BRONQUITIS AGUDA. PERCY ZAPATA MENDO.

Bronquitis aguda
La bronquitis aguda es una inflamación del revestimiento (el forro) de los bronquios, los tubos huecos que conectan a los pulmones con la tráquea. La inflamación puede ser causada por una infección o por otros factores que irritan a las vías respiratorias, como el cigarrillo, las alergias y la exposición a los humos provenientes de algunos químicos.
La bronquitis aguda, causada por una infección, generalmente se inicia con una infección de las vías respiratorias superiores tal como el resfriado común o la influenza (flu), que baja de la nariz y la garganta hacia las vías respiratorias. La bronquitis aguda no afecta a los pulmones como lo hace la neumonía (pulmonía). La neumonía aparece en una radiografía del tórax, pero la bronquitis aguda no aparece. La mayoría de los casos de bronquitis aguda son causados por virus, a pesar de que esta condición puede estar causada por bacterias.
Síntomas
El principal síntoma de la bronquitis aguda es la tos. La tos puede ser seca o producir esputo, la sustancia mucosa que proviene de los pulmones. El esputo puede ser claro, blanquecino (nuboso), café (marrón), amarillo o verdoso. Otros síntomas pueden incluir silbidos en el pecho, dolor u opresión en el pecho, falta de aire, dolor de garganta, congestión nasal, fiebre y cansancio.
Diagnóstico
Para diagnosticar bronquitis aguda, su proveedor de servicios de salud le preguntará sobre su historia clínica, especialmente acerca de si ha tenido una infección de las vías respiratorias superiores (una gripe) recientemente. Su médico también le escuchará el pecho con un estetoscopio para tratar de detectar sonidos de silbidos o vías respiratorias bloqueadas. El nivel de oxígeno en la sangre podría analizarse con un pequeño dispositivo que se cierra suavemente en su dedo. Si su proveedor de servicios de salud escucha algunos sonidos sospechosos en sus pulmones durante el examen físico, o si su nivel de oxígeno está por abajo de lo normal, él o ella le podría solicitar una radiografía de tórax para descartar una neumonía.
Duración 
En la mayoría de los casos, la bronquitis aguda desaparece sin tratamiento en cinco días, aunque la tos generalmente dura entre siete y 10 días. En algunos casos la tos continúa durante unas semanas o hasta meses después de que la infección ha desaparecido porque el revestimiento de los bronquios permanecen irritados y pueden volverse más angostos, como en el asma. Los inhaladores pueden ayudar a tratar la tos en estos casos. Cuando la bronquitis vuelve con frecuencia o bien ocurre varios días del mismo mes durante mínimo tres meses al año durante dos años, se llama bronquitis crónica, que frecuentemente se relaciona al cigarrillo.
Prevención
No hay forma de prevenir todos los casos de bronquitis aguda. Sin embargo, el riesgo de desarrollar bronquitis y sus complicaciones pueden reducirse si no se fuma y si se recibe la vacuna contra el flu (la influenza, que le llaman vacuna contra la gripe) para disminuir el riesgo de contraer el flu, ya que puede llevar a la bronquitis aguda.
Tratamiento
La mayoría de los casos de bronquitis aguda no requieren tratamiento médico. Las personas diagnosticadas con bronquitis aguda deberán descansar y beber mucho líquido para que la mucosidad se mantenga ligera, aguada y fácil de expectorar. El aire húmedo y cálido también puede ayudar a aflojar el esputo y a facilitar la tos y la respiración. Por ello, varios médicos recomiendan al menos una de las siguientes opciones para las personas con bronquitis:
  • utilizar un vaporizador o humidificador
  • permanecer en o cerca de una ducha caliente
  • beber té o sopa caliente
  • respirar en el vapor de un fregadero o de una cacerola llena de agua caliente. Puede respirar más vapor si se coloca una toalla sobre su cabeza, en forma de carpa, a la vez que se inclina sobre el agua. Por razones de seguridad, no respire sobre una cacerola de agua hirviendo mientras se encuentra en la estufa.
Si tiene fiebre, la mayoría de los médicos recomiendan el tomar una aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin y otros) o acetaminofén (Tylenol) para reducir la fiebre. Sin embargo, no se debe dar aspirina a los jóvenes menores de 19 años para evitar el riesgo del síndrome de Reye, una enfermedad rara pero grave, potencialmente fatal que puede ocurrir cuando un niño con fiebre toma aspirina.
Las personas que fuman deberían tratar de evitar fumar durante la enfermedad para reducir la irritación en las vías respiratorias.
Si una infección bacteriana causa la bronquitis y no mejora por sí sola, le podrían recetar un antibiótico. Los antibióticos se recetarán solamente cuando exista una fuerte sospecha de que la causa de la bronquitis es una infección bacteriana. Esto se debe a la creciente preocupación a la resistencia a los antibióticos, que ocurre cuando la bacteria evoluciona y sobrevive a los antibióticos. Este problema está aumentando y se debe, en parte, a que los antibióticos se están utilizando de manera incorrecta y cuando no se necesitan. Si le recetan un antibiótico, tome todo la medicina exactamente tal como se la recetaron. Esto es importante para asegurarse que se mata a todas las bacterias que están causando la enfermedad.
En algunos casos, los médicos pueden recetar un broncodilatador, una medicina inhalada que ayuda a abrir las vías respiratorias. Estas son las mismas medicinas que algunas personas con asma utilizan para que les ayude a respirar durante un ataque de asma.
Pronóstico
En una persona sana, promedio, la bronquitis aguda generalmente desaparece rápidamente por sí misma o con tratamiento con antibióticos. Algunas personas, entre ellas los adultos mayores, los bebés, los fumadores o las personas con trastornos del corazón o de los pulmones, tienen mayor riesgo de desarrollar una neumonía (pulmonía) de una bronquitis aguda.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CONDILOMAS (VERRUGAS GENITALES). PERCY ZAPATA MENDO.

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

HEMORROIDES