HERNIA INGUINAL. PERCY ZAPATA MENDO.

HERNIA INGUINAL


1.- GENERALIDADES

En una hernia, la pared abdominal delantera se “rompe” en un punto (ruptura), se abomban los órganos de la zona abdominal como, por ejemplo, parte del intestino en la zona de la ingle (el contenido de la hernia). Los intestinos se encuentran todavía en el peritoneo, que sobresale por el hueco de la pared abdominal en forma de saco.

La debilidad de la pared abdominal puede existir desde el nacimiento (hernia inguinal congénita), si esta no se terminó de cerrar durante el desarrollo del feto. Las hernias inguinales en los niños suelen ser congénitas. Sin embargo, también pueden aparecer en etapas posteriores (hernia inguinal adquirida) debidas, por ejemplo, a una operación en el abdomen que cicatriza o a causa de una debilidad en el tejido conjuntivo. Por lo tanto, la hernia inguinal puede aparecer al toser, al levantar un objeto muy pesado o en el embarazo.

Un síntoma característico de la hernia inguinal es la hinchazón de la zona abdominal, casi siempre fácilmente reconocible y palpable. Otros síntomas comunes de la hernia inguinal son los dolores punzantes que a los hombres les pueden dar en los testículos y a las mujeres en los labios vaginales. Estos síntomas empeoran si se aumenta la presión en la zona abdominal (por ejemplo, al toser, estornudar o presionar) y suelen favorecer un diagnóstico más fácil. El ultrasonido (sonografía) puede ser necesario en algunos casos, por ejemplo, para diagnosticar hernias inguinales muy pequeñas. También puede emplearse en las personas cuyo abdomen está tenso o con mucho sobrepeso, ya que solo así puede diagnosticarse.

2.- IMPORTANCIA:

La hernia inguinal considerada globalmente es la más frecuente de todas las hernias parietales abdominales siendo su frecuencia estimada en la población general del sexo masculino del 3% al 7%

Del grupo de las hernias de la pared antero lateral del abdomen ella constituye entre el 87% al 96% del total.

Es más frecuente en el hombre que en la mujer siendo en ésta la hernia más frecuente.

La patología herniaria constituye una enfermedad invalidante para el trabajo físico intenso con costo personal, familiar, social, laboral y económico.

3.- ANATOMÍA DEL CANAL INGUINAL

El canal inguinal es un trayecto situado en el sector inferior de la región inguinoabdominal labrado entre los planos musculo-aponeuróticos de la pared antero lateral, que permite el pasaje del cordón espermático en el hombre y el ligamento redondo en la mujer.

Embriología : El canal inguinal no es el producto del pasaje del cordón espermático o el ligamento redondo , sino que está preformado .Está constituido por un sector peritoneal , que depende de la serosa peritoneal abdominal , y que constituirá luego el conducto peritoneo vaginal , que podrá quedar abierto totalmente , obliterado parcialmente , o bien , obliterado totalmente , para conformar un cordón fibroso.

La disposición preexistente del trayecto inguinal se ve en la mujer, cuyo ligamento redondo ocupa la región inguinal, pero los ovarios quedan en la cavidad abdominal, y en el hombre, ya sea con conducto inguinal normal o testículo ectópico intraabdominal.

Situación y dirección: Está situado por encima de la mitad interna del arco crural con el que forma un ángulo de 15 grados abierto hacia afuera. Se proyecta sobre la piel en la mitad interna de una línea (línea de abordaje quirúrgico) trazada desde la espina del pubis a un través de dedo por dentro de espina ilíaca anterosuperior, su orificio superficial se proyecta sobre la espina del pubis y su orificio profundo está situado 18 mm por encima de la parte media de la arcada crural.

Su dirección es oblicua en los 3 planos: de afuera adentro, de arriba abajo y de atrás adelante.

Constitución anatómica: Es clásico describir en el conducto inguinal 4 paredes (anterior, posterior, inferior y superior) y 2 orificios (superficial o cutáneo y profundo o peritoneal).

·        Pared anterior: es la vía de abordaje quirúrgico. Por la oblicuidad del trayecto, esta pared es gruesa por fuera y delgada en su parte interna.

El sector externo está formada por los tres músculos anchos: oblicuo mayor, menor y transverso.

El sector interno está formado solamente por la aponeurosis de inserción del oblicuo mayor que comienza a formar los pilares interno y externo reforzados por las fibras arciformes de Nicaise.

·        Pared posterior: es la más compleja pero la más importante de conocer en razón de presentar a ese nivel una zona débil por donde se produce una variedad de hernia inguinal (directa) y porque sus elementos son utilizados en los procedimientos quirúrgicos de reparación parietal.

Por la oblicuidad esta pared es más gruesa por dentro que por fuera formada por la fascia transversalis reforzada adelante y adentro por elementos tendinosos dispuestos en cuatro planos y revestidas por detrás por el peritoneo parietal.

Los planos de delante atrás son:

a)     Pilar posterior del oblicuo mayor contralateral o ligamento de Colles, que pasando detrás del cordón se inserta en la espina del pubis y cresta pectínea.

b)    Tendón conjunto formado por las fibras más inferiores del oblicuo menor y transverso que nacen de la arcada crural, se insertan sobre la cara anterior del pubis y cresta pectínea.

c)     Ligamento de Henle, estructura inconstante que termina sobre la cresta pectínea.

d)    Fascia transversalis el plano más extenso y menos resistente de está pared presenta en su sector interno un espesamiento: el ligamento de Hesselbach.

La pared posterior es donde se encuentra la zona débil donde se producen la hernias directas donde se describe: el triángulo de William Hessert, limitado por arriba por el borde inferior del complejo oblicuo menor-transverso (tendón conjunto), adentro por el recto mayor y ligamento de Henle, y abajo por la arcada crural. Dentro de este triángulo se encuentra:

Ø orificio profundo del conducto inguinal, por fuera de los vasos epigástricos, por donde se introducen las hernias oblicuas externas
Ø triángulo de Hesselbach limitado por el recto mayor y complejo oblicuo menor-transverso (por arriba y por adentro), la arcada crural (por abajo) y los vasos epigástricos y ligamento de Hesselbach (por fuera).Está zona es el verdadero punto débil de la pared y por donde se producen las hernias inguinales directas.

·        Pared inferior: formada por la arcada crural

·        Pared superior: es la menos diferenciada constituida por el pasaje de las fibras del oblicuo menor y transverso que van a formar el tendón conjunto pasando sobre el cordón espermático "como un puente oblicuo por encima de un camino" (Gregoire)

·        Orificio superficial ( o cutáneo ) : formado por los pilares interno y externo del oblicuo mayor y reforzado por las fibras arciformes de Nicaise en su sector superior y el borde superior del pubis por abajo

·        Orificio profundo (o peritoneal): es una hendidura de fascia transversalis por fuera de los vasos epigástricos, en el punto en que invagina para recubrir a los elementos del cordón con el nombre de túnica fibrosa interna, éste orificio está limitado por adentro y por abajo por el ligamento de Hesselbach.

4.- CONTENIDO:

A ) En el hombre representado por el cordón espermático integrado por un fascículo anterior : plexo venoso anterior, arteria espermática , linfáticos , el plexo simpático y ligamento de Cloquet y un fascículo posterior : arteria deferencial , arteria funicular , el plexo venoso posterior , linfáticos , filetes nerviosos y el conducto deferente .Todos los elementos están rodeados por tejido celular laxo, siendo el conducto deferente el elemento más grueso y duro lo que facilita su correcta identificación.

El cordón se halla envuelto por una prolongación de la fascia transversalis llamada túnica fibrosa interna por fuera de la cual se disponen los elementos nerviosos sensitivos: ramas genitales de los ábdomino genitales mayor y menor y génitocrural, rodeadas por el cremáster.

B) En la mujer el contenido está representado por el ligamento redondo acompañado de una arteria que nace de la epigástrica, ramas genitales de los ábdomino genital mayor y menor y génitocrural y un ovillo adiposo: pelotón adiposo de Imalach.

5.- FISIOLOGÍA DE LA PARED ABDOMINAL

En nuestro medio el Profesor Dr. Abel Chifflet se ocupó del estudio funcional de la misma con proyección clínica y terapéutica.

"La constitución de los músculos anchos abdominales es muy particular. Las aponeurosis de recubrimiento de sus fibras son muy delgadas .Tienen en el espesor del músculo tabiques que independizan una fibras de otras, transformando al plano muscular ( aparentemente continuo ) en una amplia capa de pequeños haces musculares , anatómicamente independizados por las hojas aponeuróticas que los envuelven . El músculo contrae un sector de sus fibras en cumplimiento de una función y deja otro sector en reposo o aún en franca relajación. Entre un sector y otro, la unidad funcional de todo el músculo se mantiene por el estado intermedio de las fibras que lo separan.

Esta noción de división de cada músculo ancho en varios sectores fisiológicos lleva a la concepción de varios territorios parietales, habiendo en cada territorio una arquitectura anatómica global que corresponde a la función que todos sus tejidos deben desempeñar.

Por otra parte, cada uno de los segmentos fisiológicos de la pared abdominal, forma unidad fisiológica con otros grupos musculares, que no siendo de esa pared, tienen sin embargo funciones similares o antagónicas".

Con lo cual queda dividida la pared abdominal en cuatro sectores:

A) Sector respiratorio: hasta la novena metámera, con un vector de fuerza dirigido transversalmente hacia fuera lo que explica por qué tienden a separarse los labios de las incisiones verticales y a aproximarse los labios de las incisiones horizontales. La línea blanca forma así en el epigastrio un núcleo fibroso inmóvil que oficia como punto fijo para los músculos que se insertan en él, los cuales al contraerse descienden los alerones costales aproximándolos a la línea media, produciendo la espiración. Este núcleo fibroso y su sistema antagonizan la acción del centro frénico y diafragma, que elevan las costillas produciendo la inspiración.

B ) Sector de la cincha : formado por fibras del oblicuo mayor provenientes de la novena y décima costilla por debajo del ombligo formando arcadas cóncavas hacia arriba y atrás , y por el oblicuo menor y transverso aseguran la función de contención de las vísceras abdominales y la tapa de la pelvis menor.

Esta cincha tiene como punto de apoyo el pubis y al contraerse tiene tendencia a abrir la región inguinal favoreciendo la producción de hernias.

El anillo umbilical punto débil de la línea blanca se encuentra en este sector en la multípara y grandes obesos lo que explica mayores frecuencias de hernias umbilicales por soportar el empuje visceral.

C) Sector inguinal: verdadera zona esfínteriana formada por la primera metámera lumbar lugar de producción de la hernias inguinales.

El tendón conjunto forma a este nivel una hemiojiva a concavidad inferior lo que corresponde al mecanismo esfinteriano de Mc Gregor.

En condiciones fisiológicas, el esfuerzo tensa la aponeurosis del oblicuo mayor y sus pilares, al oblicuo menor y al ligamento de Hesselbach aproximando la pared posterior del conducto inguinal a la anterior y estrechando el orificio profundo, cerrando el trayecto del conducto y protegiendo el orificio superficial.

El papel de la fascia transversalis como elemento de protección para evitar la formación de hernia es fundamental, su acción se pone de manifiesto durante la realización de maniobras de Valsalva, manteniendo la oblicuidad del conducto y estrechando su orificio profundo. La contracción del transverso tracciona y tensa la fascia transversalis.

La falla parcial o completa de este mecanismo de obturación del anillo inguinal profundo, permite a través de un saco herniógeno congénito, el desarrollo de una hernia inguinal oblicua externa.

D) Sector lateral: enmarcan por fuera a los sectores anteriores comprende fibras carnosas del oblicuo mayor y menor cruzadas en X para cerrar el espacio de los flancos (zona de contención de los flancos)

Es el sector de los movimientos de lateralidad del abdomen y de la dinámica de la marcha.

6.- DEFINICIÓN DE HERNIA INGUINAL

Una hernia por lo general es un saco formado por el revestimiento de la cavidad abdominal (peritoneo). El saco sobresale a través de un agujero o área débil en la fascia, la capa fuerte de la pared abdominal que rodea el músculo.

Una hernia verdadera (hernia vera) es, por definición, un estado en el que partes de las vísceras como, por ejemplo, el intestino, sobresalen por un hueco de la pared abdominal de modo que las partes sobresalientes del órgano abdominal forman una protuberancia en la zona que se asemeja a un saco. Según hacia donde se produzca, se clasifican en hernias internas y externas:

·        La hernia externa forma una protuberancia a través de la pared abdominal hacia fuera. En este grupo se encuentran también la hernia umbilical y la hernia femoral.
·        La hernia interna se forma en el peritoneo y no asoma por la superficie corporal. Un ejemplo de este tipo de hernia es la hernia de hiato.

La hernia inguinal puede ser congénita. El diagnóstico de una hernia inguinal se efectúa en uno de cada dos bebés ya en el primer año de vida. Sin embargo, también puede aparecer debilidad de la pared abdominal a lo largo de los años que derive en una hernia inguinal (hernia inguinal adquirida).

Según la forma y el lugar en el que aparezca la hernia se habla, por definición, de hernia inguinal directa e indirecta:

·        Hernia inguinal indirecta: el saco en el que se encuentra el órgano abdominal avanza por la apertura interior del canal inguinal hacia él. La apertura se encuentra alejada del centro del cuerpo. Por eso, los médicos la denominan también hernia inguinal lateral. Desde ahí, el saco con las vísceras avanza por el canal inguinal en dirección al centro del cuerpo. En casos excepcionales incluso llega a desplazarse hasta el escroto en los hombres y hasta el labio vaginal superior en las mujeres. La hernia inguinal indirecta es principalmente congénita.

·        Hernia inguinal directa: el contenido de la hernia penetra directamente por la pared abdominal, rodea el canal inguinal y va directo hacia el exterior. El punto de ruptura está más cerca del centro del cuerpo (medial), por lo que los médicos también la denominan hernia inguinal medial. En este caso no entra ni en el escroto ni en los labios vaginales. La hernia inguinal directa es siempre adquirida.

Causas

La hernia inguinal surge cuando la pared abdominal tiene un punto débil en la zona del canal inguinal, lo que puede deberse a varias razones.

Las causas de la hernia inguinal congénita provienen de la etapa del desarrollo del feto, en la que no se termina de formar el interior de la pared abdominal. Cuando la hernia se da en los jóvenes, los órganos abdominales pueden incluso llegar al escroto a través del canal abdominal. En las jóvenes, las trompas de Falopio y los ovarios se desplazan por el canal inguinal hasta los labios vaginales superiores.

La hernia inguinal adquirida aparece casi siempre en personas de edad avanzada. En este caso son varios los factores que pueden debilitar la pared abdominal:

Ø Una operación en la que se realizó una laparotomía: las cicatrices de operaciones abdominales pueden reducir la función y la movilidad de la musculatura de la pared abdominal, por lo que ya no es posible contener los aumentos de presión en la zona abdominal repentinos.
Ø Debilidad del tejido conjuntivo.
Ø Debilidad anatómica.

Cuando hay zonas débiles de la pared abdominal, un aumento de presión en el abdomen puede ser la causa de que se forme un agujero en los puntos débiles del tejido y parte de los órganos abdominales (envueltos en el peritoneo) avancen por el canal inguinal. Es entonces cuando se forma una hernia inguinal. Existen varios motivos por los que puede aumentar la presión en el abdomen y, por lo tanto, pueden ser el desencadenante del desarrollo de la hernia:

Ø Tos
Ø Vómitos
Ø Carga de objetos pesados
Ø Estreñimiento
Ø Embarazo
Ø Sobrepeso
Ø En casos excepcionales, tumores en el ano

Síntomas

En la mayoría de los casos no se presenta ningún síntoma. Sin embargo, algunas veces puede haber molestia o dolor. La molestia puede ser peor al pararse, hacer esfuerzo o levantar objetos pesados.

La hernia inguinal se suele manifestar por los siguientes síntomas:

Ø Los pacientes tienen una masa visible y que se puede palpar con facilidad.
Ø Al cargar peso e ir al baño, sufren dolor.
Ø En el lado afectado por la hernia puede aparecer un ligero dolor punzante que empeora bajo presión. Estos síntomas comunes en la hernia inguinal pueden llegar hasta el escroto en el hombre y hasta los labios vaginales en la mujer.

Estos síntomas de hernia empeoran cuando se aumenta la presión en la zona abdominal (por ejemplo, al toser, estornudar o presionar). Normalmente, el rendimiento físico no disminuye por una hernia inguinal. Tampoco suelen causar molestias. Solo se presentan síntomas en forma de dolores masivos (a menudo acompañados de náuseas y vómitos) cuando las vísceras que salen (por ejemplo, parte del intestino) quedan aprisionadas (estrangulada). Esto constituye una emergencia quirúrgica que necesita actuación inmediata; de lo contrario se pueden presentar complicaciones como, por ejemplo, inflamaciones de los órganos abdominales.

Diagnóstico

El diagnóstico de una hernia inguinal se realiza tras una revisión física. La hernia inguinal no es reconocible, por norma general, si el afectado está tumbado. Además, la sección de rotura en la zona de la ingle es visible en la mayor parte de los casos, e incluso palpable, en cuanto el afectado tose o se le presiona.

Una ecografía (sonografía) puede ser útil si se sospecha de una hernia inguinal, por ejemplo, si se trata de una tan pequeña que no es reconocible a primera vista. En las personas cuyo vientre está tenso o con mucho sobrepeso, la hernia inguinal tampoco es fácilmente reconocible. En estos casos, la ecografía también ayudaría a establecer el diagnóstico.

Los niños suelen padecer una hernia inguinal indirecta congénita. La hernia inguinal directa congénita en los niños es sumamente infrecuente. Se suele manifestar como una pequeña inflamación directamente sobre el pubis. Sin embargo, para establecer el diagnóstico es necesario eliminar la hidrocele, una acumulación de líquido en el escroto.

Clasificación de las hernias inguinales

Para realizar el diagnóstico de la hernia inguinal, es crucial conocer la clasificación de la hernia para continuar con el procedimiento. Para ello, es necesario responder a la siguiente pregunta: ¿se puede recolocar el contenido de la hernia en la zona abdominal?

Si durante el examen el médico puede devolver el contenido de la hernia con la mano a su posición original (reponer), entonces se trata de una hernia inguinal reducible. Este tipo de hernias son las más comunes y conllevan muy pocas molestias. Tras el diagnóstico, por lo general, no suele ser necesaria una operación.

Si el contenido de la hernia no puede recolocarse con la mano, entonces es necesario realizar una cirugía después del diagnóstico. Así, una hernia irreductible de este tipo va unida al riesgo de que una parte del órgano abdominal pueda quedar aprisionado (incarceración). Los órganos aprisionados constituyen una emergencia médica que debe operarse con urgencia en las horas siguientes.

Tratamiento

El tratamiento de la hernia inguinal consiste en una operación válida prácticamente para cualquier hernia a cualquier edad. En casos excepcionales, las hernias congénitas o en niños pueden llegar a curarse de forma espontánea.

El método a elegir.

La hernia inguinal no suele desaparecer espontáneamente sin ayuda de tratamiento. Por esa razón, la operación de hernia es necesaria en muchos casos. Los médicos operan continuamente hernias inguinales. Mediante este tratamiento se evita el aprisionamiento de los órganos abdominales salidos (incarceración). Si ya hay órganos aprisionados, es necesario solucionarlo mediante una operación en un corto periodo, o de otro modo pueden surgir complicaciones graves.

Esta operación es un método seguro, ya que la tasa de éxito del tratamiento es del 95%. La intervención se realiza, siempre que sea posible, con anestesia general. En el caso de que la hernia sea pequeña, puede ser suficiente la anestesia local. En personas sanas, la operación de hernia inguinal puede ser también ambulatoria.

Métodos quirúrgicos

Todos los métodos quirúrgicos que se realizan tras un tratamiento de hernia inguinal tienen el objetivo de cerrar el punto de ruptura y, en adultos, fortalecer la pared abdominal tras el canal inguinal (en los niños no suele ser necesario). Esta operación puede ser abierta o mínimamente invasiva:

1.     Procedimientos abiertos: la operación abierta es el tratamiento más frecuente de la hernia inguinal. El cirujano corta un trozo de siete a 10 centímetros de largo de la zona de la ingle, avanza hasta la sección de rotura tras el canal inguinal y la cierra. Para fortalecer la pared abdominal detrás del canal de la ingle, los cirujanos emplean varios métodos quirúrgicos:

Técnica de Soldase para la operación de hernia: el cirujano corta alrededor de la ingle, avanza hasta la sección de rotura y coloca el contenido de la hernia de nuevo en la zona abdominal. Por último, sutura la zona de ruptura. Después fortalece la pared trasera del canal inguinal en donde fija las partes de tejido conjuntivo de la musculatura abdominal (fascia transversalis).
Técnica de Bassini para la operación de hernia: el cirujano vuelve a colocar el contenido de la hernia en su lugar y cierra el punto de ruptura. Por último, fortalece la pared abdominal tras el canal inguinal y sutura los músculos abdominales en la ingle.
Técnica de Liechtenstein para la operación de la hernia: el cirujano realiza un corte transversal en la zona inguinal de cuatro a cinco centímetros. Posteriormente vuelve a colocar el contenido de la hernia en la zona abdominal. Fortalece la pared abdominal tras el canal inguinal con la ayuda de un material sintético que sutura a la musculatura.

2.     Procedimiento mínimamente invasivo: en el tratamiento de la hernia inguinal también son posibles los procedimientos quirúrgicos laparoscópicos. En una operación de hernia inguinal mínimamente invasiva, el cirujano realiza tres pequeños cortes de solo un centímetro e introduce un instrumento óptico (laparoscopio) en el agujero del abdomen. Para tratar la hernia inguinal mediante un procedimiento mínimamente invasivo, existen las siguientes técnicas:

TAPP (Técnica transabdominal peritoneal): el cirujano fija una red a la pared abdominal sobre la puerta de la ruptura con clips metálicos.
TEP (Cirugía extra peritoneal total): mediante esta técnica, el cirujano coloca una red entre la musculatura y el peritoneo sobre el punto de ruptura. En este caso, no la coloca con ayuda de clips ni la sutura, ya que las propias estructuras anatómicas son las que fijan la red.

Elección del tratamiento

Estas técnicas quirúrgicas son válidas, por lo general, para el tratamiento de todo tipo de hernia inguinal. La elección del tipo de operación depende de varios factores:

El tratamiento mínimamente invasivo es más caro y severo que una operación abierta. La ventaja es que pueden volver a cargar peso tan solo unos días después de la intervención. Este tratamiento se utiliza sobre todo cuando se reproduce la hernia (recidivas) y en personas de edad avanzada que padecen una hernia en ambos lados.

Si se decide por el procedimiento abierto, debe tener en cuenta lo siguiente: si la puerta de ruptura es pequeña, entonces se suele realizar la cirugía con el método de Shouldice. Si es muy grande, se aconseja el método de Liechtenstein para tratar la hernia. Los cirujanos suelen emplear procedimientos abiertos más a menudo que los mínimamente invasivos. Tras una operación abierta, sin embargo, se suele tardar algunas semanas en poder volver a cargar peso.

Si padece una hernia inguinal, consulte a su médico sobre las ventajas y desventajas de cada tratamiento. Este les aconsejará sobre los procedimientos y les explicará qué métodos son más adecuados en su caso.

Fajas reductoras

En los casos en los que resulta peligrosa la operación de la hernia por determinadas circunstancias, es posible aplicar un tratamiento conservador (es decir, no quirúrgico) con una faja reductora. Si se coloca una faja reductora como si fuera un cinturón en el lugar donde está la hernia, puede llegar a reducir la salida de la misma, aunque no evita los aprisionamientos. De todos modos, el tratamiento de la hernia inguinal con una faja reductora no lleva a la curación.

Evolución

Una hernia inguinal tratada quirúrgicamente no suele tener complicaciones, y su evolución suele ser favorable.

Complicaciones

Si la hernia va acompañada de un aprisionamiento de las vísceras (incarceración) pueden aparecer complicaciones más adelante. Esto se debe a que un trozo de intestino aprisionado puede llegar a inflamarse y necrosarse. En procesos graves la inflamación puede extenderse a toda la zona abdominal. El riesgo de la operación aumenta en este tipo de casos. Sin embargo, la única posibilidad de arreglar esta complicación es mediante una operación.

Tras la eliminación de la hernia, de un 5 a un 10% de los casos presentan recidivas, es decir, se reproduce la hernia. A aquellas personas que padecen debilidad congénita del tejido conjuntivo les puede aparecer la hernia en el lado contrario.

Consejo: para evitar complicaciones como la reproducción de la hernia tras una operación, es importante no levantar objetos pesados, al menos, de tres a seis meses después. Además, es aconsejable llevar una alimentación que permita las deposiciones blandas.

En casos excepcionales pueden aparecer otro tipo de complicaciones, a parte del aprisionamiento o la recidiva:

·        En el hombre, la hernia puede derivar en la separación de uno de los dos canales espermáticos o en la lesión de los vasos de los testículos>.
·        Estrechamiento de la vena safena mayor: la consecuencia de una hernia inguinal puede ser la formación de un coágulo de sangre (trombosis), que bajo determinadas circunstancias puede disolverse e introducirse por la sangre en los pulmones o en el cerebro y producir un cierre de los vasos (embolia).
·        Lesión del intestino o la vejiga.
·        Infecciones de la herida.
·        Dolores crónicos por la presión de los nervios.
·        Complicaciones en el implante de la red: si para cerrar la puerta de la hernia es necesario el implante de una red sintética, puede producir una reacción de rechazo. En ese caso es necesaria otra operación para retirar la red.

Prevención

Se puede prevenir la hernia inguinal hasta cierto punto, siempre y cuando se evite, por ejemplo, levantar objetos pesados y si se entrena la musculatura abdominal con el objetivo de fortalecer la zona y evitar lesiones.


Es muy importante que deje pasar un mínimo de tres a seis meses tras la operación de hernia inguinal sin levantar objetos pesados. De este modo, se puede evitar que se reproduzca (recidiva). Además, es aconsejable llevar una alimentación saludable que permita que las deposiciones sean lo más blandas posibles. Incrementar el consumo de fibra es apropiado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CONDILOMAS (VERRUGAS GENITALES). PERCY ZAPATA MENDO.

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

DERMATITIS DEL PAÑAL (ESCALDADURA EN EL BEBÉ). PERCY ZAPATA MENDO.