DEPRESION. PERCY ZAPATA MENDO.

Depresión


Cuando los médicos hablan sobre la depresión, se refieren a la enfermedad clínica que se llama depresión grave. Alguien que tiene depresión grave tiene síntomas como los que están enumerados en la sección Síntomas casi todos los días, todo el día, durante 2 semanas o más. También existe una forma menor de depresión que provoca síntomas menos graves. Ambos tipos de depresión tienen las mismas causas y el mismo tratamiento.

La depresión hace que una persona se sienta triste, enojada o desesperanzada, tenga baja autoestima o pierda interés en las cosas que solía disfrutar. La depresión puede afectar a personas de todas las edades y es distinta para cada persona. Una persona que tiene depresión no puede controlar sus sentimientos. Su hijo pequeño o adolescente no tiene la culpa si está deprimido.

Si usted está deprimido, además de los síntomas emocionales, usted también podría tener síntomas físicos, como fatiga, problemas relacionados con dormir demasiado o demasiado poco, aumento o disminución del apetito, dolores de cabeza, otras molestias y dolores, problemas digestivos y problemas con las relaciones sexuales. Una persona mayor que tiene depresión podría sentirse confundida o tener problemas para entender pedidos simples.

Las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres de experimentar depresión. Se desconoce el motivo de esto, pero los cambios en los niveles hormonales de las mujeres podrían estar relacionados con la depresión.

Síntomas

• Sentirse triste, atontado o desesperanzado.

• Ataques de llanto frecuentes.

• Perder interés o placer por las cosas que usted solía disfrutar (incluidas las relaciones sexuales).

• Sentirse culpable o sin valor.

• Pensar sobre la muerte o el suicidio.

b Dormir demasiado o tener problemas para dormir.

• Aumento o pérdida de peso involuntarios.

• Sentirse muy cansado todo el tiempo.

• Tener problemas para prestar atención, recordar cosas, concentrarse y tomar decisiones.

b Tener dolores que no mejoran con tratamiento.

• Sentirse inquieto, irritado y enojarse con facilidad.

Los signos de la depresión son distintos para cada persona. Es posible que los lactantes y los niños en edad preescolar que están deprimidos tengan poco apetito y bajen de peso. Es posible que note que ellos no parecen disfrutar jugar.

Es posible que los niños en edad escolar que están deprimidos parezcan menos seguros. Podrían sentir que no pueden hacer nada bien. Es posible que a los niños mayores y a los adolescentes que están deprimidos les dejen de importar ellos mismos o familiares, que no deseen ir a la escuela y, en general, que pierdan interés en actividades de la vida. Es posible que los niños mayores también muestres signos de comer más y dormir más, o comer menos y dormir menos.

En algunos niños, es posible que los únicos signos de depresión sean un dolor de cabeza o un dolor de estómago, no querer ir a la escuela o perder la calma. Si usted nota estos signos todos los días por varias semanas, estos podrían implicar que su hijo está deprimido.

Causas y factores de riesgo

Es posible que la depresión sea provocada por un desequilibrio de sustancias químicas en el cerebro. A veces, no hay suficientes mensajeros químicos (que se llaman neurotransmisores) en el cerebro. Algunos ejemplos de neurotransmisores que afectan al estado de ánimo son la serotonina, la norepinefrina y la dopamina. El desequilibrio podría ser provocado por los genes o por eventos de su vida. A veces, la depresión es un efecto secundario de otra enfermedad. La depresión puede ser hereditaria (es decir, se transmite de padres a hijos).

La depresión puede desencadenarse por eventos estresantes en su vida, como la muerte de un ser querido, un divorcio, una enfermedad crónica o la pérdida de un trabajo. Tomar determinados medicamentos, abusar de las drogas o el alcohol, o tener otras enfermedades también pueden provocar depresión. La depresión no es provocada por debilidad personal, pereza o falta de fuerza de voluntad.

La depresión no es una parte normal del envejecimiento, pero es común en adultos que tienen 65 años o más. La jubilación, los problemas de salud y la pérdida de seres queridos son cosas que les suceden a los adultos mayores. Sentirse triste en estos momentos es normal. No obstante, si estos sentimientos persisten y le impiden realizar sus actividades habituales, debe hablar con su médico.

En los días siguientes al nacimiento de un bebé, es común que algunas madres tengan cambios en el estado de ánimo. Es posible que se sientan un poco deprimidas, que tengan dificultades para concentrarse, que pierdan el apetito o que no puedan dormir bien, incluso cuando el bebé está dormido. Esto se llama tristeza de la maternidad y desaparece en el término de 10 días después del parto. Sin embargo, algunas mujeres tienen peores síntomas o síntomas que duran más tiempo. Esto se llama depresión posparto.

¿Por qué se deprimen las personas jóvenes?

A continuación, se incluyen algunos de los motivos por los cuales los niños y los adolescentes podrían deprimirse:

• La familia se muda a un nuevo lugar para vivir.

• El niño tiene que cambiarse a una escuela nueva.

• Muere una mascota, un amigo o un familiar.

• Alguien de la familia está muy enfermo.

• El niño experimenta los cambios hormonales de la pubertad.

Diagnóstico y pruebas

A veces, la depresión es reconocida, en primera instancia, por amigos o familiares. Si usted está teniendo síntomas de depresión, asegúrese de informarle a su médico, a fin de que pueda recibir ayuda. No espere que su médico sea capaz de adivinar que usted está deprimido con solo mirarlo. A veces cuando las personas están deprimidas, les resulta difícil imaginar que el tratamiento realmente puede ayudar. No obstante, cuanto antes busque tratamiento, más pronto desaparecerá la depresión.

Una vez que le informe a su médico cómo se está sintiendo, es posible que le haga algunas preguntas sobre sus síntomas, su salud y sus antecedentes familiares. También es posible que su médico le realice un examen físico y algunas pruebas. Es importante informarle a su médico sobre cualquier medicamento que esté tomando.

En los adultos mayores, puede ser difícil distinguir la diferencia entre la depresión y enfermedades como la demencia. Además, es posible que los adultos mayores no hablen con su médico sobre sus sentimientos de tristeza o ansiedad debido a que están avergonzados. No obstante, la depresión no es algo por lo cual tenga que avergonzarse. No es una debilidad personal. Es una enfermedad clínica que puede tratarse.

Tratamiento

La depresión puede tratarse con medicamentos, con asesoría o con ambos. También pueden ayudar una dieta nutritiva, hacer ejercicio en forma regular y evitar el alcohol, las drogas y demasiada cafeína.

Los medicamentos que pueden tratar la depresión se llaman antidepresivos. Ayudan a aumentar la cantidad de mensajeros químicos (serotonina, norepinefrina, dopamina) en el cerebro.

Los antidepresivos funcionan de manera distinta para personas distintas. También tienen efectos secundarios distintos. Por lo tanto, incluso si un medicamento le provoca molestias o no funciona en usted, es posible que otro lo ayude. Es posible que usted note mejoras 1 semana después de que empiece a tomar el medicamento. No obstante, probablemente no observe los efectos completos por alrededor de 8 a 12 semanas. Usted podría tener efectos secundarios primero, pero tienden a disminuir después de un par de semanas. No deje de tomar los medicamentos sin primero consultar a su médico.

Motivos para recibir ayuda para la depresión

• El tratamiento en forma temprana ayuda a impedir que la depresión empeore o dure más tiempo.

• Los pensamientos suicidas son comunes en las personas con depresión. El riesgo de suicidio es más alto si usted no recibe tratamiento para la depresión. Cuando la depresión se trata con éxito, los pensamientos suicidas desaparecerán.

• El tratamiento puede ayudarlo a volver a ser la persona normal de antes, que disfrutaba la vida.

• El tratamiento puede ayudar a impedir que la depresión reaparezca.

Para la depresión leve a moderada, la asesoría podría ser una buena opción de tratamiento. Para la depresión grave y para algunas personas con depresión menor, la asesoría podría no ser suficiente. Por lo general, una combinación de medicamentos y terapia de conversación es la manera más eficaz de tratar la depresión más grave. Si usted continúa el tratamiento combinado durante, al menos, dos años tiene menos probabilidades de que la depresión reaparezca.

En la psicoterapia, usted habla con un terapeuta o un consejero capacitado sobre cosas que están pasando en su vida. Es posible que el enfoque esté puesto en sus pensamientos y creencias, en cosas que sucedieron en el pasado o en sus relaciones. O el enfoque podría estar puesto en su conducta, en cómo lo está afectando y en qué puede hacer en forma distinta. Por lo general, la psicoterapia dura por un tiempo limitado, como 8 a 20 visitas.

¿Qué debo hacer si pienso que mi hijo está deprimido?

Pregunte a su hijo sobre sus pensamientos o sentimientos. También podría ser una buena idea hablar con su médico sobre la conducta de su hijo y sobre las inquietudes que tiene sobre la depresión. En la mayoría de los casos, llevar a su hijo a su médico de familia es una buena idea. Un problema médico podría estar provocando la depresión. Es posible que su médico desee realizar un chequeo médico general a su hijo.

¿Qué se puede hacer para ayudar a los niños y adolescentes deprimidos?

La mayoría de los niños y adolescentes deprimidos deberían hablar con un consejero, un terapeuta, un psicólogo o un psiquiatra sobre lo que los está haciendo sentir del modo en que se están sintiendo. La asesoría familiar puede ayudar a todos en la familia. Su médico de familia puede remitirlos a usted y a su hijo a alguien para recibir asesoría. La mayoría de los niños y adolescentes deprimidos tienen mejores resultados cuando reciben tanto asesoría como medicamentos.

¿Qué es la terapia electroconvulsiva?

La terapia electroconvulsiva (que también se llama ECT, por sus siglas en inglés o terapia de electrochoque) es un procedimiento utilizado para ayudar a tratar determinadas enfermedades mentales. La corriente eléctrica recorre el cerebro, a fin de desencadenar una convulsión (un período breve de actividad cerebral irregular), que dura alrededor de 40 segundos. Durante la ECT, se proporcionan medicamentos para ayudar a prevenir el daño a músculos y huesos.

La terapia electroconvulsiva podría ayudar a las personas que tienen las siguientes afecciones:

• Depresión grave que no responde a los antidepresivos (medicamentos utilizados para tratar la depresión) ni a la asesoría.

• Depresión grave en pacientes que no pueden tomar antidepresivos.

• Manía grave que no responde a los medicamentos. Los síntomas de manía grave podrían incluir agitación, confusión, alucinaciones o delirios.

• Esquizofrenia que no responde a los medicamentos.

¿Tendré que ir al hospital?

Por lo general, la depresión puede tratarse por medio de visitas a su médico. Es posible que se necesite tratamiento en el hospital si usted tiene otras afecciones médicas que podrían afectar el tratamiento o si tiene un riesgo alto de suicidio.

¿Cuánto durará la depresión?

Esto depende de cuán pronto consiga ayuda. Si no se trata, la depresión puede durar semanas, meses o incluso años. El riesgo principal de no recibir tratamiento es el suicidio. El tratamiento puede ayudar a que la depresión desaparezca en 8 a 12 semanas, o menos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CONDILOMAS (VERRUGAS GENITALES). PERCY ZAPATA MENDO.

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

DERMATITIS DEL PAÑAL (ESCALDADURA EN EL BEBÉ). PERCY ZAPATA MENDO.