HEPATITIS B. PERCY ZAPATA MENDO.

Hepatitis B

¿Qué es la hepatitis B?

La hepatitis B es una enfermedad hepática causada por el virus de la hepatitis B. Constituye un grave problema de salud en todo el mundo. Esta enfermedad es el segundo agente causante de cáncer (carcinógeno), después del tabaquismo: es responsable de provocar cáncer de hígado. Además, si bien tiene vías de contagio similares al VIH (virus que causa el SIDA), el virus de la hepatitis B es más contagioso.

¿Cómo se contagia?

El virus de la hepatitis B está presente en la sangre y en otros fluidos corporales tales como el semen y las secreciones vaginales. Puede transmitirse cuando fluidos con el virus (aunque se trate de pequeñísimas gotas) pasan de una persona a otra a través del contacto sexual, o debido a una inyección con una aguja contaminada, o por el contacto de estos fluidos contaminados con la boca, una herida o hasta un raspón en la piel.


Además, debido a que el virus de la hepatitis B puede sobrevivir, por ejemplo, en una mancha de sangre seca hasta durante un mes, es posible infectarse a través del uso de utensilios de cocina, cepillos de dientes o ratrillos de rasurar que hayan sido utilizadas por una persona infectada.


¿Qué síntomas produce?

Los primeros síntomas de infección por hepatitis B, en promedio, demoran entre 60 y 120 días en aparecer. De todas formas, sólo el 50 por ciento de los adultos que se infectan tienen síntomas; y ese porcentaje es menor en el caso de los niños. Sin embargo, entre quienes sí manifiestan síntomas, algunas personas pueden llegar a verse muy enfermas.


Los síntomas más frecuentes son: color amarillento de la piel y los ojos (ictericia); orina de color obscuro y heces claras; molestias similares a la gripe (falta de apetito, fatiga, debilidad, náuseas o vómitos); fiebre, dolor de cabeza o dolor de articulaciones; erupción cutánea y comezón; dolor en la parte alta del abdomen; intolerancia a las comidas grasas y al humo del tabaco; alteración del gusto y el olfato.


Ante estos síntomas, conviene consultar al médico, quien realizará la evaluación -que puede incluir una prueba de sangre para hepatitis B- y determinará si los síntomas corresponden a esta enfermedad.

¿Puede tener complicaciones?

Aunque las hepatitis, en general, se resuelven espontáneamente en un período de entre 4 y 8 semanas, es menos seguro un pronóstico favorable en el caso de la hepatitis B que en el de la hepatitis A, sobre todo en ancianos y después de una transfusión, cuando la mortalidad puede alcanzar entre un 10 a un 15 por ciento.


Además, entre un 5 y un 10 por ciento de las infecciones por hepatitis B se vuelven crónicas. Existe una inflamación leve persistente del hígado , hepatitis crónica plenamente desarrollada con que puede conducir a cirrosis y un estado de portador crónico. La infección crónica también puede llevar a un cáncer hepático.

Grupos de riesgo

Las personas con mayor riesgo de infección por el virus de la hepatitis B son:


Quienes ya tuvieron una enfermedad de transmisión sexual.

Quienes hayan tenido más de una pareja sexual en los últimos seis meses o quienes planeen iniciar su vida sexual.

Quienes viajan a áreas donde esta enfermedad es endémica. Entre estas áreas se cuenta: África, la cuenca del Mediterráneo, Europa del Este, Medio Oriente, América Central y del Sur .

Usuarios de drogas inyectables, en especial si comparten agujas.

Las personas que se hayan realizado tatuajes o perforaciones (colocación de aros u otros objetos).

Quienes comparten cepillos de dientes o rastrillos de rasurar con otras personas.

Trabajadores de instituciones médicas o de instituciones en las que puedan estar en contacto con fluidos corporales. En este grupo, se encuentran los médicos y enfermeras; dentistas y sus asistentes; técnicos de laboratorio; policías, bomberos y personal médico; empleados que manejan desechos hospitalarios; empleados de servicios funerarios, entre otros.

Prevención

Existen vacunas eficaces, seguras y bien toleradas que protegen contra la hepatitis B. Su médico es quién mejor le puede orientar sobre la conveniencia y uso apropiado de estas vacunas.

Tratamiento

Aunque algunos pacientes pueden requerir hospitalización, en la mayoría de los casos los pacientes no requieren tratamiento. Si se desarrolla hepatitis crónica -lo que suele ocurrir entre el 5 y el 10 por ciento de los casos-, el paciente puede requerir otros cuidados y opciones terapéuticas.


FUENTE: msd.com.pe

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS RIESGOS QUE IMPLICAN EL SEXO ORAL

CAUSAS DEL FLUJO VAGINAL

DERMATITIS DEL PAÑAL (ESCALDADURA EN EL BEBÉ). PERCY ZAPATA MENDO.