Leucograma

Leucograma

El leucograma es la parte del hemograma que evalúa los leucocitos. Estos son también conocidos como serie blanca o glóbulos blancos. Son las células de defensa responsables por combatir agentes invasores.

Los leucocitos son, en realidad, un grupo de diferentes células, con diferentes funciones en el sistema inmunológico. Algunos leucocitos atacan directamente al invasor, otros producen anticuerpos, otros apenas hacen la identificación y así sucesivamente.

El valor normal de los leucocitos varía entre 4000 y 11000 células por ml.

Existen cinco tipos de leucocitos, cada uno con sus particularidades, a saber:

1.   Neutrófilos

Son los más comunes. Representan alrededor del 45% al 75% de los leucocitos circulantes. Los neutrófilos son especializados en combatir las bacterias. Cuando hay una infección bacteriana, la médula ósea aumenta su producción, haciendo que su concentración sanguínea se eleve. Por lo tanto, cuando tenemos un aumento del número de leucocitos totales, causado básicamente por la elevación de los neutrófilos, estamos probablemente frente a un cuadro infeccioso bacteriano.

Los neutrófilos tienen un tiempo de vida de aproximadamente 24-48 horas. Por eso, en cuanto el proceso infeccioso es controlado, la médula reduce la producción de nuevas células y sus niveles sanguíneos retornan rápidamente a los valores basales.

Neutrofilia = es el término usado cuando hay un aumento del número de neutrófilos.

Neutropenia = es el término usado cuando hay una reducción del número de neutrófilos.

Segmentados y bandas

Los neutrófilos en banda son los neutrófilos jóvenes. Cuando estamos infectados, la médula ósea aumenta rápidamente la producción de leucocitos y acaba por lanzar a la corriente sanguínea neutrófilos jóvenes recién producidos. La infección debe ser controlada rápidamente, por eso no hay que esperar a que esas células maduren antes de enviarlas al combate. En una guerra, el ejército no manda sólo a sus soldados con mayor experiencia, sino también a aquellos otros que estén disponibles.

Normalmente, apenas entre el 4% al 5% de los neutrófilos circulantes son bandas. La presencia de un porcentaje mayor de células jóvenes es una señal de la posible existencia de un proceso infeccioso en curso.

En el medio médico, cuando el hemograma presenta muchas bandas, llamamos a este hallazgo de «desvío a la izquierda». Esta denominación deriva del hecho de que los laboratorios hacen el listado de los diferentes tipos de leucocitos colocando sus valores uno al lado del otro. Como los bandas suelen estar a la izquierda en la lista, cuando hay un aumento de su número se dice que hay un desvío hacia la izquierda en el hemograma. Por lo tanto, si usted escucha el término “desvío a la izquierda”, significa que hay un aumento de la producción de neutrófilos jóvenes.

Por otro lado, los neutrófilos segmentados son los neutrófilos maduros. Cuando el paciente no está enfermo o ya está en fase final de enfermedad, prácticamente todos los neutrófilos que circulan en la sangre son segmentados, es decir, células maduras.

2.   Linfocitos

Los linfocitos son el segundo tipo más común de los glóbulos blancos. Representan entre el 15% al 45% de los leucocitos en la sangre.

Los linfocitos son las principales líneas de defensa contra las infecciones por virus y contra el surgimiento de tumores. Son ellos también los responsables por la producción de los anticuerpos.

Cuando tenemos un proceso viral en curso, es común que el número de linfocitos aumente, a veces sobrepasando el número de neutrófilos y tornándose el tipo de leucocito más presente en la circulación.

Los linfocitos son las células que hacen el reconocimiento de los organismos extraños, iniciando el proceso de activación del sistema inmunológico. Los linfocitos son, por ejemplo, las células que inician el proceso de rechazo en los trasplantes de los órganos.

Los linfocitos también son las células atacadas por el virus VIH. Este es uno de los motivos por el cual el SIDA causa inmunodeficiencia y causa cuadros de infecciones oportunistas.

Linfocitosis = es el término usado cuando hay un aumento del número de linfocitos.

Linfopenia = es el término usado cuando hay una reducción del número de linfocitos.

3.   Monocitos

Los monocitos normalmente representan del 3% al 10% de los leucocitos circulantes. Son activados tanto en procesos virales como bacterianos. Cuando un tejido está siendo invadido por algún germen, el sistema inmune encamina los monocitos hacia el lugar infectado. Este se activa, transformándose en macrófago, una célula capaz de “comer” micro-organismos invasores.

Los monocitos comúnmente se elevan en los casos de infecciones, principalmente en las más crónicas como la tuberculosis.

4.   Eosinófilos

Los eosinófilos son los leucocitos responsables por el combate de parásitos y por el mecanismo de la alergia. Apenas entre del 1% y el 5% de los leucocitos circulantes son eosinófilos.

El aumento de eosinófilos ocurre en personas alérgicas, asmáticas o en casos de infección intestinal por parásitos.

Eosinofilia = es el término usado cuando hay aumento del número de eosinófilos.

Eosinopenia = es el término usado cuando hay reducción del número de eosinófilos.

5.   Basófilos

Los basófilos son el tipo menos común de leucocitos en la sangre. Representan del 0% al 2% de los glóbulos blancos. Su elevación normalmente ocurre en procesos alérgicos y estados de inflamación crónica.

Conclusión

Cuando los leucocitos están aumentados damos el nombre de leucocitosis. Cuando están disminuidos damos el nombre de leucopenia. La leucocitosis puede ser causada por una linfocitosis o por una neutrofilia, por ejemplo. La leucopenia puede surgir debido a una linfopenia o neutropenia.

Cuando notamos un aumento o reducción de los valores de leucocitos es importante ver cuál de los seis linajes descritos anteriormente es el responsable por esa alteración. Como neutrófilos y linfocitos son los tipos más comunes, estos generalmente son los responsables por el aumento o disminución de la concentración de leucocitos.

Grandes elevaciones pueden ocurrir en las leucemias, que no es otra cosa que el cáncer de los leucocitos. Mientras procesos infecciosos pueden elevar los leucocitos hasta 20.000-30.000 células/ml, en la leucemia estos valores sobrepasan fácilmente las 50.000 células/ml.

Las leucopenias normalmente ocurren por lesiones en la médula ósea. Pueden ser por quimioterapia, por drogas, por invasión de las células cancerígenas o por invasión por micro-organismos.


Fuente: mdsaude.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

HEMORROIDES

¿ES POSIBLE CONTAGIARSE DE HERPES GENITAL SIN TENER SEXO?

CAUSAS DEL FLUJO VAGINAL