¿ES NECESARIO EL BAÑO DIARIO, AÚN CUANDO SE ESTÉ RESFRIADO?

¿ES NECESARIO EL BAÑO DIARIO, AÚN CUANDO SE ESTÉ RESFRIADO?
ABSOLVIENDO PREGUNTAS DEL INBOX

¡Claro que sí! El baño diario no sólo debe ser una norma de higiene por su importancia social – nuestros olores corporales no los percibimos, pero sí nuestro entorno -, sino por su beneficio en nuestra salud, ya que eliminamos a la mayor parte de los gérmenes que proliferan en sus superficie. Pero ojo, tampoco debemos ir a los extremos, el bañarse más de dos veces al día también resulta perjudicial, pues los jabones tienden a secar y debilitar la piel y la vuelven propicia al ataque de otros gérmenes que usualmente no colonizan nuestra piel; como todo en la vida, los extremos no son beneficiosos para nadie.

Les sustentaré brevemente dicha importancia:

Como norma general, un ser humano adulto está formado por 2 metros cuadrados de piel, que varía en función de la composición química y de la humedad. Pero para comprender dónde viven nuestras bacterias y por qué primero hay que hacer una breve explicación de las capas de la piel.

La piel está formada por 3 capas principales: la epidermis, la dermis y el tejido subcutáneo. La epidermis no es un lugar muy favorable ya que está sometida a una constante desecación así que la mayoría de los microorganismos de la piel se asocian con un tipo de glándulas especiales, como las sudoríparas, en un estrato más interno. Estás glándulas se encuentran principalmente en las zonas de la axila, la genital, los pezones y el ombligo, que empiezan a ser funcionales desde la pubertad. Estos lugares son húmedos y están llenos de sustancias que los microorganismos utilizan como su alimento.

Del mismo modo, cada folículo piloso se asocia con una glándula sebácea que segrega una sustancia lubricante. Éste lugar también es perfecto para los microorganismos ya que las secreciones de las glándulas de la piel en general son muy ricas en nutrientes como urea, aminoácidos, sales, ácido láctico y lípidos.

El olor de las axilas y el olor a pies son causados por las reacciones químicas de las bacterias sobre las secreciones de las glándulas sudoríparas de estos lugares. Si recogiéramos el sudor en un estado libre de bacterias, es una sustancia totalmente inodora, pero con presencia bacteriana puede llegar a oler muy fuerte, dependiendo de cada persona.

La población normal está formada por poblaciones permanentes y otras transitorias de bacterias y hongos. Al examinar muestras de distintos individuos se pueden llegar a clasificar hasta 180 especies distintas de bacterias y algunos hongos. Además, son comunidades muy estables, como por ejemplo Propionibacterium acnes, causante del terrible acné juvenil que sufren muchos adolescentes. Este género junto con otros 3 más (Streptococcus, Staphilococcus y Corynebacterium) forman alrededor de la mitad de las 180 especies que podemos encontrar. El resto son especies muy transitorias ya que hasta un 70% sufren modificaciones debido al paso del tiempo y las circunstancias personales de cada individuo.

En cuanto a los hongos que habitan nuestra piel, no llegan a 10 especies. Como dato curioso, en pacientes con enfermedades que no poseen esta flora normal suelen verse afectados por una levadura muy conocida, el género Candida, que puede provocar infecciones cutáneas importantes. De manera que las bacterias son necesarias para mantener a raya a ciertos hongos.

La flora está sometida a muchos cambios que suelen deberse a 3 motivos principales:

1. El clima. Nos afecta aumentando la temperatura y la humedad de nuestra piel, causando un aumento de la densidad de la flora.

2. La edad. Los jóvenes poseen una flora más variada que los adultos y son más susceptibles de sufrir enfermedades cutáneas.

3. La higiene personal. Las personas que descuidan su higiene son portadores de muchos más microorganismos que el resto. Así que ya sabemos, una higiene adecuada mantiene la flora en índices normales. Pero ojo, como mencioné al inicio, un exceso de higiene tampoco es bueno, ya que si se elimina gran parte de esa flora los hongos pueden invadirnos. Hay que encontrar el equilibrio.


Del mismo modo, el personal hospitalario es portador de algunas de las especies transitorias que pueden causar enfermedades en los pacientes hospitalizados, aprovechándose esos patógenos oportunistas de la debilidad del sistema inmune. Las manos suelen ser el vehículo mayoritario de infección. El lavado de manos es la medida más importante a tener en cuenta.El principal agente causante de las enfermedades nosocomiales, que son las enfermedades que se cogen en los hospitales, son causadas por Staphylococcus aureus, una bacteria que suele encontrarse en la cara, así que es muy fácil que acabe en las manos y así contaminar al resto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CONDILOMAS (VERRUGAS GENITALES). PERCY ZAPATA MENDO.

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

DERMATITIS DEL PAÑAL (ESCALDADURA EN EL BEBÉ). PERCY ZAPATA MENDO.