Accidente isquémico transitorio (AIT). Percy Zapata Mendo, Mario Zapata Perez, Marlene Perez Rodriguez.

Accidente isquémico transitorio (AIT)



Es cuando una persona tiene síntomas similares a un accidente cerebrovascular hasta por 1 a 2 horas.

Un accidente isquémico transitorio (AIT) a menudo se considera un signo de advertencia de que se puede presentar un accidente cerebrovascular verdadero en el futuro si no se hace algo para prevenirlo.

Causas

Un accidente isquémico transitorio (AIT) es causado por la interrupción temporal del riego sanguíneo a un área del cerebro, lo cual ocasiona una disminución breve y repentina en la función cerebral. (La disminución en la función cerebral se denomina déficit neurológico).

Un accidente isquémico transitorio es diferente del accidente cerebrovascular. A diferencia de este último, un AIT no provoca la muerte del tejido cerebral. Los síntomas del AIT no duran tanto como los síntomas de un accidente cerebrovascular. Los AIT tampoco muestran cambios en el cerebro en tomografías computarizadas o en resonancias magnéticas. (Los accidentes cerebrovasculares por lo regular muestran cambios en tales exámenes).

La pérdida temporal del flujo de sangre al cerebro puede ser causada por:

• Un coágulo de sangre dentro de una arteria del cerebro.

• Un coágulo de sangre que viaja hacia el cerebro desde otro sitio del cuerpo (por ejemplo, el corazón).

• Una lesión a los vasos sanguíneos.

• Estrechamiento de un vaso sanguíneo en el cerebro o que lleva al cerebro.

Por ejemplo, la interrupción temporal en el flujo sanguíneo podría deberse a un coágulo de sangre que se presenta y luego se disuelve. El bloqueo se rompe rápidamente y se disuelve.

Entre las causas menos comunes de AIT se encuentran:

• Ritmo cardíaco irregular llamado fibrilación auricular.

• Ciertos trastornos sanguíneos, entre ellos, policitemia, anemia drepanocítica y síndromes por los que la sangre se espesa mucho.

• Afecciones que causan problemas con los vasos sanguíneos, como displasia fibromuscular, lupus eritematoso sistémico y sífilis.

• Inflamación de las arterias, como arteritis, poliarteritis y angiitis granulomatosa.

• Espasmo de las arterias pequeñas en el cerebro.

La ateroesclerosis ("endurecimiento de las arterias") es una afección en la que se presentan depósitos adiposos en el revestimiento interno de las arterias, lo que incrementa notablemente el riesgo de AIT y de accidente cerebrovascular. Alrededor del 80 al 90% de las personas que sufren un accidente cerebrovascular debido a ateroesclerosis tuvieron un episodio de AIT antes.

Otros riesgos para AIT incluyen hipertensión arterial, cardiopatía, jaquecas, tabaquismo, diabetes y edad avanzada.

Síntomas

Los síntomas se inician repentinamente, duran poco tiempo (desde unos pocos minutos hasta 1 a 2 horas) y desaparecen por completo, pero pueden ocurrir de nuevo posteriormente. Los síntomas generalmente ocurren en el mismo lado del cuerpo si más de una parte de éste está comprometida.

Un accidente isquémico transitorio es diferente de un accidente cerebrovascular. Sin embargo, los síntomas del AIT son iguales a los síntomas de un accidente cerebrovascular y comprenden la aparición súbita de:

• Debilidad muscular de la cara, el brazo o la pierna (por lo regular sólo en un lado del cuerpo).

• Entumecimiento u hormigueo en un lado del cuerpo.

• Problemas para hablar o entender a otros que estén hablando.

• Problemas con la vista (visión doble, pérdida de toda o parte de la visión).

• Cambios en la sensibilidad, que comprometen el tacto, el dolor, la temperatura, la presión, la audición y el gusto.

• Cambios en la lucidez mental (somnolencia, menor respuesta, inconsciencia, coma).

• Cambios emocionales, en el estado anímico y la personalidad.

• Confusión o pérdida de memoria.

• Dificultad para deglutir.

• Dificultad para escribir o leer.

• Falta de coordinación y equilibrio, torpiezos o problemas para caminar.

• Sensación anormal de movimiento (vértigo) o mareo.

• Falta de control de esfínteres.

• Incapacidad para reconocer o identificar los estímulos sensoriales (agnosia).

Pruebas y exámenes

Los accidentes isquémicos transitorios no muestran cambios cerebrales en tomografías computarizadas o resonancias magnéticas. (La mayoría de los accidentes cerebrovasculares sí muestran cambios en tales exámenes.) El diagnóstico de AIT puede hacerse sólo con base en la historia clínica, ya que es posible que los síntomas y signos hayan desaparecido por completo al momento de llegar al hospital.

Un examen físico debe incluir una evaluación neurológica, la cual puede ser anormal durante un episodio, pero normal después de que el episodio haya pasado.

La presión arterial puede estar alta. El médico utilizará un estetoscopio para escuchar el corazón y las arterias. Se puede escuchar un ruido anormal llamado soplo al auscultar la arteria carótida en el cuello u otra arteria. Un soplo es causado por un flujo sanguíneo irregular. En algunos casos, se puede observar presión arterial baja antes de que se presenten los síntomas de un AIT.

Se llevan a cabo exámenes para descartar un accidente cerebrovascular u otros trastornos que pueden causar los síntomas.

• A usted casi siempre le harán una tomografía computarizada de la cabeza o resonancia magnética del cerebro.

• Le pueden hacer una angiografía, una angiografía por tomografía computarizada o una angiografía por resonancia magnética.

• Le pueden hacer una ecocardiografía si el médico piensa que usted puede tener un coágulo de sangre proveniente del corazón.

• Un dúplex carotídeo (ecografía) puede mostrar si las arterias carótidas en el cuello se han estrechado. Una arteriografía cerebral puede revelar cuáles vasos sanguíneos están bloqueados o sangrando.

• Le pueden hacer una ECG y un monitoreo del ritmo cardíaco para verificar si hay latidos cardíacos irregulares.

Los exámenes y procedimientos adicionales pueden abarcar:

• Exámenes de la coagulación sanguínea para descartar un trastorno sanguíneo

• Química sanguínea

• Conteo sanguíneo completo (CSC)

• Proteína C reactiva

• ECG

• ESR (tasa de sedimentación)

• Lípidos séricos

• Exámenes para sífilis, enfermedad de Lyme y otras infecciones

El médico puede utilizar estos exámenes para verificar si hay hipertensión, cardiopatía, diabetes, colesterol alto y vasculopatía periférica.

Tratamiento

El objetivo es prevenir un accidente cerebrovascular.

Si usted ha tenido un AIT dentro de las últimas 48 horas, probablemente lo hospitalicen para que los médicos puedan determinar la causa y el tratamiento.

Los trastornos subyacentes, incluyendo hipertensión, cardiopatía, diabetes y trastornos sanguíneos, se deben tratar adecuadamente.

Los anticoagulantes, como el ácido acetilsalicílico (aspirin), se pueden prescribir para reducir la coagulación sanguínea. Otros comprenden: dipiridamol, clopidrogel, Aggrenox o heparina, Coumadin u otros medicamentos similares. Usted puede recibir tratamiento por un período de tiempo indefinido.

La cirugía (endarterectomía carotídea) puede ser apropiada para algunas personas que presenten obstrucción de las arterias del cuello.

Si fuma, debe suspender el consumo de cigarrillos.

El médico puede recomendar una dieta baja en grasa y sal. Igualmente, se pueden recomendar otros cambios en la alimentación.

Pronóstico

Los AIT no causan daño duradero al cerebro.

Sin embargo, son un signo de advertencia de que usted puede sufrir un accidente cerebrovascular verdadero algún día. Más del 10% de las personas que experimentan un AIT tendrán un accidente cerebrovascular dentro de un período de 3 meses. La mitad de estos accidentes cerebrovasculares suceden durante las 48 horas posteriores a un AIT. El accidente cerebrovascular puede ocurrir ese mismo día o en una fecha posterior. Algunas personas presentan únicamente un solo episodio y algunas tienen episodios recurrentes.

Las posibilidades de un accidente cerebrovascular futuro se pueden reducir con un control cuidadoso con el médico para el manejo de los factores de riesgo.

Posibles complicaciones

Las complicaciones del AIT abarcan:

• Muerte de las neuronas debido al poco flujo de sangre al cerebro

• Lesión producto de caídas

• Accidente cerebrovascular

Prevención

La prevención del AIT comprende el control de los factores de riesgo, como la hipertensión arterial, la diabetes, la cardiopatía y otros trastornos asociados. Se debe suspender el consumo de tabaco.

Nombres alternativos

Mini derrame cerebral; Ataque isquémico transitorio (AIT); Accidente cerebrovascular pequeño.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CONDILOMAS (VERRUGAS GENITALES). PERCY ZAPATA MENDO.

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

DERMATITIS DEL PAÑAL (ESCALDADURA EN EL BEBÉ). PERCY ZAPATA MENDO.