VARICELA

VARICELA

Es una infección viral que provoca una erupción cutánea con picazón y ampollas pequeñas y llenas de líquido; es altamente contagiosa para las personas que no padecieron la enfermedad o no se vacunaron contra la misma.

En la mayoría de los casos, la varicela es una enfermedad leve. No obstante, es mejor vacunarse. La vacuna de la varicela es una forma segura y eficaz de evitar la enfermedad y sus posibles complicaciones.

1.   Síntomas

La infección de viruela suele manifestarte entre 10 y 21 días luego de la exposición al virus y suele durar entre 5 y 10 días. La erupción cutánea es el indicio más claro de la viruela. Entre los signos y síntomas, que pueden aparecer entre uno y dos días después de la erupción cutánea, se incluyen:

·        Fiebre
·        Pérdida de apetito
·        Dolor de cabeza
·        Fatiga y un malestar general (decaimiento)

Una vez que aparece la erupción cutánea de la viruela, pasa por tres fases:

·        Bultos rojos o rosados (pápulas) que aparecen durante varios días
·        Pequeñas ampollas (vesículas) llenas de líquido que se forman sobre los bultos alrededor de un día antes de romperse y drenar
·        Costras que cubren las ampollas rotas y tardan varios días en curarse
·        Bultos nuevos que continúan apareciendo durante varios días Como resultado, puedes pasar por las tres etapas de la erupción cutánea (bultos, ampollas y costras) al mismo tiempo durante el segundo día de la afección. Una vez que estás infectado, puedes transmitir el virus hasta por 48 horas antes de la aparición de la erupción cutánea, y puedes contagiar la enfermedad hasta que se formen costras en todas las lesiones.

La enfermedad suele ser leve en los niños saludables. En los casos graves, la erupción cutánea se extiende hasta cubrir todo el cuerpo y se pueden formar lesiones en la garganta, los ojos y las membranas mucosas de la uretra, el ano y la vagina. Continúan apareciendo lesiones nuevas durante varios días.

2.   Factores de riesgo

La varicela está causada por el virus varicela zóster, es muy contagiosa y puede propagarse rápidamente. El virus se transmite por el contacto directo con la erupción cutánea o por el contacto con gotas que quedan en el aire al toser o estornudar.

El riesgo de contraer varicela es más alto en los siguientes casos:

·        No has tenido varicela
·        No has recibido la vacuna contra la varicela
·        Trabajas en o asistes a una escuela o un centro de cuidado de niños
·        Vives con niños

La mayoría de las personas que han tenido varicela o han recibido la vacuna contra esta enfermedad son inmunes a la varicela. Si contraes varicela, aunque te hayas vacunado, los síntomas suelen ser más leves, con menos ampollas y sin fiebre o con poca fiebre. Algunas personas pueden contraer varicela más de una vez, pero esto es poco frecuente.

3.   Complicaciones

La varicela suele ser una enfermedad leve. Pero puede ser grave y provocar complicaciones y también la muerte, especialmente en personas de alto riesgo. Entre las complicaciones se incluyen:

·        Infecciones bacterianas de la piel, tejidos blandos, huesos, articulaciones o torrente sanguíneo (septicemia)
·        Deshidratación
·        Neumonía
·        Inflamación del cerebro (encefalitis)
·        Síndrome de choque tóxico
·        Síndrome de Reye en el caso de las personas que toman aspirinas durante la varicela

¿Quiénes están en riesgo?

Entre las personas que tienen alto riesgo de sufrir complicaciones por la varicela se incluyen:

·        Niños recién nacidos y bebés pequeños cuyas madres nunca tuvieron varicela ni se vacunaron contra la varicela
·        Adultos
·        Mujeres embarazadas que no tuvieron varicela
·        Personas cuyos sistemas inmunitarios están afectados por medicamentos, como la quimioterapia, u otra enfermedad, como cáncer o VIH
·        Personas que toman medicamentos esteroides para otra enfermedad o afección, como los niños con asma
·        Personas que toman otros medicamentos que suprimen el sistema inmunitario

4.   La varicela y el embarazo

Otras complicaciones de la varicela afectan a las mujeres embarazadas. La varicela en una etapa temprana del embarazo puede tener como resultado diversos problemas en un niño recién nacido, incluido un bajo peso al nacer y defectos de nacimiento, como anormalidades en las extremidades. El bebé corre más riesgo cuando la madre desarrolla varicela en la semana anterior al parto o en los días posteriores al parto. En este caso, puede tratarse de una infección grave y potencialmente mortal para un niño recién nacido.

5.   La varicela y el zóster

Si tuviste varicela, corres riesgo de padecer otra enfermedad provocada por el virus varicella-zoster denominada zóster. Luego de la infección de la varicela, parte del virus varicella-zoster puede permanecer en las células nerviosas. Muchos años más tarde, el virus se puede reactivar y resurgir como zóster, un grupo de dolorosas ampollas que desaparecen en poco tiempo. El virus tiene más probabilidades de reaparecer en adultos mayores y personas con sistemas inmunitarios debilitados.

El zóster puede tener sus propias complicaciones: una afección en la que el dolor del zóster persiste durante mucho tiempo luego de que desaparecen las ampollas. Esta complicación, denominada neuralgia pos herpética, puede ser grave.

Existe una vacuna contra el zóster (Zostavax) y se recomienda para adultos mayores de 60 años que tuvieron varicela.

6.   Diagnóstico

Los médicos suelen diagnosticar la viruela en función de una erupción cutánea notable.

Si hay dudas sobre el diagnóstico, la viruela se puede confirmar mediante análisis de laboratorio, entre ellos análisis de sangre y cultivos de las muestras de la lesión.

7.   Tratamiento

En niños sin otras enfermedades, la varicela no suele requerir tratamiento médico. El médico puede recetar un antihistamínico para aliviar la picazón, pero lo habitual es dejar que la enfermedad siga su curso.

Si tienes riesgo alto de padecer complicaciones

A veces los médicos recetan medicamentos a las personas que tienen un riesgo alto de padecer complicaciones por la varicela, para acortar la duración de la infección y ayudarles a reducir el riesgo de complicaciones.

Si tú o tu hijo están en un grupo de riesgo, el médico puede sugerirte un medicamento antiviral como el aciclovir u otro medicamento llamado inmunoglobulina intravenosa (Privigen). Estos medicamentos pueden disminuir la gravedad de la enfermedad cuando se administran dentro de las 24 horas después de la primera aparición de la erupción.

Otros medicamentos antivirales, como el valaciclovir y el famciclovir, también disminuyen la gravedad de la enfermedad, pero puede que no estén aprobados o sean adecuados para todos los casos. En ciertas instancias, el médico puede recomendarte la vacuna contra la varicela después de estar expuesto al virus. Esto puede prevenir la enfermedad o aliviar su gravedad.

No debes administrar ningún medicamento que contenga aspirina a alguien con varicela, sea niño o adulto, ya que esta combinación ha sido relacionada con la afección llamada síndrome de Reye.

8.   Tratamiento de complicaciones

Si se desarrollan complicaciones, el médico determinará el tratamiento adecuado. Las infecciones cutáneas y la neumonía se pueden tratar con antibióticos. El tratamiento de la encefalitis suelen ser medicamentos antivirales. Es posible que sea necesario una hospitalización.


Fuente: Clínica Mayo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

HEMORROIDES

¿ES POSIBLE CONTAGIARSE DE HERPES GENITAL SIN TENER SEXO?

CAUSAS DEL FLUJO VAGINAL