HEPATITIS A. PERCY ZAPATA MENDO, JAIME ZAPATA MENDO, CARMEN ZAPATA MENDO.

Hepatitis A

La hepatitis es una inflamación del hígado. La inflamación provoca dolor e hinchazón. La hepatitis puede ser provocada por muchos factores. Por lo general, la hepatitis es provocada por uno de los 5 virus de la hepatitis (A, B, C, D o E). Todos los tipos de hepatitis provocan inflamación del hígado, lo cual interfiere en su capacidad de funcionar. La falta de suministro de sangre al hígado, el veneno, los trastornos autoinmunes, el consumo excesivo de alcohol, una lesión en el hígado y tomar determinados medicamentos también pueden provocar hepatitis. Con menos frecuencia, las infecciones virales como la mononucleosis o el citomegalovirus pueden provocar hepatitis.

Hay 2 tipos principales de hepatitis: la hepatitis aguda (de poca duración) y la hepatitis crónica (que dura, al menos, 6 meses). Si usted tiene hepatitis aguda, el hígado podría inflamarse en forma muy repentina, y usted podría tener náuseas, vómitos, dolor abdominal, fiebre y dolores por todo el cuerpo. O también es posible que no tenga ningún síntoma. La mayoría de las personas se recuperan de la inflamación aguda en unos pocos días o en unas pocas semanas.

Sin embargo, a veces la inflamación no desaparece. Cuando la inflamación no desaparece en 6 meses, la persona tiene hepatitis crónica.

¿Cómo afecta la hepatitis al hígado?

El hígado descompone los productos de desecho presentes en la sangre. Cuando el hígado está inflamado, no realiza bien la tarea de eliminar los productos de desecho. Un producto de desecho presente en la sangre, que se llama bilirrubina, empieza a acumularse en la sangre y en los tejidos cuando el hígado no funciona en forma adecuada. La bilirrubina hace que la piel de una persona que tiene hepatitis adquiera un color naranja amarillento. Esto se llama ictericia. También es posible que la bilirrubina y otros productos de desecho provoquen comezón, náuseas, fiebre y dolores por todo el cuerpo.

¿Qué es la hepatitis A?

Hay 5 virus que causan hepatitis. A cada virus de la hepatitis se lo nombra con una letra del alfabeto: hepatitis A, hepatitis B, hepatitis C, hepatitis D y hepatitis E. La hepatitis A es una enfermedad del hígado provocada por el virus de la hepatitis A.

La hepatitis A provoca inflamación del hígado, lo que provoca dolor e hinchazón. La hepatitis A se diferencia de otros tipos de hepatitis porque, por lo general, no es tan grave y no se transforma en hepatitis crónica ni en cirrosis, como puede suceder con la hepatitis B y C.

Síntomas

El virus de la hepatitis A, por lo general, está presente en el sistema durante 1 mes antes de que aparezcan los síntomas.

Cuando los síntomas aparecen, pueden hacerlo en forma repentina e incluyen:

• Náuseas.

• Vómitos.

• Ictericia (color amarillento en la piel y en la parte blanca de los ojos).

• Fiebre de bajo grado (fiebre de hasta 102 °F).

• Fatiga.

• Dolor en el abdomen, en especial, en el costado derecho.

• Orina de color oscuro.

• Pérdida del apetito.

• Dolor muscular.

• Comezón.

Es importante recordar que algunas personas que tienen hepatitis A nunca desarrollan ningún síntoma.

Los niños pequeños tienen más probabilidades de tener casos muy leves de hepatitis A, mientras que es más probable que los síntomas en niños mayores y en adultos sean graves.

Su período de mayor contagio es poco después de contraer la infección y antes de la aparición de los síntomas. En los adultos que, por lo demás, están sanos, el período de contagio termina 2 semanas después del comienzo de la enfermedad. En los niños y las personas que tienen sistemas inmunitarios débiles, el período de contagio podría durar un máximo de 6 meses.

Causas y factores de riesgo

Por lo general, la hepatitis A se propaga por medio del contacto con heces infectadas. Usted puede contraer la infección por medio del contacto cercano con una persona que tiene la infección (por ejemplo, al cambiar un pañal o al tener contacto sexual), incluso si esa persona no tiene ningún síntoma. De hecho, el período de mayor contagio de la hepatitis A es antes de la aparición de los síntomas. Usted también puede contraer la infección al comer alimentos contaminados o al beber agua contaminada. El virus puede estar en las manos, en el agua y en el suelo. La hepatitis A es común en los países en desarrollo.

Diagnóstico y pruebas

Consulte a su médico si tiene alguno de los síntomas de la hepatitis A. Este puede realizar un análisis de sangre para ver si usted tiene la enfermedad.

Tratamiento

No hay un medicamento específico para tratar o curar la hepatitis A. Si usted tiene el virus, debe descansar mucho, seguir una dieta equilibrada y evitar el alcohol y el acetaminofén (una marca: Tylenol). El alcohol y los medicamentos como el acetaminofén son desintegrados por el hígado y pueden aumentar la velocidad a la que se daña el hígado en las personas que tienen hepatitis.

Hable con su médico sobre cualquier otro medicamento de venta libre que esté tomando, ya que es posible que deba cambiarlo o interrumpirlo mientras tenga el virus.

Es posible que deba permanecer en el hospital por poco tiempo si se deshidrata, tiene dolor intenso, se siente confundido en forma repentina o desarrolla problemas de sangrado.

Prevención

Pregunte a su médico sobre la vacuna contra la hepatitis A. La inyección es segura para cualquier persona mayor de 1 año y puede brindar protección durante un máximo de 20 años.

Lávese las manos con jabón y agua tibia antes y después de cocinar, después de usar el baño y después de cambiar pañales.

Lave bien las frutas y las verduras antes de comerlas y evite el consumo de carne y pescado crudos o poco cocidos.

Si entra en contacto con una persona con hepatitis A y usted nunca ha tenido el virus ni ha recibido la vacuna, debe consultar a su médico de inmediato. Es posible que le aplique una inyección que lo ayudará a evitar contraer la enfermedad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

CONDILOMAS (VERRUGAS GENITALES). PERCY ZAPATA MENDO.

CAUSAS DEL FLUJO VAGINAL