desechos de la sangre y regulan otras funciones del cuerpo. Cuando sus riñones fallan, usted necesita un tratamiento que haga el trabajo que sus riñones normalmente hacen.

Si padece insuficiencia renal deberá tomar algunas decisiones sobre su tratamiento. Tal vez opte por no recibir ningún tratamiento. Si decide recibir tratamiento, entre sus opciones está la hemodiálisis, que usa una máquina para filtrar la sangre fuera de su cuerpo; la diálisis peritoneal, que usa el revestimiento de su abdomen para filtrar la sangre dentro de su cuerpo; y el trasplante renal, en el que se coloca un riñón nuevo en su cuerpo. Cada tratamiento tiene ventajas y desventajas. Su decisión en cuanto al tratamiento tendrá un impacto importante en su vida diaria, por ejemplo, en su capacidad de conservar su empleo si usted trabaja. Usted es quien puede decidir qué es lo más importante. Leer este librito constituye una buena forma de conocer sus opciones para que pueda tomar una decisión informada. Y, si descubre que la opción que escoge no se adapta bien a su vida, puede cambiar de tratamiento. Con ayuda de los profesionales de la salud, sus familiares y amigos, usted podrá vivir una vida plena y activa.

Cuando los riñones fallan

Los riñones sanos filtran la sangre eliminando el exceso de líquido, minerales y desechos. Los riñones también producen hormonas que mantienen los huesos fuertes y la sangre sana. Cuando los riñones fallan, los desechos dañinos se acumulan en el cuerpo, la presión arterial puede elevarse, y el cuerpo puede retener el exceso de líquido y no producir suficientes glóbulos rojos. Cuando esto ocurre, usted necesita tratamiento para reemplazar la tarea de sus riñones.

Opción de tratamiento: hemodiálisis

Propósito

La hemodiálisis depura y filtra la sangre usando una máquina para eliminar temporalmente los desechos peligrosos del cuerpo, y el exceso de sal y de agua. La hemodiálisis ayuda a controlar la presión arterial y ayuda a que el cuerpo mantenga el equilibrio adecuado de sustancias químicas importantes, tales como el potasio, el sodio, el calcio y el bicarbonato.

La diálisis puede reemplazar parte de las funciones de los riñones. También son necesarios los medicamentos, las dietas especiales y la restricción en el consumo de líquidos. Lo que puede comer y beber, y la cantidad de medicamentos que necesitará dependerán del tratamiento que elija.


Cómo funciona la hemodiálisis

La hemodiálisis utiliza un filtro especial llamado dializador que funciona como un riñón artificial para filtrar la sangre. El dializador es un cilindro conectado a la máquina de hemodiálisis. Durante el tratamiento, su sangre llega a través de unos tubos hasta el dializador, el cual filtra los desechos y elimina el exceso de sal y agua. Luego, la sangre limpia fluye a través de otro conjunto de tubos y vuelve a entrar en su cuerpo. La máquina de hemodiálisis vigila el flujo de sangre y elimina los desechos del dializador.

La hemodiálisis por lo general se realiza tres veces a la semana. Cada tratamiento dura de 3 a 5 horas o más. Durante el tratamiento, usted puede leer, escribir, dormir, conversar o mirar televisión.

Cómo prepararse

Será necesario crear un acceso a su torrente sanguíneo varios meses antes de su primer tratamiento de hemodiálisis. Podría tener que permanecer una noche en el hospital, pero a muchos pacientes se les realiza el acceso sin hospitalización. Este acceso proporciona una manera eficaz para que la sangre se transporte desde su cuerpo hasta el dializador y de vuelta al cuerpo sin causar molestias. Los dos tipos principales de acceso son una fístula y un injerto.
Fístula arteriovenosa.

• Un cirujano hace una fístula usando los vasos sanguíneos del paciente; se conecta una arteria directamente a una vena, por lo general en el antebrazo. El aumento en el flujo sanguíneo hace que la vena aumente de tamaño y se fortalezca de manera que se pueda usar para inserciones repetidas de aguja. Este tipo de acceso es el preferido. Podría demorar varias semanas en estar listo para usarse.
Injerto.

• Un injerto conecta una arteria a una vena usando un tubo sintético. No necesita desarrollarse como la fístula, por lo que se puede usar más pronto después de colocarlo. Sin embargo, un injerto tiene más probabilidades de tener problemas de infección y coagulación.

Antes de la diálisis, se colocan agujas en el acceso para extraer la sangre.

Si su enfermedad renal ha progresado rápidamente, usted podría no tener el tiempo necesario para hacerse el acceso vascular permanente antes de comenzar los tratamientos de hemodiálisis. Podría tener que usar un catéter (un tubo pequeño y flexible que se inserta en una vena de su cuello, pecho o pierna cerca de la ingle) como acceso temporal. Algunas personas usan un catéter como acceso a largo plazo también. Los catéteres que se usarán por más de unas tres semanas deben colocarse debajo de la piel para mayor comodidad y menos complicaciones.
Posibles complicaciones

Los problemas de acceso vascular son la razón más común para la hospitalización entre personas que reciben el tratamiento de hemodiálisis. Algunos de los problemas comunes son infección, bloqueo por coagulación y mala circulación. Estos problemas pueden impedir que sus tratamientos den resultado. Podría tener que someterse a repetidas cirugías para lograr un acceso que funcione adecuadamente.

Otros problemas pueden ser causados por cambios rápidos en el agua y el equilibrio químico de su cuerpo durante el tratamiento. Los calambres musculares y la hipotensión (una disminución repentina de la presión arterial) son dos efectos secundarios comunes. La hipotensión puede hacerle sentir débil, mareado o mal del estómago.

Probablemente necesite unos cuantos meses para adaptarse a la hemodiálisis. Los efectos secundarios a menudo se pueden tratar rápida y fácilmente, por lo que debe informar a su médico y al personal de diálisis de cualquier efecto secundario que sufra. Puede evitar muchos efectos secundarios si lleva una dieta adecuada, limita el consumo de líquidos y toma sus medicamentos según las instrucciones.

Dieta para la hemodiálisis

La hemodiálisis y una dieta adecuada contribuyen a reducir los desechos que se acumulan en la sangre. En todos los centros de diálisis hay un dietista disponible para ayudarle a planificar sus comidas según las instrucciones de su médico. Cuando escoja alimentos recuerde

• consumir cantidades equilibradas de alimentos altos en proteína como la carne, el pollo y el pescado.

• controlar la cantidad de potasio que coma. El potasio es un mineral que se encuentra en: los sustitutos de la sal; algunas frutas como bananas y naranjas; los vegetales; el chocolate; y las nueces. Consumir demasiado potasio puede ser peligroso para el corazón.

• limitar la cantidad de líquidos que bebe. Cuando los riñones no están funcionando, el agua se acumula rápidamente en el cuerpo. El exceso de líquido hace que sus tejidos se hinchen y puede provocar presión arterial alta, problemas cardíacos, calambres y baja presión arterial durante la diálisis.

• evitar la sal. Los alimentos salados le dan sed y hacen que el cuerpo retenga agua.

• limitar el consumo de alimentos como la leche, el queso, las nueces, los frijoles secos y las sodas/gaseosas oscuras. Estos alimentos contienen grandes cantidades de fósforo mineral. Tener demasiado fósforo en la sangre saca el calcio de los huesos, lo que los debilita, los hace frágiles y puede causar artritis. Para prevenir problemas con los huesos, su médico podría darle medicamentos especiales, los cuales debe tomar con las comidas todos los días según las instrucciones.

Hemodiálisis en un centro

Ventajas

• + Las instalaciones están ampliamente disponibles.

• + Hay profesionales capacitados que están junto a usted todo el tiempo.

• + Puede llegar a conocer a otros pacientes.

• + No necesita un ayudante ni guardar equipo en su casa.

Desventajas

• - Los tratamientos son programados por el centro y son relativamente fijos.

• - Usted debe viajar al centro para recibir tratamiento.

• - Este tratamiento requiere la dieta más estricta y la mayor restricción de líquidos de todos.

• - Deberá tomar y pagar más medicamentos.

• - Es posible que sufra cambios en el estado de ánimo con más frecuencia.

• - Podría tomar algunas horas para sentirse mejor después del tratamiento.

Hemodiálisis en el hogar

Ventajas

• + Puede hacerla en los momentos que usted escoja, pero debe hacerla con la frecuencia que le indique el médico.

• + No tiene que viajar al centro.

• + Usted logra la sensación de independencia y control sobre su tratamiento.

• + Las máquinas más recientes requieren menos espacio.

• + Sufrirá cambios en el estado de ánimo con menos frecuencia.

• + La hemodiálisis en casa afecta menos su horario de trabajo que el tratamiento en un centro.

• + Su dieta y consumo de líquidos serán más parecidos a lo normal para usted.

• + Puede llevar con usted las máquinas nuevas: en viajes en auto, en remolques o en aviones.

• + Puede pasar más tiempo con sus seres queridos.

Desventajas

• - Debe tener un ayudante.

• - Ayudar con los tratamientos podría causar estrés a su familia.

• - Usted y su ayudante necesitan capacitación.

• - Usted necesita espacio para guardar la máquina y los suministros en la casa.

• - Es posible que necesite solicitar un permiso para ausentarse de su trabajo a fin de recibir su capacitación.

• - Deberá aprender a introducirse las agujas para diálisis.

• - Las formas diurna y nocturna de hemodiálisis en el hogar aún no se ofrecen en todos los lugares.

Opción de tratamiento: diálisis peritoneal

Propósito

La diálisis peritoneal es otro procedimiento que elimina los desechos, los químicos y el exceso de agua de su cuerpo. Este tipo de diálisis usa el revestimiento del abdomen, o barriga, para filtrar la sangre. Este revestimiento se llama membrana peritoneal y actúa como un riñón artificial.

Cómo funciona la diálisis peritoneal

Una mezcla de minerales y azúcar disuelta en agua, llamada solución de diálisis, se transporta por un catéter hasta llegar a su abdomen. El azúcar llamado dextrosa saca los desechos, las sustancias químicas y el exceso de agua de los diminutos vasos sanguíneos que hay en su membrana peritoneal y los lleva a la solución de diálisis. Después de varias horas, la solución usada se drena de su abdomen a través de un tubo, llevando con ella los desechos de su sangre. Luego su abdomen vuelve a llenarse con una solución de diálisis recién preparada, y el ciclo se repite. El proceso de drenar y volver a llenar se llama intercambio.



Diálisis peritoneal: Cómo prepararse

Antes de su primer tratamiento, un cirujano le coloca un catéter en el abdomen o el pecho. El catéter tiende a funcionar mejor si tiene el tiempo adecuado (generalmente de 10 días a 2 ó 3 semanas) para que el sitio de inserción sane. La planificación de su acceso de diálisis puede mejorar el éxito del tratamiento. Este catéter se queda ahí permanentemente para ayudar a transportar la solución de diálisis desde y hacia su abdomen.

Tipos de diálisis peritoneal

Hay tres tipos de diálisis peritoneales disponibles

• Diálisis peritoneal ambulatoria continua (CAPD por sus siglas en inglés)

La CAPD no requiere máquina y se puede hacer en cualquier lugar limpio y bien iluminado. Con la CAPD, su sangre siempre se está limpiando. La solución de diálisis pasa desde una bolsa plástica a través del catéter hasta su abdomen, donde se queda durante varias horas con el catéter sellado. El período que la solución de diálisis está en su abdomen se llama “tiempo de permanencia”. Luego usted drena la solución de diálisis en una bolsa vacía para desecharla. Entonces vuelve a llenar el abdomen con una solución de diálisis fresca para que el proceso de limpieza vuelva a comenzar. Con la CAPD, la solución de diálisis permanece en el abdomen por un tiempo de permanencia de 4 a 6 horas o más. El proceso de drenar la solución de diálisis usada y de reemplazarla con una solución fresca toma de 30 a 40 minutos. La mayoría de la gente cambia la solución de diálisis al menos cuatro veces al día y duerme con la solución en el abdomen por la noche. Con la CAPD, no es necesario despertar para hacer tareas de diálisis durante la noche.

• Diálisis peritoneal continua asistida por un ciclador (CCPD por sus siglas en inglés)

La CCPD utiliza una máquina llamada ciclador para llenar y vaciar el abdomen de tres a cinco veces durante la noche mientras usted duerme. En la mañana, usted comienza un intercambio con un tiempo de permanencia que dura todo el día. Podría hacerse un intercambio adicional a media tarde sin el ciclador para aumentar la cantidad de desechos extraídos y para reducir la cantidad de líquidos que se quedan en su cuerpo.

• Combinación de CAPD y CCPD

Si usted pesa más de 175 libras (79.5 kilos) o si su peritoneo filtra los desechos lentamente, podría necesitar una combinación de CAPD y CCPD para obtener la dosis correcta de diálisis. Por ejemplo, algunas personas usan un ciclador por la noche pero también se hacen un intercambio durante el día. Otras hacen cuatro intercambios durante el día y usan un miniciclador para hacer uno o más intercambios durante la noche. Usted trabajará con su equipo de profesionales médicos para determinar el mejor programa para usted.

Quién realiza la diálisis peritoneal

Ambos tipos de diálisis peritoneal por lo general las realiza el paciente sin ayuda de nadie. La CAPD es una forma de autotratamiento que no necesita máquina. Sin embargo, con la CCPD, usted necesita una máquina para drenar y volver a llenar el abdomen.

Posibles complicaciones

El problema más común de la diálisis peritoneal es una peritonitis, una grave infección abdominal. Esta infección puede ocurrir si la apertura por donde entra el catéter en su cuerpo se infecta o si ocurre contaminación cuando el catéter se conecta o desconecta de las bolsas. Las infecciones son menos frecuentes en catéteres presternales, que se colocan en el pecho. La peritonitis requiere un tratamiento con antibióticos ordenado por su médico.

Para evitar una peritonitis, usted debe tener cuidado de seguir los procedimientos exactamente y aprender a reconocer los primeros signos de peritonitis, entre los que se incluyen fiebre, un color desacostumbrado o turbio del líquido utilizado, y enrojecimiento o dolor alrededor del catéter. Informe de estos signos a su médico o enfermera de inmediato para que se pueda tratar la peritonitis rápidamente y evitar otros problemas.

Dieta para la diálisis peritoneal

Una dieta para la diálisis peritoneal es ligeramente distinta de una dieta para hemodiálisis en un centro.

• Aún necesitará limitar el consumo de sal y líquidos, pero podría comer más de cada uno de ellos en comparación con la hemodiálisis en un centro.

• Debe consumir más proteína.

• Podría tener diferentes restricciones para el potasio. Es posible que hasta tenga que consumir alimentos con alto contenido de potasio.

• Podría necesitar reducir la cantidad de calorías que consume porque hay calorías en el líquido de diálisis que podrían hacerle aumentar de peso.

Su médico y un dietista que se especialice en ayudar a las personas que padecen insuficiencia renal podrán ayudarle a planificar sus comidas.

Ventajas y desventajas

Cada tipo de diálisis peritoneal tiene ventajas y desventajas.

Diálisis peritoneal

CAPD

Ventajas

• + Puede hacerla solo.

• + Puede hacerla en momentos que usted escoja siempre y cuando lleve a cabo los intercambios requeridos cada día.

• + Puede hacerla en muchos lugares.

• + No necesita máquina.

• + No sufrirá los cambios en el estado de ánimo que sufren muchos pacientes que reciben hemodiálisis.

• + No tendrá que viajar a un centro tres veces a la semana.

Desventajas

• - Puede interrumpir sus actividades diarias.

• - Es un tratamiento continuo, y todos los intercambios deben llevarse a cabo los siete días de la semana.

CCPD

Ventajas

• + Puede hacerla por la noche principalmente mientras duerme.

• + No tiene que llevar a cabo intercambios durante el día.

Desventajas

• - Necesita una máquina.

• - Su movimiento por la noche está limitado por su conexión al ciclador.


La diálisis no es una cura

La hemodiálisis y la diálisis peritoneal son tratamientos que ayudan a reemplazar el trabajo que hacían sus riñones. Estos tratamientos le ayudan a sentirse mejor y a vivir más tiempo, pero no curan la insuficiencia renal. A pesar de que los pacientes que padecen insuficiencia renal ahora viven más tiempo que nunca, con el pasar de los años la enfermedad renal puede causar problemas tales como enfermedades del corazón y de los huesos, artritis, daño nervioso, infertilidad y desnutrición. Estos problemas no desaparecen con la diálisis, pero los médicos ahora tienen maneras nuevas y mejores de prevenirlos o tratarlos. Debe conversar con su médico sobre estas complicaciones y sus tratamientos.

Opción de tratamiento: trasplante renal

Propósito

El trasplante renal consiste en colocar quirúrgicamente un riñón sano de otra persona en su cuerpo. El riñón donado hace una porción suficiente del trabajo que solían hacer sus dos riñones para mantenerlo sano y asintomático.

Cómo funciona el trasplante renal

Un cirujano coloca el riñón nuevo dentro de su abdomen bajo y conecta la arteria y la vena del riñón nuevo a su arteria y vena. Su sangre fluye a través del riñón donado, lo que produce orina, igual que lo hacían sus propios riñones cuando estaban sanos. Es posible que el riñón nuevo comience a trabajar de inmediato o puede que necesite hasta unas cuantas semanas para producir orina. A menos que sus propios riñones le estén causando una infección o presión arterial alta, se quedan en su sitio.



Trasplante renal.

Cómo prepararse

El proceso de trasplante tiene muchos pasos. Primero, hable con su médico porque el trasplante no es para todo el mundo. Usted podría tener una afección que haría peligroso el trasplante o hacer que el éxito sea improbable.

Puede que reciba un riñón de un donante fallecido (una persona que haya muerto hace poco) o de un donante vivo. Un donante vivo puede ser o no pariente, por lo general un cónyuge o amigo. Si usted no tiene un donante vivo, le colocan en una lista de espera para recibir un riñón de un donante fallecido. La espera de un riñón de un donante fallecido puede durar varios años.

El equipo de trasplante considera tres factores para emparejar riñones con posibles receptores. Estos factores contribuyen a predecir si el sistema inmunológico de su cuerpo aceptará o rechazará el nuevo riñón.

• Tipo de sangre. Su tipo de sangre (A, B, AB u O) debe ser compatible con el del donante. El tipo de sangre es el factor de compatibilidad más importante.

• Antígenos leucocitarios humanos (HLA por sus siglas en inglés). Sus células llevan seis HLA importantes, tres heredados de cada uno de sus padres. Los miembros de la misma familia tienen más probabilidades de ser perfectamente compatibles. Usted podría recibir un riñón si los HLA no son perfectamente compatibles, siempre y cuando su tipo de sangre sea compatible con el tipo de sangre del donante del órgano y otras pruebas no muestren problemas de compatibilidad.

• Antígenos de compatibilidad cruzada. La última prueba que se hace antes de implantar un órgano es la de compatibilidad cruzada. Se mezcla una pequeña muestra de su sangre con una muestra de la sangre del donante del órgano en un tubo para ver si se produce una reacción. Si no se produce ninguna reacción, el resultado se llama compatibilidad cruzada negativa y la operación de trasplante puede proceder.

El tiempo que toma un trasplante renal

El tiempo que tenga que esperar para la donación de un riñón varía. Puesto que no hay suficientes donantes fallecidos por cada persona que necesita un trasplante, a usted se le deberá poner en lista de espera. Sin embargo, si un donante voluntario le da un riñón, el trasplante se puede programar tan pronto como ambos estén preparados. Evitar la larga espera es una ventaja importante de la donación de un donante vivo.

La cirugía toma de 3 a 4 horas. La hospitalización por lo general es una semana. Después de que usted sale del hospital, hará consultas regulares de seguimiento.

En una donación de un donante vivo, el donante probablemente tendrá que permanecer en el hospital aproximadamente la misma cantidad de tiempo. Sin embargo, una técnica nueva para extraer un riñón para fines de donación utiliza una incisión pequeña y posiblemente hará que el donante pueda salir del hospital a los 2 ó 3 días.

Entre 85 y 90 por ciento de los trasplantes de donantes fallecidos están funcionando un año después de la cirugía. Los trasplantes de parientes vivos a menudo dan mejor resultado que los trasplantes de donantes no emparentados o fallecidos porque generalmente la compatibilidad es más estrecha.

Posibles complicaciones

El trasplante es lo que más se acerca a la cura. Pero por muy buena que sea la compatibilidad, es posible que su cuerpo rechace su nuevo riñón. Una causa común de rechazo es no tomar los medicamentos tal como fueron recetados.

Su médico le dará medicamentos llamados inmunosupresores para ayudarle a impedir que el sistema inmunológico ataque al riñón, un proceso llamado rechazo. Deberá tomar inmunosupresores todos los días durante todo el tiempo en que el riñón esté funcionando. Sin embargo, a veces ni siquiera estos medicamentos pueden impedir que su cuerpo rechace el riñón nuevo. Si esto sucede, usted deberá regresar a alguna forma de diálisis y posiblemente esperar otro trasplante.

Los inmunosupresores debilitan su sistema inmunitario, lo cual puede producir infecciones. Algunos medicamentos también podrían cambiar su apariencia. Puede que la cara se le ponga más llena; tal vez aumente de peso o le pueda salir acné o vello facial. No obstante, no todos los pacientes tienen estos problemas, y la dieta y el maquillaje pueden ayudar.

Los inmunosupresores funcionan porque disminuyen la capacidad de funcionamiento de las células inmunitarias.

En algunos pacientes la reducción de la inmunidad por prolongados períodos puede aumentar el riesgo de padecer cáncer. Algunos inmunosupresores pueden causar cataratas, diabetes, exceso de ácido estomacal, presión arterial alta y enfermedades óseas. Cuando se usan por cierto tiempo, estos medicamentos podrían causar daño hepático o renal en unos cuantos pacientes.

Dieta para el trasplante renal

La dieta para los pacientes que van a recibir un trasplante es menos limitada que para los pacientes de diálisis, aunque es posible que usted todavía deba reducir el consumo de algunos alimentos. Su dieta probablemente cambie a medida que sus medicamentos, valores sanguíneos, peso y presión arterial cambien.

• Tal vez tenga que contar calorías. Su medicamento podría aumentarle el apetito y hacerle aumentar de peso.

• Tal vez tenga que comer menos sal. Sus medicamentos podrían hacer que su cuerpo retenga sodio, lo cual origina la presión arterial alta.


El trasplante renal tiene ventajas y desventajas. Vea la lista a continuación.

Trasplante renal: Ventajas

• + Un riñón trasplantado trabaja igual que un riñón normal.

• + Usted podría sentirse más sano y “más normal”.

• + Tiene menos restricciones en la dieta.

• + No necesitará diálisis.

• + Los pacientes que pasan con éxito por el proceso de selección tienen mayor probabilidad de vivir una vida más larga.

Desventajas

• - Exige una cirugía mayor.

• - Es posible que tenga que esperar a que haya un donante.

• - Puede que su cuerpo rechace el riñón nuevo, por lo que un trasplante tal vez no dure toda una vida.

• - Deberá tomar inmunosupresores, lo que puede causar complicaciones.

Opción de tratamiento: rehusar o descontinuar el tratamiento

Para muchas personas, la diálisis y el trasplante no solamente prolongan la vida, sino que también mejoran su calidad de vida. Para otras personas que tienen graves enfermedades además de la insuficiencia renal, la diálisis podría parecer una carga que sólo prolonga el sufrimiento. Usted tiene derecho a rehusar la diálisis o a descontinuarla. Tal vez quiera hablar con su cónyuge, familia, consejero religioso o trabajador social cuando tome esta decisión.

Si deja los tratamientos de diálisis o se niega a comenzarlos, podría vivir unos cuantos días o varias semanas, dependiendo de su salud y de la eficiencia de su función renal restante. Su médico le puede dar medicamentos para que se sienta más cómodo durante este tiempo. Puede comenzar o reanudar sus tratamientos si cambia de opinión sobre el rechazo a la diálisis.

Incluso si está satisfecho con su calidad de vida durante el tratamiento de diálisis, debe pensar en las circunstancias que podrían hacerle detener los tratamientos de diálisis. En algún momento de una crisis médica, usted podría perder la capacidad de expresar sus deseos a su médico. Una instrucción anticipada (“advanced directive” en inglés) es una declaración o documento en que usted da instrucciones para detener el tratamiento o para recibirlo, dependiendo de sus deseos y de las circunstancias específicas.

Una instrucción anticipada puede ser un testamento vital, un documento que detalla las condiciones en las que usted querría rechazar el tratamiento. Usted puede afirmar que desea que su equipo de profesionales médicos use todos los medios disponibles para mantenerle con vida. O puede dar instrucciones para que le retiren de la diálisis si llega a un estado permanente en que no responde o cae en un coma del cual no se va a despertar. Además de la diálisis, otros tratamientos que mantienen la vida y que usted puede elegir o rechazar son

• resucitación cardiopulmonar (CPR por sus siglas en inglés)

• alimentación por medio de tubos

• respiración mecánica o artificial

• antibióticos

• cirugía

• transfusiones de sangre

Otra forma de instrucción anticipada es lo que se llama un poder legal duradero para decisiones médicas o un poder para la atención médica. En este tipo de instrucción anticipada, usted designa a una persona para que tome decisiones sobre su atención médica por usted si llega un momento en el que usted no es capaz de tomarlas. Asegúrese de que la persona a la que usted nombre entienda sus valores y esté dispuesta a cumplir sus instrucciones.

Algunas cosas que debe recordar

• Los riñones filtran desechos de la sangre y regulan otras funciones del cuerpo.

• Cuando los riñones fallan, se necesita tratamiento para reemplazar la función que los riñones normalmente desempeñan.

• Las tres opciones de tratamiento son la hemodiálisis, la diálisis peritoneal y el trasplante renal.

• La opción que escoja afectará su dieta, su capacidad para seguir trabajando y otros aspectos de la vida diaria.

• Tiene derecho a rehusar o descontinuar el tratamiento si así lo decide.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CAUSAS DEL FLUJO VAGINAL

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

DERMATITIS DEL PAÑAL (ESCALDADURA EN EL BEBÉ). PERCY ZAPATA MENDO.