LESIONES CAUSADAS EN EL VOLEIBOL

LESIONES CAUSADAS EN EL VOLEIBOL

Puesto que en el voleibol se ejecutan movimientos repetidos por arriba de la cabeza como el rematar o bloquear, los jugadores son propensos a sufrir lesiones en los hombros. Además, los voleibolistas son particularmente susceptibles a tener lesiones en los dedos de la mano.

Lesiones:

Tendinitis del manguito rotador: Al “servir” o al bloquear, al tener el segundo contacto con la pelota,  el manguito rotador es importante para poder generar la fuerza suficiente para mover el hombro. Aunque nos los desgarros completos son raros en jóvenes, estos  músculos pueden inflamarse o fatigarse. A menudo, el reposo y la terapia física son suficientes para quitar el dolor, si este persistiera se requiere de una evaluación más profunda.

Lesiones en los dedos: los dedos son vulnerables  durante la práctica del voleibol en los bloqueos,  hacer servicios y  en las clavadas. La mayoría de las lesiones se producen por un fuerte golpe del balón sobre la punta de los dedos. Lesiones de los dedos comunes incluyen fracturas, luxaciones y lesión de ligamentos o tendones. Si el jugador es incapaz de doblar el dedo, es importante consultar al médico. El tratamiento varía de acuerdo a la lesión.

Torceduras del tobillo: las lesiones más frecuentes es el voleibol son las de tobillo  y son las más incapacitantes. Por lo general las lesiones son tratadas conservadoramente con uso de férulas y terapia física. Ocasionalmente algunos esguinces de tobillo se asocian a fracturas leves o lesiones de cartílago. Un dolor persistente después de varias semanas requiere de evaluación más profunda como el de realizar una resonancia magnética.

Se permite regresar a jugar una vez que no se tiene dolor y se es capaz de soportar el peso de cuerpo al estar parado de puntas sobre la extremidad afectada. La cirugía está reservada para casos de esguinces repetidos de tobillo que no responden a medidas conservadoras o que se asocian a fracturas específicas.

Tendinitis rotuliana: es la inflamación del tendón que conecta la rótula a la tibia. La tendinitis rotuliana es común en cualquier deportista que este sujeto a actividades de que requieren brincar en forma repetitiva como se hace al bloquear o a las clavadas.

Las cintas o bandas rotulianas son útiles al descargar estrés sobre tendón rotuliano y son con frecuencia el primer paso en el tratamiento. La terapia física y el entrenamiento atlético enfocado en el estiramiento y fortalecimiento son de gran ayuda. Ocasionalmente se requerirá de cirugía en tendinitis que no responden a este tratamiento.

Lesiones del ligamento cruzado anterior (LCA): ocurren cuando el jugador cae a tierra  aparatosamente después de saltar. Usualmente los desgarros del ligamento se asocian a un “pop” y a hinchazón inmediata de la articulación de la rodilla. La lesión de confirma por la exploración física y el estudio de resonancia magnética. Ya que las lesiones del LCA no curan solas, el deportista que desea regresar a la actividad deportiva debe ser sometido a una reconstrucción del LCA. El tiempo usual de recuperación es de seis a nueve meses.

Dolor de espalda baja: es una causa frecuente de dolor crónico en jugadores de voleibol. La causa más frecuente de dolor de espalda baja esta en relación a desgarro  de músculos o ligamentos. El dolor usualmente se quita con el reposo, terapia física y entrenamiento deportivo especifico.

Si el dolor de espalda se corre hacia las piernas y se siente adormecimiento o debilidad del pie o tobillo, la causa puede ser una hernia de disco. En estas situaciones una resonancia magnética es de mucha utilidad para confirmar o descartar una hernia discal. En la mayoría de los casos el jugador podrá regresar a jugar una vez que el dolor, adormecimiento y debilidad se quitan.

Prevención

·        Muchas de las lesiones se pueden evitar siguiendo las guías de entrenamiento adecuadas y siguiendo los siguientes consejos:
·        Usar técnicas de fortalecimiento adecuadas para la espalda baja, hombros y piernas dadas por un entrenador experto.
·        Usar soportes de tobillos externos como férulas o vendaje de tele adhesiva.
·        Minimizar la cantidad de entrenamiento de saltos en superficies duras.
·        Calentar músculos con estiramientos y ejercicio aeróbico leve.

·        Enfriar bien después de la práctica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

CAUSAS DEL FLUJO VAGINAL

DERMATITIS DEL PAÑAL (ESCALDADURA EN EL BEBÉ). PERCY ZAPATA MENDO.