ENFERMEDADES TRANSMITIDAS POR EL AGUA CONTAMINADA.

ENFERMEDADES TRANSMITIDAS POR EL AGUA CONTAMINADA

Desagüe colapsado en la Urb. Miguel Grau,
Casa Grande, Ascope, Región La Libertad, Perú
(Fuente: Tomada por Jaime Zapata Mendo)
Las principales enfermedades de origen microbiano contraídas por el consumo de agua son adquiridas por la vía fecal-oral. Entre ellas se encuentran la tifoidea, la hepatitis A y el cólera, cuyos nombres todos conocemos. El criptosporidio es un parásito relativamente nuevo, transmitido por el agua, cuya existencia se conoce desde 1976, y cabe mencionar que los brotes de enfermedad producidos por el mismo, están volviéndose cada vez más comunes. La transmisión de todas estas enfermedades puede ocurrir por:

  1. ·        Ingestión directa del agua contaminada.
  2. ·        De forma indirecta, por medio de los alimentos o bebidas que hayan entrado en contacto con agua contaminada (“raspadillas”, “leche de tigre”, etc.).
  3. ·       Por ingerir accidentalmente agua al nadar o en otras actividades recreativas (“carnaval”).


Una vez que la persona ingiere agua contaminada, la mayoría de los microorganismos se multiplican en el aparato digestivo y se excretan en las heces. Si no se dispone del saneamiento adecuado, dichos microorganismos pueden llegar a las corrientes de agua e infectar a otras personas. Los que corren mayor riesgo son los lactantes y niños pequeños, así como las personas que viven en condiciones insalubres, los enfermos y los ancianos. Los síntomas pueden variar, pero generalmente incluyen diarrea, que es una de las principales causas de muerte en nuestros días. A continuación se mencionan algunas de las causas y síntomas de las enfermedades transmitidas por el agua más común en nuestra región y en otras latitudes:

Tifoidea
Esta enfermedad infecciosa se caracteriza por fiebre continua. Otros síntomas son diarrea o estreñimiento, cefaleas, dolores musculares y fatiga. La tifoidea es transmitida por los alimentos o el agua contaminada por las heces de una persona que padezca la enfermedad o sea portadora de la misma. Los pescados y mariscos y la leche son también medios de transmisión importantes, cualquiera puede contraer esta enfermedad.

La Hepatitis A
Se trata de una enfermedad vírica sumamente contagiosa que causa una infección hepática leve. Los síntomas pueden ser fiebre, náusea, dolores abdominales, pérdida del apetito e ictericia. La transmisión quizá ocurra por contacto directo de persona a persona, por consumo de agua o hielo contaminados, o por pescados y mariscos cosechados en agua contaminada con aguas residuales, o por frutas, hortalizas u otros alimentos que se comen sin cocinar, si estos se han contaminado durante su manipulación

Cólera
Es una enfermedad diarreica aguda, causada por infección intestinal. Es probablemente la más conocida de las enfermedades diarreicas, ya que la mayoría de las personas han oído hablar de ella. La infección suele ser leve y sin síntomas, pero puede ser grave. Puede contraerse de casos activos de la enfermedad o de sus portadores, simplemente con ingerir alimentos o agua contaminados. También se sabe que el cólera se transmite por ingestión de pescados y mariscos crudos. Esta enfermedad no se propaga directamente de una persona a otra, por lo que no se corre riesgo de contraerla mediante el contacto social ordinario con una persona infectada.

Criptosporidiosis
El criptosporidio es un parásito que se encuentra comúnmente en lagos, ríos, arroyos y estanques, especialmente cuando el agua ha sido contaminada con aguas residuales y desechos de animales. La infección puede contraerse de varias maneras: al beber agua contaminada, o comer alimentos crudos o poco cocinados que hayan sido contaminados con oocistos (una especie de huevo que constituye la etapa infecciosa del parásito) de criptosporidio; por contacto directo con las heces animales o seres humanos infectados; o por transferencia mano-boca de los oocistos presentes en superficies que hayan sido contaminadas con pequeñas cantidades de heces de una persona o animal infectados. Los síntomas son diarrea, náusea, retortijones y fiebre baja. Hasta la fecha no se conoce ninguna forma segura y eficaz de tratamiento para esta enfermedad.

FORMAS DE PREVENIR LAS ENFERMEDADES TRANSMITIDAS POR EL AGUA

Las enfermedades transmitidas por el agua no se propagan exclusivamente por agua contaminada o por vía fecal-oral, sino que también pueden transmitirse debido a prácticas poco higiénicas y por contaminación de los alimentos. La propagación de las enfermedades transmitidas por el agua puede tener lugar por contaminación con excretas del abastecimiento público de agua. Pueden enfermarse al mismo tiempo muchas personas, por lo que es importante que las comunidades y los individuos tomen medidas para protegerse. La mayoría de las enfermedades transmitidas por el agua pueden prevenirse con ciertas precauciones sencillas. Recuerden que el conocimiento en sí no tiene un efecto preventivo, si no se toman medidas al respecto. He aquí algunas precauciones:

1. Hervir o clorar toda el agua potable.
2. Usar agua potable para la preparación de alimentos y para beber.
3. Usar jabón para lavarse muy bien las manos antes de preparar, servir o comer alimentos.
4. Guardar el agua en un envase limpio con una abertura pequeña, la cual debe estar cubierta. El agua limpia puede contaminarse de nuevo si no se almacena debidamente.
5. No comer nunca pescados y mariscos crudos o poco cocidos, en particular si provienen de aguas contaminadas o están lavados con aguas contaminadas.
6. Lavarse las manos con jabón después de ir al inodoro.
7. No comer nunca crudas las frutas u hortalizas cultivadas en tierras que se hayan regado o contaminado con agua residuales.
8. Comprar alimentos, golosinas o helados únicamente de vendedores que tengan envases de agua potable en buen estado, y que envuelvan el producto que venden y observen buena higiene personal.
9. Después de cambiar los pañales del bebé, hay que lavarse bien las manos con abundante jabón y agua.

DESINFECCIÓN DEL AGUA

No obstante las precauciones que se toman para potabilizar el agua por parte de las empresas expendedoras, es menester que en el domicilio se procure su desinfección, que puede ser por medios físicos o químicos:

· La ebullición. Para lograr la desinfección total del agua, es necesario hervirla durante un minuto. Los microorganismos patógenos se destruyen en su totalidad al someter al agua a un fuerte hervor, pero la ebullición tiene muchos inconvenientes, como el hecho de que sólo es un método práctico para pequeñas cantidades de agua. Por ejemplo, cuando no resulta práctico hervir el agua, debe recurrirse a la desinfección química.
· Procedimientos químicos. Es posible desinfectar el agua contaminada si se la trata con productos químicos. El cloro, que puede eliminar la mayoría de los microorganismos patógenos, aunque no todos, es el desinfectante químico más ampliamente utilizado y se comercializa de muchas formas. El procedimiento consiste en añadir una cantidad pequeña de cloro en polvo o líquido al suministro de agua y dejar pasar treinta minutos para que tenga efecto sobre la contaminación existente. La lejía común líquida, de uso doméstico, contiene un compuesto de cloro que también sirve para desinfectar el agua. El modo de empleo aparece generalmente en la etiqueta; pero la lejía pierde su capacidad como desinfectante si lleva almacenada mucho tiempo.

Conclusiones

El valor del agua radica en la posibilidad de que las personas puedan utilizar este recurso para fines provechosos. Para que el agua sea aceptable para el consumo humano, debe tener sabor agradable y, lo que es más importante, estar libre de cualquier elemento que pueda tener efectos adversos sobre la salud. Asimismo, el agua potable debe ser apropiada para otros usos relacionados con la vida humana, como son la higiene personal, el lavado de ropa y platos, etc. El agua es esencial para la vida, por lo que el consumidor debe disponer de un abastecimiento de agua satisfactorio. En la Región, los principales riegos para la salud humana relacionados con el consumo de agua contaminada son de tipo microbiano, aunque la importancia de la contaminación química no debe subestimarse. Para obtener agua segura, se necesita un esfuerzo conjunto de individuos y comunidades. Todos la usamos, y es nuestra responsabilidad asegurarnos de tener un abastecimiento de agua segura. Nuestras actividades en el ámbito individual y como miembros de la comunidad, repercuten en el agua y en nuestra salud. La protección de nuestro abastecimiento de agua contra la contaminación por desechos humanos y de animales, es un paso importante para asegurar la calidad del agua potable. Por ejemplo, la gente tiene que ser consciente de que la presencia de heces en los centros de población y cerca de los mismos es algo insalubre, peligroso e incómodo, ya que pueden ir a parar a los ríos, arroyos, estanques y pantanos, con lo que estas fuentes se vuelven inutilizables. Las personas que comparten con sus animales los lugares donde recogen agua, beben o se bañan, corren el riesgo de contaminar dicha fuente, con lo que se exponen a enfermedades transmitidas por el agua. Para estar sanos, es necesario beber agua de fuentes seguras y protegidas. Aunque el agua corra y parezca transparente, puede contener microbios patógenos que no sean visibles sin un microscopio. Si no se la protege y somete a tratamiento eficaz, se expone a la comunidad a trastornos intestinales y otro tipo de enfermedades infecciosas, es decir, a microbios que causan diarrea, disentería, cólera, etc. Para proteger a las personas y las comunidades contra estas enfermedades, se recomienda la desinfección continua del agua. Por ello deben asegurarse de que su agua sea desinfectada tanto en el ámbito comunitario como doméstico. Lo crucial en la desinfección, es que debe ser un proceso continuo. No se puede desinfectar el agua una sola vez y pensar que va a permanecer en dichas condiciones para siempre. El cloro es el desinfectante más comúnmente utilizado, y es sencillo de usar, además de que puede obtenerse fácilmente en farmacias y en los centros de salud. Si viven en el campo y obtienen su agua de un pozo, tengan en cuenta que también ésta puede contaminarse. El cloro es un método eficaz de desinfección.
Fuente:

socearq.org

Comentarios

Entradas populares de este blog

CONDILOMAS (VERRUGAS GENITALES). PERCY ZAPATA MENDO.

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

HEMORROIDES