CHIKUNGUNYA.

CHIKUNGUNYA

La palabra chikunguña es de origen makonde y significa enfermedad del hombre retorcido, debido al fuerte dolor articular que provoca la artritis que caracteriza a la enfermedad. Es un virus del género alfavirus, que se transmite a las personas mediante la picadura de los mosquitos portadores Aedes; tanto el Aedes aegypti como el Aedes albopictus. Este virus fue detectado por primera vez en Tanzania en 1952, y fue descrito por uno de los colaboradores del equipo del epidemiólogo Marion Robinson en 1955.

El virus se transmite de manera similar a la fiebre del dengue y causa una enfermedad con una fase febril aguda que dura de 2 a 5 días, seguido de un período de dolores en las articulaciones de las extremidades; este dolor puede persistir semanas, meses o incluso durante años en un porcentaje que puede rondar el 12 % de los casos.

La mejor forma de prevención es el control general del ciclo evolutivo del mosquito vector, además, evitar las picaduras de mosquitos infectados. Hasta la fecha no hay un tratamiento específico, pero existen medicamentos que se pueden usar paliar los síntomas.

El chikungunya se puede dar sólo una vez, debido a que el cuerpo se encarga de elaborar anticuerpos frente al virus, de por vida.

Signos y síntomas

Se caracteriza por la aparición súbita de fiebre, usualmente acompañada de dolores articulares; e igualmente se pueden presentar: dolores musculares, dolores de cabeza, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas. Los dolores articulares suelen ser muy debilitantes, pero generalmente desaparecen en pocos días.

La mayoría de los pacientes se recuperan completamente, pero en algunos casos los dolores articulares pueden durar varios meses, o incluso años. Se han descrito casos ocasionales con complicaciones oculares, neurológicas y cardiacas, y también con molestias gastrointestinales.

Las complicaciones graves no son frecuentes, pero en las personas ancianas la enfermedad puede llevarles a la muerte. A menudo los pacientes solo tienen síntomas leves y la infección puede pasar inadvertida o diagnosticarse erróneamente como dengue en zonas donde este es frecuente.

Transmisión

El virus se transmite de una persona a otras por la picadura de mosquitos hembra infectados. Generalmente los mosquitos implicados son Aedes aegypti y Aedes albopictus, dos especies que también pueden transmitir otros virus, entre ellos el del dengue. Estos mosquitos suelen picar en cualquier momento del día, aunque su actividad puede ser máxima al principio de la mañana y al final de la tarde. Ambas especies pican al aire libre, pero Ae. aegypti también puede hacerlo en ambientes interiores.

La enfermedad suele aparecer entre 4 y 8 días después de la picadura de un mosquito infectado, aunque el intervalo puede oscilar entre 2 y 12 días.

Tanto Ae. Aegypticomo Ae. Albopictusse han visto implicados en grandes brotes de fiebre chikungunya. Mientras que Ae. Aegypti está confinado a las zonas tropicales y subtropicales, Ae. Albopictus también está presente en regiones templadas, e incluso templadas-frías. En los últimos decenios Ae. Albopictus ha salido de Asia y se ha establecido en algunas zonas de África, Europa y las Américas.

En comparación con Ae. Aegyptila especie Ae. Albopictus prospera en una variedad más amplia de acumulaciones de agua que le sirven de criaderos, tales como cáscaras de coco, vainas de cacao, tocones de bambú, huecos de árboles, charcos en rocas, además de depósitos artificiales tales como neumáticos de vehículos o platos bajo macetas.

Esta diversidad de hábitats explica la abundancia de Ae. Albopictus en zonas rurales y periurbanas y en parques urbanos sombreados. Ae. Aegypti está más estrechamente asociado a las viviendas y tiene criaderos en espacios interiores, por ejemplo en floreros, recipientes de agua y tanques de agua en baños, además de los mismos hábitats exteriores artificiales que Ae. Albopictus.

En África se han encontrado varios otros mosquitos vectores de la enfermedad, entre ellos especies del grupo A. furcifer-taylori y A. luteocephalus Hay indicios de que algunos animales diferentes de los primates (roedores, aves y pequeños mamíferos) también pueden actuar como reservorios.

Diagnóstico

Las pruebas serológicas, como la inmuno adsorción enzimática (ELISA), pueden confirmar la presencia de anticuerpos IgM e IgG contra el virus chikungunya. Las mayores concentraciones de IgM se registran entre 3 y 5 semanas después de la aparición de la enfermedad, y persisten unos 2 meses.

Las muestras recogidas durante la primera semana tras la aparición de los síntomas deben analizarse con métodos serológicos y virológicos (RT-PCR). El virus puede aislarse en la sangre en los primeros días de la infección. Existen diversos métodos de reacción en cadena de la polimerasa con retro transcriptasa (RT–PCR), pero su sensibilidad es variable. Algunos son idóneos para el diagnóstico clínico.

Los productos de RT–PCR de las muestras clínicas también pueden utilizarse en la genotipificación del virus, permitiendo comparar muestras de virus de diferentes procedencias geográficas.

Tratamiento

El tratamiento consiste principalmente en aliviar los síntomas, entre ellos el dolor articular, con antipiréticos, analgésicos óptimos y líquidos.
El 31 de julio de 2014 dos científicos de la Universidad Estatal de Carolina del Norte anunciaron que desarrollaron la vacuna contra el virus. Hasta la invención de dicha vacuna, no existía tratamiento curativo, es decir, que la chikunguña no podía ser curada.

Prevención y control

La proximidad de las viviendas a los lugares de cría de los mosquitos vectores es un importante factor de riesgo tanto para la fiebre chikungunya como para otras enfermedades transmitidas por las especies en cuestión. La prevención y el control se basan en gran medida en la reducción del número de depósitos de aguas naturales y artificiales que puedan servir de criadero de los mosquitos.

Durante los brotes se pueden aplicar insecticidas para eliminar los insectos en vuelo, o aplicarlo a las superficies donde es usual que se posa: se puede recurrir igualmente a métodos biológicos para eliminar a las larvas que se encuentran en los estanques.

Como protección durante los brotes se recomiendan llevar ropa que reduzca al mínimo la exposición de la piel a los vectores. También se pueden aplicar repelentes a la piel o a la ropa, respetando estrictamente las instrucciones de uso del producto.

Los mosquiteros, insecticidas y los espirales insectífugas proporcionan una buena protección durante el sueño.

Las personas que viajen a zonas de riesgo deben adoptar precauciones básicas, como el uso de repelentes, pantalones largos y camisas de manga larga, o la instalación de mosquiteros en las ventanas.

Bibliografía

1.     Robinson M.C. 1955. An epidemic of virus disease in Southern Province, Tanganyika Territory, in 1952-1953. I. Clinical features. Trans. Royal Society Trop. Med. Hyg., 49: 28-32.
2.     Cook, G. 1998. Manson's P. Tropical Diseases. 12th ed. Saunders.
3.     Mandell, G., Bennett, J. & Dolin, R., eds. 2005. Principles and practice of infectious diseases. 6th ed. Elsevier Churchill Livingstone.
4.     Gaüzere, B. A. & Aubry, P. 2006. Le chik, le choc, le chèque: l'épidémie de chikungunya à la Réunion 2005-2006 en questions, Azalées éditions. ISBN 2-915923-13-2.
5.     Martin, E. 2007. Epidemiology: Tropical Disease Follows Mosquitoes to Europe. Science, 317(5844): 1485. doi:10.1126/science.317.5844.1485a.

6.     Vanlandingham, D. L., Hong, C., Klingler, K., Tsetsarkin, K., McElroy, K. L., Powers, A. M., Lehane, M. J. & Higgs, S. 2005. Differential infectivities of o'nyong-nyong and chikungunya virus isolates in Anopheles gambiae and Aedes aegypti mosquitoes. Am. J. Trop. Med. Hyg., 72(5): 616-21.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CAUSAS DEL FLUJO VAGINAL

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

DERMATITIS DEL PAÑAL (ESCALDADURA EN EL BEBÉ). PERCY ZAPATA MENDO.