¿Cuál es la composición de la flatulencia - “pedo” - y qué alimentos los causan en mayor frecuencia?

¿Cuál es la composición de la flatulencia - “pedo” - y qué alimentos los causan en mayor frecuencia?

Todos eliminamos diariamente flatulencias, que van en una frecuencia de 10 a 20 flatos al día. Gran parte de ellos puede pasar desapercibida.

Los gases expulsados por el aparato digestivo están compuestos básicamente por cinco elementos: nitrógeno (N2), oxígeno (O2), dióxido de carbono (CO2), hidrógeno (H2) y metano (CH4). Los cinco juntos representan hasta el 99% de los elementos presentes en el pedo. Como curiosidad, el eructo tiene composición similar, pero es más rico en oxígeno y nitrógeno.

¿Y cuál de ellos es responsable del mal olor?

No todos los gases que expelemos por detrás son básicamente inodoros. La culpa tampoco es de las heces. Contrario a lo que uno podría imaginar, el pedo no apesta por pasar por las heces antes de ser eliminado. Lo que causa el mal olor es el 1% restante de los gases, principalmente compuestos por azufre, siendo el principal el ácido sulfuro (sulfuro de hidrógeno).

Esto explica por qué no todos pedos huelen mal. Si no hay un aumento de la producción de gases con azufre, el pedo puede no tener mal olor.

¿Qué alimentos causan más gases intestinales?

Algunos alimentos son más difíciles de ser digeridos en el intestino delgado y, por lo tanto, llegan en grandes cantidades al colon, donde son metabolizados por las bacterias.
Los alimentos que provocan más gases intestinales son:

– Frijol.
– Huevos.
– Cerveza (oscura).
– Leche.
– Papa.
– Maíz.
– Salvado de trigo.
– Brócoli.
– Espárragos.
– Ajo.
– Col.
– Bebidas gaseosas.
– Coliflor.
– Cebollas.
– Gaseosas.

Asimismo, la falta de ejercicio físico, estreñimiento, intolerancia de lactosa y cambios de la flora bacteriana de los intestinos por el uso de antibióticos también pueden causar aumento de la producción de gases. El sexo anal pasivo es otra causa.

El azufre, que causa el olor desagradable del pedo, se produce generalmente después de la ingesta de proteínas. La carne de cerdo, por ejemplo, causa flatos con fuerte olor.

La ansiedad igualmente puede acelerar el tránsito intestinal, llevando más alimentos mal digeridos al colon y proporcionando más sustrato para las bacterias que producen gases.

Tratamiento del exceso de gases intestinales

La forma más sencilla para controlar los gases intestinales, es evitando los alimentos que agravan los síntomas. Estos pueden incluir productos lácteos, algunas frutas y verduras, granos enteros, edulcorantes artificiales y bebidas gaseosas. Un consejo con respecto a los granos es dejarlos remojando la noche anterior y cambiar el agua antes de cocinarlos.

Mantenga siempre presente qué alimentos y bebidas que consumes son los que más te producen gases. Además de equilibrar la dieta, también es importante hacer ejercicios físicos y reducir el estrés.

Hay tabletas de carbón activado, de venta en las farmacias, que ayudan a neutralizar los gases intestinales. Pero tenga cuidado, pues si estás tomando medicamentos de manera regular, el carbón activado puede inactivarlos y está contraindicado en estos casos. La simeticona (antigua dimeticona) no parece ser muy eficaz. El salicilato de bismuto es una opción para cualquier persona que se queja de flatos malolientes.

En el caso de eructos, la principal causa es el aire que se ingiere durante las comidas. Cuanto más rápido se come, mayor es la cantidad de aire tragado. Tragar saliva, fumar, masticar chicle y hablar mientras se come también causar ingestión de aire y, siendo así, obviamente que las bebidas gaseosas aumentan los eructos.

Las personas que sufren de ansiedad tragan grandes cantidades de aire, lo que se llama aerofagia, causando molestias abdominales por distensión del estómago que, a su vez, causa más ansiedad. El control de la ansiedad alivia los síntomas del exceso de gases.


Fuente: Mdsaúde.

Comentarios

Entradas populares de este blog

HEMORROIDES

CAUSAS DEL FLUJO VAGINAL

¿ES POSIBLE CONTAGIARSE DE HERPES GENITAL SIN TENER SEXO?