RIESGOS EN LA EMBARAZADA AÑOSA (MAYOR DE 35 AÑOS)

RIESGOS EN LA EMBARAZADA AÑOSA (MAYOR DE 35 AÑOS)

Se considera embarazada añosa aquella que supera los 35 años de edad, cuestión que debe tenerse en cuenta, ya que puede implicar una serie de riesgos “extra” para la madre y para el feto. Además el número de mujeres embarazadas que superan los 35 años aumenta cada año, y el porcentaje de éstas que se embarazan por primera vez también aumenta. Debido a estos riesgos extras, como los abortos, pre eclampsia, diabetes gestacional, etc., se debe prestar especial atención en los cuidados en el embarazo.

PRINCIPALES RIESGOS DE LA EMBARAZADA AÑOSA

1. DEFECTOS CONGÉNITOS

El riesgo de que el feto nazca con algún defecto congénito, va aumentando a medida que la edad de la madre aumenta, por poneros un ejemplo de un déficit congénito por todos conocidos es el caso del Síndrome de Down, donde la relación es la siguiente:

–      A los 25 años de la madre, 1 caso de cada 1.250
–      A los 30 años de la madre, 1 caso de cada 1.000
–      A los 35 años de la madre, 1 caso de cada    400
–      A los 40 años de la madre, 1 caso de cada    100
–      A los 45 años de la madre, 1 caso de cada      30
–      A los 49 años de la madre, 1 caso de cada      10

Por desgracia el síndrome de Down no es el único, puede haber otros como el retraso mental o los defectos físicos, que se producen en una mayor probabilidad, en los embarazos a los 40.

Hay estudios prenatales que ayudan a saber de antemano la existencia de estos defectos congénitos, como es la ecografía, el análisis de sangre (triple screening en el que se realiza la medición de tres proteínas, alfa proteína, estriol no conjugado y la gonadotropina coriónica, en caso de resultados dudosos se recomienda la amniocentesis)  o la amniocentesis (extracción de líquido amniótico para realizar estudio genético, prueba no dolorosa y que se realiza en minutos)

2. RIESGOS DE ABORTO

La mayor probabilidad de abortos espontáneos se produce, en cualquier embarazo, en el primer trimestre del mismo. Pero en el caso de las embarazadas añosas, el riesgo es todavía mayor, en las mujeres de 20 a 30 años tenemos un 12-15% y en las mayores de 40 años pasamos a un 25%.

3. PARTO DE LA EMBARAZADA AÑOSA

Las madres mayores de 35 años y primerizas tienen más probabilidades de tener dificultades en el parto, tales como mayor riesgo de sufrimiento fetal o una segunda fase del parto más larga y dolorosa.

Esto provoca que se dé en un alto índice, partos por cesáreas, subiendo hasta un 47% en el caso de embarazadas mayores de 40 años, un 40% las mayores de 35, frente a un solo 14% de las que están entre 20 y 30 años.

4. FERTILIDAD REDUCIDA

Las mujeres comienzan a tener dificultades en la concepción a partir de los 30 años. No quiere decir con ello que no conciban, pero sí que les cuesta más tiempo lograrlo en comparación con las más jóvenes.

La endometriosis suele ser una de las implicadas en la reducción de la fertilidad. La endometriosis es una afección que provoca que los tejidos del endometrio se adhieran a las trompas de Falopio y a los ovarios dificultando la concepción.

Por regla general, si se tarda más de 6 meses en concebir es conveniente acudir al médico para revisar y descartar posibles causas de infertilidad.

Pero por el contrario, las mujeres mayores de 35 años, tienen mayor probabilidad de concebir mellizos, sobre todo entre los 35 y los 39 años, fundamentalmente porque suelen someterse a tratamientos de fertilidad, en los que se implantan varios óvulos fecundados para evitar el fracaso, y posteriormente tiene la consecuencia del nacimiento de los mellizos, pero las probabilidades también aumentan de forma natural.

5. PROBLEMAS DE SALUD DURANTE EL EMBARAZO

Algunos problemas de salud que pueden ocurrir durante el embarazo tienen una mayor probabilidad de aparición en las embarazadas añosas. Algunos de estos problemas de salud son la diabetes gestacional, la hipertensión arterial, problemas con la placenta o los sangrados.

La hipertensión arterial durante el embarazo, que puede producirse aun cuando la madre no tenga este problema de salud normalmente, es conocida como pre eclampsia, y puede tener efectos perjudiciales tanto para el feto como para la madre. Puede provocar inflamación de la cara y de las manos en la madre, dañar su sistema nervioso, desencadenar convulsiones, producir accidentes cerebrovasculares, etc.

Los problemas más comunes con la placenta son la placenta previa (cuando la placenta está mal situada y cubre total o parcialmente el cuello del útero) o el desprendimiento de placenta. En ambos casos, se pueden producir fuertes sangrados durante el parto que pueden comprometer la vida del feto y de la madre. Esto sin embargo tiene fácil solución, la intervención por cesárea.

A pesar de todas estas posibles complicaciones y del notable aumento de los riesgos en las embarazadas añosas, la inmensa mayoría de ellas acaban teniendo unos bebés sanos y estupendos.

6. NACIMIENTO DE FETO SIN VIDA

Por desgracia las mujeres que superan los 35 años de edad, tienen hasta el doble de probabilidades de que nazca sin vida. Para considerarse nacimiento de feto sin vida tiene que tener al menos 20 semanas de gestación. Aun no se conocen bien las causas de esta mayor probabilidad en mujeres mayores.

CONSEJOS PARA LA GESTANTE AÑOSA

En general hoy en día, las mujeres que han retrasado su maternidad hasta los 35 a 50 años, suelen tener un buen estado de salud en general. No obstante y debido a los riesgos que se ha descrito antes, es conveniente prestar atención a una serie de consejos que pueden ayudar a reducir esos riesgos:

Cuando decidan que es el momento adecuado, háblelo con su pareja y planifíquenlo. A estas edades es conveniente realizar una primera visita a tu médico, con el fin de que te haga un chequeo y te recete el ácido fólico, ya que éste se toma también antes de la concepción, y ayuda a evitar determinadas malformaciones en el feto como la espina bífida.

Es muy importante seguir una dieta saludable, rica en alimentos que contengan ácido fólico, como cereales, zumo de naranja, legumbres y verduras de hoja verde. No consuma carne poco cocida por el riesgo de toxoplasmosis, y también hay que tener cuidado con los gatos, ya que pueden transmitirla. Igual de importante es conseguir un peso óptimo antes de empezar con el embarazo.

No fumes y no se expongas al humo de otros, no consumas bebidas alcohólicas ni tampoco excitantes como el café, el té, las bebidas energéticas… Tampoco debes auto medicarte ni tomar ningún complejo homeopático sin antes consultarlo con el médico.

Acuda a las revisiones que te indique tu médico, es necesario un adecuado control durante toda la gestación.

Siempre que el médico lo crea conveniente, es adecuado mantener regularmente cierta actividad física. Busca ejercicios adecuados para embarazadas y hazlo con constancia.
Una buena tranquilidad emocional durante el embarazo no solamente te ayuda a ti, también al desarrollo del feto. Nada de peleas, discusiones, estrés…


Y recuerda que, un embarazo con riesgo, es mejor tomarlo con precauciones y siguiendo todos los consejos de su médico, pero sin temor, como un desafío, que casi siempre terminará bien.

Fuente:webdelbebe.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

CONDILOMAS (VERRUGAS GENITALES). PERCY ZAPATA MENDO.

DERMATITIS DEL PAÑAL (ESCALDADURA EN EL BEBÉ). PERCY ZAPATA MENDO.